Chi­le. Movi­mien­to por el Agua y los Terri­to­rios exi­gen Fue­ra Mon­san­to-Bayer

Por MAT, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 19 de mayo de 2020

Es 19 de mayo, mien­tras una impor­tan­te frac­ción del mun­do se deba­te en una extra­ña situa­ción de vida o muer­te ante la expan­sión del COVID 19, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, pue­blos y terri­to­rios alza­mos la voz, en el día mun­dial con­tra Mon­san­to, para decir­les fue­ra de Chi­le, Amé­ri­ca y el mundo.Ante la cre­cien­te pri­va­ti­za­ción de la semi­lla lide­ra­da por Mon­san­to, que ha des­pla­za­do el uso mayo­ri­ta­rio de la semi­lla tra­di­cio­nal, la lucha de las y los defen­so­res de la semi­lla y la bio­di­ver­si­dad ha impe­di­do has­ta aho­ra la rati­fi­ca­ción del con­ve­nio UPOV 91, más cono­ci­do como Ley Mon­san­to y rein­tro­du­ci­da como exi­gen­cia en el TPP11.

El avan­ce de los cul­ti­vos con semi­lla indus­trial, lide­ra­do por Mon­san­to y acom­pa­ña­do por el uso inten­si­vo de agro­tó­xi­cos ha pues­to en peli­gro la semi­lla tra­di­cio­nal. Como MAT des­de hace años nos hemos movi­li­za­do con­tra la rati­fi­ca­ción de la Ley Mon­san­to, que bus­ca pro­fun­di­zar la pri­va­ti­za­ción del uso de las semi­llas a favor de gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, redu­cien­do la bio­di­ver­si­dad, cri­mi­na­li­zan­do las prác­ti­cas ances­tra­les de inter­cam­bio de sabe­res de los pue­blos y vul­ne­ran­do los dere­chos de las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, afro e indí­ge­nas.

El her­bi­ci­da Gli­fo­sa­to (de nom­bre comer­cial Roun­dup) pro­du­ci­do por Mon­san­to y cata­lo­ga­do como alta­men­te peli­gro­so por ser un posi­ble can­ce­rí­geno en seres huma­nos, se usa en los semi­lle­ros trans­gé­ni­cos de expor­ta­ción pero tam­bién es el pla­gui­ci­da más usa­do en todos los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les de semi­lla indus­trial.

En regio­nes don­de ope­ra el agro­ne­go­cio, se ha cons­ta­ta­do el aumen­to de la inci­den­cia de cán­cer y otras enfer­me­da­des del sis­te­ma repro­duc­ti­vo en la pobla­ción. Los ries­gos son com­par­ti­dos entre quie­nes están expues­tos por apli­car el pes­ti­ci­da como tem­po­re­ras y tem­po­re­ros, y quie­nes viven cer­ca de los sitios fumi­ga­dos.

Por con­se­cuen­cia lógi­ca, esos ries­gos tam­bién alcan­zan a quie­nes con­su­men pro­duc­tos con resi­duos de ese plaguicida.Mientras nos encon­tra­mos diver­sos terri­to­rios en cua­ren­ta, el lobby de Mon­san­to y las empre­sas semi­lle­ras no cesa.

Aho­ra Bayer/​Monsanto está cer­ca de obte­ner por decre­to lo que la movi­li­za­ción social le impi­dió lograr ante­rior­men­te. Las dis­po­si­cio­nes vigen­tes en Chi­le sólo per­mi­tían los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos para fines de expe­ri­men­ta­ción o para expor­ta­ción como semi­llas, que no podían uti­li­zar­se en el país. El TPP11 inclu­ye dis­po­si­cio­nes para cam­biar esa situa­ción.

Pero el SAG se ade­lan­tó, y ha pues­to des­de el 1 de abril en con­sul­ta públi­ca –de carác­ter no vin­cu­lan­te- has­ta el 1°de junio y, sin publi­ci­dad algu­na, un decre­to que per­mi­ti­rá auto­ri­zar en el país “usos futu­ros” de semi­llas trans­gé­ni­cas impor­ta­das o desa­rro­lla­das en Chi­le.

El decre­to ade­más exclu­ye de esta regu­la­ción a los nue­vos trans­gé­ni­cos, es decir los pro­duc­tos de la bio­tec­no­lo­gía desa­rro­lla­dos con la nue­va téc­ni­ca de edi­ción de genes. Por tan­to esos pro­duc­tos, que son hoy la mayo­ría en la indus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca, ni siquie­ra reque­ri­rán esa auto­ri­za­ción, siguien­do el mode­lo impues­to esta mis­ma sema­na por la FDA, la agen­cia de Esta­dos Uni­dos.

El mode­lo que Chi­le ofi­cial­men­te anun­cia seguir, es la con­ti­nui­dad de la agri­cul­tu­ra inten­si­va en uso de pla­gui­ci­das, alta en emi­sio­nes y una de las mayo­res fuen­tes de con­tri­bu­ción al cam­bio cli­má­ti­co. Es una agri­cul­tu­ra que ade­más pone en ries­go la bio­di­ver­si­dad y la semi­lla tra­di­cio­nal por la posi­ble con­ta­mi­na­ción de esta por los trans­gé­ni­cos.

Des­de el 18 de octu­bre del 2019, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y sani­ta­ria de los pue­blos, la des­pri­va­ti­za­ción de las aguas y de los bie­nes comu­nes en gene­ral, se han con­ver­ti­do en nues­tros hori­zon­tes de lucha.

Es así como hemos ido visi­bi­li­zan­do la impor­tan­cia de la agro­eco­lo­gía, las huer­tas urba­nas, del cui­da­do y recu­pe­ra­ción de las semi­llas nati­vas, de la for­ma­ción de redes y coope­ra­ti­vas de abas­te­ci­mien­to y con­su­mo, y de la ges­tión comu­ni­ta­ria del agua, como espa­cios des­de don­de nos asen­ta­mos para cons­truir la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos.

Es por eso que hoy gri­ta­mos más fuer­te que nun­ca

FUERA MONSANTO-BAYER.MOVIMIENTO POR EL AGUA Y LOS TERRITORIOS (Zonal Cen­tro)https://​www​.face​book​.com/​A​g​u​a​E​n​M​a​r​c​ha/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: