Argen­ti­na. Males­tar en la polí­ti­ca. La comu­ni­dad (auto)organizada

Por Miguel Maz­zeo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 18 de mayo de 2020

Lo “nor­mal” sólo se mani­fies­ta ple­na­men­te tal y como es median­te una acción que se opon­ga a ello, por ejem­plo, a tra­vés de una acción “anor­mal”, “extre­mis­ta” o revo­lu­cio­na­ria. Cuan­do lo nor­mal es pri­va­do así de su nor­ma­li­dad, la sen­sa­ción que se tie­ne de ser excep­cio­nal se extien­de más allá de uno mis­mo has­ta abar­car la tota­li­dad del momen­to his­tó­ri­co que se está vivien­do

John Ber­ger, Un sép­ti­mo hom­bre.

La cri­sis de las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas tra­di­cio­na­les y el desin­te­rés por la polí­ti­ca o, lisa y lla­na­men­te, el recha­zo a “la polí­ti­ca” por par­te de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das (y tam­bién de otras cla­ses y frac­cio­nes de cla­se) pue­den ver­se como efec­tos y sín­to­mas de la acu­mu­la­ción de resen­ti­mien­to pasi­vo y gene­ra­li­za­do, como la expre­sión de un repu­dio espon­tá­neo a la obje­ti­vi­dad social y polí­ti­ca impues­ta por las cla­ses domi­nan­tes y el capi­tal e ins­ti­tui­da por el Esta­do. Una obje­ti­vi­dad ena­je­nan­te que cosi­fi­ca la polí­ti­ca y la redu­ce a un fenó­meno ideo­ló­gi­co.

El apo­li­ci­tis­mo de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das no es “natu­ral”, tam­po­co la inse­gu­ri­dad res­pec­to de sus intere­ses, ambos son pro­du­ci­dos social­men­te, his­tó­ri­ca­men­te. Vale seña­lar que todo lo que el “rea­lis­mo capi­ta­lis­ta” con­si­de­ra “natu­ral” es, en ver­dad, arbi­tra­rio; lo que pre­sen­ta como imper­so­nal es volun­ta­rio, lo que con­si­de­ra evi­den­te es dudo­so. 

Dado que es esta mis­ma obje­ti­vi­dad la que pro­du­ce y repro­du­ce la auto­ena­je­na­ción, el anal­fa­be­tis­mo polí­ti­co y la idio­tez moral en el seno de la socie­dad, es lógi­co que los cues­tio­na­mien­tos y las resis­ten­cias a la mis­ma no se expre­sen usual­men­te en dis­cur­sos teó­ri­cos cohe­ren­tes y auto­su­fi­cien­tes. Por el con­tra­rio, en este aspec­to, gobier­na la con­fu­sión. Son comu­nes los len­gua­jes defen­si­vos; los esta­dos de angus­tian­te extra­ñe­za, de melan­co­lía y de impo­ten­cia social; los esta­lli­dos de furia e irri­ta­ción; los momen­tos auto­des­truc­ti­vos, o, por lo menos, una toma de dis­tan­cia por sim­ple pru­den­cia rela­cio­nal, por sos­pe­cha de la pre­sen­cia de ele­men­tos alta­men­te con­ta­mi­nan­tes en el ámbi­to de lo inter­hu­mano.

En “Males­tar en la cul­tu­ra”, un tex­to del año 1929, Sig­mund Freud pro­po­nía una idea del males­tar como la expre­sión de un des­con­ten­to que no pue­de reco­no­cer sus ver­da­de­ras moti­va­cio­nes y que, jus­ta­men­te por eso, en sus ansias de supri­mir­lo, ape­la a las moti­va­cio­nes fal­sas y a los hábi­tos ruti­na­rios, repe­ti­ti­vos y far­ses­cos; rela­ti­va­men­te cómo­dos pero abso­lu­ta­men­te inefi­ca­ces por­que no son com­pen­sa­do­res. De este modo, la insa­tis­fac­ción es el coro­la­rio inevi­ta­ble del males­tar.

El males­tar en la polí­ti­ca, en bue­na medi­da, es una reac­ción deses­pe­ra­da de seres huma­nos atra­pa­dos en la bana­li­dad, “pri­va­ti­za­dos”, “elec­to­ra­li­za­dos”, “clien­te­li­za­dos”, “endeu­da­dos”, “finan­cia­ri­za­dos”, siem­pre indi­vi­dua­li­za­dos y some­ti­dos a la vio­len­cia sim­bó­li­ca implí­ci­ta en el reco­no­ci­mien­to (no en la con­cien­cia) de la sumi­sión, la mani­pu­la­ción y la humi­lla­ción natu­ra­li­za­da. Seres huma­nos que pade­cen por la reduc­ción de sus espa­cios indi­vi­dua­les pero sin des­cu­brir que la cau­sa de esa reduc­ción es la des­com­po­si­ción de los espa­cios colec­ti­vos. El males­tar en la polí­ti­ca tam­bién es efec­to de nues­tras difi­cul­ta­des para des­ci­frar y con­tra­rres­tar la estra­te­gia de poder del capi­tal en su fase deca­den­te.

El males­tar en la polí­ti­ca, enton­ces, está en ínti­ma rela­ción con un con­jun­to típi­co de nues­tro tiem­po que se carac­te­ri­za por com­bi­nar: una fase de cri­sis ter­mi­nal y pro­lon­ga­da del capi­ta­lis­mo –el oca­so irre­me­dia­ble de un mun­do y una civi­li­za­ción– con la ausen­cia de alter­na­ti­vas y con el mie­do a las alter­na­ti­vas. Hace tiem­po que con­vi­vi­mos con tres cri­sis entre­la­za­das, cri­sis que se retro­ali­men­tan: la cri­sis sis­té­mi­ca y civi­li­za­to­ria del capi­ta­lis­mo, la cri­sis de la idea que plan­tea que una alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo es posi­ble y la cri­sis de los sig­ni­fi­ca­dos del socia­lis­mo. De esta tri­ple cri­sis se deri­van otras, en los más diver­sos órde­nes: cul­tu­ra­les, inte­lec­tua­les, epis­te­mo­ló­gi­cos.

Iden­ti­fi­ca­mos los sig­nos de un mun­do que des­fa­lle­ce, pero… ¿aca­so sabe­mos cuán­to tiem­po se pro­lon­ga­rá la som­bría tris­te­za de ese cre­púscu­lo? ¿Qué hacer para que el sis­te­ma exha­le el últi­mo sus­pi­ro? ¿Aca­so el sis­te­ma podrá pro­du­cir nue­vas devo­cio­nes? ¿Qué ven­drá en su reem­pla­zo? ¿En qué, en quié­nes, depo­si­ta­rá Occi­den­te su con­fian­za para per­pe­tuar­se? ¿Qué alter­na­ti­va tene­mos para ofre­cer? ¿Qué nue­vos sig­ni­fi­ca­dos del socia­lis­mo tene­mos para con­vi­dar? ¿Cuál es el gra­do de seduc­ción de esos sig­ni­fi­ca­dos? 

¿De qué sir­ve cons­ta­tar la des­nu­dez del rey si este rei­na en un cam­po nudis­ta? Nues­tra supues­ta cla­ri­vi­den­cia, pues, no sir­ve para nada. Mien­tras fati­ga­mos pági­nas y pági­nas que nos hablan del esta­lli­do de las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capi­ta­lis­mo, en por­cio­nes muy impor­tan­tes del uni­ver­so de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das se mul­ti­pli­can los sig­nos del prag­ma­tis­mo o del escep­ti­cis­mo. La racio­na­li­dad neo­li­be­ral sigue hacien­do su tra­ba­jo de zapa, colo­ni­zan­do las sub­je­ti­vi­da­des, sem­bran­do el fata­lis­mo. Si para evi­tar un esce­na­rio de pro­fun­di­za­ción y gene­ra­li­za­ción de la bar­ba­rie en el cor­to pla­zo, si como res­pues­ta a la bru­ta­li­dad extre­ma del capi­ta­lis­mo sólo esta­mos pre­pa­ra­dos y pre­pa­ra­das para res­pon­der con el espan­to y el horror, tal vez no nos que­de otra cosa que reco­no­cer, ape­sa­dum­bra­dos y ape­sa­dum­bra­das, que lo mejor sería que las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo no esta­lla­ran por aho­ra. Nues­tra con­cien­cia, enton­ces, es una con­cien­cia des­di­cha­da. 

El capi­ta­lis­mo no tie­ne con­cien­cia de su deca­den­cia. Y aun­que noso­tros y noso­tras tal vez poda­mos acce­der a esa con­cien­cia, la ver­dad, tris­te e irre­vo­ca­ble, es que, por aho­ra, no esta­mos en con­di­cio­nes de anun­ciar nin­gún adve­ni­mien­to. Somos malos y malas pro­fe­tas de la catás­tro­fe. Malos y malas, por­que nues­tras pro­fe­cías sólo remi­ten a unos aná­li­sis de lar­ga dura­ción que, por más lúci­dos que sean, no res­ti­tu­yen nin­gún sen­ti­do en el aba­jo. Nues­tras pala­bras resue­nan en un mun­do sin eco. Nues­tros espa­cios, nues­tras cons­truc­cio­nes, nues­tros colec­ti­vos, aun­que sean for­mi­da­bles reser­vo­rios de dig­ni­dad, siguen sien­do pobres en mate­ria de pro­me­sa. ¿Para qué sir­ve la luci­dez des­en­can­ta­da?

¿Cuá­les son los sig­ni­fi­ca­dos actua­les del socia­lis­mo? ¿Sir­ven aca­so esos sig­ni­fi­ca­dos para ins­ta­lar el socia­lis­mo como alter­na­ti­va efi­caz? Sin dudas, debe­mos recu­pe­rar crí­ti­ca­men­te muchos insu­mos del “anti­guo régi­men eman­ci­pa­to­rio”, resig­ni­fi­car­los, poner­los a tono con nues­tro tiem­po. Pero se tra­ta, prin­ci­pal­men­te, de pro­du­cir nue­vas defi­ni­cio­nes, nue­vos sen­ti­dos y una idea del por­ve­nir en retro­ali­men­ta­ción con las pra­xis que res­ti­tu­yen, en el pre­sen­te, algu­na des­pro­por­ción. ¿Cómo afron­tar la fase ter­mi­nal de la cri­sis del capi­tal sin una idea del por­ve­nir que sea lo sufi­cien­te­men­te rotun­da para ins­pi­rar a las pra­xis del pre­sen­te, qué las pro­vea de sen­ti­do y qué les insu­fle con­fian­za? 

Cómo no va a haber males­tar en la polí­ti­ca si el dar­wi­nis­mo social, el neo­mal­thu­sia­nis­mo y la impie­dad han sido exi­to­sa­men­te ino­cu­la­dos –y via­jan como poli­zon­tes– en el deseo mis­mo de los des­am­pa­ra­dos y las des­am­pa­ra­das, quie­nes no pocas veces ter­mi­nan mili­tan­do un ultra­ca­pi­ta­lis­mo des­de aba­jo y sos­te­nien­do la pres­cin­di­bi­li­dad de una cate­go­ría de seres huma­nos que los y las inclu­ye. Decir que el dar­wi­nis­mo social, el neo­mal­thu­sia­nis­mo y la impie­dad han sido exi­to­sa­men­te ino­cu­la­dos en el deseo, es lo mis­mo que decir que ya for­man par­te de la infra­es­truc­tu­ra.[1] Que la misan­tro­pía for­ma par­te de la infra­es­truc­tu­ra.

Se vie­ne dan­do así un fenó­meno de sobre­iden­ti­fi­ca­ción de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das con el neo­li­be­ra­lis­mo que no res­pon­de nece­sa­ria­men­te a cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas. Esta sobre­iden­ti­fi­ca­ción, en bue­na medi­da, res­pon­de a fac­to­res sub-ideo­ló­gi­cos, por ejem­plo: a cier­tas for­mas de racio­na­li­za­ción reac­cio­na­ria de las pre­fe­ren­cias indi­vi­dua­les. Asi­mis­mo, cons­ti­tu­ye un sín­to­ma de la des­com­po­si­ción social con sus secue­las de mise­ria, indi­vi­dua­lis­mo y sole­dad. De más está decir que esta sobre­iden­ti­fi­ca­ción es auto­des­truc­ti­va: onto­ló­gi­ca­men­te auto­des­truc­ti­va. Por­que en lugar de una iden­ti­fi­ca­ción con las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das, pro­mue­ve el des­pre­cio hacia ellas, lo que no es más que una for­ma de auto-des­pre­cio. En un terreno domi­na­do por la resig­na­ción y el posi­bi­lis­mo, por el sadis­mo y la livian­dad, por la fal­ta de empa­tía con los otros y las otras, cre­ce el acti­vis­mo a favor del cur­so des­pia­da­do y absur­do de la his­to­ria. En ese terreno la dere­cha se mue­ve a sus anchas, cre­ce y se repro­du­ce.

El capi­ta­lis­mo des­mi­ti­fi­ca­do resul­tó ser más efi­caz de lo que se supo­nía. Sus mani­fes­ta­cio­nes, cada vez más, coin­ci­den con su “esen­cia”. Toda cien­cia se tor­na limi­ta­da. Pero aún con su pro­ba­da efi­ca­cia, este capi­ta­lis­mo des­mi­ti­fi­ca­do posee algu­nas fisu­ras.

La sobre­iden­ti­fi­ca­ción de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das con el neo­li­be­ra­lis­mo está sig­na­da por la fra­gi­li­dad y pue­de con­ver­tir­se, ver­ti­gi­no­sa­men­te, en desiden­ti­fi­ca­ción y dar cur­so al desa­rro­llo de los ima­gi­na­rios anti­ca­pi­ta­lis­tas. En los y las de aba­jo, la rebel­día, las ansias de comu­ni­ca­ción, la soli­da­ri­dad, en fin: las fuer­zas ger­mi­na­les, están pres­tas a aflo­rar. ¿Qué acon­te­ci­mien­tos podrán des­en­ca­de­nar esas ener­gías con­te­ni­das? ¿Qué tipo de inter­ven­cio­nes se requie­ren para acti­var esas fuer­zas?

Reto­man­do la defi­ni­ción freu­dia­na del males­tar, sos­te­ne­mos que el des­con­ten­to que no pue­de reco­no­cer sus ver­da­de­ras moti­va­cio­nes y que ape­la a las moti­va­cio­nes fal­sas sólo gene­ra indig­na­ción, es decir: pro­du­ce indig­na­dos e indig­na­das. Pro­du­ce suje­tos eno­ja­dos, enfu­re­ci­dos por­que su dig­ni­dad ha sido piso­tea­da. Pro­du­ce hechos dis­gre­ga­dos y epi­só­di­cos, no acon­te­ci­mien­tos ins­ti­tu­yen­tes, fun­da­cio­na­les. No nece­sa­ria­men­te pro­du­ce suje­tos que cono­cen (o intu­yen) el ros­tro y la for­ma de aque­llo que los humi­lla. No nece­sa­ria­men­te gene­ra suje­tos cons­cien­tes de las cau­sas de la situa­ción que los per­tur­ba y de los meca­nis­mos que hacen que su pro­duc­ción (en todos los órde­nes: mate­ria­les, inte­lec­tua­les, afec­ti­vos) y su deseo se cana­li­cen en un sen­ti­do que aten­ta con­tra sus intere­ses. Tam­po­co pro­du­ce suje­tos com­pro­me­ti­dos con un pro­yec­to alter­na­ti­vo, suje­tos orgu­llo­sos y con­fia­dos en sus capa­ci­da­des para cons­truir otros mun­dos, aun­que se tra­te de suje­tos cons­cien­tes capa­ces de reco­no­cer los meca­nis­mos que los cons­tri­ñen y que ale­jan su deseo de sus intere­ses. En estos aspec­tos, entre otros, radi­can las gran­des limi­ta­cio­nes de los lla­ma­dos movi­mien­tos de indig­na­dos.

La últi­ma limi­ta­ción seña­la­da, la que nos plan­tea un hia­to entre la con­cien­cia y la acción efi­caz, entre la con­cien­cia y el futu­ro, afec­ta par­ti­cu­lar­men­te a las mili­tan­cias de izquier­da y popu­la­res en gene­ral, por­que expo­ne con cru­de­za el des­am­pa­ro de la con­cien­cia que no encuen­tra la for­ma de refren­dar­se. Un signo de nues­tro tiem­po es tan­to la esca­sez de con­cien­cia (o la fal­ta de “con­cien­ti­za­ción”, como se decía hace cin­cuen­ta años) como la pre­sen­cia de una con­cien­cia no refren­da­da. 

En el mejor de los casos, el males­tar en la polí­ti­ca pue­de lle­gar a ser el esta­dio pre­vio al cono­ci­mien­to que deja de ser reco­no­ci­mien­to y pasa a ser con­cien­cia social, polí­ti­ca e his­tó­ri­ca, “recom­po­si­ción onto­ló­gi­ca”, recu­pe­ra­ción del ser en-sí y para-sí. Esto requie­re el trán­si­to de la con­di­ción de víc­ti­ma a la de anta­go­nis­ta en el mar­co de la gue­rra de cla­ses más o menos encu­bier­ta lan­za­da por el capi­tal. Tam­bién deman­da el pasa­je de la con­cien­cia no refren­da­da a la con­cien­cia refren­da­da, de la mera extra­po­la­ción a la pre­fi­gu­ra­ción.

En el peor de los casos, el males­tar en la polí­ti­ca pue­de lle­gar a ser la ante­sa­la de una espe­cie de amne­sia glo­bal, de un tran­ce letár­gi­co gene­ra­li­za­do, de una ren­di­ción incon­di­cio­nal de la sub­je­ti­vi­dad, o para ser más grá­fi­cos toda­vía, de un: “Apo­ca­lip­sis zom­bi”. No pre­ten­de ser jocun­da esta ape­la­ción a la figu­ra del zom­bi por­que alu­de a la muer­te social, a la pér­di­da de la volun­tad y a la cosi­fi­ca­ción; a la creen­cia fun­da­da en el reco­no­ci­mien­to del capi­tal como una espe­cie de hechi­ce­ro que gene­ra rique­za, que “da” tra­ba­jo; en fin: la figu­ra del zom­bi se rela­cio­na con el mito del tra­ba­jo y con las for­mas más varia­das de la escla­vi­tud –visi­bles o encu­bier­tas, “arte­sa­na­les” o “maquí­ni­cas”– pero con una muy espe­cial: la for­ma que no deja res­qui­cios para incu­bar la suble­va­ción. Cabe recor­dar aquí que, para Aris­tó­te­les, lo que dife­ren­cia­ba a un hom­bre libre de un escla­vo era la pose­sión de facul­ta­des para deli­be­rar y para deci­dir. Pre­ci­sa­men­te dos de las facul­ta­des más dete­rio­ra­das por los pro­ce­sos de finan­cia­ri­za­ción. La zom­bi­fi­ca­ción es, por lo tan­to, con­se­cuen­cia del pro­ce­so repro­duc­ti­vo del capi­tal. 

En efec­to, lan­za­dos des­de el con­glo­me­ra­do de las con­di­cio­nes aní­mi­cas corrien­tes, des­de la impo­ten­cia de una inte­li­gen­cia subor­di­na­da, des­de unas sub­je­ti­vi­da­des mol­dea­das por la socia­li­za­ción capi­ta­lis­ta y sus estruc­tu­ras, des­de la colo­ni­za­ción de los ima­gi­na­rios popu­la­res por par­te de las cla­ses domi­nan­tes, des­de repre­sen­ta­cio­nes caó­ti­cas y des­qui­cia­das de la reali­dad, dichos cues­tio­na­mien­tos sue­len estar sig­na­dos por la ambi­güe­dad dis­cur­si­va y no son extra­ñas las ape­la­cio­nes a los tópi­cos reac­cio­na­rios más usua­les que inclu­yen unas visio­nes natu­ra­lis­tas de la socie­dad y el poder. Esta obje­ti­vi­dad es el fun­da­men­to de la “pos­po­lí­ti­ca”, es decir: de la mate­ria­li­dad sin acti­vi­dad prác­ti­ca y huma­na, de la polí­ti­ca sin polí­ti­ca y guber­na­men­ta­li­za­da; de la polí­ti­ca des­en­car­na­da, sin expe­rien­cias, sin memo­ria colec­ti­va, sin recrea­ción de sabe­res, sin con­tra­dic­cio­nes sus­tan­ti­vas, sin indis­ci­pli­na, sin tras­gre­sión, sin pasión, sin deseo (com­pren­di­do como tras­cen­den­cia huma­ni­za­do­ra), sin ver­güen­za, sin arte, sin poe­sía, sin res­pon­sa­bi­li­dad, sin suje­to, sin lucha de cla­ses, sin éti­ca, sin huma­ni­dad. 

El escri­tor sur­co­reano Byung-Chul Han sos­tie­ne que el neo­li­be­ra­lis­mo, exa­cer­ban­do lógi­cas pro­pias del capi­ta­lis­mo, some­te al amor a un pro­ce­so de “posi­ti­vi­za­ción”. De este modo el amor es “domes­ti­ca­do, con­ver­ti­do en una fór­mu­la de con­su­mo, como un pro­duc­to sin ries­go ni atre­vi­mien­to, sin exce­so ni locu­ra. El sufri­mien­to y la pasión dejan paso a sen­ti­mien­tos agra­da­bles y exci­ta­cio­nes sin con­se­cuen­cias”.[2] Lo mis­mo vie­ne hacien­do el neo­li­be­ra­lis­mo con la polí­ti­ca. 

El recha­zo a la polí­ti­ca, la “anti­po­lí­ti­ca”, pue­de asu­mir dife­ren­tes expre­sio­nes que van des­de las varia­das for­mas del neo­fas­cis­mo y los anhe­los tec­no­crá­ti­cos a las vague­da­des pseu­do­li­ber­ta­rias. En la mayo­ría de los casos este recha­zo es un signo del har­taz­go res­pec­to de una obje­ti­vi­dad aje­na y ago­bian­te que impi­de la auto­de­ter­mi­na­ción del suje­to, su libre elec­ción del modo de vivir en socie­dad; tam­bién de la inco­mo­di­dad que gene­ra la sen­sa­ción –o la intui­ción– de que lo deci­si­vo ocu­rre en otro sitio, aun­que la nor­ma­li­dad vigen­te esta­blez­ca lo con­tra­rio. Habla­mos de sen­sa­cio­nes o intui­cio­nes por­que no nece­sa­ria­men­te se pro­du­ce una cons­ta­ta­ción, teó­ri­ca o empí­ri­ca, de que lo “nor­mal” no es otra cosa que lo “nor­ma­ti­vo”.

En las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, con la pro­fun­di­za­ción de las des­igual­da­des en todos los órde­nes, con la finan­cia­ri­za­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral, con la cons­ta­ta­ción de las limi­ta­cio­nes del “pro­gre­sis­mo real­men­te exis­ten­te”, cada vez es más per­cep­ti­ble el pesi­mis­mo res­pec­to de las posi­bi­li­da­des de un capi­ta­lis­mo “sano” y “huma­ni­za­do” y de la demo­cra­cia como for­ma-Esta­do en con­tex­tos capi­ta­lis­tas. Más allá de que ese pesi­mis­mo tien­da a ser cana­li­za­do por el neo­fas­cis­mo, la ultra­de­re­cha y la dere­cha diz­que liber­ta­ria y otras ver­sio­nes gro­tes­cas de la bar­ba­rie del capi­tal y de la con­cien­cia abe­rran­te, no se pue­de negar la natu­ra­le­za de sus manan­tia­les. Jus­ta­men­te, estos cana­les pre­sen­tan una doble dimen­sión.

Por un lado expre­san fiel­men­te las cre­cien­tes difi­cul­ta­des del capi­tal para ges­tio­nar su cri­sis polí­ti­ca sin ape­lar a prác­ti­cas cada vez más auto­ri­ta­rias, vul­ga­res y vio­len­tas. Con la demo­cra­cia hiper­for­ma­li­za­da y vacia­da, con­ver­ti­da en terri­to­rio de lob­bies y “con­for­me al mercado”,asistimos al des­mo­ro­na­mien­to de la apa­rien­cia de iden­ti­dad inme­dia­ta entre socie­dad civil y socie­dad polí­ti­ca que ha sido siem­pre fun­cio­nal a las cla­ses domi­nan­tes, entra en cri­sis la demo­cra­cia como terreno de nego­cia­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da de las con­di­cio­nes de la domi­na­ción y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, entra en cri­sis la “mera demo­cra­cia”. Al mis­mo tiem­po, se ensan­cha la bre­cha entre los for­ma­lis­mos de la demo­cra­cia y el prin­ci­pio de la sobe­ra­nía popu­lar. Enton­ces, que­dan flo­tan­do en el vien­to algu­nos inte­rro­gan­tes: ¿en qué con­sis­te una polí­ti­ca demo­crá­ti­ca? ¿Qué es la demo­cra­cia? 

Por otra par­te, los cana­les men­cio­na­dos cons­ti­tu­yen una elo­cuen­te mani­fes­ta­ción –una más– del iné­di­to gra­do de alie­na­ción alcan­za­do por las socie­da­des con­tem­po­rá­neas. O sea, entran en cri­sis las for­mas apa­ren­tes; pero esto, por aho­ra, no tie­ne como corre­la­to direc­to e inme­dia­to la emer­gen­cia de una fuer­za social y polí­ti­ca que tor­ne nom­bra­bles y per­cep­ti­bles las pro­pias viven­cias de los y las de aba­jo y que pon­ga de mani­fies­to su volun­tad de auto­de­ter­mi­na­ción his­tó­ri­ca, una fuer­za con la capa­ci­dad de ins­ti­tuir la idea de una alter­na­ti­va sis­té­mi­ca y fun­dar un futu­ro. 

El males­tar en la polí­ti­ca se expre­sa, en bue­na medi­da, como un males­tar en la demo­cra­cia. La demo­cra­cia (ni que decir de la Repú­bli­ca) ter­mi­na sien­do una sus­tan­ti­vi­za­ción del capi­tal finan­cie­ro que ejer­ce un “deci­sio­nis­mo” que los crí­ti­cos y las crí­ti­cas de Carl Sch­mitt sue­len pasar por alto y que sólo algu­nos sch­mit­tia­nos muy lúci­dos y algu­nas sch­mit­tia­nas muy lúci­das logran cap­tar. De ahí la impor­tan­cia de hacer de la demo­cra­cia una crea­ción popu­lar, una demo­cra­cia socia­lis­ta, para que esta no se con­so­li­de como super­es­truc­tu­ra del capi­tal, para que no con­ti­núe degra­dán­do­se y per­vir­tién­do­se. ¿Tie­ne sen­ti­do sos­te­ner, en las actua­les con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, que la dimen­sión for­mal de la demo­cra­cia es una con­di­ción para el des­plie­gue –a pos­te­rio­ri– de su dimen­sión sus­tan­ti­va?

El pro­ce­so de hiper­for­ma­li­za­ción de la demo­cra­cia cons­pi­ra con­tra la demo­cra­cia y pue­de ver­se como un signo de la incom­pa­ti­bi­li­dad de la demo­cra­cia con la pro­fun­di­za­ción de la pola­ri­za­ción socio-eco­nó­mi­ca. Se vie­nen acu­mu­lan­do evi­den­cias de que la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social resul­ta incom­pa­ti­ble con la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en las deci­sio­nes polí­ti­cas más sig­ni­fi­ca­ti­vas. De este modo, la demo­cra­cia se va deli­nean­do como una for­ma que obs­ta­cu­li­za los impul­sos hacia la eman­ci­pa­ción de los y las de aba­jo; como una for­ma que se fago­ci­ta el con­te­ni­do más sig­ni­fi­ca­ti­vo, que anu­la el sen­ti­do más rele­van­te. Para hacer posi­ble la demo­cra­cia, debe­mos favo­re­cer una reab­sor­ción de la mis­ma en el mun­do ple­be­yo, un mun­do amor­fo y caó­ti­co, pla­ga­do de flu­jos de pro­duc­ción desean­te y de posi­bi­li­da­des crea­ti­vas; al tiem­po que debe­mos ale­jar­la de los dis­po­si­ti­vos for­ma­li­za­do­res. Sin auto­de­ter­mi­na­ción popu­lar de los fines, sin auto­ges­tión y co-ges­tión popu­lar de los medios, sin auto­go­bierno de base, la demo­cra­cia no tie­ne des­tino. La demo­cra­cia será anti­ca­pi­ta­lis­ta o no será. 

Asi­mis­mo, el males­tar en la polí­ti­ca, expre­sa un cúmu­lo de difi­cul­ta­des de los movi­mien­tos socia­les y las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res para desa­rro­llar las fun­cio­nes crí­ti­co-prác­ti­cas que pon­gan en evi­den­cia el carác­ter de la obje­ti­vi­dad ins­ti­tui­da y que esbo­cen una alter­na­ti­va a la mis­ma. Por lo tan­to, hay males­tar por las difi­cul­ta­des que se pre­sen­tan a la hora de exce­der la anti­no­mia que con­de­na a las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das a optar entre Esci­la y Carib­dis.[3] Males­tar por no poder pro­du­cir los actos posi­ti­vos que ale­jan el mie­do y que enraí­zan al pue­blo con la his­to­ria y con la vida. Males­tar por no dar con un par de pre­gun­tas ade­cua­das. Males­tar por impo­ten­cia.

Tam­bién hay males­tar en la polí­ti­ca por­que los espa­cios pro­pios del pue­blo son ende­bles ante el poder de las cla­ses domi­nan­tes, de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, del capi­tal finan­cie­ro, del Impe­rio. Un poder que pare­ce invul­ne­ra­ble. Freud con­si­de­ra­ba que una de las tres fuen­tes de infe­li­ci­dad era “la insu­fi­cien­cia de nues­tros méto­dos para regu­lar las rela­cio­nes huma­nas en la fami­lia, el Esta­do y la socie­dad”.[4] Podría­mos agre­gar que el males­tar en la polí­ti­ca, des­de la situa­ción de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das, res­pon­de al hecho de no poder hallar las “for­mas pro­pias” con poten­cia­li­dad para gene­rar, de aba­jo hacia arri­ba, “nue­vo Esta­do” y “nue­va socie­dad glo­ba­li­za­ble”. 

Enton­ces, el males­tar en la polí­ti­ca es la hue­lla del des­con­ten­to sin poli­ti­za­ción; del ham­bre sin poli­ti­za­ción; de la ines­ta­bi­li­dad, la locu­ra, la depre­sión, el amor y el odio sin poli­ti­za­ción. Sin poli­ti­za­ción en un sen­ti­do radi­cal, esto es: una poli­ti­za­ción de todos los des­ór­de­nes y de todas las ano­ma­lías. Sin poli­ti­za­ción enten­di­da, al modo grams­ciano, como “espí­ri­tu de esci­sión”, como rup­tu­ra radi­cal con la visión del mun­do y los valo­res de las cla­ses domi­nan­tes.

El males­tar en la polí­ti­ca es un signo del has­tío res­pec­to de una prác­ti­ca poco sig­ni­fi­ca­ti­va que se ago­ta en el mun­do de las apa­rien­cias, que no lle­ga a con­ver­tir­se en pra­xis y en dife­ren­cia radi­cal o resis­ten­cia auto­con­cien­te. Has­tío de la polí­ti­ca como simu­la­cro, como una maqui­na tri­tu­ra­do­ra de toda libi­do que no esté orien­ta­da al con­su­mo. Este males­tar tam­bién es la cifra de una poli­ti­za­ción a medias, super­fi­cial, ver­ti­cal, que idea­li­za las “armas mella­das” del capi­ta­lis­mo y que hace de ellas un hori­zon­te.

Hay males­tar en la polí­ti­ca por­que hay frus­tra­ción polí­ti­ca deri­va­da, tan­to del aban­dono de la res­pon­sa­bi­li­dad comu­ni­ta­ria como de la per­di­da o la renun­cia a la auto­no­mía colec­ti­va. Habla­mos de auto­no­mía colec­ti­va, de cla­se, en con­tra­po­si­ción a la noción de auto­no­mía carac­te­rís­ti­ca del neo­li­be­ra­lis­mo, una auto­no­mía indi­vi­dua­lis­ta con­ce­bi­da como un ideal moral. Según Judith Butler, la “mora­li­dad indi­vi­dua­li­za­do­ra que con­vier­te en nor­ma la auto­no­mía eco­nó­mi­ca jus­ta­men­te en unas con­di­cio­nes en que la auto­su­fi­cien­cia es cada vez más invia­ble”,[5] es otra fuen­te de frus­tra­ción polí­ti­ca y, por ende, de males­tar.

Hay males­tar en la polí­ti­ca por­que la poro­si­dad del capi­tal está tan pero tan desa­rro­lla­da que se ha espar­ci­do por el terri­to­rio de nues­tros pro­pó­si­tos exis­ten­cia­les, en nues­tros mis­mos sue­ños, recor­tán­do­nos las zonas que toda­vía pre­ser­va­mos rela­ti­va­men­te autó­no­mas. En algún gra­do, hemos inte­rio­ri­za­do las exi­gen­cias de auto­va­lo­ri­za­ción del valor. 

Hay males­tar en la polí­ti­ca por­que fran­jas exten­sas de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das ape­lan al con­sue­lo sumi­nis­tra­do por la pseu­do ciu­da­da­nía por con­su­mo y/​o por las nue­vas supers­ti­cio­nes reli­gio­sas cada vez más duchas en las artes la defor­ma­ción de la reali­dad y en la crea­ción de deli­rios colec­ti­vos de enor­me efi­ca­cia polí­ti­ca.

Hay males­tar en la polí­ti­ca por­que las pres­crip­cio­nes de las pseu­do cien­cias y la auto­ayu­da y las estra­te­gias de reden­ción indi­vi­dual no sir­ven para nada y por­que el sen­ti­do crí­ti­co y la polí­ti­ca con­tra­alie­nan­te y des­alie­nan­te no aso­man en el hori­zon­te.

La rebe­lión es el úni­co antí­do­to con­tra el males­tar en la polí­ti­ca, por­que al pro­du­cir una fisu­ra en la domi­na­ción, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, ins­ti­tu­ye la posi­bi­li­dad de una alter­na­ti­va.

Por: Miguel Maz­zeo**


[1] Deleu­ze, Gilles y Guat­ta­ri, Félix, El Anti­Edi­po. Capi­ta­lis­mo y esqui­zo­fre­nia, Bue­nos Aires, Pai­dós, 2019, p. 113.

[2] Byung- Chul Han, La ago­nía de Eros, Bue­nos Aires, Her­der, 2017, p. 33. 

[3] Esci­la y Carib­dis son per­so­na­jes de la Odi­sea. La pri­me­ra es un mons­truo marino con tor­so de mujer y cola de pez con seis cabe­zas de perros con dien­tes enor­mes y afi­la­dos. El segun­do es un remo­lino pode­ro­so capaz de tra­gar­se un bar­co ente­ro. Como una y otro se ubi­ca­ban a los lados de un estre­cho, si las embar­ca­cio­nes que inten­ta­ban atra­ve­sar­lo se ale­ja­ban de la pri­me­ra corrían el ries­go de caer en el segun­do y vice­ver­sa. 

[4] Freud, Sig­mund: “Males­tar en la cul­tu­ra”. En: Freud, Sig­mund, Obras com­ple­tas, Volu­men XXI (1927−31), Bue­nos Aires, Amo­rror­tu, 1992, p. 3031. Las otras dos fuen­tes de infe­li­ci­dad iden­ti­fi­ca­das por Freud eran la “supre­ma­cía de la natu­ra­le­za” y “la cadu­ci­dad de nues­tro cuer­po”. 

[5] Butler, Judith, Cuer­pos alia­dos y lucha polí­ti­ca. Hacia una teo­ría per­for­ma­ti­va de la asam­blea, Bue­nos Aires, Pai­dós, pp. 25.

** Pro­fe­sor de His­to­ria y Doc­tor en Cien­cias Socia­les por la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA). Pro­fe­sor regu­lar en la UBA y en la Uni­ver­si­dad de Lanús (UNLa). Escri­tor, autor de varios libros publi­ca­dos en Argen­ti­na, Chi­le, Méxi­co, Perú y Vene­zue­la, entre otros: [email protected] Bre­ve his­to­ria de un movi­mien­to popu­lar argen­tino; ¿Qué (no) Hacer? Apun­tes para una crí­ti­ca de los regi­me­nes eman­ci­pa­to­riosPoder popu­lar y naciónIntro­duc­ción al poder popu­lar (el sue­ño de una cosa)El socia­lis­mo enrai­za­do. José Car­los Mariá­te­gui: vigen­cia de su con­cep­to de socia­lis­mo prác­ti­coEl here­je. Apun­tes sobre John William Cooke; Marx popu­li. Colla­ge para repen­sar el mar­xis­mo. 

Fuen­te: Con­tra­he­ge­mo­nia Web

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *