Méxi­co. ONG mayas y civi­les soli­ci­tan a la CIDH medi­das cau­te­la­res con­tra el Tren Maya

Por Isaín Man­du­jano /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2020

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 17 de mayo (apro).- Orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas y civi­les soli­ci­ta­ron este fin de sema­na a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) medi­das cau­te­la­res con­tra el Tren Maya para evi­tar daños irre­pa­ra­bles al acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yuca­tán, ele­men­to indis­pen­sa­ble de los terri­to­rios del pue­blo maya y prin­ci­pal fuen­te de abas­to de agua de la pobla­ción y de las comu­ni­da­des mayas.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya, Múuch’ Xíin­bal y el Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble seña­la­ron en un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to que hicie­ron esta soli­ci­tud pues la cons­truc­ción del mega­pro­yec­to pone en peli­gro al terri­to­rio del pue­blo maya y al acce­so al agua en con­di­cio­nes ópti­mas de las comu­ni­da­des mayas y pobla­cio­nes en la Penín­su­la de Yucatán.

Indi­ca­ron que en la soli­ci­tud de medi­das pre­cau­to­rias en mate­ria medioam­bien­tal soli­ci­ta­ron que el Esta­do mexi­cano se abs­ten­ga de la cons­truc­ción y eje­cu­ción del “Tren Maya” por los daños “gra­ves e irre­pa­ra­bles” que este pudie­ra oca­sio­nar al acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yucatán.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch Xíin­bal y el Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble rea­li­za­ron la soli­ci­tud a la CIDH el pasa­do sába­do 16 de mayo.

En ella sub­ra­ya­ron su inte­rés de pro­te­ger el acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yuca­tán, tam­bién lla­ma­do sis­te­ma de ceno­tes, “del cual depen­de el dere­cho al agua, a un medio ambien­te sano y al desa­rro­llo de una vida dig­na de los pue­blos mayas de la península”.

Aña­die­ron que el ini­cio de la cons­truc­ción del “Tren Maya” ame­na­za con recru­de­cer la ya vul­ne­ra­ble situa­ción ambien­tal del sis­te­ma de ceno­tes, pues­to que des­de el pasa­do el Esta­do mexi­cano “ha per­mi­ti­do, tole­ra­do y par­ti­ci­pa­do en su dete­rio­ro” al pro­mo­ver del desa­rro­llo de mega­pro­yec­tos turís­ti­cos, inmo­bi­lia­rios y agro­in­dus­tria­les que uti­li­zan y con­ta­mi­nan sus aguas.

Las orga­ni­za­cio­nes expu­sie­ron que las auto­ri­da­des mexi­ca­nas de los tres nive­les de gobierno han sido omi­sas en ase­gu­rar una infra­es­truc­tu­ra ade­cua­da y sufi­cien­te para el tra­ta­mien­to de las aguas resi­dua­les y el mane­jo de los resi­duos sóli­dos. Ade­más de haber otor­ga­do con­ce­sio­nes para car­ga y des­car­ga de agua que son ope­ra­das sin con­trol ni medi­das de pre­ven­ción ni miti­ga­ción, ponien­do en peli­gro el patri­mo­nio his­tó­ri­co, iden­ti­ta­rio y cul­tu­ral de los pue­blos mayas, así como su salud y sus vidas.

Pre­vén mayor deterioro

Estos daños a los dere­chos del pue­blo maya se agra­va­rían con el desa­rro­llo del mega­pro­yec­to “Tren Maya”, el cual –argu­men­tan — aumen­ta­ría con­si­de­ra­ble­men­te el pro­ce­so de dete­rio­ro de los terri­to­rios indí­ge­nas y del sis­te­ma de ceno­tes, ya que inclu­ye la cons­truc­ción de nue­vas ciu­da­des, nue­vas zonas hote­le­ras, par­ques agro­in­dus­tria­les y dis­tin­tas esta­cio­nes, ade­más del aumen­to en el arri­bo de tres a cua­tro millo­nes de turis­tas a la región, por año.

Sub­ra­ya­ron que el mega­pro­yec­to “Tren Maya” se pre­pa­ra en un con­tex­to regio­nal de con­flic­tos socio­am­bien­ta­les vigen­tes, carac­te­ri­za­dos por el des­po­jo de los bie­nes comu­nes de los terri­to­rios indí­ge­nas y cam­pe­si­nos de la Penín­su­la de Yuca­tán, y pre­vén que la cons­truc­ción e imple­men­ta­ción de este mega­pro­yec­to agu­di­za­rá y aumen­ta­rá esos con­flic­tos debi­do a que supo­ne el desa­rro­llo de nue­vos mega­pro­yec­tos en dis­tin­tos sec­to­res eco­nó­mi­cos (turis­mo, agro­in­dus­tria, ener­gía, trans­por­te) con impac­tos nega­ti­vos, y en muchas oca­sio­nes irre­pa­ra­bles, sobre el medio ambien­te y el sis­te­ma de cenotes.

Las orga­ni­za­cio­nes mani­fes­ta­ron tam­bién que el Esta­do mexi­cano ha sido omi­so en el cum­pli­mien­to de su obli­ga­ción inter­na­cio­nal de rea­li­zar los estu­dios de impac­to ambien­tal y social de mane­ra pre­via, trans­pa­ren­te y públi­ca. Aun así, con­de­na­ron, tal y como ha reco­no­ci­do el direc­tor del Fon­do Nacio­nal de Fomen­to al Turis­mo (Fona­tur), el pasa­do 30 de abril se dio ini­cio a la cons­truc­ción del megaproyecto.

Las orga­ni­za­cio­nes expre­sa­ron que el arran­que del mega­pro­yec­to se da en ausen­cia de infor­ma­ción cien­tí­fi­ca que per­mi­ta iden­ti­fi­car ple­na­men­te las posi­bles afec­ta­cio­nes al ambien­te, y a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas. Inclu­so men­cio­na­ron que se ha hecho públi­ca la inten­ción irres­pon­sa­ble de exen­tar al mega­pro­yec­to del cum­pli­mien­to de esta obligación.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya, Múuch’ Xíin­bal es una asam­blea iti­ne­ran­te cons­ti­tui­da por hom­bres y muje­res de la Penín­su­la de Yuca­tán, mayor­men­te eji­da­ta­rios y cam­pe­si­nos afec­ta­dos por diver­sos mega­pro­yec­tos. En tan­to que el CCMSS es una aso­cia­ción civil no lucra­ti­va, for­ma­da por per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes. Des­de 1994 tra­ba­ja direc­ta­men­te con comu­ni­da­des de diver­sos esta­dos del país para impul­sar el mane­jo fores­tal comunitario.

FUENTE: Pro­ce­so

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *