El TSJA anu­la de nue­vo el PGOU de Chi­cla­na acep­tan­do el recur­so de colec­ti­vos eco­lo­gis­tas – La otra Andalucía

El Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Anda­lu­cía (TSJA) ha esti­ma­do el recur­so inter­pues­to por Aga­den-Eco­lo­gis­tas en Acción que anu­la el Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na (PGOU) de Chi­cla­na de la Frontera.

Hay que des­ta­car que el prin­ci­pal argu­men­to para la anu­la­ción del PGOU ha sido la ausen­cia de Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca (EAE) y el empe­ci­na­mien­to del Ayun­ta­mien­to de Chi­cla­na en sus­ti­tuir este tra­mi­te fun­da­men­tal, según la nor­ma­ti­va esta­tal y euro­pea, por una Eva­lua­ción de Impac­to Ambien­tal (EIA) que, a pesar de lo que ase­gu­ra­ra la Jun­ta de Anda­lu­cía, no es lo mis­mo, y así lo han deja­do cla­ro nume­ro­sas sen­ten­cias judi­cia­les que la Jun­ta y algu­nos ayun­ta­mien­tos siguen igno­ran­do. La sen­ten­cia da un fuer­te vara­pa­lo a la Jun­ta de Anda­lu­cía, por­que la con­si­de­ra “per­fec­ta cono­ce­do­ra de la ile­ga­li­dad de los ins­tru­men­tos de pla­nea­mien­to apro­ba­dos sin Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca”La ausen­cia­de EAE en el pla­nea­mien­to sig­ni­fi­ca que el PGOU recu­rri­do incum­ple la direc­ti­va 2001/​42/​CE del Par­la­men­to Euro­peo y del Con­se­jo, de 27 – 6‑2001 y la leyes espa­ño­las 9/​2006 y 8/​2007.

Por otra par­te, tam­po­co se cum­plie­ron con las fases que según la ley deben desa­rro­llar una EAE: no hubo fase de Con­sul­tas Pre­vias, ni Infor­me de Sos­te­ni­bi­li­dad Ambien­tal, que ana­li­za­ra la nece­si­dad de las actua­cio­nes pro­yec­ta­das y posi­bles alter­na­ti­vas, inclu­yen­do la alter­na­ti­va cero, y tam­po­co se inclu­yó en el pla­nea­mien­to la Memo­ria Ambien­tal. Todos estos requi­si­tos son obli­ga­to­rios en todos los pla­nea­mien­tos a par­tir del 21 de julio de 2006, lo que fue adver­ti­do reite­ra­da­men­te por las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas al Ayun­ta­mien­to, sin que se dig­na­ra a con­si­de­rar­lo; así les está yendo.

En la sen­ten­cia el TSJA des­ta­ca que en el PGOU se ha sus­ti­tui­do la EAE por una EIA. La EIA es un requi­si­to obli­ga­to­rio para pro­yec­tos urba­nís­ti­cos, pero no para pla­nes urba­nís­ti­cos. Pre­ci­sa­men­te, por eso dic­ta­mi­na que es “nula y frau­du­len­ta la reso­lu­ción de la Dele­ga­ción de la Con­se­je­ría de Medio Ambien­te y Orde­na­ción del Terri­to­rio de 20 de mayo de 2015”,que ase­gu­ra que ambos pro­ce­di­mien­tos son equi­pa­ra­bles y similares.

La Jun­ta de Anda­lu­cía, tan­to antes con el PSOE como aho­ra con PP-Cs, ha man­te­ni­do sus argu­men­tos de que el PGOU se ha tra­mi­ta­do correc­ta­men­te, lo que ha sido cla­ra y con­tun­den­te­men­te des­au­to­ri­za­do por el tri­bu­nal. El Ayun­ta­mien­to se ha limi­ta­do a decir que ha segui­do las ins­truc­cio­nes de la Jun­ta de Anda­lu­cía. Los máxi­mos res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la Jun­ta y del Ayun­ta­mien­to que han ava­la­do y apro­ba­do este PGOU, y los téc­ni­cos de estas admi­nis­tra­cio­nes que lo han infor­ma­do favo­ra­ble­men­te, debe­rían expli­car aho­ra estos gra­ves incum­pli­mien­tos de la lega­li­dad en que han incu­rri­do, que no pue­de que­dar impu­ne por el daño que están pro­vo­ca­do al muni­ci­pio de Chiclana.

La sen­ten­cia del TSJA deja cla­ro, tal y como adver­ti­mos las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas en las ale­ga­cio­nes, que hay abun­dan­te juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Supre­mo, sobre la obli­ga­ción y alcan­ce de la EAE. Así se recuer­da en la sen­ten­cia de 2011 que incluía entre sus fun­da­men­tos de derecho:

Como indi­ca la expo­si­ción de moti­vos de la Ley de Eva­lua­ción de Pla­nes y Pro­gra­mas (LEPP) de 2006, su fina­li­dad es pre­ci­sa­men­te ade­lan­tar la toma de deci­sión ambien­tal a la fase ante­rior a la apro­ba­ción del pro­yec­to, con­fi­gu­ran­do así la deno­mi­na­da Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca (EAE) como un ins­tru­men­to de pre­ven­ción que per­mi­ta inte­grar los aspec­tos ambien­ta­les en la toma de deci­sio­nes de pla­nes y pro­gra­mas públi­cos. En con­so­nan­cia con tal fina­li­dad, la LEPP, que incor­po­ra al orde­na­mien­to interno la Direc­ti­va 2001/​42/​CE del Par­la­men­to Euro­peo y del Con­se­jo, de 27 de junio de 2001, se ins­pi­ra, como aque­lla, en el prin­ci­pio de cau­te­la y en la nece­si­dad de pro­tec­ción del medio ambien­te, garan­ti­zan­do que las reper­cu­sio­nes pre­vi­si­bles sobre el medio ambien­te de las actua­cio­nes inver­so­ras sean teni­das en cuen­ta antes de la adop­ción y duran­te la pre­pa­ra­ción de los pla­nes y pro­gra­mas en un pro­ce­so con­ti­nuo, des­de la fase pre­li­mi­nar de borra­dor, antes de las con­sul­tas, a la últi­ma fase de pro­pues­ta de plan o programa”.

El que Jun­ta y Ayun­ta­mien­to hayan obvia­do este ins­tru­men­to de pre­ven­ción ambien­tal obli­ga­to­rio es expli­ca­ble por­que, si se hubie­ran ana­li­za­do las nece­si­da­des del muni­ci­pio de Chi­cla­na, sus con­se­cuen­cias ambien­ta­les y las alter­na­ti­vas, no se hubie­ra jus­ti­fi­ca­do prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de las pro­pues­tas de amplia­ción del sue­lo urba­ni­za­ble, y menos la cons­truc­ción de 17.190 nue­vas vivien­das. El Ayun­ta­mien­to, con el apo­yo de la Jun­ta de Anda­lu­cía, deci­dió ela­bo­rar uni­la­te­ral­men­te un PGOU, sin jus­ti­fi­ca­ción de sus pro­pues­tas y del enor­me cre­ci­mien­to urba­nís­ti­co pre­vis­to, sin con­sul­tas pre­vias, obvian­do la nor­ma­ti­va y juris­pru­den­cia, y las fun­da­das adver­ten­cias de las aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas. Tan­tos des­pro­pó­si­tos ha lle­va­do a un desas­tre urba­nís­ti­co total y anun­cia­do: Chi­cla­na de nue­vo sin PGOU.

La sen­ten­cia, al cons­ta­tar la “nuli­dad radi­cal“del PGOU por care­cer de EAE, con­si­de­ra inne­ce­sa­rio exa­mi­nar el res­to de las cues­tio­nes de fon­do planteadas.Agaden-Ecologistas en Acción inclu­yó en su recur­so más moti­vos de nuli­dad, como el incum­pli­mien­to de la legis­la­ción y nor­ma­ti­va bási­ca anda­lu­za: Ley de Orde­na­ción Urba­nís­ti­ca de Anda­lu­cía (LOUA), Plan de Orde­na­ción del Terri­to­rio de Anda­lu­cía (POTA) y el Plan de Orde­na­ción del Terri­to­rio de la Bahía de Cádiz (POTBC).

El PGOU incum­ple el POTA por­que pro­pug­na una ciu­dad no com­pac­ta, con gran­des cre­ci­mien­tos urba­nís­ti­cos hacia el exte­rior del actual núcleo urbano, que no jus­ti­fi­ca la sufi­cien­cia de recur­sos hídri­cos, ni las gran­des reca­li­fi­ca­cio­nes de sue­lo, ni el núme­ro de nue­vas vivien­das, superan­do con cre­ces los lími­tes de cre­ci­mien­to del POTA.

Con res­pec­to al POTBC, en el recur­so des­ta­cá­ba­mos que el PGOU incum­ple deter­mi­na­cio­nes y obje­ti­vos del Plan por pro­yec­tar la cons­truc­ción del nue­vo hos­pi­tal, jun­to con sus equi­pa­mien­tos y zonas de apar­ca­mien­to, en el Pinar del Hie­rro, así como por no pro­te­ger las áreas fores­ta­les y el com­ple­jo endo­rréi­co de las lagu­nas de Chiclana.

Aga­den-Eco­lo­gis­tas en Acción valo­ra esta sen­ten­cia como un logro de todo el movi­mien­to eco­lo­gis­ta y como un vara­pa­lo al mode­lo de espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca y a las admi­nis­tra­cio­nes que lo pro­pug­nan, y un refuer­zo de las tesis con­ser­va­cio­nis­tas en defen­sa del lito­ral y de un urba­nis­mo sos­te­ni­ble en la demar­ca­ción pro­vin­cial gaditana. 

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *