Argen­ti­na. En el nom­bre de Ramo­na, Víc­tor y todos los veci­nos de la 31

Por Nico­lás G. Reco­aro, Tiem­po Argen­tino, 18 mayo 2020

Las voces de mili­tan­tes de base, tra­ba­ja­do­res esen­cia­les y lucha­do­res socia­les que sos­tie­nen a la barria­da en ple­na cua­ren­te­na.

Emer­gen­cia ali­men­ta­ria, sani­ta­ria y habi­ta­cio­nal son las deman­das urgen­tes que soli­ci­ta­ron en una con­fe­ren­cia de pren­sa. Dere­chos bási­cos que el Esta­do le nie­ga al barrio Padre Mugi­ca.

“Nun­ca vie­nen tan­tos medios, her­mano. Será que
los pobres no somos noti­cia. Aho­ra se hizo viral la muer­te de la
com­pa­ñe­ra Ramo­na (Medi­na), igual que la de Víc­tor (Gira­coy), y acá están
los cana­les. Por ahí des­pués lle­ga el gobierno. No pue­de ser que ten­gan
que morir veci­nos para que se hable de nues­tros pro­ble­mas. Para que se
sepa que el virus nos está matan­do”. El que habla es Eze­quiel Mar­tí­nez,
26 años, vecino de toda la vida de la ex Villa 31. Se gana el man­go como
emplea­do de una coope­ra­ti­va que desin­fec­ta todas las maña­nas los
pasi­llos de la barria­da para man­te­ner a raya al mal­di­to Covid. Pero ya
no alcan­za. La cur­va de con­ta­gios en el pos­ter­ga­do barrio Padre Mugi­ca
cre­ce a dia­rio un 20%. El pri­mer caso se cono­ció el pasa­do 20 de abril.
Hoy suman casi 800.

Mar­tí­nez se aco­mo­da el bar­bi­jo, mira a dis­tan­cia los móvi­les de la TV
que lle­nan la can­chi­ta de fút­bol de la Parro­quia Cris­to Obre­ro y
refle­xio­na: “De algu­na mane­ra, los veci­nos nos tene­mos que hacer
escu­char, por­que pare­ce que somos invi­si­bles para el gobierno de la
Ciu­dad. Por eso hace­mos esta con­fe­ren­cia, por eso labu­ra el Comi­té de
Cri­sis. La lucha es en nom­bre de Ramo­na, de Víc­tor, de todos los
veci­nos, los que te dan una mano. Los gobier­nos se pasan la pelo­ta. El
Esta­do acá está borra­do.” 

Des­de
los par­lan­tes que pres­tó el cura de la parro­quia se escu­cha la voz
fir­me de Sil­va­na Oli­ve­ra, veci­na del Güe­mes, uno de los barrios que da
mus­cu­la­tu­ra al Mugi­ca: “En esta cua­ren­te­na los come­do­res se sos­tie­nen a
pul­món, con el apo­yo de los veci­nos, la Igle­sia y las orga­ni­za­cio­nes.
Dan de comer a miles. No sólo los días de sema­na, sino que tam­bién están
las ollas popu­la­res los fines de sema­na, por­que la cua­ren­te­na es todos
los días y pelea­mos para que no fal­te el pla­to de comi­da en nin­gún
hogar.”

Kari­na Calla pue­de dar fe de cada pala­bra de su com­pa­ñe­ra.
La moro­cha es madre de dos pibes, docen­te y coci­ne­ra al fren­te del
meren­de­ro Fuer­za y Lucha Popu­lar: “Dan una mano mis veci­nos para
con­se­guir la mer­ca­de­ría. Por eso pedi­mos la Emer­gen­cia Ali­men­ta­ria. Sin
comi­da, no se aguan­te la cua­ren­te­na.” Los cimien­tos soli­da­rios de la
barria­da popu­lar sos­tu­vo la sub­sis­ten­cia estas sema­nas: “Antes daba
merien­da a los chi­cos, pero aho­ra vie­nen las fami­lias ente­ras. Si antes
daba 100 vian­das, aho­ra ten­go que repar­tir­las entre 200. Deci­me cómo se
hace”.

...
(Foto: Reco­aro)

Eduar­do vive en el barrio hace una déca­da. Es
estu­dian­te del Pro­fe­so­ra­do Dori­ta Acos­ta, mili­tan­te de base y emplea­do
de una fábri­ca. Man­tie­ne a su fami­lia con el magro suel­do que sus
patro­nes le achi­ca­ron por la cua­ren­te­na: “Esta­mos en un momen­to en que
se plan­tea el dile­ma de garan­ti­zar la vida o dar­le la mani­ja al mer­ca­do
–afir­ma-. Si el Esta­do no arti­cu­la con los come­do­res, si no garan­ti­za el
pla­to de comi­da, los ville­ros esta­mos per­di­dos.” El obre­ro dice que
cono­ce a varios mili­tan­tes que se pega­ron la pes­te mien­tras labu­ra­ban en
los come­do­res: “¿Y quién rem­pla­za a esos com­pa­ñe­ros? ¿Quién va a
garan­ti­zar que sigan fun­cio­nan­do las coci­nas? Lo mis­mo pasa con las
coope­ra­ti­vas de lim­pie­za. Eso le pre­gun­ta­ría a Larre­ta, ¿quién va a
lim­piar las calles del barrio?”

El cura Gui­ller­mo Torre hace 20 años que pre­di­ca con el ejem­plo de
Mugi­ca, el san­to patrono del barrio: “Ni lo dudo, Car­los segu­ro esta­ría
acá, al pie del cañón, jun­to a sus veci­nos.” El sacer­do­te ville­ro
escu­cha aten­to las deman­das del Comi­té de Cri­sis y con­fie­sa: “Todas las
nece­si­da­des y peti­cio­nes están en ese docu­men­to: emer­gen­cia ali­men­ta­ria,
habi­ta­cio­nal y sani­ta­ria. A mí me gus­ta res­ca­tar la soli­da­ri­dad que
aflo­ró en este tiem­po oscu­ro. Cómo cre­cie­ron los lazos entre los
veci­nos. Aho­ra le toca al Esta­do. Dar res­pues­tas, y que sea rápi­do.
Por­que este virus no da res­pi­ro, avan­za y avan­za.” A su espal­da, una
pared tatua­da con la ima­gen de Mugi­ca y unas pala­bras que rezan: “Señor,
sue­ño con morir por ellos: ayú­da­me a vivir para ellos.”

“Cuan­do se cor­tó el agua, lo pri­me­ro que pen­sé fue ‘esto va a ser
incon­tro­la­ble’. Y así fue”, cuen­ta Gabriel Sán­chez, comu­ne­ro y médi­co
que par­ti­ci­pa en el ope­ra­ti­vo Detec­tar. Des­pués agre­ga: “La úni­ca
cer­te­za que tenía­mos era que al virus se lo com­ba­tía con higie­ne de
manos. Pero sin agua, la mitad de la bata­lla la tene­mos per­di­da.”
Duran­te sema­nas, los veci­nos tuvie­ron que cru­zar de pun­ta a pun­ta la
barria­da para con­se­guir el insu­mo bási­co para la vida: “Y ahí cre­ció el
con­ta­gio –dice Sán­chez-. El virus cir­cu­la con la gen­te. Se arma­ron filas
lar­guí­si­mas, se pasa­ban de mano en mano bal­des, bote­llas, bido­nes. Así
esta­mos aho­ra, casi 800 posi­ti­vos. Luchan­do con­tra la expan­sión del
virus, la desidia del gobierno de la Ciu­dad y pidien­do que inter­ven­ga
Nación. Esto cala hon­do en los veci­nos. Se sien­ten aban­do­na­dos. Por eso
pedi­mos la emer­gen­cia sani­ta­ria.”

Las cáma­ras de tevé se apa­gan, se enro­llan los cables y final­men­te
los móvi­les dejan en silen­cio el barrio. El doc­tor Sán­chez tie­ne que
vol­ver a reco­rrer los pasi­llos para entre­vis­tar a posi­bles veci­nos
con­ta­gia­dos. Pero antes, recuer­da a Ramo­na y a Víc­tor: “Que­da la
angus­tia, la bron­ca, el dolor por saber que sus muer­tes se podían haber
evi­ta­do. Por ellos y los 50 mil veci­nos del barrio no vamos a bajar los
bra­zos.”

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *