Ara­bia Sau­dí. Reale­za sau­di­ta encar­ce­la­da bus­ca apo­yo en Washington

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020—

La inusual sali­da a la luz de las divi­sio­nes en la fami­lia real, coin­ci­de con momen­tos de desa­fío para Ara­bia Sau­di­ta y su gober­nan­te de fac­to, el prín­ci­pe here­de­ro Moham­med bin Sal­man, por la caí­da de los pre­cios del petró­leo y la pan­de­mia de la Covid-19, según The New York Times.

Cer­ca­nos a los dete­ni­dos con­tac­ta­ron en sema­nas recien­tes con abo­ga­dos y con­sul­to­res para cam­pa­ñas lega­les, de cabil­deo y de rela­cio­nes públi­cas, con vis­ta a impul­sar el fin de lo que denun­cian como per­se­cu­ción política.

Un ex aso­cia­do del prín­ci­pe encar­ce­la­do Sal­man bin Abdu­la­ziz bin Sal­man Al Saud fir­mó el vier­nes un acuer­do de 2 millo­nes para que Robert Stryk, una figu­ra bien conec­ta­da en los círcu­los de polí­ti­ca exte­rior del Gobierno nor­te­ame­ri­cano, abo­ga­ra por la libe­ra­ción del detenido. 

En abril últi­mo, Barry Ben­nett, cabil­de­ro y estra­te­ga repu­bli­cano y ase­sor en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Donald Trump, con­vino en esta­ble­cer enla­ces para sacar de la cár­cel a un prín­ci­pe exgran rival de Moham­med bin Salman.

Y otra reale­za en pri­sión, la prin­ce­sa Bas­mah bint Saud, hija del segun­do monar­ca de Ara­bia Sau­di­ta, difun­dió su pedi­do de ser libe­ra­da y sus repre­sen­tan­tes se entre­vis­ta­ron con abo­ga­dos y con­sul­to­res en Washing­ton y Lon­dres para reu­nir apo­yo a la causa.

En el Con­gre­so, el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do, exis­te una cre­cien­te inquie­tud con el prín­ci­pe here­de­ro, cono­ci­do por sus ini­cia­les de MBS, quien es muy sen­si­ble a su ima­gen en el esce­na­rio mundial.

Los alia­dos de los encar­ce­la­dos y sus repre­sen­tan­tes aspi­ran a explo­tar esa sus­cep­ti­bi­li­dad para que libe­re a los per­so­na­jes de la cor­te real a tra­vés de una com­bi­na­ción de cabil­deo, esfuer­zos de rela­cio­nes públi­cas y posi­bles accio­nes lega­les en tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, resal­ta el perió­di­co neoyorkino.

Los docu­men­tos pre­sen­ta­dos al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia por la fir­ma con­sul­to­ra de Stryk, Sono­ran Policy Group, en vir­tud de la Ley de Regis­tro de Agen­tes Extran­je­ros, indi­can que sus abo­ga­dos ges­tio­na­rán la libe­ra­ción del prín­ci­pe Sal­man con los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Fran­cia y la Unión Europea.

Un repre­sen­tan­te de la fami­lia de Bas­mah con­fir­mó que él y uno de los fami­lia­res de la prin­ce­sa se acer­ca­ron a abo­ga­dos en Washing­ton y Lon­dres para tra­ba­jar para su liberación.

Pero no pudie­ron con­tra­tar a empre­sa algu­na, por­que el gobierno sau­di­ta con­ge­ló las cuen­tas ban­ca­rias de la prin­ce­sa des­pués de difun­dir por Twit­ter su soli­ci­tud de liberación.

Stryk tie­ne cone­xio­nes cla­ve en la órbi­ta de Trump. Tra­ba­jó con Rudolph W. Giu­lia­ni, el abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te duran­te la inves­ti­ga­ción de jui­cio polí­ti­co sobre los esfuer­zos para ganar nego­cios con gobier­nos extran­je­ros, inclui­do Bahréin.

Y está cer­ca de Kirs­ten Fon­ten­ro­se, ex fun­cio­na­ria prin­ci­pal del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal que mane­ja­ba la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Ara­bia Sau­di­ta antes de renun­ciar a fines de 2018.

Sin embar­go, afir­ma que hay difi­cul­ta­des para con­ven­cer al Gobierno de que el caso de los prín­ci­pes encar­ce­la­dos sea una razón de peso y una prio­ri­dad cuan­do Esta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta enfren­tan otros temas de preo­cu­pa­ción geo­po­lí­ti­ca más urgentes.

Fuen­te: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *