Vene­zue­la. Por mar por tie­rra y por aire, los pira­tas de Trump atacan

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 mayo 2020.-

La ter­ce­ri­za­ción de la gue­rra, libra­da a tra­vés de las empre­sas para la segu­ri­dad pri­va­da, es lamen­ta­ble­men­te un ele­men­to de hecho en los con­flic­tos. Un gran nego­cio que pro­me­te reno­var­se y expan­dir­se inclu­so en la post pan­de­mia. Una con­ven­ción de la ONU de 1989, que entró en vigor en 2001, prohí­be la capa­ci­ta­ción y el uso de mer­ce­na­rios, pero la ley pue­de elu­dir­se y, ade­más, Esta­dos Uni­dos siem­pre encuen­tra una mane­ra de colo­car­se por enci­ma de las leyes.

Esto que­dó una vez más en evi­den­cia duran­te la Ope­ra­ción Gedeón con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na, y sigue cla­ro aho­ra. Con lo que sería una ver­da­de­ra ope­ra­ción de pira­te­ría, Trump ame­na­za con blo­quear los bar­cos ira­níes que trans­por­tan com­bus­ti­ble a Vene­zue­la en ple­na pan­de­mía por el Covid-19. El plán sigue lo mis­mo: ahor­car la resis­ten­cia del pue­blo vene­zo­lano para que derro­te a Madu­ro, que está tenen­do exito con­tra el coronavirus.

Y ayer, las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, deci­di­das por Trump con­tra Vene­zue­la y apro­ba­das por los gobier­nos de la Unión Euro­pea, lan­za­ron otro ata­que con­tra la infor­ma­ción de Tele­sur y PDVSA, la com­pa­ñía petro­le­ra nacio­nal. La mul­ti­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se AT&T, que pro­por­cio­na ser­vi­cios a tra­vés de la pla­ta­for­ma Directv, y que en el pasa­do ha esta­do invo­lu­cra­da en otras ope­ra­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras en el con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano, como el gol­pe de esta­do con­tra Allen­de en Chi­le, ha anun­cia­do el cie­rre de la señal debi­do a la ame­na­za de sanciones.

Otro ata­que a la liber­tad de infor­ma­ción, uno de dere­chos huma­nos inalie­na­bles, come­ti­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y sus vasa­llos. Un ata­que anun­cia­do en Mia­mi duran­te una reu­nión del Cen­tro de Medios de las Amé­ri­cas del Depar­ta­men­to de Esta­do, en la que fun­cio­na­rios del gobierno de Trump lan­za­ron fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra Tele­sur, RT y otras pla­ta­for­mas alter­na­ti­vas internacionales.

Tele­sur, como ya ha suce­di­do con otras empre­sas públi­cas fue­ra del país, como Monó­me­ros en Colom­bia o la refi­ne­ría de Cit­go en EE. UU., está sien­do blan­co de los gol­pis­tas vene­zo­la­nos, que ya han desig­na­do a su direc­tor vir­tual. Un plán res­pal­da­do al extran­je­ro por una de las caras más odio­sas de la dere­cha gol­pis­ta vene­zo­la­na: la de Julio Bor­ges, quien se lla­ma pom­po­sa­men­te «comi­sio­na­do pre­si­den­cial en el extran­je­ro». Un car­go vir­tual como vir­tual es el «gobierno» del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no», Juan Guaidó.

El gobierno de Nar­nia, el Minis­tro de Comu­ni­ca­ción Jor­ge Rodrí­guez lo defi­nió acer­ta­da­men­te, duran­te una actua­li­za­ción de los hechos rela­cio­na­dos con el inten­to de una incur­sión mer­ce­na­ria en las cos­tas de Vene­zue­la. Un plan con­tem­pla­do en el con­tra­to que esti­pu­ló la empre­sa nor­te­ame­ri­ca­na Sil­ver­corp y la cúpu­la de Guaidó.

Bor­ges, huyen­do de su país y fil­ma­do des­pués de haber atro­pe­lla­do a un niño sin parar para res­ca­tar­lo, escri­bió una car­ta al Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, Anto­nio Gute­rres, «en nom­bre del gobierno legí­ti­mo que pre­si­de el dipu­tado Juan Guai­dó». En la car­ta, nie­ga, con­tra toda evi­den­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad en los «even­tos del 3 y 4 de mayo». Los días de la «ope­ra­ción Gedeón», des­cu­bier­ta y neu­tra­li­za­da por el gobierno boli­va­riano con la par­ti­ci­pa­ción direc­ta del poder popu­lar organizado.

Las fotos de los pes­ca­do­res des­cal­zos pero arma­dos que neu­tra­li­za­ron al gru­po de mer­ce­na­rios, atán­do­los con la cuer­da en la espe­ra de con­se­guir espo­sas, die­ron la vuel­ta al mun­do. «Esta es la gue­rra de todo el pue­blo: un pes­ca­dor arma­do de un hie­rro con­tra los envia­dos del impe­rio más pode­ro­so del mun­do», dijo el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro al recor­dar la heroi­ca resis­ten­cia del pue­blo viet­na­mi­ta que se renue­va en la ima­gen del pescador.

Cier­ta­men­te, la máqui­na que apo­ya la far­sa inter­na­cio­nal de este gru­po de ladro­nes es pode­ro­sa. Los gobier­nos que, des­de Euro­pa has­ta Amé­ri­ca Lati­na, han segui­do la orden de Trump al reco­no­cer el auto­pro­cla­ma­do en el extran­je­ro en las fun­cio­nes que, al no tener un apa­ra­to esta­tal en la mano, no pue­den ejer­cer, con­ti­núan sem­bran­do confusión.

Los medios inter­na­cio­na­les se refie­ren al gru­po de Guai­dó como si fue­ran la «Asam­blea Nacio­nal»: inclu­so si sus reunio­nes tie­nen lugar en el salón del con­do­mi­nio, ya que el Par­la­men­to real, que sin embar­go sigue “en des­aca­to”, ha ele­gi­do una nue­va pre­si­den­cia sin el auto­pro­cla­ma­do, que la había ejer­ci­do has­ta entonces.

Sin embar­go, inclu­so en los medios de comu­ni­ca­ción que que­rían pre­sen­tar la ope­ra­ción de Gedeón como «pre­sun­ta», se fil­tran las con­fe­sio­nes e imá­ge­nes de los mer­ce­na­rios esta­dou­ni­den­ses arres­ta­dos en la cos­ta vene­zo­la­na. La copia del con­tra­to millo­na­rio fue pre­sen­ta­da por una perio­dis­ta de Mia­mi que cier­ta­men­te no se pue­de sos­pe­char de sim­pa­tías chavistas.

Y aho­ra, inclu­so los que más siguen con los ojos ven­da­dos fren­te a la dere­cha vene­zo­la­na, están obli­ga­dos a admi­tir la inca­pa­ci­dad total demos­tra­da por Guai­dó y la con­si­guien­te fal­ta de fia­bi­li­dad en la ges­tión de un país.

Al exa­mi­nar el méri­to legal del con­tra­to mer­ce­na­rio cele­bra­do con Sil­ver­corp, se hace cada vez más cla­ro cómo Guai­dó y sus com­pin­ches, en lugar de diri­gir el país, se can­di­da­ron por saquear­lo. Fue mos­tra­do al país por una reu­nión públi­ca de alto nivel, coor­di­na­da por Jor­ge Rodrí­guez y com­pues­ta por la Pri­me­ra Com­ba­tien­te Cilia Flo­res, por el minis­tro de Defen­sa, Vla­di­mir Padrino López, por la vice­pre­si­den­te eje­cu­ti­va Delcy Rodrí­guez y por el inte­lec­tual Luis Britto.

Flo­res, una reco­no­ci­da abo­ga­da, así como una polí­ti­ca de lar­go pla­zo, des­ta­có los hallaz­gos incon­tro­ver­ti­bles con­te­ni­dos en las con­fe­sio­nes de los acu­sa­dos (actual­men­te 39), y las cláu­su­las en las que se esta­ble­ce la facul­tad de saquear y apro­priar­se de los acti­vos de los cha­vis­tas ase­si­na­dos, jun­to con los recur­sos del país.

Para lle­var a cabo el «gobierno de tran­si­ción», repe­ti­do como un man­tra por el auto­pro­cla­ma­do des­de enero de 2019, los mer­ce­na­rios de hecho pre­vie­ron el ase­si­na­to de muchos líde­res cha­vis­tas, comen­zan­do con el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, que se exhi­bi­rían como tro­feos en los EE. UU., para reco­ger la recom­pen­sa pues­to sobre su cabe­za por el cow­boy del Pen­tá­gono, Donald Trump.

Sin embar­go, el segui­mien­to de la inves­ti­ga­ción sobre la Ope­ra­ción Gedeón, ilus­tra­da por el minis­tro Rodrí­guez más tar­de, mos­tró que las figu­ras de la opo­si­ción tam­bién serían ata­ca­das. Entre ellos, Leo­pol­do López, otro gol­pis­ta de Volun­tad Popu­lar, que debe­ría ser cap­tu­ra­do y lue­go ase­si­na­do duran­te un inten­to de fuga falsa.

De algu­nas escu­chas tele­fó­ni­cas, pro­por­cio­na­das, dijo Rodrí­guez, por «fuen­tes de inte­li­gen­cia en la Fuer­za Arma­da de Colom­bia», en el plan mer­ce­na­rio de la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na emer­gen las res­pon­sa­bi­li­da­des de la admi­nis­tra­ción Trump, del gobierno colom­biano, y del nar­co­trá­fi­co res­pal­da­do por la agen­cia anti­dro­gas de Amé­ri­ca del Nor­te, la DEA.

El dipu­tado de Acción Demo­crá­ti­ca, Her­nán Ale­mán, pro­fu­go de la jus­ti­cia, con­ver­sa por telé­fono con el nar­co­tra­fi­can­te Clí­ver Alca­lá Cor­do­nes, hoy pro­te­gi­do por la DEA, y con un ter­ce­ro no iden­ti­fi­ca­do. Ade­más de la con­tri­bu­ción de la CIA y la del emba­ja­dor de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, James Story, se con­fir­ma la exis­ten­cia y la dura­ción de los cam­pos de entre­na­mien­to para­mi­li­ta­res con sede en Rioha­cha, en la Gua­ji­ra colom­bia­na, que ya han sur­gi­do en las con­fe­sio­nes de los arrestados.

El dipu­tado tam­bién se refie­re a los uni­for­mes de Amé­ri­ca del Nor­te y la ban­de­ra de barras y estre­llas incau­ta­das en el esta­do vene­zo­lano del Zulia. Rodrí­guez expli­có que Ale­mán man­tie­ne estre­chas rela­cio­nes con la ex Fis­cal Gene­ral Lui­sa Orte­ga Díaz y con su espo­so Ger­mán Ferrer, quie­nes huye­ron a Colom­bia, don­de tam­bién está «Sair Mun­da­rín, quien fue el autor de todos sus crímenes».

En los últi­mos días, Orte­ga Díaz ha emi­ti­do otro lla­ma­do en Twit­ter para derro­car al gobierno de Madu­ro, mien­tras su espo­so patro­ci­na el «lla­ma­mien­to al pue­blo zuliano» para reite­rar el apo­yo al «gobierno de tran­si­ción» de Guai­dó. Y que el gol­pis­ta Bor­ges, impli­ca­do en el inten­to de masa­cre con dro­nes del 4 de agos­to de 2018, en su car­ta a la ONU defi­ne a Madu­ro como «una ame­na­za para la paz» pare­ce aún más grotesco.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *