Boli­via. Paz Rada: “Será el pue­blo orga­ni­za­do que con su lucha y resis­ten­cia defi­ni­rá su destino”

Por Javier Larraín; Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 mayo 2020

Soció­lo­go, docen­te, inves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Mayor
de San Andrés (UMSA), autor de una dece­na de libros y cien­tos de
artícu­los y ensa­yos de aná­li­sis polí­ti­co y social refe­ri­dos a Boli­via y
Amé­ri­ca Lati­na, publi­ca­dos en medios nacio­na­les y extranjeros,
per­ga­mi­nos más que sufi­cien­tes para enta­blar un diá­lo­go con Eduar­do Paz
Rada acer­ca del acon­te­cer en el país andino-amazónico.

Como es habi­tual en él, ante la pro­pues­ta de abor­dar temas ásperos
–como la caí­da del Pro­ce­so de Cam­bio en noviem­bre pasa­do– u otros
fran­ca­men­te odio­sos –como el dia­rio vivir actual – , el pro­fe­sor no hace
el qui­te a nin­gu­na pre­gun­ta y ama­ble­men­te asien­te a refle­xio­nar con
nues­tro equipo.

Pro­fe­sor, se han pos­ter­ga­do, has­ta ini­cios de agos­to, las
elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias en Boli­via, ¿cuál es la
posi­ción del cam­po popu­lar boli­viano y del bino­mio del Movi­mien­to Al
Socia­lis­mo (MAS) al res­pec­to? ¿A quién per­ju­di­ca y favo­re­ce la prórroga?

Dos han sido los moti­vos cen­tra­les de la pos­ter­ga­ción de las
elec­cio­nes gene­ra­les en Boli­via: el pri­me­ro debi­do a la pan­de­mia del
coro­na­vi­rus, que está cau­san­do un páni­co pla­ne­ta­rio por sus efectos
leta­les, y el segun­do por el inte­rés de las oli­gar­quías polí­ti­cas y
eco­nó­mi­cas de pro­rro­gar­se en el con­trol del gobierno el mayor tiempo
posi­ble, para imple­men­tar las con­tra­re­for­mas neo­li­be­ra­les, desmontando
el pro­yec­to nacio­nal-popu­lar imple­men­ta­do por el gobierno de Evo Morales
y el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo (MAS) y bus­can­do apun­ta­lar a su
can­di­da­tu­ra ofi­cia­lis­ta. Las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res con
dis­tin­tas carac­te­rís­ti­cas y en las diver­sas regio­nes del país, con sus
movi­li­za­cio­nes y accio­nes de resis­ten­cia, han mos­tra­do su múscu­lo y
for­ta­le­za, a pesar de la repre­sión, per­se­cu­ción y ame­dren­ta­mien­to del
gobierno de fac­to, para esta­ble­cer la agen­da elec­to­ral, entre ellas la
fija­ción de fecha para los comi­cios; en este sen­ti­do la diri­gen­cia del
MAS, sus can­di­da­tos, así como la Asam­blea Legis­la­ti­va han cum­pli­do este
man­da­to al fijar los tiem­pos para la rea­li­za­ción de las elecciones.

Si se toma en cuen­ta las can­di­da­tu­ras con mayo­res posi­bi­li­da­des, se
advier­te que el bino­mio del MAS ha con­se­gui­do ampliar su ven­ta­ja sobre
los otros can­di­da­tos por el fra­ca­so del gobierno y sus alia­dos de usar
el gol­pe de Esta­do con fines elec­to­ra­les y más aún si se ana­li­zan las
ten­den­cias de las encues­tas (inte­gra­das en un resu­men publi­ca­do por una
ins­ti­tu­ción ale­ma­na) has­ta el mes de febre­ro que le daban un porcentaje
de 36%, mien­tras que Car­los Mesa y Gus­ta­vo Pedra­za de Comunidad
Ciu­da­da­na (CC) con­se­guían 20%, Jea­ni­ne Áñez (la autoproclamada
pre­si­den­ta) y Samuel Doria Medi­na de JUNTOS 20% y Fer­nan­do Cama­cho y
Mar­co Puma­ri de CREEMOS 13%. La inefi­cien­cia para admi­nis­trar las crisis
sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca por par­te del Gobierno han per­mi­ti­do el
cre­ci­mien­to del MAS, CC y CREEMOS, a pesar de la uti­li­za­ción de los
apa­ra­tos de gobierno que per­mi­ten a JUNTOS rea­li­zar una acti­va campaña.
 

¿Cómo carac­te­ri­za­ría al Gobierno de Áñez en estos ya casi
sie­te meses de ges­tión, tan­to en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, seguridad,
entre otras?

Se tra­ta de un gobierno que pre­ten­de imple­men­tar la Restauración
Neo­li­be­ral con el apo­yo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y las
oli­gar­quías loca­les, esto ya se ha comen­za­do a eje­cu­tar con la total
libe­ra­li­za­ción de las expor­ta­cio­nes agrí­co­las, el pedi­do de dota­ción de
tie­rras a los gran­des terra­te­nien­tes (de la soya prin­ci­pal­men­te), la
auto­ri­za­ción al uso de trans­gé­ni­cos, la deu­da de 350 millo­nes de dólares
con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) –que impo­ne condiciones
neo­li­be­ra­les – , la ofer­ta de pri­va­ti­za­ción de la explo­ta­ción e
indus­tria­li­za­ción de litio, las con­ce­sio­nes mine­ras, el anun­cio de
nue­vas nor­mas favo­ra­bles a las trans­na­cio­na­les petro­le­ras, la
para­li­za­ción de la plan­ta indus­tria­li­za­do­ra de urea y fer­ti­li­zan­tes con
fines de pri­va­ti­za­ción y el dudo­so mane­jo de las empre­sas de
tele­co­mu­ni­ca­cio­nes ENTEL, de la aérea BOA y de la de ener­gía ENDE.

El corre­la­to de esta orien­ta­ción eco­nó­mi­ca, como indi­ca­mos antes, es
la polí­ti­ca de repre­sión y per­se­cu­ción a todo inten­to de defen­sa de los
prin­ci­pios y dere­chos esta­ble­ci­dos en cual­quier sis­te­ma democrático,
con­tro­lar, como lo está hacien­do, los medios de comu­ni­ca­ción y castigar
la liber­tad de expre­sión crí­ti­ca, uti­li­zar el minis­te­rio públi­co y el
poder judi­cial con fines polí­ti­cos, así como cri­mi­na­li­zar las
mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta social.

Las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía Nacio­nal se han con­ver­ti­do en
acto­res cen­tra­les por su papel eje­cu­tor de las tareas de repre­sión y
ame­dren­ta­mien­to que les impo­ne el Gobierno tan­to en los aspectos
rela­cio­na­dos a las pro­tes­tas socia­les y regio­na­les por la cuarentena
como a los vin­cu­la­dos a la crí­ti­ca por los medios de comu­ni­ca­ción y las
redes socia­les y a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los movi­mien­tos sociales.

En rela­ción a la ges­tión de con­trol de la pan­de­mia, la administración
ha sido defi­cien­te par­ti­cu­lar­men­te por la fal­ta de una política
sani­ta­ria, la baja o inexis­ten­te rea­li­za­ción de test de con­trol, la
fal­ta de medios bási­cos de aten­ción como equi­pos de bio­se­gu­ri­dad para
los tra­ba­ja­do­res de la salud, res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les y uni­da­des de
tera­pia inten­si­va. A esto se agre­ga la des­coor­di­na­ción y contradicciones
entre las ins­tan­cias del Minis­te­rio de Salud y los Servicios
Depar­ta­men­ta­les de Salud (SEDES).

En los seis meses del gobierno de fac­to se han pro­du­ci­do innumerables
cri­sis inter­nas con la sali­da y cam­bio de al menos seis minis­tros, así
como las des­ti­tu­cio­nes y renun­cias de geren­tes y eje­cu­ti­vos de empre­sas e
ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les por denun­cias de corrup­ción. De la mis­ma manera
se han pre­sen­ta­do infi­ni­dad de denun­cias por nepo­tis­mo y uso indebido
de bie­nes del estado.

¿Cuál es la situa­ción de los pue­blos indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­sino en esta coyuntura?

Por una par­te, los dis­cur­sos y las prác­ti­cas del racis­mo nuevamente
se han posi­cio­na­do de mane­ra inten­sa en muchas auto­ri­da­des con
decla­ra­cio­nes que los iden­ti­fi­can como “sal­va­jes”, “hor­das”,
“igno­ran­tes” y otros cali­fi­ca­ti­vos, por otra par­te, con algunas
excep­cio­nes, los indí­ge­nas han sido des­pe­di­dos de los ámbi­tos públicos,
cuan­do en el pasa­do recien­te eran los pro­ta­go­nis­tas de la gestión
públi­ca nacio­nal. Lla­ma la aten­ción que algu­nas pro­pues­tas públi­cas se
orien­tan a sus­pen­der o redu­cir las repre­sen­ta­cio­nes indí­ge­nas con el
argu­men­to de que sus asam­bleís­tas son ele­gi­dos con pocos votos.

Para nadie es un secre­to que para que caye­ra el Pro­ce­so de
Cam­bio se requi­rió una arti­cu­la­ción de acto­res inter­nos y exter­nos, en
el caso de estos últi­mos, par­ti­cu­lar­men­te la admi­nis­tra­ción Trump y la
Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), ¿cómo se enfren­ta una campaña
elec­to­ral y recu­pe­ra la demo­cra­cia con tama­ños adversarios?

Es una tarea muy difí­cil si se toma en cuen­ta que el cua­dro de la
geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal está cam­bian­do fuer­te­men­te y Esta­dos Uni­dos y
su pre­si­den­te Donald Trump están deses­pe­ra­dos por man­te­ner el domi­nio y
con­trol sobre Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Para esto han
ins­tru­men­ta­li­za­do a la OEA y a varios gobier­nos de la región como
meca­nis­mos de pro­vo­ca­ción e inter­ven­ción. Sin embar­go, los nuevos
equi­li­brios mun­dia­les han impe­di­do, has­ta hoy, una inter­ven­ción militar
direc­ta sobre Vene­zue­la y han acep­ta­do los triun­fos elec­to­ra­les de
Manuel López Obra­dor en Méxi­co y Alber­to Fer­nán­dez en Argen­ti­na. En el
caso boli­viano el impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías van a inten­tar frenar
un triun­fo elec­to­ral del MAS con cam­pa­ñas millo­na­rias de des­in­for­ma­ción y
ame­dren­ta­mien­to o, en su caso, con nue­vos gol­pes de Esta­do que impi­dan y
pro­lon­guen la rea­li­za­ción de elec­cio­nes, esto ten­drá, sin embargo,
con­se­cuen­cias funes­tas debi­do a la movi­li­za­ción y resis­ten­cia del pueblo
boli­viano a los inten­tos de prórroga.

“La
lucha de cla­ses en Boli­via está ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la lucha
nacio­nal de libe­ra­ción, bajo la con­cep­ción de la con­tra­dic­ción principal
entre ‘impe­ria­lis­mo y semicolonia’”

¿Cuál es el plus del bino­mio “Lucho-David” para conquistar
las pre­fe­ren­cias del elec­to­ra­do boli­viano? ¿Cree que pue­dan ganar en
pri­me­ra vuel­ta? Y, de triun­far, ¿pien­sa que la opo­si­ción acep­ta­rá su
derro­ta y les cede­rá el mando?

Los can­di­da­tos del MAS tie­nen cua­li­da­des muy valio­sas fren­te a los
otros can­di­da­tos, no sola­men­te por­que han demos­tra­do una cali­dad y éxito
en sus ges­tio­nes como minis­tros de Evo Mora­les, sino por su compromiso,
prin­ci­pios, res­pe­to a la volun­tad y deci­sión del pue­blo boli­viano en
una coyun­tu­ra com­pli­ca­da. Luis Arce ha sido el titu­lar de la política
eco­nó­mi­ca que ha hecho que Boli­via ten­ga ele­va­dos nive­les de crecimiento
sos­te­ni­do duran­te 14 años, mer­ca­do interno for­ta­le­ci­do, reduc­ción de
las tasas de pobre­za y mise­ria, pro­ce­sos de industrialización, 
redis­tri­bu­ción de la rique­za y cuen­tas finan­cie­ras cla­ras, en tan­to que
David Cho­quehuan­ca se ha des­ta­ca­do como un esta­dis­ta indí­ge­na por­que ha
desa­rro­lla­do una polí­ti­ca inter­na­cio­nal sobre­sa­lien­te con la diplomacia
de los pue­blos, los pro­ce­sos de inte­gra­ción regio­nal como la Alianza
Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), la Unión de
Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) y la Comu­ni­dad de Estados
Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac), las ges­tio­nes en las Cum­bres de
los Pue­blos y en la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU), con la
apro­ba­ción de los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, los Dere­chos de la
Madre Tie­rra y el res­pe­to a la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción de los
pueblos.

En las con­di­cio­nes actua­les, a menos de tres meses de las elecciones,
es alta­men­te pro­ba­ble que los can­di­da­tos del MAS ganen en una primera
vuel­ta elec­to­ral con más del 40% de votos y una dife­ren­cia mayor a 10%
de su prin­ci­pal adver­sa­rio, la no acep­ta­ción de la volun­tad electoral
podría lle­var al país a una situa­ción insos­te­ni­ble. La responsabilidad
ins­ti­tu­cio­nal del Tri­bu­nal Elec­to­ral, de la Asam­blea Legis­la­ti­va, del
Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, de las Fuer­zas Arma­das y de la Poli­cía Nacional
será pues­ta a una prue­ba mayor. 

¿Cuál es el esta­do actual de la lucha de cla­ses en Bolivia?

La lucha de cla­ses en Boli­via está ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la lucha
nacio­nal de libe­ra­ción, bajo la con­cep­ción de la con­tra­dic­ción principal
entre “impe­ria­lis­mo y semi­co­lo­nia”, de ahí que el gol­pe de Esta­do de
noviem­bre del año pasa­do ha sig­ni­fi­ca­do un retro­ce­so en la potencia
patrió­ti­ca, nacio­nal y popu­lar, anti­im­pe­ria­lis­ta y revolucionaria,
pues­to que el impe­ria­lis­mo tie­ne direc­ta pre­sen­cia en el pala­cio de
gobierno a tra­vés de un fun­cio­na­rio de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos que
es secre­ta­rio pri­va­do de Áñez y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI)
comien­za a inter­ve­nir en las deci­sio­nes del país, en tan­to que las
oli­gar­quías loca­les y las bur­gue­sías comer­cia­les y finan­cie­ras se han
ins­ta­la­do en las ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­les del Esta­do. Es, por tan­to, un
freno y retro­ce­so del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal; con todo, las
bases cons­trui­das en los pasa­dos 17 años, con el pue­blo orga­ni­za­do, la
cla­se obre­ra y los cam­pe­si­nos a tra­vés de la Cen­tral Obre­ra Boliviana
(COB), los indí­ge­nas de Occi­den­te y Orien­te y el for­ta­le­ci­mien­to del
Esta­do como eje arti­cu­la­dor del poten­cia­mien­to eco­nó­mi­co, la democracia
par­ti­ci­pa­ti­va, la sobe­ra­nía y la uni­dad nacio­nal no han sido derro­ta­dos y
están acti­vos y resis­tien­do el emba­te neoliberal.

En estos meses, ima­gino que al inte­rior del pro­gre­sis­mo y las
izquier­das loca­les, y cier­ta­men­te des­de la aca­de­mia com­pro­me­ti­da, han
podi­do hacer un balan­ce de los acier­tos y des­acier­tos en los 14 años de
ges­tión, y par­ti­cu­lar­men­te del abor­da­je de la cri­sis de octu­bre y
noviem­bre. Al res­pec­to, ¿cuá­les cree fue­ron los mayo­res errores
come­ti­dos y cuá­les los acier­tos en estos casi tres lustros?

La resis­ten­cia al neo­li­be­ra­lis­mo y la rebe­lión nacio­nal-popu­lar de
octu­bre de 2003 han sido el gran tram­po­lín para ase­gu­rar los triunfos
elec­to­ra­les de Evo Mora­les. Su gobierno nacio­na­lis­ta indí­ge­na y
anti­im­pe­ria­lis­ta, con la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, la participación
polí­ti­ca de la diver­si­dad social boli­via­na y la nacio­na­li­za­ción y
recu­pe­ra­ción de los hidro­car­bu­ros y los recur­sos natu­ra­les, así como con
el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros y del litio, que
lan­zó a Boli­via a un cam­po de gran­des poten­cia­li­da­des eco­nó­mi­cas, jun­to a
una polí­ti­ca inter­na­cio­nal de sobe­ra­nía y dig­ni­dad con una
par­ti­ci­pa­ción acti­va en los pro­ce­sos de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y
cari­be­ña de raí­ces boli­va­ria­nas con miras a la cons­truc­ción de la Patria
Grand,e con­cen­tra una serie de acier­tos; en tan­to que, con el paso de
los años de gobierno, los erro­res y des­acier­tos estu­vie­ron en las
con­ce­sio­nes rea­li­za­das a la oli­gar­quía del Orien­te, a las
trans­na­cio­na­les mine­ras y petro­le­ras, al poder ban­ca­rio y finan­cie­ro, al
apo­yo dado a los pro­pie­ta­rios de los gran­des medios de comunicación
anti­na­cio­na­les, al des­cui­do de la orga­ni­za­ción y par­ti­ci­pa­ción más
pro­ta­gó­ni­ca de los movi­mien­tos popu­la­res, a la buro­cra­ti­za­ción del
Gobierno, a la debi­li­dad orga­ni­za­ti­va y polí­ti­ca del MAS, a la
insu­fi­cien­te tarea de cons­truir unas Fuer­zas Arma­das y una Policía
Nacio­nal con mayor com­pro­mi­so patrió­ti­co y a deci­sio­nes polí­ti­cas como
la nue­va reelec­ción en momen­tos en que la estra­te­gia de dominación
impe­ria­lis­ta esta­ba en ascen­so y esta­ble­ció una fór­mu­la cui­da­do­sa para
lan­zar su zar­pa­zo en Bolivia. 

¿Qué pasó en las jor­na­das de octu­bre y noviem­bre y cómo pudo
ser que fue­ra tan rápi­do y con­tun­den­te­men­te derro­ta­do un pro­ce­so como el
boliviano?

Por una par­te, fue un tra­ba­jo mili­mé­tri­co y muy bien cal­cu­la­do, de
muchos meses, y eje­cu­ta­do por los estra­te­gas del gobierno de Estados
Uni­dos, uti­li­zan­do todas las fichas, con­di­cio­nes y ele­men­tos de acción:
los medios de comu­ni­ca­ción y sus cam­pa­ñas millo­na­rias con­tra Evo Morales
y su gobierno, la jerar­quía de la Igle­sia cató­li­ca y las iglesias
pro­tes­tan­tes, las orga­ni­za­cio­nes de peque­ños gru­pos de acti­vis­tas muy
bien pre­pa­ra­dos ideo­ló­gi­ca­men­te y para accio­nes de pro­vo­ca­ción, incluso
vio­len­ta, que tuvie­ron gran influen­cia en impor­tan­tes sec­to­res de la
juven­tud y de la pobla­ción de sec­to­res medios tra­di­cio­na­les y acomodados
de las ciu­da­des, los diri­gen­tes polí­ti­cos de opo­si­ción al MAS como los
de CC, el Movi­mien­to Demó­cra­ta Social (MDS) y Uni­dad Nacio­nal (UN), los
polí­ti­cos de Acción Demo­crá­ti­ca Nacio­na­lis­ta (ADN), del Movimiento
Nacio­na­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio (MNR) y Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na (NFR)
asen­ta­dos en Washing­ton y Mia­mi, los Comi­tés Cívi­cos, algunas
per­so­na­li­da­des públi­cas como rec­to­res, perio­dis­tas, ana­lis­tas y docentes
uni­ver­si­ta­rios, sec­to­res poli­cia­les que impul­sa­ron y rea­li­za­ron el
motín poli­cial del 9 de noviem­bre, que fue el momen­to cla­ve, y sectores
de las Fuer­zas Arma­das que actua­ron en el momen­to pre­ci­so del gol­pe de
Esta­do bajo la orden norteamericana.

Por otra par­te, el des­gas­te de la rela­ción del Gobierno con los
movi­mien­tos popu­la­res, la ausen­cia de deba­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, las
con­ce­sio­nes a los sec­to­res con­ser­va­do­res, la duda e incer­ti­dum­bre en
las auto­ri­da­des prin­ci­pa­les del Gobierno ante la emer­gen­cia que comenzó
en octu­bre, dan­do retro­ce­sos, abrien­do bre­chas para las manio­bras de
Luis Alma­gro de la OEA y pro­ba­ble­men­te con­si­de­ran­do impro­ba­ble un
des­en­la­ce de rup­tu­ra del pro­ce­so demo­crá­ti­co. La reac­ción de los
movi­mien­tos popu­la­res mejor orga­ni­za­dos, como en el Cha­pa­re y El Alto,
fue tar­día, cuan­do se pro­du­je­ron las agre­sio­nes de los líde­res cívi­cos y
poli­cia­les a la whi­pa­la y el resur­gir vio­len­to de accio­nes racistas. 
 

¿Cómo carac­te­ri­za­ría el Pro­ce­so de Cam­bio que hubo en Bolivia
y por qué? (Una revo­lu­ción… un gobierno nacio­na­lis­ta-popu­lar, etc.).

Fue resul­ta­do de una revo­lu­ción, de una rebe­lión popu­lar, la de 2003,
en la que, como momen­to cons­ti­tu­ti­vo y ante el vacia­mien­to ideo­ló­gi­co y
la cri­sis, el pue­blo expul­só a Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y con él al
sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co neo­li­be­ral de par­ti­dos e instaló
pau­la­ti­na­men­te un pro­yec­to patrió­ti­co, nacio­na­lis­ta con hege­mo­nía y
pre­do­mi­nio indí­ge­na-cam­pe­sino, que impul­só un pro­ce­so de liberación
nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta arti­cu­la­do a la inte­gra­ción latinoamericana,
ins­ta­la­do sobre la radi­ca­li­za­ción de la demo­cra­cia y la participación
acti­va y orga­ni­za­da de los movi­mien­tos socia­les en el MAS, el Pac­to de
Uni­dad y los sin­di­ca­tos de la COB. 

“En
este momen­to la situa­ción de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y caribeña
que ten­ga un carác­ter libe­ra­dor y boli­va­riano está estan­ca­da y, más aún,
en retroceso”

A nivel inter­na­cio­nal tem­pra­na­men­te se reco­no­ció la riqueza
boli­via­na en cuan­to al apor­te que brin­da­ba el idea­rio de vida de los
pue­blos indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­sino y la cos­mo­vi­sión ances­tral. ¿Cuál
es la rique­za de esto en tér­mi­nos de pen­sa­mien­to y vida y que pueda
apor­tar a socie­da­des moder­nas y occi­den­ta­les como la nues­tra? ¿Hacia
dón­de con­si­de­ra que debe cami­nar Boli­via y cómo?

La con­cep­ción del suma qama­ña, del Vivir Bien, incor­po­ra­da a
la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, tiene
impor­tan­tes apor­tes no sola­men­te en el con­tex­to andino o
lati­no­ame­ri­cano, sino de alcan­ces mayo­res por la pre­mi­sa de la
arti­cu­la­ción armó­ni­ca entre los seres huma­nos, la natu­ra­le­za y el cosmos
en corres­pon­den­cia con prác­ti­cas comu­ni­ta­rias de reciprocidad,
redis­tri­bu­ción, auto­su­fi­cien­cia de ali­men­tos, ves­ti­do y vivienda,
res­pe­to mutuo y dig­ni­dad. La tesis del socia­lis­mo comu­ni­ta­rio como
des­en­la­ce his­tó­ri­co, toman­do las carac­te­rís­ti­cas pro­pias de Bolivia,
tie­nen su rela­ción direc­ta con los plan­tea­mien­tos estra­té­gi­cos de la
cons­truc­ción de la Nación Lati­no­ame­ri­ca­na, de la Patria Gran­de, como
socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano y caribeño.

A la luz de los hechos, ¿cree posi­ble en un país como Bolivia
hacer refor­mas demo­cra­ti­za­do­ras estruc­tu­ra­les sin tener como respuesta
vio­len­cia de par­te de las oli­gar­quías? En caso nega­ti­vo, ¿cómo avanzar
entonces?

Sin duda que la lucha de cla­ses y la lucha nacio­nal de liberación,
aún en pro­ce­sos demo­cra­ti­za­do­res radi­ca­les, no están exen­tas de luchas,
enfren­ta­mien­tos y vio­len­cia por­que las oli­gar­quías y el impe­ria­lis­mo no
quie­ren per­der sus domi­nios, pode­res, pri­vi­le­gios y millonarias
ganan­cias por la explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les y la fuer­za de
tra­ba­jo, por esta razón las fuer­zas nacio­nal-popu­la­res, el pueblo
orga­ni­za­do y movi­li­za­do debe­rá tener una van­guar­dia polí­ti­ca sóli­da y el
pro­ce­so hege­mó­ni­co por la sobe­ra­nía, la dig­ni­dad y la defen­sa de las
recur­sos natu­ra­les y la libe­ra­ción debe­rá alcan­zar a las fuerzas
mili­ta­res y poli­cia­les. El caso emble­má­ti­co de la vio­len­cia de la
oli­gar­quía orien­tal se pro­du­jo en octu­bre del 2008, cuan­do se pretendió
fede­ra­li­zar y divi­dir Boli­via y fue repe­li­do por los movimientos
socia­les popu­la­res y las Fuer­zas Arma­das; el otro, en 2019, cuan­do se
pro­du­je­ron masi­vas mani­fes­ta­cio­nes urba­nas con gru­pos civiles
orga­ni­za­dos que impul­sa­ron el gol­pe de Esta­do, el motín poli­cial y luego
las masa­cres de Sen­ka­ta y Saca­ba. Lo pro­ce­sos his­tó­ri­cos tienen
avan­ces, estan­ca­mien­tos y retro­ce­sos y en el caso boli­viano será el
pue­blo orga­ni­za­do que con su lucha y resis­ten­cia defi­ni­rá su destino.
 

Algo lla­ma­ti­vo del caso boli­viano, a dife­ren­cia de lo
ocu­rri­do en otros paí­ses del con­ti­nen­te don­de ha asu­mi­do la dere­cha, es
el encono y ensa­ña­mien­to de la bur­gue­sía, masa­cran­do pobla­ción civil,
per­si­guien­do a opo­si­to­res polí­ti­cos, entre otras accio­nes. ¿Por qué esa
radi­ca­li­dad de la reacción?

Las trans­for­ma­cio­nes socia­les, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y culturales
pro­du­ci­das en Boli­via en los últi­mos trein­ta años, con la emergencia
popu­lar de Con­cien­cia de Patria (Con­de­pa) y el MAS y la apro­ba­ción de
una Cons­ti­tu­ción que esta­ble­ce los dere­chos de los pue­blos indígena
ori­gi­na­rio cam­pe­si­nos, han sido de tal pro­fun­di­dad que las estructuras
fuer­te­men­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­das y “natu­ra­li­za­das” de racismo,
dis­cri­mi­na­ción, exclu­sión, explo­ta­ción y domi­na­ción a las mayorías
indí­ge­nas y mes­ti­zas han sal­ta­do en peda­zos y esto no pue­den ni pudieron
asi­mi­lar las éli­tes seño­ria­les y polí­ti­cas desplazadas
demo­crá­ti­ca­men­te, las que han apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad del gol­pe de
Esta­do para mani­fes­tar su ven­gan­za y racis­mo con mayor violencia. 

¿Cuál es el papel de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía en
Boli­via en cuan­to al apa­ren­te arbi­tra­je que asu­men cuan­do se profundiza
la lucha de cla­ses? ¿Qué debe hacer­se con ins­ti­tu­cio­nes como esas?
Requie­ren ser demo­cra­ti­za­das y modernizadas?

Tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en este momento
his­tó­ri­co, sobre todo por las con­se­cuen­cias que pue­den pre­sen­tar­se en
tér­mi­nos de enfren­ta­mien­tos, revo­lu­cio­nes más pro­fun­das y cho­ques de
alta vio­len­cia si no se res­pe­ta la volun­tad popu­lar, la del voto, que es
la vía acep­ta­da como acuer­do social y polí­ti­co para la for­ma­ción de los
pode­res del Esta­do, lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca­rá que han per­di­do el
hori­zon­te míni­mo de su rol en el con­tex­to de nece­si­dad de recu­pe­rar la
demo­cra­cia en el país. Duran­te los años del gobierno de Evo Mora­les, a
dife­ren­cia de los años del neo­li­be­ra­lis­mo, cuan­do fue­ron empe­que­ñe­ci­das y
mal­tra­ta­das como el pro­pio Esta­do boli­viano, han teni­do las mejores
con­di­cio­nes mate­ria­les, téc­ni­cas, edu­ca­ti­vas y estruc­tu­ra­les para
cum­plir su papel, espe­cial­men­te en la tota­li­dad del territorio
boli­viano, en la inte­gra­ción social y regio­nal inter­na y en la
defi­ni­ción de polí­ti­cas de segu­ri­dad, defen­sa y orga­ni­za­ción de un
Esta­do for­ta­le­ci­do; este espí­ri­tu patrió­ti­co de sobe­ra­nía y dignidad
debe­rán ser recu­pe­ra­dos para no que­dar como res­pon­sa­bles del hundimiento
nacional. 

Por últi­mo, en su cali­dad de pen­sa­dor de la totalidad
regio­nal y mun­dial, ¿qué futu­ro ve a la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y
cari­be­ña? Y, ¿cuál es el papel estra­té­gi­co que pue­de jugar Boli­via en
ella? ¿Cómo ana­li­za el table­ro con­ti­nen­tal en la coyun­tu­ra actual?

En este momen­to la situa­ción de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña que ten­ga un carác­ter libe­ra­dor y boli­va­riano está estan­ca­da y, más aún, en retro­ce­so, sobre todo si com­pa­ra­mos con los gran­des sal­tos dados en los ante­rio­res años. La expe­rien­cia de la Cum­bre de Mar del Pla­ta de 2005, la acción de los gobier­nos de Hugo Chá­vez, Lula da Sil­va, Nés­tor Kirch­ner, Evo Mora­les, Rafael Correa, Fidel y Raúl Cas­tro, Daniel Orte­ga, entre otros, mar­ca­ron un hori­zon­te de inte­gra­ción hacia la libe­ra­ción de los pue­blos fren­te a la domi­na­ción impe­ria­lis­ta. Aho­ra los gobier­nos en bue­na par­te de los paí­ses de la región se han ali­nea­do bajo la batu­ta del gobierno de Esta­dos Uni­dos y han hecho de la OEA su espa­cio de acción y cons­pi­ra­ción con­tra los gobier­nos nacio­na­lis­tas, anti­im­pe­ria­lis­tas, de izquier­da o pro­gre­sis­tas. Sin embar­go, las con­di­cio­nes mun­dia­les de cri­sis geo­po­lí­ti­ca, de cri­sis sani­ta­ria, de cri­sis eco­nó­mi­ca y de cri­sis polí­ti­ca abren mayo­res posi­bi­li­da­des a la mul­ti­po­la­ri­dad, en la que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be tie­nen posi­bi­li­da­des de for­mar un blo­que de influen­cia inter­na­cio­nal sola­men­te si están uni­dos. Corres­pon­de recor­dar que en los momen­tos his­tó­ri­cos de cri­sis, como las gue­rras mun­dia­les, el crack de 1929 o momen­tos de pro­fun­da cri­sis en las metró­po­lis capi­ta­lis­tas han gene­ra­do revo­lu­cio­nes pro­fun­das como la rusa, la chi­na, la viet­na­mi­ta o pro­ce­sos de inde­pen­den­cia y libe­ra­ción nacio­nal o nacio­na­lis­tas defen­si­vos en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na, con un for­ta­le­ci­mien­to interno, pro­ta­go­nis­mo de los Esta­dos nacio­na­les y un pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co, en este caso regio­nal, para enfren­tar con cier­to éxi­to los desa­fíos futu­ros. Es una situa­ción incier­ta en medio de la pan­de­mia, pero tam­bién de opor­tu­ni­dad para la lucha por un futu­ro de igual­dad y bien­es­tar de los pue­blos en la pers­pec­ti­va de uni­dad de la Patria Grande.

fuen­te: Correo del ALBA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *