Méxi­co. En ple­na emer­gen­cia sani­ta­ria, más de 350 víc­ti­mas de femi­ni­ci­dio en México

Jor­da­na Gon­zá­lez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2020

El femi­ni­ci­dio –y no el nue­vo coro­na­vi­rus– fue la cau­sa por la cual 367 muje­res y niñas murie­ron entre el 28 de febre­ro y el 13 de abril. Cada día, más de 10 fémi­nas son ase­si­na­das por razo­nes de odio en Méxi­co. En lo que va del con­fi­na­mien­to por la pan­de­mia, las soli­ci­tu­des de ingre­so a los 69 espa­cios de la Red Nacio­nal de Refu­gios se incre­men­ta­ron 50% por la vio­len­cia intrafamiliar

Segun­da par­te y últi­ma. En tiem­pos de pan­de­mia, la vio­len­cia hacia las muje­res y niñas se ha recru­de­ci­do: entre el 28 de febre­ro y el 13 de abril, 367 fue­ron víc­ti­mas de femi­ni­ci­dio, indi­can datos de la Secre­ta­ría de Segu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na. En con­tras­te, el nue­vo coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 cobró la vida de 100 muje­res en el mis­mo perio­do, “lo que evi­den­cia que el machis­mo es más des­truc­ti­vo que la Covid-19”, lamen­ta la doc­to­ra Aimeé Vega Mon­tiel, comu­ni­có­lo­ga e inves­ti­ga­do­ra feminista.

En el perio­do de con­fi­na­mien­to por la pan­de­mia, en los 69 espa­cios de pre­ven­ción, aten­ción y pro­tec­ción inte­gran­tes de la Red Nacio­nal de Refu­gios (RNR) se incre­men­ta­ron 50 por cien­to las soli­ci­tu­des de ingresos.

La orga­ni­za­ción infor­mó que al 18 de mayo se incre­men­tó 77 por cien­to el núme­ro de muje­res, niñas y niños aten­di­dos en com­pa­ra­ción al mis­mo perio­do en 2019. Tam­bién deta­lló que todas las muje­res sufrie­ron vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca; ade­más, el 49.47 por cien­to, pade­ció vio­len­cia físi­ca; 43.37 por cien­to, eco­nó­mi­ca; 17.62 por cien­to, sexual; y 4 por cien­to sufrió inten­tos de femi­ni­ci­dio. La RNR indi­có que el cien­to por cien­to es víc­ti­ma de vio­len­cia en el ámbi­to familiar.

La psi­có­lo­ga Wendy Figue­roa Mora­les –direc­to­ra gene­ral de la RNR– con­si­de­ra “preo­cu­pan­te” la sus­pen­sión de acti­vi­da­des por la pan­de­mia de ins­tan­cias guber­na­men­ta­les esen­cia­les para pre­ve­nir y com­ba­tir la vio­len­cia con­tra muje­res y menores.

Y es que en este con­tex­to de la Jor­na­da Nacio­nal de Sana Dis­tan­cia es cuan­do más vio­len­cia de este tipo se ha regis­tra­do. Tan sólo en mar­zo pasa­do se repor­ta­ron 64 mil 858 lla­ma­das por vio­len­cia intra­fa­mi­liar al núme­ro de emer­gen­cia 911; por abu­so sexual se regis­tra­ron 545; por vio­la­ción 395 y por vio­len­cia de pare­ja 22 mil 628, reve­lan datos del Secre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Nacio­nal de Segu­ri­dad Pública.

Ade­más, el Obser­va­to­rio Ciu­da­dano Nacio­nal del Femi­ni­ci­dio seña­la que en pro­me­dio 10.54 muje­res son ase­si­na­das al día en Méxi­co, con base en datos del Secre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca que indi­can que de enero a mar­zo fue­ron ase­si­na­das 960 muje­res. De ese total, sólo 240 se han inves­ti­ga­do como feminicidios.

Esta situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad en la que se encuen­tran millo­nes de muje­res y niñas se agra­va por la sus­pen­sión de los pode­res judi­cia­les encar­ga­dos de pro­te­ger­las, obser­va la doc­to­ra Vega Mon­tiel. De acuer­do con la orga­ni­za­ción Equis Jus­ti­cia para las Muje­res, el 84 por cien­to de los pode­res judi­cia­les sus­pen­die­ron acti­vi­da­des por la con­tin­gen­cia sin haber con­tem­pla­do el fun­cio­na­mien­to de recur­sos lega­les para pre­ve­nir y aten­der la vio­len­cia con­tra las mujeres.

Aún con la vio­len­cia de géne­ro dis­pa­ra­da e ins­tan­cias de los pode­res judi­cia­les encar­ga­das de aten­der los casos de vio­len­cia de géne­ro cerra­das, la RNR ope­ró sin recur­sos has­ta el 28 de abril pasado.

Lue­go de que la Red exi­gie­ra duran­te el pri­mer mes de con­fi­na­mien­to la libe­ra­ción de los recur­sos a la Secre­ta­ría de Hacien­da, los refu­gios del país “cuen­tan con la pri­me­ra minis­tra­ción del Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fede­ra­ción de 2020, des­ti­na­do para con­ti­nuar brin­dan­do aten­ción inte­gral y pro­tec­ción a muje­res en situa­ción de vio­len­cia y, en su caso, hijas e hijos”, indi­có la RNR en un comunicado.

Para la psi­có­lo­ga Wendy Figue­roa Mora­les –direc­to­ra gene­ral de la RNR – , resul­ta lla­ma­ti­vo el hecho de que la Secre­ta­ría de Hacien­da haya incre­men­ta­do el pre­su­pues­to para el plan de con­tin­gen­cia por el coro­na­vi­rus y que haya dete­ni­do la libe­ra­ción de recur­sos eti­que­ta­dos previamente.

En un mes de la pues­ta en mar­cha de la cam­pa­ña “Ais­la­mien­to Sin Vio­len­cia, ¡No estás sola!” de la RNR, la aso­cia­ción civil infor­mó que del 17 de mar­zo al 20 de abril brin­dó orien­ta­ción y aten­ción vía remo­ta a tra­vés de líneas tele­fó­ni­cas y redes socia­les a 2 mil 633 per­so­nas, de las cua­les el 76.26 por cien­to fue mujer. Duran­te ese perio­do, la Red reali­zó sie­te tras­la­dos al inte­rior de la Repú­bli­ca y cua­tro res­ca­tes de muje­res y sus hijas e hijos.

La aso­cia­ción civil de los refu­gios, jun­to con escue­las, colec­ti­vas femi­nis­tas y gru­pos de muje­res han crea­do espa­cios vir­tua­les don­de se teje la soro­ri­dad, como el caso de la unión de Luna, escue­la de pen­sa­mien­to femi­nis­ta; y la colec­ti­va El Aque­la­rre de Salem, quie­nes abrie­ron la línea de “Apo­yo emo­cio­nal tele­fó­ni­co para muje­res en cri­sis” vía WhatsApp (5565767815.), de la que for­ma par­te la psi­có­lo­ga Eli­sa Her­nán­dez Blengio.

Eli­sa Her­nán­dez expli­ca que en esta red hay quie­nes pre­fie­ren comu­ni­car­se por men­sa­je de tex­to en vez de lla­ma­da, “para que el espo­so no se dé cuen­ta de que habla sobre las vio­len­cias vivi­das en su casa. Tal for­ma de con­ten­ción sir­ve para bajar los nive­les de angustia”.

Estas aten­cio­nes emo­cio­na­les vía remo­ta, sin embar­go, no fue­ron crea­das para seguir un tra­ta­mien­to. En opi­nión del psi­co­ana­lis­ta Mau­ri­cio Gon­zá­lez, éstas sir­ven “para encau­sar un males­tar que en algún momen­to no esté tenien­do buen cur­so o que se esté salien­do de cause”.

Para la direc­to­ra gene­ral de la Red, al gobierno fede­ral no se le pide poner al mis­mo nivel de impor­tan­cia la pan­de­mia con el com­ba­te de la vio­len­cia hacia las muje­res, sino lo que se exi­ge es que no invi­si­bi­li­ce “que la vio­len­cia con­tra las muje­res mata”.

Estra­te­gias de segu­ri­dad en el hogar

Des­de la Red Nacio­nal de Refu­gios las reco­men­da­cio­nes hacia las muje­res en ais­la­mien­to con su agre­sor es crear redes de apo­yo sóli­das, a tra­vés de gru­pos de WhatsApp, Tele­gram, Ins­ta­gram; es decir, gru­pos a don­de pue­dan man­dar un icono cla­ve para cuan­do estén en una situa­ción de ries­go, así quie­nes par­ti­ci­pan en del gru­po lla­man a la poli­cía o, si lo con­si­de­ran per­ti­nen­te, acu­dan al domi­ci­lio para dete­ner la situa­ción de violencia.

En caso de que se pida ayu­da del exte­rior con el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías podría lla­mar­se a la poli­cía para que acu­da al auxi­lio. Sin embar­go, la for­ma de actua­ción más efec­ti­va sólo la saben las muje­res que com­par­ten espa­cios con el agre­sor. Ellas saben si se tra­ta de un tipo de agre­sor que ante la pre­sen­cia de ter­ce­ros se tran­qui­li­za y se vuel­ve total­men­te pasi­vo o si es uno que no tie­ne nin­gu­na reser­va ante la pre­sen­cia de otras personas.

La psi­có­lo­ga Figue­roa Mora­les aña­de que si la situa­ción de vio­len­cia se sale de con­trol y se des­en­ca­de­na un even­to vio­len­to mien­tras están en casa, es reco­men­da­ble no estar en luga­res que pudie­ran faci­li­tar el daño hacia ella o sus hijos. Por ejem­plo, la coci­na o cer­ca de las ven­ta­nas, que son luga­res que pudie­ran dar pie a otras agresiones.

Asi­mis­mo, dice que en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que ten­gan deben salir del hogar. Para ello es fun­da­men­tal que lo hagan con docu­men­tos ofi­cia­les, medi­ci­na, una car­ga extra de bate­ría para el celu­lar y, si se pue­de, con un poco de efec­ti­vo para poder salir y pedir auxilio.

“Aho­ra con las nue­vas tec­no­lo­gías, si ellas no pudie­ran sacar sus docu­men­tos, es momen­to de digi­ta­li­zar­los, de tener foto­gra­fías en el celu­lar, man­dar­los a un correo elec­tró­ni­co segu­ro para que si, por cual­quier situa­ción, no pudie­ran pre­pa­rar­los pre­via­men­te, los lle­ven [digi­tal­men­te] en los móvi­les quie­nes ten­gan la posi­bi­li­dad de hacerlo”.

La actua­ción tie­ne que ser colec­ti­va, reite­ra la exper­ta en aten­ción a víc­ti­mas de vio­len­cia, por­que habrá muje­res que se enfren­ten a que el agre­sor esté en la casa y no pue­dan hacer lla­ma­das tele­fó­ni­cas. En esos casos, la direc­to­ra de la Red ins­ta a los veci­nos a actuar si se escu­chan gri­tos, insul­tos, gol­pes, que lla­men a la patru­lla. Ade­más recal­ca la impor­tan­cia de las denun­cias anó­ni­mas en tales situaciones.

Al res­pec­to, la psi­có­lo­ga San­dra Triay Gar­cía expli­ca que para sumar­se a la cero tole­ran­cia de vio­len­cia con­tra las muje­res en los hoga­res hay estra­te­gias como o “ir a tocar la puer­ta” con pre­tex­tos –así como de: “me rega­las azú­car” – , “para rom­per la situa­ción de violencia”.

En cuan­to a las reco­men­da­cio­nes hacia la niñez están: iden­ti­fi­car los luga­res de mayor segu­ri­dad den­tro de la casa, cui­dan­do que no haya obje­tos pun­zo­cor­tan­tes. Será nece­sa­rio que bus­quen, de la mano de la per­so­na vio­len­ta­da, sitios don­de poder escon­der­se y estar en silen­cio has­ta que lle­gue la ayuda.

De acuer­do con una info­gra­fía hecha por la Red, es impor­tan­te char­lar con los hijos sobre las per­so­nas con­fia­bles a quie­nes poder lla­mar si hay esce­na­rios vio­len­tos; si la edad lo per­mi­te, ense­ñar­le a comu­ni­car­se con la línea del 911, a enviar men­sa­je de auxi­lio por telé­fono celu­lar o bus­car ayu­da con veci­nos. Inclu­so con­fi­gu­rar pla­nes de segu­ri­dad en con­jun­to uti­li­zan­do jue­gos como “qué haría si…”

Mejo­rar la con­vi­ven­cia en el hogar para redu­cir violencia

Orga­ni­za­cio­nes como Saved the Chil­dren, el Fon­do de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia y la Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos han publi­ca­do tex­tos sobre cómo mejo­rar la con­vi­ven­cia en las casas duran­te el con­fi­na­mien­to, como crear ruti­nas, hacer acti­vi­da­des en colec­ti­vo (padres e hijos). Sin embar­go, aun­que son bue­nas herra­mien­tas los mate­ria­les están diri­gi­dos hacia un sec­tor pobla­cio­nal: la cla­ses pri­vi­le­gia­das. “Son bue­nas herra­mien­tas, el tema –y don­de nos segui­mos que­dan­do cor­ti­tos– es cómo lle­ga a la pobla­ción que lo nece­si­ta, cómo se res­guar­da”, obser­va la psi­có­lo­ga Edith Esca­re­ño Granados.

Agre­ga que muchos mate­ria­les van diri­gi­dos a hoga­res que tie­nen luz, inter­net o que hay un uso de la tec­no­lo­gía a favor de bus­car infor­ma­ción y saber cómo afron­tar lo que va pasan­do. “Pero si pen­sa­mos en una pobla­ción que no cuen­ta con esos recur­sos el tema sigue sien­do cómo se trans­mi­te y cómo lle­ga esa infor­ma­ción a los niños, niñas y a las muje­res que los nece­si­tan para pedir ayu­da, para poder hacer algo con los agresores”.

La psi­có­lo­ga refle­xio­na que si el mate­rial va diri­gi­do hacia los agre­so­res, el pano­ra­ma se tor­na más com­ple­jo: “Cómo les hace­mos lle­gar, de quien depen­de tomen esas estra­te­gias para domi­nar, mane­jar su ira, expre­sar­la de otra mane­ra que no sea la violencia”.

Por ello, las exper­tas cri­ti­can la fal­ta de visión res­pec­to de las vio­len­cias en las ins­ti­tu­cio­nes de gobierno. Por ejem­plo, el dis­cur­so fami­lis­ta emplea­do no sólo por el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor sino tam­bién por la titu­lar del Ins­ti­tu­to de las Muje­res, Nadi­ne Gas­man, quien ha lla­ma­do a que “se expre­sen emo­cio­nes posi­ti­vas den­tro del hogar” y por la secre­ta­ria Olga Sán­chez Cor­de­ro de “reen­con­trar­se con la familia”.

Wendy Figue­roa cri­ti­ca ese dis­cur­so de “dis­fru­tar a la fami­lia” en estos tiem­pos, por­que las pala­bras boni­tas no sir­ven para redu­cir los nive­les de vio­len­cia. “Es un men­sa­je muy román­ti­co, muy lin­do de diga­mos pala­bras boni­tas [… pero] esa no es la reali­dad de todas, todos los mexicanos”.

Para ella, el men­sa­je que debe exis­tir es uno de pre­ven­ción, de cero tole­ran­cia a cual­quier tipo de vio­len­cia con­tra las muje­res, de esta­ble­cer rela­cio­nes igua­li­ta­rias, una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de las labo­res en el hogar.

Para la psi­có­lo­ga Esca­re­ño Gra­na­dos, coau­to­ra del docu­men­to “Yo sólo que­ría que ama­ne­cie­ra. Impac­tos psi­co­so­cia­les del caso Ayotzi­na­pa”, es fun­da­men­tal denun­ciar y sacar de lo pri­va­do estas vio­len­cias, des­de la super­vi­sión y exi­gen­cia duran­te la con­tin­gen­cia para que las ins­ti­tu­cio­nes hagan su trabajo.

Por más bue­nos deseos de no impu­ni­dad y no vio­len­cia que se ten­gan lo más impor­tan­te es pasar a la acción, pues, con­si­de­ra que si sólo hay bue­nos deseos la vio­len­cia “sigue pasan­do y con­ti­nua­rá si se ocul­ta y si se sigue negan­do des­de las gran­des esfe­ras de poder. En estos momen­tos [negar­lo] no ayu­da a resol­ver nada”.

Lla­ma­das de auxi­lio de muje­res en ries­go, en aumento

Al 18 de mayo, la Red Nacio­nal de Refu­gios infor­mó las esta­dís­ti­cas de lla­ma­das y men­sa­jes de soli­ci­tud de apo­yo a cau­sa de vio­len­cias fami­liar reci­bi­dos en los refugios:

  • Incre­men­to del 80 por cien­to; no obs­tan­te, en las últi­mas sema­nas de mayo hubo una dis­mi­nu­ción exis­tien­do un nue­vo fenó­meno: el 19 por cien­to de las lla­ma­das y men­sa­jes de auxi­lio fue­ron rea­li­za­dos por algu­na red de apo­yo de la mujer víc­ti­ma al no poder­se comu­ni­car por la pre­sen­cia del agresor.
  • El 44 por cien­to fue de la Ciu­dad de Méxi­co y el Esta­do de Méxi­co, segui­dos del 25 por cien­to de Chia­pas, Coahui­la, Hidal­go, Michoa­cán, Nue­vo León, More­los y Veracruz.
  • El 20.21 por cien­to de las muje­res ya había soli­ci­ta­do ante­rior­men­te apo­yo a otra ins­tan­cia, pero no reci­bió la ayu­da esperada.
  • El 48 por cien­to de las hijas e hijos de las muje­res que soli­ci­ta­ron apo­yo tam­bién fue­ron víc­ti­mas de agre­sio­nes den­tro de sus casas duran­te el perio­do de confinamiento.

FUENTE: Con­tra Linea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *