Argen­ti­na. Sogho­mon Teh­li­rian y la jus­ti­cia popular

Facun­do Sina­tra Sou­ko­yan , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2020 

El pró­xi­mo 23 de mayo se cum­plen 60 años de la muer­te de Sogho­mon Teh­li­rian, mili­tan­te de ori­gen arme­nio quien ajus­ti­ció a Talaat Pashá, uno de los gran­des res­pon­sa­bles del geno­ci­dio con­tra su pue­blo. Lue­go del hecho Teh­li­rian fue absuel­to en un pro­ce­so judi­cial sin pre­ce­den­tes. Repa­sa­mos aque­llos días y reavi­va­mos el deba­te que plan­tea la jus­ti­cia ejer­ci­da des­de el pue­blo, com­par­tien­do y entre­la­zan­do algu­nos hechos suce­di­dos en la Argentina.

Corría la maña­na del 15 de mar­zo de 1921, en Ber­lín. Los tran­seún­tes iban y venían en ruti­na­ria esce­na por las vere­das del barrio Char­lot­ten­burg. Todo se veía apacible.

De pron­to, un joven cru­za apre­su­ra­da­men­te la calle. Se acer­ca a un hom­bre que tran­si­ta por la vere­da con­tra­ria. Se arri­ma un poco más e inten­ta obser­var­lo con cla­ri­dad. Mete la mano en su bol­si­llo, saca un arma y aprie­ta el gati­llo dan­do un cer­te­ro dis­pa­ro. El hom­bre cae gra­ve­men­te heri­do. La gen­te se albo­ro­ta y se aba­lan­zan sobre el ase­sino que no ati­na a esca­par. Quie­ren lin­char­lo, vue­lan gol­pes, se escu­chan gri­tos. Des­de el sue­lo el joven bal­bu­cea algu­nas pala­bras en un idio­ma des­co­no­ci­do. Se fre­na la gol­pi­za, lle­ga la poli­cía, es arrestado.

Quien apre­tó el gati­llo se lla­ma Sogho­mon Teh­li­rian, y es un joven estu­dian­te de ori­gen arme­nio, mili­tan­te la de Fede­ra­ción Revo­lu­cio­na­ria Arme­nia (FRA). Quien aca­ba de morir es Talaat Pashá, jerar­ca del Impe­rio Oto­mano y uno de los jefes res­pon­sa­bles del pro­ce­so geno­ci­da con­tra el pue­blo armenio.

Talaat había esca­pa­do a Ber­lín, esqui­van­do la pena de muer­te, que poco tiem­po antes había dis­pues­to un tri­bu­nal mili­tar, por su pro­ba­da res­pon­sa­bi­li­dad en la orga­ni­za­ción y eje­cu­ción del Geno­ci­dio con­tra los arme­nios. Aque­lla sen­ten­cia, apli­ca­da en ausen­cia, comen­za­ba a que­dar en el olvi­do, ya que la figu­ra del jerar­ca oto­mano había logra­do esca­bu­llir­se, encon­tran­do refu­gio a la som­bra de acuer­dos polí­ti­cos inter­na­cio­na­les no escri­tos. 1.500.000 de arme­nios y arme­nias sería el sal­do final del pro­ce­so geno­ci­da. Y si la comu­ni­dad inter­na­cio­nal lo ampa­ra­ba, el pue­blo arme­nio difí­cil­men­te olvi­da­ría su figura.

Teh­li­rian cono­cía por pro­pia expe­rien­cia las heri­das del cri­men, más de 80 de sus fami­lia­res fue­ron ase­si­na­dos por aque­llos días. Razón por la cual había deci­di­do unir­se al gru­po de revo­lu­cio­na­rios de la FRA que con­for­ma­rían la Ope­ra­ción Néme­sis, la cual ten­drá como fin el ajus­ti­cia­mien­to de un cier­to núme­ro de altos man­dos del Impe­rio Oto­mano, todos ellos res­pon­sa­bles direc­tos de la pla­ni­fi­ca­ción y eje­cu­ción del geno­ci­dio. Estos se encon­tra­ban juz­ga­dos y con­de­na­dos pero des­per­di­ga­dos en dife­ren­tes paí­ses esca­pan­do a la jus­ti­cia y gozan­do de liber­tad. La ope­ra­ción, que lle­va­ría el nom­bre de Néme­sis en honor a la dio­sa grie­ga de la ven­gan­za, esta­ba en mar­cha y tenía como pri­mer obje­ti­vo a Talaat Pashá, resi­den­te en Berlín.

Con la eje­cu­ción con­su­ma­da, el joven arme­nio será quien aho­ra debe­rá com­pa­re­cer ante la jus­ti­cia en un pro­ce­so que pasa­rá a la historia.

Duran­te aquel jui­cio, la defen­sa de Teh­li­rian jamás negó ni inten­tó sola­par la auto­ría del hecho, por el con­tra­rio, el joven estu­dian­te se defen­de­rá afir­man­do “he mata­do un hom­bre pero no soy un ase­sino”. Las mira­das del mun­do occi­den­tal se encon­tra­ban pues­tas en un vere­dic­to que lle­vó un inten­so aná­li­sis de tes­ti­mo­nios y documentación.

¿Cuál es la pena que le corres­pon­de a un hom­bre acu­sa­do de matar a quien mató millo­nes? ¿Son com­pa­ra­bles ante las mis­mas reglas judi­cia­les estos hechos? ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad le cabe al que hace jus­ti­cia fren­te a la injus­ti­cia probada?

El espe­ra­do vere­dic­to del tri­bu­nal será la abso­lu­ción de cul­pa y car­go para Sogho­mon Teh­li­rian, hacien­do lugar al “dere­cho de matar al tirano”. Con este fallo his­tó­ri­co, se abri­rá una nue­va pági­na en el capí­tu­lo de la jus­ti­cia popular.

Habrá quien pue­da ana­li­zar el vere­dic­to del tri­bu­nal como un acto de jus­ti­cia; habrá quien dirá que esta reso­lu­ción solo gene­ra­rá un nue­vo espi­ral de vio­len­cia; habrá quien entien­da que no se repa­ra con más vio­len­cia; habrá quien jus­ti­fi­ca­rá y glo­ri­fi­ca­rá el hecho… y como éstas, tan­tas otras pos­tu­ras. Lo cier­to es que la deci­sión de dejar libre a Teh­li­rian pasa­rá a la his­to­ria reavi­van­do una vez más gran­des deba­tes vin­cu­la­dos a los dile­mas éti­cos que des­atan estas situa­cio­nes de violencia.

New York Times – 16 de mar­zo de 1921

Es intere­san­te vin­cu­lar este hecho con dife­ren­tes momen­tos de la his­to­ria de nues­tro país, don­de la injus­ti­cia mani­fies­ta con­tra el pue­blo resul­tó tan evi­den­te que se lle­va­ron ade­lan­te accio­nes, indi­vi­dua­les o colec­ti­vas, simi­la­res a las de Teh­li­rian con el pro­pó­si­to de poder gene­rar algún tipo de reparación.

Será el joven Simón Rado­witsky ase­si­nan­do al Jefe de Poli­cía Ramón Fal­cón, res­pon­sa­ble de la per­se­cu­ción y ase­si­na­to de obre­ros duran­te la sema­na roja de 1909, quien inau­gu­ra­rá la lis­ta de ajus­ti­cia­mien­tos popu­la­res del siglo XX en nues­tro país. Fal­cón, quien ade­más había par­ti­ci­pa­do en la Cam­pa­ña roquis­ta con­tra los ori­gi­na­rios de la Pata­go­nia, goza­ba de impu­ni­dad y se rego­ci­ja­ba de ello, pro­vo­can­do físi­ca y ver­bal­men­te a los obre­ros duran­te las huel­gas con el fin de gene­rar reac­cio­nes de vio­len­cia que jus­ti­fi­quen la repre­sión. “Soy her­mano de los que caye­ron en la lucha con­tra la bur­gue­sía y, como la de todos los demás, mi alma sufría por el supli­cio de los que murie­ron aque­lla tar­de», dirá Radowitsky.

Unos años más ade­lan­te, apa­re­ce­rá en pri­me­ra pla­na la figu­ra del anar­quis­ta ale­mán Kurt Wilc­kens. De for­ma­ción tols­toi­na, paci­fis­ta y vege­ta­riano, sin­tió como pro­pia la cau­sa de los obre­ros repri­mi­dos y fusi­la­dos en la Pata­go­nia. Fue­ron más de 1500 los que pere­cie­ron bajo la anuen­cia del gobierno radi­cal de turno y con el Tenien­te Coro­nel Vare­la como bra­zo eje­cu­tor. Vare­la será ase­si­na­do por Wilc­kens poco tiem­po des­pués de las trá­gi­cas huel­gas. Dirá Wilc­kens “No fue ven­gan­za. No, él era todo en la Pata­go­nia: gobierno, juez, ver­du­go y sepul­tu­re­ro. Inten­té herir en él al ído­lo des­nu­do de un sis­te­ma cri­mi­nal. ¡Pero la ven­gan­za es indig­na de un anarquista!”

Entra­da la segun­da mitad del siglo XX, sobre­sa­le un hecho que vol­ve­rá a poner sobre la mesa la cues­tión de la jus­ti­cia del pue­blo, el secues­tro y ase­si­na­to del Gene­ral Aram­bu­ru. Una acción lle­va­da ade­lan­te en 1970 por Mon­to­ne­ros, y que al mis­mo tiem­po será el ini­cio de sus accio­nes públi­cas. Este hecho, venía a recla­mar la vio­len­cia esta­tal hacia la socie­dad civil y la pros­crip­ción polí­ti­ca del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta des­de 1955, entre otros. Mario Fir­me­nich, uno de los líde­res del gru­po que lle­vó ade­lan­te la ope­ra­ción, dirá que “había de por medio un prin­ci­pio de jus­ti­cia popu­lar ‑una repa­ra­ción por los ase­si­na­tos de junio del 56‑, pero ade­más que­ría­mos recu­pe­rar el cadá­ver de Evi­ta, que Aram­bu­ru había hecho desaparecer”.

Vemos como Taa­lat Pashá, Fal­cón, Vare­la o Aram­bu­ru, serán figu­ras que repre­sen­ten, en dife­ren­tes luga­res y momen­tos de la his­to­ria, la ira con­te­ni­da de gran par­te del pue­blo. Inclu­si­ve, bajo el cris­tal de dis­tin­tas corrien­tes polí­ti­cas, la jus­ti­cia popu­lar siguió sien­do una posi­bi­li­dad den­tro de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, que no se ago­tan en los casos que hemos descripto.

Es jus­to decir que cada una de las accio­nes rea­li­za­das tra­jo con­si­go gran­des con­se­cuen­cias polí­ti­cos y socia­les. Según el caso, comen­zó un recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia gene­ra­li­za­da con­tra el pue­blo, se per­si­guió aún más a las mino­rías opri­mi­das, se radi­ca­li­zó la repre­sión al movi­mien­to obre­ro, se gene­ra­ron rup­tu­ras del dia­lo­go sin­di­cal con auto­ri­da­des, se clau­su­ra­ron masi­va­men­te redac­cio­nes de pren­sa pro­le­ta­ria, entre tan­tas. En muchos casos, estos ajus­ti­cia­mien­tos sir­vie­ron al gobierno de turno para ace­le­rar pro­ce­sos repre­si­vos, y estas cues­tio­nes tam­bién fue­ron (y son) pro­fun­da­men­te deba­ti­das den­tro de los gru­pos de acción.

Al mis­mo tiem­po, los pro­fun­dos deba­tes éti­cos que se gene­ran (y gene­ra­ran) en torno a los hechos que rela­ta­mos enmar­ca­dos den­tro de lo que lla­ma­mos jus­ti­cia popu­lar, resul­tan muy agu­dos y nun­ca han arri­ba­do a una sola mira­da o con­clu­sión. No es tam­po­co la inten­ción indi­car qué es lo jus­to o injus­to, sino más bien poner sobre la mesa estas accio­nes que for­man par­te del acer­vo his­tó­ri­co de pue­blos, reve­la­dos en con­tra de las injusticias.

60 años atrás moría quien fue­ra un joven estu­dian­te en 1921, y que con el con­ven­ci­mien­to de la cau­sa que abra­za­ba, atra­ve­sa­do por el inmen­so dolor de su pue­blo, tomó la deci­sión de entre­gar su vida con la cer­te­za de poder lle­var algo de repa­ra­ción a un pue­blo masacrado.

“He mata­do a un hom­bre, pero no soy un asesino”.

*Fuen­te: La Luna con Gatillo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *