Boli­via. Paz Rada: “Será el pue­blo orga­ni­za­do que con su lucha y resis­ten­cia defi­ni­rá su des­tino”

Por Javier Larraín; Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 mayo 2020

Soció­lo­go, docen­te, inves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Mayor
de San Andrés (UMSA), autor de una dece­na de libros y cien­tos de
artícu­los y ensa­yos de aná­li­sis polí­ti­co y social refe­ri­dos a Boli­via y
Amé­ri­ca Lati­na, publi­ca­dos en medios nacio­na­les y extran­je­ros,
per­ga­mi­nos más que sufi­cien­tes para enta­blar un diá­lo­go con Eduar­do Paz
Rada acer­ca del acon­te­cer en el país andino-ama­zó­ni­co.

Como es habi­tual en él, ante la pro­pues­ta de abor­dar temas áspe­ros
–como la caí­da del Pro­ce­so de Cam­bio en noviem­bre pasa­do– u otros
fran­ca­men­te odio­sos –como el dia­rio vivir actual – , el pro­fe­sor no hace
el qui­te a nin­gu­na pre­gun­ta y ama­ble­men­te asien­te a refle­xio­nar con
nues­tro equi­po.

Pro­fe­sor, se han pos­ter­ga­do, has­ta ini­cios de agos­to, las
elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias en Boli­via, ¿cuál es la
posi­ción del cam­po popu­lar boli­viano y del bino­mio del Movi­mien­to Al
Socia­lis­mo (MAS) al res­pec­to? ¿A quién per­ju­di­ca y favo­re­ce la pró­rro­ga?

Dos han sido los moti­vos cen­tra­les de la pos­ter­ga­ción de las
elec­cio­nes gene­ra­les en Boli­via: el pri­me­ro debi­do a la pan­de­mia del
coro­na­vi­rus, que está cau­san­do un páni­co pla­ne­ta­rio por sus efec­tos
leta­les, y el segun­do por el inte­rés de las oli­gar­quías polí­ti­cas y
eco­nó­mi­cas de pro­rro­gar­se en el con­trol del gobierno el mayor tiem­po
posi­ble, para imple­men­tar las con­tra­re­for­mas neo­li­be­ra­les, des­mon­tan­do
el pro­yec­to nacio­nal-popu­lar imple­men­ta­do por el gobierno de Evo Mora­les
y el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo (MAS) y bus­can­do apun­ta­lar a su
can­di­da­tu­ra ofi­cia­lis­ta. Las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res con
dis­tin­tas carac­te­rís­ti­cas y en las diver­sas regio­nes del país, con sus
movi­li­za­cio­nes y accio­nes de resis­ten­cia, han mos­tra­do su múscu­lo y
for­ta­le­za, a pesar de la repre­sión, per­se­cu­ción y ame­dren­ta­mien­to del
gobierno de fac­to, para esta­ble­cer la agen­da elec­to­ral, entre ellas la
fija­ción de fecha para los comi­cios; en este sen­ti­do la diri­gen­cia del
MAS, sus can­di­da­tos, así como la Asam­blea Legis­la­ti­va han cum­pli­do este
man­da­to al fijar los tiem­pos para la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes.

Si se toma en cuen­ta las can­di­da­tu­ras con mayo­res posi­bi­li­da­des, se
advier­te que el bino­mio del MAS ha con­se­gui­do ampliar su ven­ta­ja sobre
los otros can­di­da­tos por el fra­ca­so del gobierno y sus alia­dos de usar
el gol­pe de Esta­do con fines elec­to­ra­les y más aún si se ana­li­zan las
ten­den­cias de las encues­tas (inte­gra­das en un resu­men publi­ca­do por una
ins­ti­tu­ción ale­ma­na) has­ta el mes de febre­ro que le daban un por­cen­ta­je
de 36%, mien­tras que Car­los Mesa y Gus­ta­vo Pedra­za de Comu­ni­dad
Ciu­da­da­na (CC) con­se­guían 20%, Jea­ni­ne Áñez (la auto­pro­cla­ma­da
pre­si­den­ta) y Samuel Doria Medi­na de JUNTOS 20% y Fer­nan­do Cama­cho y
Mar­co Puma­ri de CREEMOS 13%. La inefi­cien­cia para admi­nis­trar las cri­sis
sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca por par­te del Gobierno han per­mi­ti­do el
cre­ci­mien­to del MAS, CC y CREEMOS, a pesar de la uti­li­za­ción de los
apa­ra­tos de gobierno que per­mi­ten a JUNTOS rea­li­zar una acti­va cam­pa­ña.
 

¿Cómo carac­te­ri­za­ría al Gobierno de Áñez en estos ya casi
sie­te meses de ges­tión, tan­to en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, segu­ri­dad,
entre otras?

Se tra­ta de un gobierno que pre­ten­de imple­men­tar la Res­tau­ra­ción
Neo­li­be­ral con el apo­yo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y las
oli­gar­quías loca­les, esto ya se ha comen­za­do a eje­cu­tar con la total
libe­ra­li­za­ción de las expor­ta­cio­nes agrí­co­las, el pedi­do de dota­ción de
tie­rras a los gran­des terra­te­nien­tes (de la soya prin­ci­pal­men­te), la
auto­ri­za­ción al uso de trans­gé­ni­cos, la deu­da de 350 millo­nes de dóla­res
con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) –que impo­ne con­di­cio­nes
neo­li­be­ra­les – , la ofer­ta de pri­va­ti­za­ción de la explo­ta­ción e
indus­tria­li­za­ción de litio, las con­ce­sio­nes mine­ras, el anun­cio de
nue­vas nor­mas favo­ra­bles a las trans­na­cio­na­les petro­le­ras, la
para­li­za­ción de la plan­ta indus­tria­li­za­do­ra de urea y fer­ti­li­zan­tes con
fines de pri­va­ti­za­ción y el dudo­so mane­jo de las empre­sas de
tele­co­mu­ni­ca­cio­nes ENTEL, de la aérea BOA y de la de ener­gía ENDE.

El corre­la­to de esta orien­ta­ción eco­nó­mi­ca, como indi­ca­mos antes, es
la polí­ti­ca de repre­sión y per­se­cu­ción a todo inten­to de defen­sa de los
prin­ci­pios y dere­chos esta­ble­ci­dos en cual­quier sis­te­ma demo­crá­ti­co,
con­tro­lar, como lo está hacien­do, los medios de comu­ni­ca­ción y cas­ti­gar
la liber­tad de expre­sión crí­ti­ca, uti­li­zar el minis­te­rio públi­co y el
poder judi­cial con fines polí­ti­cos, así como cri­mi­na­li­zar las
mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta social.

Las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía Nacio­nal se han con­ver­ti­do en
acto­res cen­tra­les por su papel eje­cu­tor de las tareas de repre­sión y
ame­dren­ta­mien­to que les impo­ne el Gobierno tan­to en los aspec­tos
rela­cio­na­dos a las pro­tes­tas socia­les y regio­na­les por la cua­ren­te­na
como a los vin­cu­la­dos a la crí­ti­ca por los medios de comu­ni­ca­ción y las
redes socia­les y a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los movi­mien­tos socia­les.

En rela­ción a la ges­tión de con­trol de la pan­de­mia, la admi­nis­tra­ción
ha sido defi­cien­te par­ti­cu­lar­men­te por la fal­ta de una polí­ti­ca
sani­ta­ria, la baja o inexis­ten­te rea­li­za­ción de test de con­trol, la
fal­ta de medios bási­cos de aten­ción como equi­pos de bio­se­gu­ri­dad para
los tra­ba­ja­do­res de la salud, res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les y uni­da­des de
tera­pia inten­si­va. A esto se agre­ga la des­coor­di­na­ción y con­tra­dic­cio­nes
entre las ins­tan­cias del Minis­te­rio de Salud y los Ser­vi­cios
Depar­ta­men­ta­les de Salud (SEDES).

En los seis meses del gobierno de fac­to se han pro­du­ci­do innu­me­ra­bles
cri­sis inter­nas con la sali­da y cam­bio de al menos seis minis­tros, así
como las des­ti­tu­cio­nes y renun­cias de geren­tes y eje­cu­ti­vos de empre­sas e
ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les por denun­cias de corrup­ción. De la mis­ma mane­ra
se han pre­sen­ta­do infi­ni­dad de denun­cias por nepo­tis­mo y uso inde­bi­do
de bie­nes del esta­do.

¿Cuál es la situa­ción de los pue­blos indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­sino en esta coyun­tu­ra?

Por una par­te, los dis­cur­sos y las prác­ti­cas del racis­mo nue­va­men­te
se han posi­cio­na­do de mane­ra inten­sa en muchas auto­ri­da­des con
decla­ra­cio­nes que los iden­ti­fi­can como “sal­va­jes”, “hor­das”,
“igno­ran­tes” y otros cali­fi­ca­ti­vos, por otra par­te, con algu­nas
excep­cio­nes, los indí­ge­nas han sido des­pe­di­dos de los ámbi­tos públi­cos,
cuan­do en el pasa­do recien­te eran los pro­ta­go­nis­tas de la ges­tión
públi­ca nacio­nal. Lla­ma la aten­ción que algu­nas pro­pues­tas públi­cas se
orien­tan a sus­pen­der o redu­cir las repre­sen­ta­cio­nes indí­ge­nas con el
argu­men­to de que sus asam­bleís­tas son ele­gi­dos con pocos votos.

Para nadie es un secre­to que para que caye­ra el Pro­ce­so de
Cam­bio se requi­rió una arti­cu­la­ción de acto­res inter­nos y exter­nos, en
el caso de estos últi­mos, par­ti­cu­lar­men­te la admi­nis­tra­ción Trump y la
Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), ¿cómo se enfren­ta una cam­pa­ña
elec­to­ral y recu­pe­ra la demo­cra­cia con tama­ños adver­sa­rios?

Es una tarea muy difí­cil si se toma en cuen­ta que el cua­dro de la
geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal está cam­bian­do fuer­te­men­te y Esta­dos Uni­dos y
su pre­si­den­te Donald Trump están deses­pe­ra­dos por man­te­ner el domi­nio y
con­trol sobre Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Para esto han
ins­tru­men­ta­li­za­do a la OEA y a varios gobier­nos de la región como
meca­nis­mos de pro­vo­ca­ción e inter­ven­ción. Sin embar­go, los nue­vos
equi­li­brios mun­dia­les han impe­di­do, has­ta hoy, una inter­ven­ción mili­tar
direc­ta sobre Vene­zue­la y han acep­ta­do los triun­fos elec­to­ra­les de
Manuel López Obra­dor en Méxi­co y Alber­to Fer­nán­dez en Argen­ti­na. En el
caso boli­viano el impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías van a inten­tar fre­nar
un triun­fo elec­to­ral del MAS con cam­pa­ñas millo­na­rias de des­in­for­ma­ción y
ame­dren­ta­mien­to o, en su caso, con nue­vos gol­pes de Esta­do que impi­dan y
pro­lon­guen la rea­li­za­ción de elec­cio­nes, esto ten­drá, sin embar­go,
con­se­cuen­cias funes­tas debi­do a la movi­li­za­ción y resis­ten­cia del pue­blo
boli­viano a los inten­tos de pró­rro­ga.

“La
lucha de cla­ses en Boli­via está ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la lucha
nacio­nal de libe­ra­ción, bajo la con­cep­ción de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal
entre ‘impe­ria­lis­mo y semi­co­lo­nia’”

¿Cuál es el plus del bino­mio “Lucho-David” para con­quis­tar
las pre­fe­ren­cias del elec­to­ra­do boli­viano? ¿Cree que pue­dan ganar en
pri­me­ra vuel­ta? Y, de triun­far, ¿pien­sa que la opo­si­ción acep­ta­rá su
derro­ta y les cede­rá el man­do?

Los can­di­da­tos del MAS tie­nen cua­li­da­des muy valio­sas fren­te a los
otros can­di­da­tos, no sola­men­te por­que han demos­tra­do una cali­dad y éxi­to
en sus ges­tio­nes como minis­tros de Evo Mora­les, sino por su com­pro­mi­so,
prin­ci­pios, res­pe­to a la volun­tad y deci­sión del pue­blo boli­viano en
una coyun­tu­ra com­pli­ca­da. Luis Arce ha sido el titu­lar de la polí­ti­ca
eco­nó­mi­ca que ha hecho que Boli­via ten­ga ele­va­dos nive­les de cre­ci­mien­to
sos­te­ni­do duran­te 14 años, mer­ca­do interno for­ta­le­ci­do, reduc­ción de
las tasas de pobre­za y mise­ria, pro­ce­sos de indus­tria­li­za­ción, 
redis­tri­bu­ción de la rique­za y cuen­tas finan­cie­ras cla­ras, en tan­to que
David Cho­quehuan­ca se ha des­ta­ca­do como un esta­dis­ta indí­ge­na por­que ha
desa­rro­lla­do una polí­ti­ca inter­na­cio­nal sobre­sa­lien­te con la diplo­ma­cia
de los pue­blos, los pro­ce­sos de inte­gra­ción regio­nal como la Alian­za
Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), la Unión de
Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) y la Comu­ni­dad de Esta­dos
Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac), las ges­tio­nes en las Cum­bres de
los Pue­blos y en la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU), con la
apro­ba­ción de los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, los Dere­chos de la
Madre Tie­rra y el res­pe­to a la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción de los
pue­blos.

En las con­di­cio­nes actua­les, a menos de tres meses de las elec­cio­nes,
es alta­men­te pro­ba­ble que los can­di­da­tos del MAS ganen en una pri­me­ra
vuel­ta elec­to­ral con más del 40% de votos y una dife­ren­cia mayor a 10%
de su prin­ci­pal adver­sa­rio, la no acep­ta­ción de la volun­tad elec­to­ral
podría lle­var al país a una situa­ción insos­te­ni­ble. La res­pon­sa­bi­li­dad
ins­ti­tu­cio­nal del Tri­bu­nal Elec­to­ral, de la Asam­blea Legis­la­ti­va, del
Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, de las Fuer­zas Arma­das y de la Poli­cía Nacio­nal
será pues­ta a una prue­ba mayor. 

¿Cuál es el esta­do actual de la lucha de cla­ses en Boli­via?

La lucha de cla­ses en Boli­via está ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la lucha
nacio­nal de libe­ra­ción, bajo la con­cep­ción de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal
entre “impe­ria­lis­mo y semi­co­lo­nia”, de ahí que el gol­pe de Esta­do de
noviem­bre del año pasa­do ha sig­ni­fi­ca­do un retro­ce­so en la poten­cia
patrió­ti­ca, nacio­nal y popu­lar, anti­im­pe­ria­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria,
pues­to que el impe­ria­lis­mo tie­ne direc­ta pre­sen­cia en el pala­cio de
gobierno a tra­vés de un fun­cio­na­rio de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos que
es secre­ta­rio pri­va­do de Áñez y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI)
comien­za a inter­ve­nir en las deci­sio­nes del país, en tan­to que las
oli­gar­quías loca­les y las bur­gue­sías comer­cia­les y finan­cie­ras se han
ins­ta­la­do en las ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­les del Esta­do. Es, por tan­to, un
freno y retro­ce­so del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal; con todo, las
bases cons­trui­das en los pasa­dos 17 años, con el pue­blo orga­ni­za­do, la
cla­se obre­ra y los cam­pe­si­nos a tra­vés de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na
(COB), los indí­ge­nas de Occi­den­te y Orien­te y el for­ta­le­ci­mien­to del
Esta­do como eje arti­cu­la­dor del poten­cia­mien­to eco­nó­mi­co, la demo­cra­cia
par­ti­ci­pa­ti­va, la sobe­ra­nía y la uni­dad nacio­nal no han sido derro­ta­dos y
están acti­vos y resis­tien­do el emba­te neo­li­be­ral.

En estos meses, ima­gino que al inte­rior del pro­gre­sis­mo y las
izquier­das loca­les, y cier­ta­men­te des­de la aca­de­mia com­pro­me­ti­da, han
podi­do hacer un balan­ce de los acier­tos y des­acier­tos en los 14 años de
ges­tión, y par­ti­cu­lar­men­te del abor­da­je de la cri­sis de octu­bre y
noviem­bre. Al res­pec­to, ¿cuá­les cree fue­ron los mayo­res erro­res
come­ti­dos y cuá­les los acier­tos en estos casi tres lus­tros?

La resis­ten­cia al neo­li­be­ra­lis­mo y la rebe­lión nacio­nal-popu­lar de
octu­bre de 2003 han sido el gran tram­po­lín para ase­gu­rar los triun­fos
elec­to­ra­les de Evo Mora­les. Su gobierno nacio­na­lis­ta indí­ge­na y
anti­im­pe­ria­lis­ta, con la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, la par­ti­ci­pa­ción
polí­ti­ca de la diver­si­dad social boli­via­na y la nacio­na­li­za­ción y
recu­pe­ra­ción de los hidro­car­bu­ros y los recur­sos natu­ra­les, así como con
el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros y del litio, que
lan­zó a Boli­via a un cam­po de gran­des poten­cia­li­da­des eco­nó­mi­cas, jun­to a
una polí­ti­ca inter­na­cio­nal de sobe­ra­nía y dig­ni­dad con una
par­ti­ci­pa­ción acti­va en los pro­ce­sos de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y
cari­be­ña de raí­ces boli­va­ria­nas con miras a la cons­truc­ción de la Patria
Grand,e con­cen­tra una serie de acier­tos; en tan­to que, con el paso de
los años de gobierno, los erro­res y des­acier­tos estu­vie­ron en las
con­ce­sio­nes rea­li­za­das a la oli­gar­quía del Orien­te, a las
trans­na­cio­na­les mine­ras y petro­le­ras, al poder ban­ca­rio y finan­cie­ro, al
apo­yo dado a los pro­pie­ta­rios de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción
anti­na­cio­na­les, al des­cui­do de la orga­ni­za­ción y par­ti­ci­pa­ción más
pro­ta­gó­ni­ca de los movi­mien­tos popu­la­res, a la buro­cra­ti­za­ción del
Gobierno, a la debi­li­dad orga­ni­za­ti­va y polí­ti­ca del MAS, a la
insu­fi­cien­te tarea de cons­truir unas Fuer­zas Arma­das y una Poli­cía
Nacio­nal con mayor com­pro­mi­so patrió­ti­co y a deci­sio­nes polí­ti­cas como
la nue­va reelec­ción en momen­tos en que la estra­te­gia de domi­na­ción
impe­ria­lis­ta esta­ba en ascen­so y esta­ble­ció una fór­mu­la cui­da­do­sa para
lan­zar su zar­pa­zo en Boli­via. 

¿Qué pasó en las jor­na­das de octu­bre y noviem­bre y cómo pudo
ser que fue­ra tan rápi­do y con­tun­den­te­men­te derro­ta­do un pro­ce­so como el
boli­viano?

Por una par­te, fue un tra­ba­jo mili­mé­tri­co y muy bien cal­cu­la­do, de
muchos meses, y eje­cu­ta­do por los estra­te­gas del gobierno de Esta­dos
Uni­dos, uti­li­zan­do todas las fichas, con­di­cio­nes y ele­men­tos de acción:
los medios de comu­ni­ca­ción y sus cam­pa­ñas millo­na­rias con­tra Evo Mora­les
y su gobierno, la jerar­quía de la Igle­sia cató­li­ca y las igle­sias
pro­tes­tan­tes, las orga­ni­za­cio­nes de peque­ños gru­pos de acti­vis­tas muy
bien pre­pa­ra­dos ideo­ló­gi­ca­men­te y para accio­nes de pro­vo­ca­ción, inclu­so
vio­len­ta, que tuvie­ron gran influen­cia en impor­tan­tes sec­to­res de la
juven­tud y de la pobla­ción de sec­to­res medios tra­di­cio­na­les y aco­mo­da­dos
de las ciu­da­des, los diri­gen­tes polí­ti­cos de opo­si­ción al MAS como los
de CC, el Movi­mien­to Demó­cra­ta Social (MDS) y Uni­dad Nacio­nal (UN), los
polí­ti­cos de Acción Demo­crá­ti­ca Nacio­na­lis­ta (ADN), del Movi­mien­to
Nacio­na­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio (MNR) y Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na (NFR)
asen­ta­dos en Washing­ton y Mia­mi, los Comi­tés Cívi­cos, algu­nas
per­so­na­li­da­des públi­cas como rec­to­res, perio­dis­tas, ana­lis­tas y docen­tes
uni­ver­si­ta­rios, sec­to­res poli­cia­les que impul­sa­ron y rea­li­za­ron el
motín poli­cial del 9 de noviem­bre, que fue el momen­to cla­ve, y sec­to­res
de las Fuer­zas Arma­das que actua­ron en el momen­to pre­ci­so del gol­pe de
Esta­do bajo la orden nor­te­ame­ri­ca­na.

Por otra par­te, el des­gas­te de la rela­ción del Gobierno con los
movi­mien­tos popu­la­res, la ausen­cia de deba­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, las
con­ce­sio­nes a los sec­to­res con­ser­va­do­res, la duda e incer­ti­dum­bre en
las auto­ri­da­des prin­ci­pa­les del Gobierno ante la emer­gen­cia que comen­zó
en octu­bre, dan­do retro­ce­sos, abrien­do bre­chas para las manio­bras de
Luis Alma­gro de la OEA y pro­ba­ble­men­te con­si­de­ran­do impro­ba­ble un
des­en­la­ce de rup­tu­ra del pro­ce­so demo­crá­ti­co. La reac­ción de los
movi­mien­tos popu­la­res mejor orga­ni­za­dos, como en el Cha­pa­re y El Alto,
fue tar­día, cuan­do se pro­du­je­ron las agre­sio­nes de los líde­res cívi­cos y
poli­cia­les a la whi­pa­la y el resur­gir vio­len­to de accio­nes racis­tas. 
 

¿Cómo carac­te­ri­za­ría el Pro­ce­so de Cam­bio que hubo en Boli­via
y por qué? (Una revo­lu­ción… un gobierno nacio­na­lis­ta-popu­lar, etc.).

Fue resul­ta­do de una revo­lu­ción, de una rebe­lión popu­lar, la de 2003,
en la que, como momen­to cons­ti­tu­ti­vo y ante el vacia­mien­to ideo­ló­gi­co y
la cri­sis, el pue­blo expul­só a Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y con él al
sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co neo­li­be­ral de par­ti­dos e ins­ta­ló
pau­la­ti­na­men­te un pro­yec­to patrió­ti­co, nacio­na­lis­ta con hege­mo­nía y
pre­do­mi­nio indí­ge­na-cam­pe­sino, que impul­só un pro­ce­so de libe­ra­ción
nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta arti­cu­la­do a la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na,
ins­ta­la­do sobre la radi­ca­li­za­ción de la demo­cra­cia y la par­ti­ci­pa­ción
acti­va y orga­ni­za­da de los movi­mien­tos socia­les en el MAS, el Pac­to de
Uni­dad y los sin­di­ca­tos de la COB. 

“En
este momen­to la situa­ción de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña
que ten­ga un carác­ter libe­ra­dor y boli­va­riano está estan­ca­da y, más aún,
en retro­ce­so”

A nivel inter­na­cio­nal tem­pra­na­men­te se reco­no­ció la rique­za
boli­via­na en cuan­to al apor­te que brin­da­ba el idea­rio de vida de los
pue­blos indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­sino y la cos­mo­vi­sión ances­tral. ¿Cuál
es la rique­za de esto en tér­mi­nos de pen­sa­mien­to y vida y que pue­da
apor­tar a socie­da­des moder­nas y occi­den­ta­les como la nues­tra? ¿Hacia
dón­de con­si­de­ra que debe cami­nar Boli­via y cómo?

La con­cep­ción del suma qama­ña, del Vivir Bien, incor­po­ra­da a
la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, tie­ne
impor­tan­tes apor­tes no sola­men­te en el con­tex­to andino o
lati­no­ame­ri­cano, sino de alcan­ces mayo­res por la pre­mi­sa de la
arti­cu­la­ción armó­ni­ca entre los seres huma­nos, la natu­ra­le­za y el cos­mos
en corres­pon­den­cia con prác­ti­cas comu­ni­ta­rias de reci­pro­ci­dad,
redis­tri­bu­ción, auto­su­fi­cien­cia de ali­men­tos, ves­ti­do y vivien­da,
res­pe­to mutuo y dig­ni­dad. La tesis del socia­lis­mo comu­ni­ta­rio como
des­en­la­ce his­tó­ri­co, toman­do las carac­te­rís­ti­cas pro­pias de Boli­via,
tie­nen su rela­ción direc­ta con los plan­tea­mien­tos estra­té­gi­cos de la
cons­truc­ción de la Nación Lati­no­ame­ri­ca­na, de la Patria Gran­de, como
socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño.

A la luz de los hechos, ¿cree posi­ble en un país como Boli­via
hacer refor­mas demo­cra­ti­za­do­ras estruc­tu­ra­les sin tener como res­pues­ta
vio­len­cia de par­te de las oli­gar­quías? En caso nega­ti­vo, ¿cómo avan­zar
enton­ces?

Sin duda que la lucha de cla­ses y la lucha nacio­nal de libe­ra­ción,
aún en pro­ce­sos demo­cra­ti­za­do­res radi­ca­les, no están exen­tas de luchas,
enfren­ta­mien­tos y vio­len­cia por­que las oli­gar­quías y el impe­ria­lis­mo no
quie­ren per­der sus domi­nios, pode­res, pri­vi­le­gios y millo­na­rias
ganan­cias por la explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les y la fuer­za de
tra­ba­jo, por esta razón las fuer­zas nacio­nal-popu­la­res, el pue­blo
orga­ni­za­do y movi­li­za­do debe­rá tener una van­guar­dia polí­ti­ca sóli­da y el
pro­ce­so hege­mó­ni­co por la sobe­ra­nía, la dig­ni­dad y la defen­sa de las
recur­sos natu­ra­les y la libe­ra­ción debe­rá alcan­zar a las fuer­zas
mili­ta­res y poli­cia­les. El caso emble­má­ti­co de la vio­len­cia de la
oli­gar­quía orien­tal se pro­du­jo en octu­bre del 2008, cuan­do se pre­ten­dió
fede­ra­li­zar y divi­dir Boli­via y fue repe­li­do por los movi­mien­tos
socia­les popu­la­res y las Fuer­zas Arma­das; el otro, en 2019, cuan­do se
pro­du­je­ron masi­vas mani­fes­ta­cio­nes urba­nas con gru­pos civi­les
orga­ni­za­dos que impul­sa­ron el gol­pe de Esta­do, el motín poli­cial y lue­go
las masa­cres de Sen­ka­ta y Saca­ba. Lo pro­ce­sos his­tó­ri­cos tie­nen
avan­ces, estan­ca­mien­tos y retro­ce­sos y en el caso boli­viano será el
pue­blo orga­ni­za­do que con su lucha y resis­ten­cia defi­ni­rá su des­tino.
 

Algo lla­ma­ti­vo del caso boli­viano, a dife­ren­cia de lo
ocu­rri­do en otros paí­ses del con­ti­nen­te don­de ha asu­mi­do la dere­cha, es
el encono y ensa­ña­mien­to de la bur­gue­sía, masa­cran­do pobla­ción civil,
per­si­guien­do a opo­si­to­res polí­ti­cos, entre otras accio­nes. ¿Por qué esa
radi­ca­li­dad de la reac­ción?

Las trans­for­ma­cio­nes socia­les, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les
pro­du­ci­das en Boli­via en los últi­mos trein­ta años, con la emer­gen­cia
popu­lar de Con­cien­cia de Patria (Con­de­pa) y el MAS y la apro­ba­ción de
una Cons­ti­tu­ción que esta­ble­ce los dere­chos de los pue­blos indí­ge­na
ori­gi­na­rio cam­pe­si­nos, han sido de tal pro­fun­di­dad que las estruc­tu­ras
fuer­te­men­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­das y “natu­ra­li­za­das” de racis­mo,
dis­cri­mi­na­ción, exclu­sión, explo­ta­ción y domi­na­ción a las mayo­rías
indí­ge­nas y mes­ti­zas han sal­ta­do en peda­zos y esto no pue­den ni pudie­ron
asi­mi­lar las éli­tes seño­ria­les y polí­ti­cas des­pla­za­das
demo­crá­ti­ca­men­te, las que han apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad del gol­pe de
Esta­do para mani­fes­tar su ven­gan­za y racis­mo con mayor vio­len­cia. 

¿Cuál es el papel de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía en
Boli­via en cuan­to al apa­ren­te arbi­tra­je que asu­men cuan­do se pro­fun­di­za
la lucha de cla­ses? ¿Qué debe hacer­se con ins­ti­tu­cio­nes como esas?
Requie­ren ser demo­cra­ti­za­das y moder­ni­za­das?

Tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en este momen­to
his­tó­ri­co, sobre todo por las con­se­cuen­cias que pue­den pre­sen­tar­se en
tér­mi­nos de enfren­ta­mien­tos, revo­lu­cio­nes más pro­fun­das y cho­ques de
alta vio­len­cia si no se res­pe­ta la volun­tad popu­lar, la del voto, que es
la vía acep­ta­da como acuer­do social y polí­ti­co para la for­ma­ción de los
pode­res del Esta­do, lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca­rá que han per­di­do el
hori­zon­te míni­mo de su rol en el con­tex­to de nece­si­dad de recu­pe­rar la
demo­cra­cia en el país. Duran­te los años del gobierno de Evo Mora­les, a
dife­ren­cia de los años del neo­li­be­ra­lis­mo, cuan­do fue­ron empe­que­ñe­ci­das y
mal­tra­ta­das como el pro­pio Esta­do boli­viano, han teni­do las mejo­res
con­di­cio­nes mate­ria­les, téc­ni­cas, edu­ca­ti­vas y estruc­tu­ra­les para
cum­plir su papel, espe­cial­men­te en la tota­li­dad del terri­to­rio
boli­viano, en la inte­gra­ción social y regio­nal inter­na y en la
defi­ni­ción de polí­ti­cas de segu­ri­dad, defen­sa y orga­ni­za­ción de un
Esta­do for­ta­le­ci­do; este espí­ri­tu patrió­ti­co de sobe­ra­nía y dig­ni­dad
debe­rán ser recu­pe­ra­dos para no que­dar como res­pon­sa­bles del hun­di­mien­to
nacio­nal. 

Por últi­mo, en su cali­dad de pen­sa­dor de la tota­li­dad
regio­nal y mun­dial, ¿qué futu­ro ve a la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y
cari­be­ña? Y, ¿cuál es el papel estra­té­gi­co que pue­de jugar Boli­via en
ella? ¿Cómo ana­li­za el table­ro con­ti­nen­tal en la coyun­tu­ra actual?

En este momen­to la situa­ción de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña que ten­ga un carác­ter libe­ra­dor y boli­va­riano está estan­ca­da y, más aún, en retro­ce­so, sobre todo si com­pa­ra­mos con los gran­des sal­tos dados en los ante­rio­res años. La expe­rien­cia de la Cum­bre de Mar del Pla­ta de 2005, la acción de los gobier­nos de Hugo Chá­vez, Lula da Sil­va, Nés­tor Kirch­ner, Evo Mora­les, Rafael Correa, Fidel y Raúl Cas­tro, Daniel Orte­ga, entre otros, mar­ca­ron un hori­zon­te de inte­gra­ción hacia la libe­ra­ción de los pue­blos fren­te a la domi­na­ción impe­ria­lis­ta. Aho­ra los gobier­nos en bue­na par­te de los paí­ses de la región se han ali­nea­do bajo la batu­ta del gobierno de Esta­dos Uni­dos y han hecho de la OEA su espa­cio de acción y cons­pi­ra­ción con­tra los gobier­nos nacio­na­lis­tas, anti­im­pe­ria­lis­tas, de izquier­da o pro­gre­sis­tas. Sin embar­go, las con­di­cio­nes mun­dia­les de cri­sis geo­po­lí­ti­ca, de cri­sis sani­ta­ria, de cri­sis eco­nó­mi­ca y de cri­sis polí­ti­ca abren mayo­res posi­bi­li­da­des a la mul­ti­po­la­ri­dad, en la que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be tie­nen posi­bi­li­da­des de for­mar un blo­que de influen­cia inter­na­cio­nal sola­men­te si están uni­dos. Corres­pon­de recor­dar que en los momen­tos his­tó­ri­cos de cri­sis, como las gue­rras mun­dia­les, el crack de 1929 o momen­tos de pro­fun­da cri­sis en las metró­po­lis capi­ta­lis­tas han gene­ra­do revo­lu­cio­nes pro­fun­das como la rusa, la chi­na, la viet­na­mi­ta o pro­ce­sos de inde­pen­den­cia y libe­ra­ción nacio­nal o nacio­na­lis­tas defen­si­vos en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na, con un for­ta­le­ci­mien­to interno, pro­ta­go­nis­mo de los Esta­dos nacio­na­les y un pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co, en este caso regio­nal, para enfren­tar con cier­to éxi­to los desa­fíos futu­ros. Es una situa­ción incier­ta en medio de la pan­de­mia, pero tam­bién de opor­tu­ni­dad para la lucha por un futu­ro de igual­dad y bien­es­tar de los pue­blos en la pers­pec­ti­va de uni­dad de la Patria Gran­de.

fuen­te: Correo del ALBA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: