Chi­le. Movi­mien­to por el Agua y los Terri­to­rios exi­gen Fue­ra Monsanto-Bayer

Por MAT, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 19 de mayo de 2020

Es 19 de mayo, mien­tras una impor­tan­te frac­ción del mun­do se deba­te en una extra­ña situa­ción de vida o muer­te ante la expan­sión del COVID 19, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, pue­blos y terri­to­rios alza­mos la voz, en el día mun­dial con­tra Mon­san­to, para decir­les fue­ra de Chi­le, Amé­ri­ca y el mundo.Ante la cre­cien­te pri­va­ti­za­ción de la semi­lla lide­ra­da por Mon­san­to, que ha des­pla­za­do el uso mayo­ri­ta­rio de la semi­lla tra­di­cio­nal, la lucha de las y los defen­so­res de la semi­lla y la bio­di­ver­si­dad ha impe­di­do has­ta aho­ra la rati­fi­ca­ción del con­ve­nio UPOV 91, más cono­ci­do como Ley Mon­san­to y rein­tro­du­ci­da como exi­gen­cia en el TPP11.

El avan­ce de los cul­ti­vos con semi­lla indus­trial, lide­ra­do por Mon­san­to y acom­pa­ña­do por el uso inten­si­vo de agro­tó­xi­cos ha pues­to en peli­gro la semi­lla tra­di­cio­nal. Como MAT des­de hace años nos hemos movi­li­za­do con­tra la rati­fi­ca­ción de la Ley Mon­san­to, que bus­ca pro­fun­di­zar la pri­va­ti­za­ción del uso de las semi­llas a favor de gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, redu­cien­do la bio­di­ver­si­dad, cri­mi­na­li­zan­do las prác­ti­cas ances­tra­les de inter­cam­bio de sabe­res de los pue­blos y vul­ne­ran­do los dere­chos de las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, afro e indígenas.

El her­bi­ci­da Gli­fo­sa­to (de nom­bre comer­cial Roun­dup) pro­du­ci­do por Mon­san­to y cata­lo­ga­do como alta­men­te peli­gro­so por ser un posi­ble can­ce­rí­geno en seres huma­nos, se usa en los semi­lle­ros trans­gé­ni­cos de expor­ta­ción pero tam­bién es el pla­gui­ci­da más usa­do en todos los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les de semi­lla industrial. 

En regio­nes don­de ope­ra el agro­ne­go­cio, se ha cons­ta­ta­do el aumen­to de la inci­den­cia de cán­cer y otras enfer­me­da­des del sis­te­ma repro­duc­ti­vo en la pobla­ción. Los ries­gos son com­par­ti­dos entre quie­nes están expues­tos por apli­car el pes­ti­ci­da como tem­po­re­ras y tem­po­re­ros, y quie­nes viven cer­ca de los sitios fumigados. 

Por con­se­cuen­cia lógi­ca, esos ries­gos tam­bién alcan­zan a quie­nes con­su­men pro­duc­tos con resi­duos de ese plaguicida.Mientras nos encon­tra­mos diver­sos terri­to­rios en cua­ren­ta, el lobby de Mon­san­to y las empre­sas semi­lle­ras no cesa. 

Aho­ra Bayer/​Monsanto está cer­ca de obte­ner por decre­to lo que la movi­li­za­ción social le impi­dió lograr ante­rior­men­te. Las dis­po­si­cio­nes vigen­tes en Chi­le sólo per­mi­tían los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos para fines de expe­ri­men­ta­ción o para expor­ta­ción como semi­llas, que no podían uti­li­zar­se en el país. El TPP11 inclu­ye dis­po­si­cio­nes para cam­biar esa situación. 

Pero el SAG se ade­lan­tó, y ha pues­to des­de el 1 de abril en con­sul­ta públi­ca –de carác­ter no vin­cu­lan­te- has­ta el 1°de junio y, sin publi­ci­dad algu­na, un decre­to que per­mi­ti­rá auto­ri­zar en el país “usos futu­ros” de semi­llas trans­gé­ni­cas impor­ta­das o desa­rro­lla­das en Chile. 

El decre­to ade­más exclu­ye de esta regu­la­ción a los nue­vos trans­gé­ni­cos, es decir los pro­duc­tos de la bio­tec­no­lo­gía desa­rro­lla­dos con la nue­va téc­ni­ca de edi­ción de genes. Por tan­to esos pro­duc­tos, que son hoy la mayo­ría en la indus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca, ni siquie­ra reque­ri­rán esa auto­ri­za­ción, siguien­do el mode­lo impues­to esta mis­ma sema­na por la FDA, la agen­cia de Esta­dos Unidos. 

El mode­lo que Chi­le ofi­cial­men­te anun­cia seguir, es la con­ti­nui­dad de la agri­cul­tu­ra inten­si­va en uso de pla­gui­ci­das, alta en emi­sio­nes y una de las mayo­res fuen­tes de con­tri­bu­ción al cam­bio cli­má­ti­co. Es una agri­cul­tu­ra que ade­más pone en ries­go la bio­di­ver­si­dad y la semi­lla tra­di­cio­nal por la posi­ble con­ta­mi­na­ción de esta por los transgénicos.

Des­de el 18 de octu­bre del 2019, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y sani­ta­ria de los pue­blos, la des­pri­va­ti­za­ción de las aguas y de los bie­nes comu­nes en gene­ral, se han con­ver­ti­do en nues­tros hori­zon­tes de lucha.

Es así como hemos ido visi­bi­li­zan­do la impor­tan­cia de la agro­eco­lo­gía, las huer­tas urba­nas, del cui­da­do y recu­pe­ra­ción de las semi­llas nati­vas, de la for­ma­ción de redes y coope­ra­ti­vas de abas­te­ci­mien­to y con­su­mo, y de la ges­tión comu­ni­ta­ria del agua, como espa­cios des­de don­de nos asen­ta­mos para cons­truir la auto­de­ter­mi­na­ción de los pueblos. 

Es por eso que hoy gri­ta­mos más fuer­te que nunca

FUERA MONSANTO-BAYER.MOVIMIENTO POR EL AGUA Y LOS TERRITORIOS (Zonal Cen­tro)https://​www​.face​book​.com/​A​g​u​a​E​n​M​a​r​c​ha/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *