Dis­to­pía de alta tec­no­lo­gía: la rece­ta que se ges­ta en Nue­va York para el post-coro­na­vi­rus. Por Nao­mi Klein

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​19 de mayo de 2020 – En este reve­la­dor artícu­lo para The Inter­cept, la perio­dis­ta cana­dien­se Nao­mi Klein ana­li­za el ficha­je del ex Ceo de Goo­gle Eric Sch­midt para enca­be­zar una comi­sión para «reima­gi­nar la reali­dad post-Covid» en Nue­va York don­de, dice, comien­za a ges­tar­se un futu­ro domi­na­do por la aso­cia­ción de los esta­dos con los gigan­tes tec­no­ló­gi­cos: “Pero las ambi­cio­nes van mucho más allá de las fron­te­ras de cual­quier esta­do o país”. Klein defi­ne una Doc­tri­na del Shock pan­dé­mi­co, a la que lla­ma el nue­vo pac­to o New Deal de las Pan­ta­llas (Screen New Deal). Plan­tea el ries­go liso y llano de que esta polí­ti­ca de las cor­po­ra­cio­nes ame­na­ce des­truir al sis­te­ma edu­ca­ti­vo y de salud. El ras­treo de datos, el comer­cio sin efec­ti­vo, la tele­sa­lud, la escue­la vir­tual, y has­ta los gim­na­sios y las cár­ce­les, par­te de una pro­pues­ta “sin con­tac­to y alta­men­te ren­ta­ble”. La cua­ren­te­na como labo­ra­to­rio en vivo, un «Black Mirror», y la ace­le­ra­ción de esta dis­to­pía a par­tir del coro­na­vi­rus: “Aho­ra, en un con­tex­to des­ga­rra­dor de muer­te masi­va, se nos ven­de la dudo­sa pro­me­sa de que estas tec­no­lo­gías son la úni­ca for­ma posi­ble de pro­te­ger nues­tras vidas con­tra una pan­de­mia”. Cuá­les son las dudas (de siem­pre) y cómo, bajo el pre­tex­to de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial, las cor­po­ra­cio­nes vuel­ven a pelear por el poder de con­tro­lar las vidas. (Tra­du­ci­do por Agen­cia Lava​ca​.org).

Por Nao­mi Klein para The Inter­cept

FOTO: Eric Sch­midt, ejje­cu­ti­vo de Goo­gle, habla obser­va­do por el gober­na­dor del esta­do de Nue­va York Andrew Cuo­mo.

Duran­te la sesión infor­ma­ti­va dia­ria sobre coro­na­vi­rus del gober­na­dor de Nue­va York Andrew Cuo­mo el miér­co­les, la som­bría mue­ca que lle­nó nues­tras pan­ta­llas duran­te sema­nas fue reem­pla­za­da bre­ve­men­te por algo pare­ci­do a una son­ri­sa.

La ins­pi­ra­ción para estas vibra­cio­nes inusual­men­te bue­nas fue un con­tac­to en video del ex CEO de Goo­gle Eric Sch­midt, quien se unió a la reu­nión infor­ma­ti­va del gober­na­dor para anun­ciar que enca­be­za­rá una comi­sión para reima­gi­nar la reali­dad post-Covid del Esta­do de Nue­va York, con énfa­sis en inte­grar per­ma­nen­te­men­te la tec­no­lo­gía en todos los aspec­tos de la vida cívi­ca.

«Las pri­me­ras prio­ri­da­des de lo que esta­mos tra­tan­do de hacer», dijo Sch­midt, «se cen­tran en tele­sa­lud, apren­di­za­je remo­to y ban­da ancha… Nece­si­ta­mos bus­car solu­cio­nes que se pue­dan pre­sen­tar aho­ra y ace­le­rar la uti­li­za­ción de la tec­no­lo­gía para mejo­rar las cosas». Para que no haya dudas de que los obje­ti­vos del ex CEO de Goo­gle eran pura­men­te bene­vo­len­tes, su fon­do de video pre­sen­ta­ba un par de alas de ángel dora­das enmar­ca­das.

Jus­to un día antes, Cuo­mo había anun­cia­do una aso­cia­ción simi­lar con la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates para desa­rro­llar «un sis­te­ma edu­ca­ti­vo más inte­li­gen­te». Al lla­mar a Gates un «visio­na­rio», Cuo­mo dijo que la pan­de­mia ha crea­do «un momen­to en la his­to­ria en el que pode­mos incor­po­rar y avan­zar en las ideas [de Gates] … Todos estos edi­fi­cios, todas estas aulas físi­cas, ¿para qué, con toda la tec­no­lo­gía que se tie­ne?» pre­gun­tó, apa­ren­te­men­te de modo retó­ri­co.

Ha tar­da­do un tiem­po en edi­fi­car­se, pero está comen­zan­do a sur­gir algo pare­ci­do a una doc­tri­na del shock pan­dé­mi­co. Lla­mé­mos­lo «Screen New Deal» (el New Deal de la pan­ta­lla). Con mucho más de alta tec­no­lo­gía que cual­quier otra cosa que haya­mos vis­to en desas­tres ante­rio­res, el futu­ro que se está for­jan­do a medi­da que los cuer­pos aún acu­mu­lan las últi­mas sema­nas de ais­la­mien­to físi­co no como una nece­si­dad dolo­ro­sa para sal­var vidas, sino como un labo­ra­to­rio vivo para un futu­ro per­ma­nen­te y alta­men­te ren­ta­ble sin con­tac­to.

Anu­ja Sonal­ker, CEO de Steer Tech, una com­pa­ñía con sede en Mary­land que ven­de tec­no­lo­gía para el auto esta­cio­na­mien­to de vehícu­los (self par­king), resu­mió recien­te­men­te el nue­vo dis­cur­so que gene­ra el virus. «Hay una ten­den­cia defi­ni­da a la tec­no­lo­gía sin con­tac­to con huma­nos», dijo. «Los huma­nos son bio­pe­li­gro­sos, las máqui­nas no lo son».

Es un futu­ro en el que nues­tros hoga­res nun­ca más serán espa­cios exclu­si­va­men­te per­so­na­les, sino tam­bién, a tra­vés de la conec­ti­vi­dad digi­tal de alta velo­ci­dad, nues­tras escue­las, los con­sul­to­rios médi­cos, nues­tros gim­na­sios y, si el esta­do lo deter­mi­na, nues­tras cár­ce­les. Por supues­to, para muchos de noso­tros, esas mis­mas casas ya se esta­ban con­vir­tien­do en nues­tros luga­res de tra­ba­jo que nun­ca se apa­gan y en nues­tros prin­ci­pa­les luga­res de entre­te­ni­mien­to antes de la pan­de­mia, y el encar­ce­la­mien­to de vigi­lan­cia «en la comu­ni­dad» ya esta­ba en auge. Pero en el futu­ro, bajo una cons­truc­ción apre­su­ra­da, todas estas ten­den­cias están pre­pa­ra­das para una ace­le­ra­ción de velo­ci­dad warp (for­ma teó­ri­ca de mover­se más rápi­do que la velo­ci­dad de la luz).

Este es un futu­ro en el que, para los pri­vi­le­gia­dos, casi todo se entre­ga a domi­ci­lio, ya sea vir­tual­men­te a tra­vés de la tec­no­lo­gía de trans­mi­sión y en la nube, o físi­ca­men­te a tra­vés de un vehícu­lo sin con­duc­tor o un avión no tri­pu­la­do, y lue­go la pan­ta­lla «com­par­ti­da» en una pla­ta­for­ma media­da. Es un futu­ro que emplea muchos menos maes­tros, médi­cos y con­duc­to­res. No acep­ta efec­ti­vo ni tar­je­tas de cré­di­to (bajo el pre­tex­to del con­trol de virus) y tie­ne trans­por­te públi­co esque­lé­ti­co y mucho menos arte en vivo. Es un futu­ro que afir­ma estar basa­do en la «inte­li­gen­cia arti­fi­cial», pero en reali­dad se man­tie­ne uni­do por dece­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res anó­ni­mos escon­di­dos en alma­ce­nes, cen­tros de datos, fábri­cas de mode­ra­ción de con­te­ni­dos, talle­res elec­tró­ni­cos, minas de litio, gran­jas indus­tria­les, plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de car­ne, y las cár­ce­les, don­de que­dan sin pro­tec­ción con­tra la enfer­me­dad y la hiper­ex­plo­ta­ción. Es un futu­ro en el que cada uno de nues­tros movi­mien­tos, nues­tras pala­bras, nues­tras rela­cio­nes pue­den ras­trear­se y extraer datos median­te acuer­dos sin pre­ce­den­tes entre el gobierno y los gigan­tes tec­no­ló­gi­cos.

Si todo esto sue­na fami­liar es por­que, antes del Covid, este pre­ci­so futu­ro impul­sa­do por apli­ca­cio­nes y lleno de con­cier­tos nos fue ven­di­do en nom­bre de la con­ve­nien­cia, la fal­ta de fric­ción y la per­so­na­li­za­ción. Pero muchos de noso­tros tenía­mos preo­cu­pa­cio­nes. Sobre la segu­ri­dad, la cali­dad y la inequi­dad de la tele­sa­lud y las aulas en línea. Sobre autos sin con­duc­tor que derri­ban pea­to­nes y avio­nes no tri­pu­la­dos que des­tro­zan paque­tes (y per­so­nas). Sobre el ras­treo de ubi­ca­ción y el comer­cio sin efec­ti­vo que borra nues­tra pri­va­ci­dad y afian­za la dis­cri­mi­na­ción racial y de géne­ro. Sobre pla­ta­for­mas de redes socia­les sin escrú­pu­los que enve­ne­nan nues­tra eco­lo­gía de la infor­ma­ción y la salud men­tal de nues­tros hijos. Sobre «ciu­da­des inte­li­gen­tes» lle­nas de sen­so­res que suplan­tan al gobierno local. Sobre los bue­nos tra­ba­jos que estas tec­no­lo­gías eli­mi­na­ron. Sobre los malos tra­ba­jos que pro­du­cían en masa.

Y, sobre todo, nos preo­cu­pa­ba la rique­za y el poder que ame­na­za­ban a la demo­cra­cia acu­mu­la­dos por un puña­do de empre­sas tec­no­ló­gi­cas que son maes­tros de la abdi­ca­ción, evi­tan­do toda res­pon­sa­bi­li­dad por los res­tos que que­dan en los cam­pos que aho­ra domi­nan, ya sean medios, mino­ris­tas o trans­por­te.

Ese era el pasa­do anti­guo cono­ci­do como «febre­ro». Hoy en día, una gran ola de páni­co arras­tra a muchas de esas preo­cu­pa­cio­nes bien fun­da­das, y esta dis­to­pía calen­ta­da está pasan­do por un cam­bio de mar­ca de tra­ba­jo urgen­te. Aho­ra, en un con­tex­to des­ga­rra­dor de muer­te masi­va, se nos ven­de la dudo­sa pro­me­sa de que estas tec­no­lo­gías son la úni­ca for­ma posi­ble de pro­te­ger nues­tras vidas con­tra una pan­de­mia, las cla­ves indis­pen­sa­bles para man­te­ner­nos a sal­vo a noso­tros mis­mos y a nues­tros seres que­ri­dos.

Gra­cias a Cuo­mo y sus diver­sas aso­cia­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias (inclui­da una con Michael Bloom­berg para prue­bas y ras­treo), el esta­do de Nue­va York se está posi­cio­nan­do como la bri­llan­te sala de expo­si­ción para este som­brío futu­ro, pero las ambi­cio­nes van mucho más allá de las fron­te­ras de cual­quier esta­do o país.

Y en el cen­tro de todo está Eric Sch­midt. Mucho antes de que los esta­dou­ni­den­ses enten­die­ran la ame­na­za de Covid-19, Sch­midt había esta­do en una agre­si­va cam­pa­ña de lobby, pre­sio­nes y rela­cio­nes públi­cas impul­san­do pre­ci­sa­men­te la visión de la socie­dad del Black Mirror (o Espeo Negro, por la serie ingle­sa) que Cuo­mo aca­ba de dar­le poder para cons­truir. En el cora­zón de esta visión está la per­fec­ta inte­gra­ción del gobierno con un puña­do de gigan­tes de Sili­con Valley: con escue­las públi­cas, hos­pi­ta­les, con­sul­to­rios médi­cos, poli­cías y mili­ta­res, todas las fun­cio­nes prin­ci­pa­les se exter­na­li­zan (a un alto cos­to) a empre­sas pri­va­das de tec­no­lo­gía.

Es una visión en la que Sch­midt ha esta­do avan­zan­do en sus fun­cio­nes como pre­si­den­te de la Jun­ta de Inno­va­ción de Defen­sa, que ase­so­ra al Depar­ta­men­to de Defen­sa sobre el mayor uso de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial en el ejér­ci­to, y como pre­si­den­te de la pode­ro­sa Comi­sión de Segu­ri­dad Nacio­nal sobre Inte­li­gen­cia Arti­fi­cial, o NSCAI, que ase­so­ra al Con­gre­so sobre «avan­ces en inte­li­gen­cia arti­fi­cial, desa­rro­llos rela­cio­na­dos con el apren­di­za­je auto­má­ti­co y tec­no­lo­gías aso­cia­das», con el obje­ti­vo de abor­dar «las nece­si­da­des de segu­ri­dad nacio­nal y eco­nó­mi­ca de los Esta­dos Uni­dos, inclui­do el ries­go eco­nó­mi­co». Ambas jun­tas están lle­nas de pode­ro­sos CEOS de Sili­con Valley y altos eje­cu­ti­vos de com­pa­ñías como Ora­cle, Ama­zon, Micro­soft, Face­book y, por supues­to, los cole­gas de Sch­midt en Goo­gle.

Como pre­si­den­te, Sch­midt aún posee más de 5.3 mil millo­nes de dóla­res en accio­nes de Alpha­bet (la com­pa­ñía matriz de Goo­gle), así como gran­des inver­sio­nes en otras empre­sas tec­no­ló­gi­cas, esen­cial­men­te ha esta­do lle­van­do a cabo una rees­truc­tu­ra­ción con sede en Washing­ton en nom­bre de Sili­con Valley. El obje­ti­vo prin­ci­pal de las dos cáma­ras empre­sa­rias es soli­ci­tar aumen­tos expo­nen­cia­les en el gas­to del gobierno en inves­ti­ga­ción sobre inte­li­gen­cia arti­fi­cial y en infra­es­truc­tu­ra que per­mi­ta tec­no­lo­gías como la 5G, inver­sio­nes que bene­fi­cia­rían direc­ta­men­te a las com­pa­ñías en las que Sch­midt y otros miem­bros de estos gru­pos tie­nen amplias par­ti­ci­pa­cio­nes.

Pri­me­ro en pre­sen­ta­cio­nes a puer­tas cerra­das para legis­la­do­res y más tar­de en artícu­los de opi­nión y entre­vis­tas públi­cas, el argu­men­to de Sch­midt ha sido que, dado que el gobierno chino está dis­pues­to a gas­tar dine­ro públi­co ili­mi­ta­do para cons­truir la infra­es­truc­tu­ra de vigi­lan­cia de alta tec­no­lo­gía, mien­tras per­mi­te a las empre­sas tec­no­ló­gi­cas chi­nas como Ali­ba­ba, Bai­du y Hua­wei obte­ner los bene­fi­cios de las apli­ca­cio­nes comer­cia­les, la posi­ción domi­nan­te de los EE.UU en la eco­no­mía glo­bal está al bor­de del colap­so.

El Cen­tro de Infor­ma­ción de Pri­va­ci­dad Elec­tró­ni­ca recien­te­men­te obtu­vo acce­so a tra­vés de una soli­ci­tud de la Ley de Liber­tad de Infor­ma­ción a una pre­sen­ta­ción rea­li­za­da por el NSCAI de Sch­midt hace un año, en mayo de 2019. Sus dia­po­si­ti­vas plan­tean una serie de afir­ma­cio­nes alar­mis­tas sobre cómo la infra­es­truc­tu­ra regu­la­do­ra rela­ti­va­men­te laxa­de Chi­na y su ape­ti­to sin fon­do por la vigi­lan­cia está hacien­do que se ade­lan­te a los EE.UU. en varios cam­pos, inclu­yen­do la inte­li­gen­cia arti­fi­ciaal para diag­nós­ti­co médi­co, vehícu­los autó­no­mos, infra­es­truc­tu­ra digi­tal, ciu­da­des inte­li­gen­tes, via­jes com­par­ti­dos y comer­cio sin efec­ti­vo.

Las razo­nes dadas para la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de Chi­na son innu­me­ra­bles, des­de el gran volu­men de con­su­mi­do­res que com­pran en línea; «La fal­ta de sis­te­mas ban­ca­rios here­da­dos en Chi­na», lo que le ha per­mi­ti­do sal­tar sobre efec­ti­vo y tar­je­tas de cré­di­to y des­atar «un enor­me mer­ca­do de comer­cio elec­tró­ni­co y ser­vi­cios digi­ta­les» uti­li­zan­do «pagos digi­ta­les»; y una gra­ve esca­sez de médi­cos, lo que ha lle­va­do al gobierno a tra­ba­jar estre­cha­men­te con com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas como Ten­cent para usar la AI (inte­li­gen­cia arti­fi­cial) como medi­ci­na «pre­dic­ti­va». Las dia­po­si­ti­vas seña­lan que en Chi­na, las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas «tie­nen la auto­ri­dad de eli­mi­nar rápi­da­men­te las barre­ras regu­la­to­rias, mien­tras que las ini­cia­ti­vas esta­dou­ni­den­ses se ven envuel­tas en el cum­pli­mien­to de HIPPA y la apro­ba­ción de la FDA».

Sin embar­go, más que nin­gún otro fac­tor, el NSCAI seña­la la volun­tad de Chi­na de adop­tar alian­zas públi­co-pri­va­das en la vigi­lan­cia masi­va y la reco­pi­la­ción de datos como una razón para su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. La pre­sen­ta­ción pro­mo­cio­na el «apo­yo y par­ti­ci­pa­ción explí­ci­ta del gobierno de Chi­na, por ejem­plo, en el des­plie­gue del reco­no­ci­mien­to facial». Sos­tie­ne que «la vigi­lan­cia es uno de los ‘pri­me­ros y mejo­res clien­tes’ para Al» y, ade­más, que «la vigi­lan­cia masi­va es una apli­ca­ción ase­si­na para el apren­di­za­je pro­fun­do».

Una dia­po­si­ti­va titu­la­da «Con­jun­tos de datos esta­ta­les: vigi­lan­cia = ciu­da­des inte­li­gen­tes» seña­la que Chi­na, jun­to con el prin­ci­pal com­pe­ti­dor chino de Goo­gle, Ali­ba­ba, están corrien­do por delan­te.

Esto es nota­ble por­que la empre­sa matriz de Goo­gle, Alpha­bet, ha esta­do impul­san­do pre­ci­sa­men­te esta visión a tra­vés de su divi­sión Side­walk Labs, eli­gien­do una gran par­te de la cos­ta de Toron­to como su pro­to­ti­po de «ciu­dad inte­li­gen­te». Pero el pro­yec­to de Toron­to se cerró des­pués de dos años de con­tro­ver­sia ince­san­te rela­cio­na­da con las enor­mes can­ti­da­des de datos per­so­na­les que Alpha­bet reco­lec­ta­ría, la fal­ta de pro­tec­cio­nes de pri­va­ci­dad y los bene­fi­cios cues­tio­na­bles para la ciu­dad en gene­ral.

Cin­co meses des­pués de esta pre­sen­ta­ción, en noviem­bre, el NSCAI emi­tió un infor­me pro­vi­sio­nal al Con­gre­so que sus­ci­tó la alar­ma sobre la nece­si­dad de que EE.UU actúe fren­te a la adap­ta­ción Chi­na de estas tec­no­lo­gías con­tro­ver­ti­das. «Esta­mos en una com­pe­ten­cia estra­té­gi­ca», afir­ma el infor­me , obte­ni­do a tra­vés de FOIA por el Cen­tro de Infor­ma­ción Elec­tró­ni­ca de Pri­va­ci­dad. “La inte­li­gen­cia arti­fi­cial esta­rá en el cen­tro. El futu­ro de nues­tra segu­ri­dad y eco­no­mía nacio­nal está en jue­go ”.

A fines de febre­ro, Sch­midt esta­ba lle­van­do su cam­pa­ña al públi­co, tal vez enten­dien­do que el aumen­to de pre­su­pues­to que su jun­ta direc­ti­va esta­ba pidien­do no podría apro­bar­se sin una mayor acep­ta­ción. En un artícu­lo de opi­nión del New York Times titu­la­do “Sili­con Valley podría per­der fren­te a Chi­na», Sch­midt pidió «aso­cia­cio­nes sin pre­ce­den­tes entre el gobierno y la indus­tria» y, una vez más, hacien­do sonar la alar­ma de peli­gro ama­ri­lla:

AI (inte­li­gen­cia arti­fi­cial) abri­rá nue­vas fron­te­ras en todo, des­de bio­tec­no­lo­gía has­ta ban­ca, y tam­bién es una prio­ri­dad del Depar­ta­men­to de Defen­sa. … Si las ten­den­cias actua­les con­ti­núan, se espe­ra que las inver­sio­nes gene­ra­les de Chi­na en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo superen a las de Esta­dos Uni­dos den­tro de 10 años, apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo tiem­po que se pro­yec­ta que su eco­no­mía sea más gran­de que la nues­tra .

A menos que estas ten­den­cias cam­bien, en la déca­da de 2030 com­pe­ti­re­mos con un país que tie­ne una eco­no­mía más gran­de, más inver­sio­nes en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, mejor inves­ti­ga­ción, un mayor des­plie­gue de nue­vas tec­no­lo­gías y una infra­es­truc­tu­ra infor­má­ti­ca más sóli­da. … En últi­ma ins­tan­cia, los chi­nos están com­pi­tien­do para con­ver­tir­se en los prin­ci­pa­les inno­va­do­res del mun­do, y Esta­dos Uni­dos no está jugan­do para ganar.

La úni­ca solu­ción, para Sch­midt, era un cho­rro de dine­ro públi­co. Elo­gian­do a la Casa Blan­ca por soli­ci­tar una dupli­ca­ción de la finan­cia­ción de la inves­ti­ga­ción en inte­li­gen­cia arti­fi­cial y cien­cia de la infor­ma­ción cuán­ti­ca, escri­bió: “Debe­ría­mos pla­near dupli­car la finan­cia­ción en esos cam­pos nue­va­men­te a medi­da que crea­mos capa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal en labo­ra­to­rios y cen­tros de inves­ti­ga­ción. … Al mis­mo tiem­po, el Con­gre­so debe cum­plir con la soli­ci­tud del pre­si­den­te para obte­ner el nivel más alto de finan­cia­mien­to de I + D de defen­sa en más de 70 años , y el Depar­ta­men­to de Defen­sa debe capi­ta­li­zar ese aumen­to de recur­sos para desa­rro­llar capa­ci­da­des inno­va­do­ras en inte­li­gen­cia arti­fi­cial, cuán­ti­ca, hiper­só­ni­ca y otras prio­ri­ta­rias áreas tec­no­ló­gi­cas «.

Eso fue exac­ta­men­te dos sema­nas antes de que el bro­te de coro­na­vi­rus se decla­ra­ra una pan­de­mia, y no se men­cio­nó que el obje­ti­vo de esta vas­ta expan­sión de alta tec­no­lo­gía era pro­te­ger la salud de los esta­dou­ni­den­ses. Solo que era nece­sa­rio evi­tar ser supe­ra­do por Chi­na. Pero, por supues­to, eso pron­to cam­bia­ría.

En los dos meses trans­cu­rri­dos des­de enton­ces, Sch­midt ha some­ti­do estas deman­das pre­exis­ten­tes, para gas­tos públi­cos masi­vos en inves­ti­ga­ción e infra­es­truc­tu­ra de alta tec­no­lo­gía, para una serie de «aso­cia­cio­nes públi­co-pri­va­das» en inte­li­gen­cia arti­fi­cial y para el aflo­ja­mien­to de innu­me­ra­bles pro­tec­cio­nes de pri­va­ci­dad y segu­ri­dad, a tra­vés de un ejer­ci­cio agre­si­vo de repo­si­cio­na­mien­to dis­cur­si­vo. Aho­ra, todas estas medi­das (y más) se están ven­dien­do al públi­co como nues­tra úni­ca espe­ran­za posi­ble de pro­te­ger­nos de un nue­vo virus que nos acom­pa­ña­rá en los pró­xi­mos años.

Y las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas con las que Sch­midt tie­ne víncu­los pro­fun­dos, y que pue­blan las influ­yen­tes jun­tas ase­so­ras que pre­si­de, se han repo­si­cio­na­do como pro­tec­to­res bene­vo­len­tes de la salud públi­ca y gene­ro­sos cam­peo­nes de los «héroes coti­dia­nos» de los tra­ba­jos esen­cia­les (muchos de los cua­les per­de­rían sus empleos si estas com­pa­ñías se salie­ran con la suya). Menos de dos sema­nas des­pués del cie­rre del esta­do de Nue­va York, Sch­midt escri­bió un artícu­lo de opi­nión para el Wall Street Jour­nal que esta­ble­ció el nue­vo tono y dejó en cla­ro que Sili­con Valley tie­ne toda la inten­ción de apro­ve­char la cri­sis para una trans­for­ma­ción per­ma­nen­te.

Al igual que otros esta­dou­ni­den­ses, los tec­nó­lo­gos están tra­tan­do de hacer su par­te para apo­yar pri­me­ra línea de res­pues­ta a la pan­de­mia. …

Pero cada esta­dou­ni­den­se debe­ría pre­gun­tar­se dón­de que­re­mos que esté la nación cuan­do ter­mi­ne la pan­de­mia de Covid-19. ¿Cómo podrían las tec­no­lo­gías emer­gen­tes des­ple­ga­das en la cri­sis actual impul­sar­nos hacia un futu­ro mejor? … Empre­sas como Ama­zon saben cómo sumi­nis­trar y dis­tri­buir de mane­ra efi­cien­te. Ten­drán que pro­por­cio­nar ser­vi­cios y ase­so­ra­mien­to a los fun­cio­na­rios del gobierno que care­cen de los sis­te­mas infor­má­ti­cos y de la expe­rien­cia.

Tam­bién debe­ría­mos ace­le­rar la ten­den­cia hacia el apren­di­za­je remo­to, que se está pro­ban­do hoy como nun­ca antes. On line, no exis­te un requi­si­to de pro­xi­mi­dad, lo que per­mi­te a los estu­dian­tes obte­ner ins­truc­ción de los mejo­res maes­tros, sin impor­tar en qué dis­tri­to esco­lar resi­dan …

La nece­si­dad de una expe­ri­men­ta­ción rápi­da a gran esca­la tam­bién ace­le­ra­rá la revo­lu­ción bio­tec­no­ló­gi­ca. … Final­men­te, el país está atra­sa­do hace tiem­po en infra­es­truc­tu­ra digi­tal real … Si que­re­mos cons­truir una eco­no­mía futu­ra y un sis­te­ma edu­ca­ti­vo basa­do en tele-todo, nece­si­ta­mos una pobla­ción total­men­te conec­ta­da y una infra­es­truc­tu­ra ultra­rrá­pi­da. El gobierno debe hacer una inver­sión masi­va, tal vez como par­te de un paque­te de estí­mu­lo, para con­ver­tir la infra­es­truc­tu­ra digi­tal de la nación en pla­ta­for­mas basa­das en la nube y vin­cu­lar­las con una red 5G.

De hecho, Sch­midt ha sido impla­ca­ble en la bús­que­da de esta visión. Dos sema­nas des­pués de la apa­ri­ción de ese artícu­lo de opi­nión, des­cri­bió la pro­gra­ma­ción ad hoc de edu­ca­ción en el hogar que los maes­tros y las fami­lias de todo el país se vie­ron obli­ga­dos a impro­vi­sar duran­te esta emer­gen­cia de salud públi­ca como «un expe­ri­men­to masi­vo en el apren­di­za­je remo­to». El obje­ti­vo de este expe­ri­men­to, dijo, era «tra­tar de des­cu­brir: ¿cómo apren­den los niños de for­ma remo­ta? Y con esos datos debe­ría­mos ser capa­ces de cons­truir mejo­res herra­mien­tas de apren­di­za­je a dis­tan­cia que, cuan­do se com­bi­nan con el maes­tro … ayu­da­rán a los niños a apren­der mejor ” Duran­te esta mis­ma video­lla­ma­da, orga­ni­za­da por el Club Eco­nó­mi­co de Nue­va York, Sch­midt tam­bién pidió más tele­sa­lud, más 5G, más comer­cio digi­tal y el res­to de la lis­ta de deseos pre­exis­ten­te. Todo en nom­bre de la lucha con­tra el virus.

Sin embar­go, su comen­ta­rio más reve­la­dor fue el siguien­te: “El bene­fi­cio de estas cor­po­ra­cio­nes, que ama­mos difa­mar, en tér­mi­nos de la capa­ci­dad de comu­ni­car­se, la capa­ci­dad de lidiar con la salud, la capa­ci­dad de obte­ner infor­ma­ción, es pro­fun­do. Pien­sa en cómo sería tu vida en Esta­dos Uni­dos sin Ama­zon «. Agre­gó que la gen­te debe­ría «estar un poco agra­de­ci­da de que estas com­pa­ñías obtu­vie­ron el capi­tal, hicie­ron la inver­sión, cons­tru­ye­ron las herra­mien­tas que esta­mos usan­do aho­ra y real­men­te nos han ayu­da­do».

Es un recor­da­to­rio sobre que, has­ta hace muy poco, el recha­zo públi­co con­tra estas cor­po­ra­cio­nes esta­ba cre­cien­do. Los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les dis­cu­tían abier­ta­men­te la caí­da de la gran tec­no­lo­gía. Ama­zon se vio obli­ga­do a aban­do­nar sus pla­nes para una sede en Nue­va York debi­do a la feroz opo­si­ción local. El pro­yec­to Side­walk Labs de Goo­gle esta­ba en una cri­sis peren­ne, y los pro­pios tra­ba­ja­do­res de Goo­gle se nega­ban a cons­truir tec­no­lo­gía de vigi­lan­cia con apli­ca­cio­nes mili­ta­res.

En resu­men, la demo­cra­cia se esta­ba con­vir­tien­do en el mayor obs­tácu­lo para la visión que Sch­midt esta­ba pro­mo­vien­do, pri­me­ro des­de su posi­ción en la cima de Goo­gle y Alpha­bet y lue­go como pre­si­den­te de dos pode­ro­sas jun­tas ase­so­ran­do al Con­gre­so y al Depar­ta­men­to de Defen­sa. Como reve­lan los docu­men­tos de NSCAI, este incon­ve­nien­te ejer­ci­cio del poder por par­te del públi­co y los tra­ba­ja­do­res tec­no­ló­gi­cos den­tro de estas mega­em­pre­sas, des­de la pers­pec­ti­va de hom­bres como Sch­midt y el CEO de Ama­zon, Jeff Bezos, des­ace­le­ró enlo­que­ce­do­ra­men­te la carre­ra arma­men­tis­ta de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial, man­te­nien­do flo­tas de auto­mó­vi­les y camio­nes sin con­duc­tor poten­cial­men­te mor­ta­les fue­ra de las carre­te­ras, evi­tan­do que los regis­tros de salud pri­va­dos se con­vier­tan en un arma uti­li­za­da por los emplea­do­res con­tra los tra­ba­ja­do­res, evi­tan­do que los espa­cios urba­nos se cubran con soft­wa­re de reco­no­ci­mien­to facial, y mucho más.

Aho­ra, en medio de la car­ni­ce­ría de esta pan­de­mia en cur­so, y el mie­do y la incer­ti­dum­bre sobre el futu­ro que ha traí­do, estas cor­po­ra­cio­nes ven cla­ra­men­te su momen­to para barrer todo ese com­pro­mi­so demo­crá­ti­co. Para tener así el mis­mo tipo de poder que sus com­pe­ti­do­res chi­nos, que osten­tan el lujo de fun­cio­nar sin ver­se obs­ta­cu­li­za­dos por intru­sio­nes de dere­chos labo­ra­les o civi­les.

Todo esto se está movien­do muy rápi­do. El gobierno aus­tra­liano ha con­tra­ta­do a Ama­zon para alma­ce­nar los datos de su con­tro­ver­ti­da apli­ca­ción de segui­mien­to de coro­na­vi­rus. El gobierno cana­dien­se ha con­tra­ta­do a Ama­zon para entre­gar equi­pos médi­cos, gene­ran­do pre­gun­tas sobre por qué omi­tió el ser­vi­cio pos­tal públi­co. Y en solo unos pocos días a prin­ci­pios de mayo, Alpha­bet ha pues­to en mar­cha una nue­va ini­cia­ti­va de Side­walk Labs para reha­cer la infra­es­truc­tu­ra urba­na con $ 400 millo­nes en capi­tal semi­lla. Josh Mar­cu­se, direc­tor eje­cu­ti­vo de la Jun­ta de Inno­va­ción en Defen­sa que pre­si­de Sch­midt, anun­ció que deja­ría ese tra­ba­jo para tra­ba­jar a tiem­po com­ple­to en Goo­gle como jefe de estra­te­gia e inno­va­ción para el sec­tor públi­co mun­dial, lo que sig­ni­fi­ca que ayu­da­rá a Goo­gle a sacar pro­ve­cho de algu­nas de las muchas opor­tu­ni­da­des que él y Sch­midt han esta­do crean­do con su lobby.

Para ser cla­ros, la tec­no­lo­gía es sin duda una par­te cla­ve de cómo debe­mos pro­te­ger la salud públi­ca en los pró­xi­mos meses y años. La pre­gun­ta es: ¿esta­rá la tec­no­lo­gía suje­ta a las dis­ci­pli­nas de la demo­cra­cia y la super­vi­sión públi­ca, o se imple­men­ta­rá en un fre­ne­sí de esta­do de excep­ción, sin hacer pre­gun­tas crí­ti­cas, dan­do for­ma a nues­tras vidas en las pró­xi­mas déca­das? Pre­gun­tas como, por ejem­plo: si real­men­te esta­mos vien­do cuán crí­ti­ca es la conec­ti­vi­dad digi­tal en tiem­pos de cri­sis, ¿debe­rían estas redes y nues­tros datos estar real­men­te en manos de juga­do­res pri­va­dos como Goo­gle, Ama­zon y Apple? Si los fon­dos públi­cos están pagan­do gran par­te de eso, ¿el públi­co no debe­ría tam­bién poseer­lo y con­tro­lar­lo? Si Inter­net es esen­cial para muchas cosas en nues­tras vidas, como lo es cla­ra­men­te, ¿no debe­ría tra­tar­se como una uti­li­dad públi­ca sin fines de lucro?

Y aun­que no hay duda de que la capa­ci­dad de tele­con­fe­ren­cia ha sido un sal­va­vi­das en este perío­do de blo­queo, hay serios deba­tes sobre si nues­tras pro­tec­cio­nes más dura­de­ras son cla­ra­men­te más huma­nas. Tome­mos la edu­ca­ción. Sch­midt tie­ne razón en que las aulas super­po­bla­das pre­sen­tan un ries­go para la salud, al menos has­ta que ten­ga­mos una vacu­na. Enton­ces, ¿no se podría con­tra­tar el doble de maes­tros y redu­cir el tama­ño de los cur­sos a la mitad? ¿Qué tal ase­gu­rar­se de que cada escue­la ten­ga una enfer­me­ra?

Eso crea­ría empleos muy nece­sa­rios en una cri­sis de des­em­pleo a nivel de depre­sión y les daría mayor mar­gen a todos en el ambien­te edu­ca­ti­vo. Si los edi­fi­cios están dema­sia­do lle­nos, ¿qué tal divi­dir el día en tur­nos y tener más edu­ca­ción al aire libre, apro­ve­chan­do la abun­dan­te inves­ti­ga­ción que mues­tra que el tiem­po en la natu­ra­le­za mejo­ra la capa­ci­dad de los niños para apren­der?

Intro­du­cir ese tipo de cam­bios sería difí­cil, sin duda. Pero no son tan arries­ga­dos como renun­ciar a la tec­no­lo­gía pro­ba­da y ver­da­de­ra de huma­nos entre­na­dos que ense­ñan a los huma­nos más jóve­nes cara a cara, en gru­pos don­de apren­den a socia­li­zar entre ellos.

Al ente­rar­se de la nue­va aso­cia­ción del esta­do de Nue­va York con la Fun­da­ción Gates, Andy Pallot­ta, pre­si­den­te de Uni­ted Tea­chers del Esta­do de Nue­va York, reac­cio­nó rápi­da­men­te: “Si que­re­mos reima­gi­nar la edu­ca­ción, comen­ce­mos por abor­dar la nece­si­dad de tra­ba­ja­do­res socia­les, con­se­je­ros de salud men­tal , enfer­me­ras esco­la­res, cur­sos de artes enri­que­ce­do­res, cur­sos avan­za­dos y cla­ses más peque­ñas en dis­tri­tos esco­la­res de todo el esta­do «, dijo. Una coa­li­ción de gru­pos de padres tam­bién seña­ló que si real­men­te habían esta­do vivien­do un «expe­ri­men­to de apren­di­za­je remo­to» (como lo expre­só Sch­midt), los resul­ta­dos fue­ron pro­fun­da­men­te preo­cu­pan­tes: «Dado que las escue­las cerra­ron a media­dos de mar­zo, nues­tro la com­pren­sión de las pro­fun­das defi­cien­cias de la ins­truc­ción basa­da en pan­ta­lla solo ha cre­ci­do «.

Ade­más de los obvios ses­gos de cla­se y raza con­tra los niños que care­cen de acce­so a Inter­net y compu­tado­ras en el hogar (pro­ble­ma que las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas están ansio­sas por cobrar, median­te gran­des ven­tas tec­no­ló­gi­cas), hay gran­des pre­gun­tas sobre si la ense­ñan­za remo­ta pue­de ser­vir a muchos niños con dis­ca­pa­ci­da­des, como lo exi­ge la ley . Y no exis­te una solu­ción tec­no­ló­gi­ca para el pro­ble­ma de apren­der en un entorno hoga­re­ño super­po­bla­do y /​o abu­si­vo.

El pro­ble­ma no es si las escue­las deben cam­biar ante un virus alta­men­te con­ta­gio­so para el cual no tene­mos cura ni vacu­na. Al igual que todas las ins­ti­tu­cio­nes don­de los huma­nos actúan en gru­pos, las escue­las cam­bia­rán. El pro­ble­ma, como siem­pre en estos momen­tos de con­mo­ción colec­ti­va, es la ausen­cia de deba­te públi­co sobre cómo debe­rían ser esos cam­bios y a quién debe­rían bene­fi­ciar. ¿Empre­sas tec­no­ló­gi­cas pri­va­das o estu­dian­tes?

Las mis­mas pre­gun­tas deben hacer­se sobre la salud. Evi­tar los con­sul­to­rios médi­cos y los hos­pi­ta­les duran­te una pan­de­mia tie­ne sen­ti­do. Pero la tele­sa­lud pier­de en gran medi­da fren­te a la aten­ción per­so­na a peso­na. Por lo tan­to, debe­mos tener un deba­te basa­do en la evi­den­cia sobre los pros y los con­tras de gas­tar recur­sos públi­cos esca­sos en tele­sa­lud, en com­pa­ra­ción con enfer­me­ras más capa­ci­ta­das, equi­pa­das con todo el equi­po de pro­tec­ción nece­sa­rio, que pue­den hacer visi­tas a domi­ci­lio para diag­nos­ti­car y tra­tar pacien­tes en sus hoga­res. Y qui­zás lo más urgen­te es que nece­si­ta­mos lograr el equi­li­brio correc­to entre las apli­ca­cio­nes de segui­mien­to del virus, que con las pro­tec­cio­nes de pri­va­ci­dad ade­cua­das tie­nen un papel que desem­pe­ñar, y los lla­ma­dos a un Cuer­po de Salud Comu­ni­ta­rio que pon­dría a millo­nes de esta­dou­ni­den­ses a tra­ba­jar no solo hacien­do segui­mien­to de con­tac­tos sino ase­gu­rán­do­se de que todos ten­gan los recur­sos mate­ria­les y el apo­yo que nece­si­tan para estar en cua­ren­te­na de mane­ra segu­ra.

En cada caso, enfren­ta­mos deci­sio­nes reales y difí­ci­les entre inver­tir en huma­nos e inver­tir en tec­no­lo­gía. Por­que la ver­dad bru­tal es que, tal como están las cosas, es muy poco pro­ba­ble que haga­mos ambas cosas. La nega­ti­va a trans­fe­rir los recur­sos nece­sa­rios a los esta­dos y ciu­da­des en suce­si­vos res­ca­tes fede­ra­les sig­ni­fi­ca que la cri­sis de salud del coro­na­vi­rus aho­ra se está con­vir­tien­do en una cri­sis de aus­te­ri­dad fabri­ca­da. Las escue­las públi­cas, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les y trán­si­to se enfren­tan a pre­gun­tas exis­ten­cia­les sobre su futu­ro. Si las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas ganan su feroz cam­pa­ña de pre­sio­nes y lobby para el apren­di­za­je remo­to, tele­sa­lud, 5G y vehícu­los sin con­duc­tor, su Screen New Deal, sim­ple­men­te no que­da­rá dine­ro para prio­ri­da­des públi­cas urgen­tes, sin impor­tar el Green New Deal (el Nue­vo Pac­to Ver­de) que nues­tro pla­ne­ta nece­si­ta con urgen­cia.

Por el con­tra­rio: el pre­cio de todos los bri­llan­tes dis­po­si­ti­vos será el des­pi­do masi­vo de maes­tros y el cie­rre de hos­pi­ta­les.

La tec­no­lo­gía nos pro­por­cio­na herra­mien­tas pode­ro­sas, pero no todas las solu­cio­nes son tec­no­ló­gi­cas. Y el pro­ble­ma de exter­na­li­zar deci­sio­nes cla­ve sobre cómo «reima­gi­nar» nues­tros esta­dos y ciu­da­des a hom­bres como Bill Gates y Eric Sch­midt es que se han pasa­do la vida demos­tran­do la creen­cia de que no hay pro­ble­ma que la tec­no­lo­gía no pue­da solu­cio­nar.

Para ellos, y para muchos otros en Sili­con Valley, la pan­de­mia es una opor­tu­ni­dad de oro para reci­bir no solo la gra­ti­tud, sino tam­bién la defe­ren­cia y el poder que sien­ten que se les ha nega­do injus­ta­men­te. Y Andrew Cuo­mo, al poner al ex pre­si­den­te de Goo­gle a car­go del cuer­po que dará for­ma a la reaper­tu­ra del esta­do, pare­ce haber­le dado algo cer­cano al rei­na­do libre.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *