Méxi­co. ONG mayas y civi­les soli­ci­tan a la CIDH medi­das cau­te­la­res con­tra el Tren Maya

Por Isaín Man­du­jano /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2020

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 17 de mayo (apro).- Orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas y civi­les soli­ci­ta­ron este fin de sema­na a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) medi­das cau­te­la­res con­tra el Tren Maya para evi­tar daños irre­pa­ra­bles al acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yuca­tán, ele­men­to indis­pen­sa­ble de los terri­to­rios del pue­blo maya y prin­ci­pal fuen­te de abas­to de agua de la pobla­ción y de las comu­ni­da­des mayas.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya, Múuch’ Xíin­bal y el Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble seña­la­ron en un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to que hicie­ron esta soli­ci­tud pues la cons­truc­ción del mega­pro­yec­to pone en peli­gro al terri­to­rio del pue­blo maya y al acce­so al agua en con­di­cio­nes ópti­mas de las comu­ni­da­des mayas y pobla­cio­nes en la Penín­su­la de Yuca­tán.

Indi­ca­ron que en la soli­ci­tud de medi­das pre­cau­to­rias en mate­ria medioam­bien­tal soli­ci­ta­ron que el Esta­do mexi­cano se abs­ten­ga de la cons­truc­ción y eje­cu­ción del “Tren Maya” por los daños “gra­ves e irre­pa­ra­bles” que este pudie­ra oca­sio­nar al acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yuca­tán.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch Xíin­bal y el Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble rea­li­za­ron la soli­ci­tud a la CIDH el pasa­do sába­do 16 de mayo.

En ella sub­ra­ya­ron su inte­rés de pro­te­ger el acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo de la Penín­su­la de Yuca­tán, tam­bién lla­ma­do sis­te­ma de ceno­tes, “del cual depen­de el dere­cho al agua, a un medio ambien­te sano y al desa­rro­llo de una vida dig­na de los pue­blos mayas de la penín­su­la”.

Aña­die­ron que el ini­cio de la cons­truc­ción del “Tren Maya” ame­na­za con recru­de­cer la ya vul­ne­ra­ble situa­ción ambien­tal del sis­te­ma de ceno­tes, pues­to que des­de el pasa­do el Esta­do mexi­cano “ha per­mi­ti­do, tole­ra­do y par­ti­ci­pa­do en su dete­rio­ro” al pro­mo­ver del desa­rro­llo de mega­pro­yec­tos turís­ti­cos, inmo­bi­lia­rios y agro­in­dus­tria­les que uti­li­zan y con­ta­mi­nan sus aguas.

Las orga­ni­za­cio­nes expu­sie­ron que las auto­ri­da­des mexi­ca­nas de los tres nive­les de gobierno han sido omi­sas en ase­gu­rar una infra­es­truc­tu­ra ade­cua­da y sufi­cien­te para el tra­ta­mien­to de las aguas resi­dua­les y el mane­jo de los resi­duos sóli­dos. Ade­más de haber otor­ga­do con­ce­sio­nes para car­ga y des­car­ga de agua que son ope­ra­das sin con­trol ni medi­das de pre­ven­ción ni miti­ga­ción, ponien­do en peli­gro el patri­mo­nio his­tó­ri­co, iden­ti­ta­rio y cul­tu­ral de los pue­blos mayas, así como su salud y sus vidas.

Pre­vén mayor dete­rio­ro

Estos daños a los dere­chos del pue­blo maya se agra­va­rían con el desa­rro­llo del mega­pro­yec­to “Tren Maya”, el cual –argu­men­tan — aumen­ta­ría con­si­de­ra­ble­men­te el pro­ce­so de dete­rio­ro de los terri­to­rios indí­ge­nas y del sis­te­ma de ceno­tes, ya que inclu­ye la cons­truc­ción de nue­vas ciu­da­des, nue­vas zonas hote­le­ras, par­ques agro­in­dus­tria­les y dis­tin­tas esta­cio­nes, ade­más del aumen­to en el arri­bo de tres a cua­tro millo­nes de turis­tas a la región, por año.

Sub­ra­ya­ron que el mega­pro­yec­to “Tren Maya” se pre­pa­ra en un con­tex­to regio­nal de con­flic­tos socio­am­bien­ta­les vigen­tes, carac­te­ri­za­dos por el des­po­jo de los bie­nes comu­nes de los terri­to­rios indí­ge­nas y cam­pe­si­nos de la Penín­su­la de Yuca­tán, y pre­vén que la cons­truc­ción e imple­men­ta­ción de este mega­pro­yec­to agu­di­za­rá y aumen­ta­rá esos con­flic­tos debi­do a que supo­ne el desa­rro­llo de nue­vos mega­pro­yec­tos en dis­tin­tos sec­to­res eco­nó­mi­cos (turis­mo, agro­in­dus­tria, ener­gía, trans­por­te) con impac­tos nega­ti­vos, y en muchas oca­sio­nes irre­pa­ra­bles, sobre el medio ambien­te y el sis­te­ma de ceno­tes.

Las orga­ni­za­cio­nes mani­fes­ta­ron tam­bién que el Esta­do mexi­cano ha sido omi­so en el cum­pli­mien­to de su obli­ga­ción inter­na­cio­nal de rea­li­zar los estu­dios de impac­to ambien­tal y social de mane­ra pre­via, trans­pa­ren­te y públi­ca. Aun así, con­de­na­ron, tal y como ha reco­no­ci­do el direc­tor del Fon­do Nacio­nal de Fomen­to al Turis­mo (Fona­tur), el pasa­do 30 de abril se dio ini­cio a la cons­truc­ción del mega­pro­yec­to.

Las orga­ni­za­cio­nes expre­sa­ron que el arran­que del mega­pro­yec­to se da en ausen­cia de infor­ma­ción cien­tí­fi­ca que per­mi­ta iden­ti­fi­car ple­na­men­te las posi­bles afec­ta­cio­nes al ambien­te, y a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas. Inclu­so men­cio­na­ron que se ha hecho públi­ca la inten­ción irres­pon­sa­ble de exen­tar al mega­pro­yec­to del cum­pli­mien­to de esta obli­ga­ción.

La Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya, Múuch’ Xíin­bal es una asam­blea iti­ne­ran­te cons­ti­tui­da por hom­bres y muje­res de la Penín­su­la de Yuca­tán, mayor­men­te eji­da­ta­rios y cam­pe­si­nos afec­ta­dos por diver­sos mega­pro­yec­tos. En tan­to que el CCMSS es una aso­cia­ción civil no lucra­ti­va, for­ma­da por per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes. Des­de 1994 tra­ba­ja direc­ta­men­te con comu­ni­da­des de diver­sos esta­dos del país para impul­sar el mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio.

FUENTE: Pro­ce­so

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: