Ara­bia Sau­dí. Reale­za sau­di­ta encar­ce­la­da bus­ca apo­yo en Washing­ton

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020—

La inusual sali­da a la luz de las divi­sio­nes en la fami­lia real, coin­ci­de con momen­tos de desa­fío para Ara­bia Sau­di­ta y su gober­nan­te de fac­to, el prín­ci­pe here­de­ro Moham­med bin Sal­man, por la caí­da de los pre­cios del petró­leo y la pan­de­mia de la Covid-19, según The New York Times.

Cer­ca­nos a los dete­ni­dos con­tac­ta­ron en sema­nas recien­tes con abo­ga­dos y con­sul­to­res para cam­pa­ñas lega­les, de cabil­deo y de rela­cio­nes públi­cas, con vis­ta a impul­sar el fin de lo que denun­cian como per­se­cu­ción polí­ti­ca.

Un ex aso­cia­do del prín­ci­pe encar­ce­la­do Sal­man bin Abdu­la­ziz bin Sal­man Al Saud fir­mó el vier­nes un acuer­do de 2 millo­nes para que Robert Stryk, una figu­ra bien conec­ta­da en los círcu­los de polí­ti­ca exte­rior del Gobierno nor­te­ame­ri­cano, abo­ga­ra por la libe­ra­ción del dete­ni­do. 

En abril últi­mo, Barry Ben­nett, cabil­de­ro y estra­te­ga repu­bli­cano y ase­sor en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Donald Trump, con­vino en esta­ble­cer enla­ces para sacar de la cár­cel a un prín­ci­pe exgran rival de Moham­med bin Sal­man.

Y otra reale­za en pri­sión, la prin­ce­sa Bas­mah bint Saud, hija del segun­do monar­ca de Ara­bia Sau­di­ta, difun­dió su pedi­do de ser libe­ra­da y sus repre­sen­tan­tes se entre­vis­ta­ron con abo­ga­dos y con­sul­to­res en Washing­ton y Lon­dres para reu­nir apo­yo a la cau­sa.

En el Con­gre­so, el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do, exis­te una cre­cien­te inquie­tud con el prín­ci­pe here­de­ro, cono­ci­do por sus ini­cia­les de MBS, quien es muy sen­si­ble a su ima­gen en el esce­na­rio mun­dial.

Los alia­dos de los encar­ce­la­dos y sus repre­sen­tan­tes aspi­ran a explo­tar esa sus­cep­ti­bi­li­dad para que libe­re a los per­so­na­jes de la cor­te real a tra­vés de una com­bi­na­ción de cabil­deo, esfuer­zos de rela­cio­nes públi­cas y posi­bles accio­nes lega­les en tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, resal­ta el perió­di­co neo­yor­kino.

Los docu­men­tos pre­sen­ta­dos al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia por la fir­ma con­sul­to­ra de Stryk, Sono­ran Policy Group, en vir­tud de la Ley de Regis­tro de Agen­tes Extran­je­ros, indi­can que sus abo­ga­dos ges­tio­na­rán la libe­ra­ción del prín­ci­pe Sal­man con los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Fran­cia y la Unión Euro­pea.

Un repre­sen­tan­te de la fami­lia de Bas­mah con­fir­mó que él y uno de los fami­lia­res de la prin­ce­sa se acer­ca­ron a abo­ga­dos en Washing­ton y Lon­dres para tra­ba­jar para su libe­ra­ción.

Pero no pudie­ron con­tra­tar a empre­sa algu­na, por­que el gobierno sau­di­ta con­ge­ló las cuen­tas ban­ca­rias de la prin­ce­sa des­pués de difun­dir por Twit­ter su soli­ci­tud de libe­ra­ción.

Stryk tie­ne cone­xio­nes cla­ve en la órbi­ta de Trump. Tra­ba­jó con Rudolph W. Giu­lia­ni, el abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te duran­te la inves­ti­ga­ción de jui­cio polí­ti­co sobre los esfuer­zos para ganar nego­cios con gobier­nos extran­je­ros, inclui­do Bah­réin.

Y está cer­ca de Kirs­ten Fon­ten­ro­se, ex fun­cio­na­ria prin­ci­pal del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal que mane­ja­ba la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Ara­bia Sau­di­ta antes de renun­ciar a fines de 2018.

Sin embar­go, afir­ma que hay difi­cul­ta­des para con­ven­cer al Gobierno de que el caso de los prín­ci­pes encar­ce­la­dos sea una razón de peso y una prio­ri­dad cuan­do Esta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta enfren­tan otros temas de preo­cu­pa­ción geo­po­lí­ti­ca más urgen­tes.​

Fuen­te: Al Maya­deen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: