Argen­ti­na. Sus­pen­der el pago e inves­ti­gar la deu­da: El pue­blo tie­ne dere­cho a saber de qué se tra­ta, para no pagar lo que no debe

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020.-

El tex­to publi­ca­do a con­ti­nua­ción es el pro­nun­cia­mien­to de la Auto­con­vo­ca­to­ria por la Sus­pen­sión de Pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da ante la situa­ción actual.

Las nego­cia­cio­nes en cur­so mues­tran a las cla­ras que el poder eco­nó­mi­co-finan­cie­ro, polí­ti­co y mediá­ti­co está ali­nea­do en natu­ra­li­zar y defen­der la nece­si­dad de «hon­rar» y pagar la supues­ta «deu­da».

La mayo­ría de los fon­dos y espe­cu­la­do­res pri­va­dos no han acep­ta­do la pro­pues­ta de rees­truc­tu­ra­ción pre­sen­ta­da por el gobierno y ava­la­da por el FMI. Pre­ten­den extraer mayo­res con­ce­sio­nes para incre­men­tar aún más sus ganan­cias, aún en este con­tex­to crí­ti­co. El Gobierno se enca­mi­na a ceder. Todos estos sec­to­res en dispu­ta (FMI, Fon­dos de Inver­sión, Gobierno) coin­ci­den en que se pague y que sea a libro cerra­do. A pesar de las irre­gu­la­ri­da­des, la fuer­te des­le­gi­ti­ma­ción de la deu­da y del momen­to his­tó­ri­co de pan­de­mia y cri­sis eco­nó­mi­ca mundial.

No acep­ta­mos que sólo exis­ta la opción de pagar. Nues­tra prio­ri­dad es la vida del pue­blo y de la natu­ra­le­za. Lo que nos recla­man nun­ca fue para bene­fi­cio nues­tro, sino que res­pon­de a una exa­cer­ba­da explo­ta­ción, espe­cu­la­ción y saqueo que aten­ta con­tra nues­tros dere­chos y sobe­ra­nía. El pue­blo argen­tino sabe, como lo saben tan­tos pue­blos her­ma­nos que enfren­tan al mis­mo sis­te­ma de deu­da per­pe­tua, que es a ellos a quie­nes se les hace pagar ese cos­to con ham­bre, mise­ria, con­ta­mi­na­ción y repre­sión y que, no obs­tan­te, cada vez se debe más. 

Sue­le plan­tear­se que es nece­sa­rio evi­tar el default para no per­der acce­so al finan­cia­mien­to inter­na­cio­nal. Pero Argen­ti­na no acce­de a ese finan­cia­mien­to des­de 2018 y el Minis­tro de Eco­no­mía afir­ma que, aun acor­dan­do con los espe­cu­la­do­res, tam­po­co lo tendrá.

Sos­te­ne­mos que es nece­sa­rio sus­pen­der el pago e inves­ti­gar la deu­da recla­ma­da para no pagar lo que el pue­blo no debe y poder abrir otros cami­nos. Tene­mos dere­cho a saber si es legí­ti­ma y legal, o una deu­da frau­du­len­ta y odio­sa como tan­to se ha denun­cia­do, inclu­so des­de los tri­bu­na­les argen­ti­nos. Sobre estos prin­ci­pios basa­mos nues­tro recha­zo del con­jun­to de la pre­ten­di­da deu­da y la cam­pa­ña por la sus­pen­sión de todos los pagos y una audi­to­ría inte­gral con par­ti­ci­pa­ción ciudadana.

Se tra­ta de pen­sar la pro­ble­má­ti­ca de la deu­da de mane­ra sobe­ra­na; de pre­gun­tar­se por un sen­ti­do hege­mó­ni­co que bene­fi­cia a los pres­ta­do­res de la deu­da y a quie­nes se bene­fi­cia­ron con ella, pero que no fue a cam­bio de nin­gún bene­fi­cio ni para la Nación ni para el pue­blo. Esto a sabien­das, ade­más, que se trans­for­ma­ba en una car­ga impo­si­ble de pagar. Más que deu­da es una esta­fa que sólo sir­vió para la fuga de capi­ta­les, la espe­cu­la­ción, la corrup­ción y el ajus­te, aumen­tan­do en casi 100.000 millo­nes de dóla­res los recla­mos de deu­da públi­ca duran­te los cua­tro años de ges­tión de Mau­ri­cio Macri y agra­van­do el ciclo ini­cia­do en 197576.

La situa­ción actual, don­de la pan­de­mia agu­di­zó una cri­sis eco­nó­mi­ca y social que cas­ti­ga a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y al pue­blo en su con­jun­to, es moti­vo sufi­cien­te para sos­te­ner, en tér­mi­nos de sobe­ra­nía y jus­ti­cia social, la nece­si­dad y urgen­cia de sus­pen­der todos los pagos, inves­ti­gar la deu­da y dejar de dila­pi­dar las divi­sas dis­po­ni­bles en el pago de una deu­da ile­gí­ti­ma, ile­gal y odiosa.Porque cada mone­da que va a las arcas del FMI –como el pago de 320 millo­nes de dóla­res que se le hizo el pasa­do 7 de mayo, en ple­na cuarentena‑, al Club de París y demás ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les o los fon­dos espe­cu­la­ti­vos como Blac­krock, Fide­lity, Pim­co, Tem­ple­ton, Grey­lock y otros, es un recor­te a la inver­sión en polí­ti­cas públi­cas esen­cia­les para garan­ti­zar dere­chos bási­cos como salud, vivien­da, ali­men­ta­ción, agua, empleo, jubi­la­cio­nes, con­tra la vio­len­cia de géne­ro, entre otros que per­mi­ti­rían cubrir nece­si­da­des urgen­tes. La deu­da es con el pueblo.

20 de mayo de 2020

Invi­ta­mos a sumar sus fir­mas, has­ta el 195, hacien­do clic aquí o envian­do un correo: [email protected]​gmail.​com.

El pro­nun­cia­mien­to será pre­sen­ta­do el 205, a las 18 hs., en un even­to con Adol­fo Pérez Esqui­vel, Nora Cor­ti­ñas y otres refe­ren­tes de la cam­pa­ña, por FB de la Auto­con­vo­ca­to­ria x la Sus­pen­sión del Pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da. ¡Les esperamos!

FRENTE A LA DEUDA Y AL FMI, NOS AUTOCONVOCAMOS HACIA UNA AMPLIA CAMPAÑA DE MOVILIZACIÓN POPULAR

SUSPENSIÓN DEL PAGO E INVESTIGACIÓN DE LA DEUDA ILEGÍTIMA, ILEGAL Y ODIOSA

¡QUE PAGUEN LOS QUE SE BENEFICIARON DE LA ESTAFA DE LA DEUDA!

AUTOCONVOCATORIA POR LA SUSPENSIÓN DEL PAGO E INVESTIGACIÓN DE LA DEUDA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *