Argen­ti­na. Dur­mie­ron el pro­yec­to del postítu­lo de ESI en un cajón

Por Gise­lle Riba­loff y Fer­nan­do Tebe­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2020

El Minis­te­rio de Edu­ca­ción no auto­ri­zó aún el
comien­zo de la cohor­te 2020. Soli­ci­ta modi­fi­ca­cio­nes al pro­yec­to y cues­tio­na el
enfo­que, por ejem­plo lo que con­si­de­ra el pre­do­mi­nio de temas vin­cu­la­dos al
géne­ro. Mien­tras se sigue dila­tan­do la deci­sión, cien­tos de alum­nos y alum­nas
con­ti­núan espe­ran­do comen­zar la cur­sa­da de pri­mer año.
Ante esta nue­va avan­za­da del Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos
Aires con­tra el Postítu­lo de Edu­ca­ción Sexual Inte­gral del Joa­quín V. Gon­zá­lez,
María Euge­nia Ote­ro y Marie­la Sar­lin­ga, inte­gran­tes del Con­se­jo Aca­dé­mi­co
par­ti­ci­pa­ron de Has­ta que vuel­van los abra­zos, el pro­gra­ma matu­tino de Radio La Reta­guar­dia, para expli­car
la situa­ción. 

El 21 de sep­tiem­bre de 2019 el audi­to­rio del sub­sue­lo del Pro­fe­so­ra­do Joa­quín V. Gon­zá­lez des­bor­da­ba de gen­te. El postítu­lo de ESI cum­plía diez años. Es pro­ba­ble que, en ple­na eufo­ria, las y los docen­tes hayan teni­do tiem­po para pen­sar que poco tiem­po des­pués iban a tener que estar dis­cu­tien­do, otra vez, la reno­va­ción de un postítu­lo que cre­ce cada año, pero que tie­ne que estar pen­dien­te de su apro­ba­ción por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción cada dos años; cada vez con mayo­res obs­tácu­los. En para­le­lo a esa dis­cu­sión, más de 200 per­so­nas se ins­cri­bie­ron para las tan solo las 200 vacan­tes. Las per­so­nas que pudie­ron con­se­guir su lugar en la cur­sa­da, no han podi­do comen­zar­la por­que el Minis­te­rio toda­vía no apro­bó la cohor­te 2020. María Euge­nia Ote­ro y Marie­la Sar­lin­ga son par­te del Con­se­jo Aca­dé­mi­co de Postítu­lo de Edu­ca­ción Sexual Inte­gral, y visi­ta­ron La Reta­guar­dia para comen­tar la situa­ción, preo­cu­pa­das por el des­gas­te al que están some­ti­das en ple­na pan­de­mia.

—La Reta­guar­dia: ¿Qué pasa con el Postítu­lo?

—María Euge­nia Ote­ro: Bueno, el Postítu­lo de Esi del Joa­quin siem­pre está en peli­gro. Es un espa­cio en ries­go, no tie­ne esta­bi­li­dad, no hay una deci­sión del Esta­do que plan­tee que este postítu­lo se va a que­dar has­ta que las y los docen­tes estén for­ma­dos en ESI. Todo el tiem­po apa­re­cen situa­cio­nes que lo ponen en ries­go.

—LR: Por eso cada dos años tie­nen que espe­rar una nue­va reso­lu­ción del Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires

—Marie­la Sar­lin­ga: Sí, pero la pre­ca­rie­dad no apun­ta sola­men­te a esa reno­va­ción por dos años sino a la pre­ca­ri­za­ción labo­ral que sufri­mos en el equi­po de tra­ba­jo.

—EO: Sí. Noso­tras como tra­ba­ja­do­ras no tene­mos esta­bi­li­dad, nos hacen con­tra­tos de Altas y Bajas, cuan­do empie­zan y al ter­mi­nar las cla­ses. Y eso no cuen­ta momen­tos de labu­ro por fue­ra de ese perío­do, como por ejem­plo los exá­me­nes. Por otro lado, cada dos años hay que reno­var el pro­yec­to, y en los últi­mos tiem­pos las auto­ri­da­des lo toman cada vez que se pre­sen­ta como un pro­yec­to nue­vo, sin tener en cuen­ta la anti­güe­dad del postítu­lo, la expe­rien­cia, hace diez años que sos­te­ne­mos la for­ma­ción de docen­tes, con mues­tras de exce­len­cia aca­dé­mi­ca y resul­ta­dos en la prác­ti­ca, con docen­tes que se com­pro­me­ten con la ESI y lo apli­can en sus escue­las.

—MS: No sólo diez años de tra­yec­to­ria sino de expe­rien­cia acu­mu­la­da, de repen­sar­nos, de diver­si­dad de alum­nos y alum­nas que apor­tan a nues­tra base teó­ri­ca. Los enla­ces teji­dos con orga­ni­za­cio­nes, acti­vis­tas, con gru­pos que tra­ba­jan con ESI, en una rela­ción dia­léc­ti­ca, de ida y vuel­ta, que pare­ce no ser sufi­cien­te para el Esta­do. Nos vemos este últi­mo mes some­ti­das a expli­car cada pun­to del pro­yec­to de pre­sen­ta­ción que hace pen­sar que par­ti­mos de cero.

—EO: Lo más impor­tan­te es ver que nues­tros egre­sa­dos y egre­sa­das están inser­tos en las escue­las, están for­ma­dos, y detec­tan situa­cio­nes de abu­so, de vio­len­cia, sacan­do pibas de redes de tra­ta, tra­ba­jan­do con méto­dos anti­con­cep­ti­vos, pre­vi­nien­do emba­ra­zos no inten­cio­na­les o infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual, com­pro­me­ti­dos con los dere­chos, por­que ese es el enfo­que de nues­tro espa­cio.

—LR: En un momen­to de todo este mes trans­cu­rri­do pare­cía que el Postítu­lo se daba este año. pero, ¿qué pasó?

—EO: Sí, por­que nos plan­tea­ban que no tenían fir­ma por el cam­bio de ges­tión. Eso nos indi­ca­ba que esta­ba el últi­mo paso y sólo depen­dia de la volun­tad polí­ti­ca, y que la pre­sión de las orga­ni­za­cio­nes, de las cin­co mil fir­mas que se jun­ta­ron para que sal­ga la reso­lu­ción, había resul­ta­do. Pero lue­go des­cu­bri­mos que no fal­ta­ba sólo la fir­ma, sino que nues­tro pro­yec­to pre­sen­ta­do en tiem­po y for­ma el año pasa­do, y que debe­ría haber sido eva­lua­doen octu­bre, noviem­bre o diciem­bre del año pasa­do, recién aho­ra nos están sugi­rien­do modi­fi­ca­cio­nes, es decir, un paso inter­me­dio, por­que aún fal­tan revi­sio­nes. Esto nos indi­ca que dur­mie­ron el pro­yec­to. Que lo cajo­nea­ron, y esto no es ino­cen­te. Hay una línea de tra­ba­jo nues­tra que, evi­den­te­men­te, al Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires no le con­ven­ce.

—MS: Sí. La dila­ta­ción es evi­den­te. Pri­me­ro usa­ron a la pan­de­mia, que había que redi­rec­cio­nar los fon­dos por el con­tex­to, sepa­ran­do edu­ca­ción de salud, como si nues­tro tra­ba­jo no tuvie­ra que ver con salud, mien­tras sí apro­ba­ban otros pro­yec­tos, inclu­so de ESI, que no tie­nen la mis­ma orien­ta­ción que la nues­tra. Lue­go, comien­zan la revi­sión muy tar­día­men­te, como decía Euge.

—EO: Sí, y cuan­do hablan de revi­sar nos comen­tan que nues­tro pro­yec­to tie­ne un mar­ca­do pre­do­mi­nio de cues­tio­nes de géne­ro. Y que temen que esto sea en detri­men­to de una mira­da inte­gral sobre la sexua­li­dad. Y esto es gra­ví­si­mo.

—MS: Esto es gra­ve, sobre todo des­de lo cons­ti­tu­cio­nal. En el artícu­lo 38 de la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, de 1994, don­de dice que el GCBA incor­po­ra la pers­pec­ti­va de géne­ro en todos sus ámbi­tos. Que es, en defi­ni­ti­va, lo que plan­tea nues­tro pro­yec­to. No se pue­de enten­der las obser­va­cio­nes que nos hacen sin pen­sar que hay un ensa­ña­mien­to ideo­ló­gi­co con el Postítu­lo.

—LR: ¿Qué qui­sie­ron decir con eso?

—EO: No sabe­mos, por­que la pers­pec­ti­va de géne­ro atra­vie­sa todo con­te­ni­do. No es algo suel­to. Que los fun­cio­na­rios del Gobierno de la Ciu­dad digan eso no es señal de no com­pren­der. Es un posi­cio­na­mien­to polí­ti­co.

—LR: ¿Esto deja al des­cu­bier­to que la ausen­cia de la volun­tad polí­ti­ca que plan­tea­ban al comien­zo de la nota es por algo ideo­ló­gi­co?

—EO: Si, vie­ne por acá. Esto que deci­mos lo deja­ron por escri­to. Es una suge­ren­cia para nue­vos pro­yec­tos pero nos piden que lo haga­mos aho­ra. Pero ade­más nos dicen, aun­que no por escri­to, que hay una pers­pec­ti­va que les preo­cu­pa: que nues­tra didác­ti­ca está basa­da en la psi­co­lo­gia social y que debe­ría­mos incluir otras herra­mien­tas para que las y los docen­tes pue­dan tra­ba­jar la ESI en el aula y en todos los nive­les. Y si, noso­tras par­ti­mos de la Psi­co­lo­gía Social, de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, del modo que tie­ne la Psi­co­lo­gía Social de enten­der al suje­to, de su con­cep­ción de salud. Y todo eso les moles­ta.

—MS: Hay una deman­da tam­bién sobre dis­tin­tas didác­ti­cas sobre la ESI, lo que evi­den­cia un des­co­no­ci­mien­to del cam­po, la ESI tie­ne los mis­mos años de anti­güe­dad que la ley, como didác­ti­ca apli­ca­da a la escue­la. Eso quie­re decir que tie­ne 14 años. Noso­tras somos par­te de esa didác­ti­ca, con cada apor­te, con cada reno­va­ción, vamos crean­do esa didác­ti­ca, con la Psi­co­lo­gía Social, con enfo­que des­de los Dere­chos Huma­nos, de la Peda­go­gía de Pau­lo Frei­re. Y todo esto aho­ra pare­ce­ría estar pues­to en cues­tión.

—LR: ¿Cómo sigue todo esto?

—EO: Noso­tras nos pre­gun­ta­mos si había que poner­se a tra­ba­jar obser­van­do estas suge­ren­cias o salir a denun­ciar, pen­san­do en que el Postítu­lo se aprue­be. Cuál era el mejor modo de lle­gar a eso. Nos sen­ta­mos a hacer las modi­fi­ca­cio­nes, obvia­men­te sin correr­nos de nues­tro lugar ni de nues­tros posi­cio­na­mien­tos, que están sos­te­ni­dos por un mar­co legal por otro lado, no es un inven­to nues­tro. Esta­mos espe­ran­do que la res­pues­ta del gobierno sea posi­ti­va, pero están dila­tan­do todo con pasos buro­crá­ti­cos.

—MS: Y ade­más este año hici­mos una pre­se­lec­ción de dos mil aspi­ran­tes y hay 220 per­so­nas espe­ran­do para ver si empie­zan a cur­sar, tene­mos un equi­po de 16 per­so­nas vien­do si van a tener tra­ba­jo o no. Y un pro­yec­to con muchas horas de labu­ro, muchas expec­ta­ti­vas, soli­da­ri­dad gru­pal. No esta­mos hablan­do sólo de una pro­pues­ta de tra­ba­jo, es más que eso.

Fuen­te: Lare​ta​guar​dia​.com​.ar

Entre­vis­ta: Gise­lle Ribaloff/​Fernando Tebe­le Edi­ción: Fer­nan­do Tebe­le Ilus­tra­ción: Ro Ferrer Redac­ción: Rodri­go Ferrei­ro

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *