Argen­ti­na. El mejor home­na­je a Martha Fer­nán­dez, es recor­dar­la como una lucha­do­ra revo­lu­cio­na­ria ejem­plar (Escri­ben Car­los Azná­rez y Mar­ce­la San­tu­cho)

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020.-

En estos tiem­pos de pesa­di­lla,
con­fi­na­mien­tos y dolo­res com­par­ti­dos, se nos fue Martha Fer­nán­dez, com­pa­ñe­ra de
muchas luchas jus­tas a lo lar­go de su vida. Con ella y su com­pa­ñe­ro, el tam­bién
inol­vi­da­ble Qui­to Bur­gos, nos cono­ci­mos a prin­ci­pios de los 70, mili­tan­do en el
pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio con fuer­te influen­cia mar­xis­ta. Martha y Qui­to con el
correr de los años fue­ron un solo puño gol­pean­do al capi­ta­lis­mo y al
impe­ria­lis­mo. Don­de había que poner el cuer­po en el aba­jo ‑jamás en el arri­ba
buro­crá­ti­co y bur­gués- ellos esta­ban, demos­tran­do siem­pre un gran com­pro­mi­so
con las luchas inter­na­cio­na­lis­tas, como la de Cuba o la de Viet­nam.

Pasa­ron por la com­ba­ti­va CGT de los
Argen­ti­nos y tam­bién por las Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas, vivie­ron una eta­pa de
su vida en Cuba y vol­vie­ron a ser par­te de otra vic­to­ria popu­lar en los
pri­me­ros años de la Nica­ra­gua San­di­nis­ta. Lue­go, con otros revo­lu­cio­na­rios
colo­ca­ron los pri­me­ros ladri­llos del Movi­mien­to Todo
por la Patria
(MTP) has­ta ese trá­gi­co final en el que los
mili­ta­res geno­ci­das ase­si­na­ron a varios enor­mes com­ba­tien­tes en la toma del
Cuar­tel de La Tabla­da. Allí Qui­to, cayó en com­ba­te y uno de sus hijos con
Martha fue dete­ni­do por varios años.

Todos esos gol­pes no ami­la­na­ron nun­ca a Martha y cada vez que se pro­du­cía un duro tras­pié se cre­cía con más fuer­za. Nun­ca dejó de mili­tar, nun­ca con­ce­dió ni un ápi­ce a los can­tos de sire­na del refor­mis­mo y el posi­bi­lis­mo. Siem­pre, has­ta sus últi­mas horas, siguió pen­san­do que la Revo­lu­ción era el úni­co camino libe­ra­dor. Por eso amó tan­to a Cuba y su gen­te, por eso hoy que nos toca des­pe­dir­la, nos da orgu­llo haber­la cono­ci­do y tran­si­ta­do algu­nas de sus eta­pas. Su ejem­plo va a per­du­rar, sin duda, por­que aun­que nues­tros enemi­gos lo inten­ten, no podrán apa­gar el fue­go que gen­te como ella, como Qui­to Bur­gos y otros miles encen­die­ron para siem­pre. Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre, Martha. Ven­ce­re­mos.


Una entre­vis­ta fun­da­men­tal sobre la his­to­ria de lucha de Martha Fer­nán­dez

Por Mar­ce­la San­tu­cho

En home­na­je a Martha, repro­du­ci­mos esta entre­vis­ta que le
rea­li­za­ra tiem­po atrás otra com­pa­ñe­ra excep­cio­nal, Mar­ce­la San­tu­cho.

-Con­ta­me de vos y tu com­pa­ñe­ro, ¿cómo empe­za­ron?

-Bueno, yo esta­ba mili­tan­do en el
Socia­lis­mo de Van­guar­dia que era una orga­ni­za­ción de izquier­da que tenía
con­tac­to con la resis­ten­cia pero­nis­ta. Ya me había reci­bi­do de abo­ga­da y me
dije­ron mis com­pa­ñe­ros: «andá a ver a Bur­gos, que es pero­nis­ta pero
real­men­te es mar­xis­ta, estu­dia mucho». Enton­ces fui (a la cár­cel de
Case­ros) y vi que era muy avan­za­do ideo­ló­gi­ca­men­te, muy estu­dio­so y que había
sufri­do mucho con la dere­cha pero­nis­ta. Cuan­do estu­vo (pre­so) en (la cár­cel de)
Raw­son, la dere­cha pero­nis­ta entra­ba y le rom­pían los libros…Lo cono­cí un 27 de
agos­to, empe­cé a visi­tar­lo y se pro­du­ce la cri­sis de los misi­les en Cuba en el
62 y me dice ; «-vos lle­va­rías un comu­ni­ca­do nues­tro salu­dan­do a Cuba y la
lucha de los cuba­nos»? Y le dije si cla­ro! Lo lle­vé. Lue­go vol­ví a la
cár­cel cuan­do salió (Jor­ge) Di Pas­cua­le que me dijo; «se lle­va­ron a los
mucha­chos tras­la­da­dos por el famo­so comu­ni­ca­do», que habían fir­ma­do Qui­to
y dos más pero habían pues­to «pre­sos polí­ti­cos de Case­ros». Logré hablar
con el direc­tor de la cár­cel y entré; me dijo “nos lle­van al Cha­co”, vi cuan­do
se iban . Fui­mos a Coron­da a ver a los com­pa­ñe­ros. Cuan­do fui­mos al Cha­co y fue
cuan­do Qui­to me pidió que me case con él y le dije que sí!. Nos casa­mos un 27
de diciem­bre. Nadie daba un man­go por el casa­mien­to pero lo que pasa es que fue
un matri­mo­nio com­ba­tien­te, lo nues­tro fue mili­tar jun­tos, pelear jun­tos, luchar
jun­tos.

Par­ti­ci­pa­mos en todas las luchas
impor­tan­tes de los 70, entra­mos a las FAP (Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas) que eran
las menos pero­nis­tas de las orga­ni­za­cio­nes, tenía­mos toda la for­ma­ción del
com­pa­ñe­ro Ray­mun­do Villa­flor. Tenía­mos mucha rela­ción con el PRT, más que con
Mon­to­ne­ros, por­que noso­tros éra­mos pero­nis­tas, pero éra­mos Mar­xis­tas. Éra­mos
pero­nis­tas por­que el pero­nis­mo era la inser­ción polí­ti­ca de las masas y siem­pre
lucha­mos por dar esa ideo­lo­gía.

Noso­tros fui­mos muy per­se­gui­dos por la
AAA que mata­ron mon­to­nes de com­pa­ñe­ros, pri­me­ro a Rodol­fo Orte­ga Peña, a julio
Tro­xer, que había esta­do en el levan­ta­mien­to del 9 de junio, era uno de los
sobre­vi­vien­tes de la masa­cre de José león Sua­rez. En un momen­to nos lla­mó un
com­pa­ñe­ro que tenía relac­ción con la super­es­truc­tu­ra, me fue­ron a bus­car al
estu­dio y Tito, el por­te­ro, me dice en la calle “Doc­to­ra no vaya que esto es
una rato­ne­ra”. A Qui­to ya lo habían ido a bus­car al domi­ci­lio que tenia, y
bueno, sali­mos del país a fines del 74, tra­ta­mos de vol­ver y cuan­do está­ba­mos a
mitad de camino nos dicen «no vuel­van por­que vie­ne el gol­pe».

-MS : ¿y cuán­do vol­vie­ron?

-MF : Estu­vi­mos en Méxi­co don­de nos
sor­pren­dió el gol­pe y toma­mos con­tac­to con Cuba y vol­vi­mos a Cuba hacien­do
miles de cosas des­de entre­na­mien­to a estu­dio de mate­ria­les, infor­ma­ción y
vol­vi­mos antes de que se fue­ran los mili­cos, entra­mos por Bra­sil y me acuer­do
que mi com­pa­ñe­ro me dijo “Nun­ca más me voy del país, me van a sacar muer­to”. Yo
pien­so que el que­ría eso; morir com­ba­tien­do, pero con el cam­bio de la
geo­po­lí­ti­ca, se cayó el cam­po socia­lis­ta y nos fue mal con la pér­di­da de los
mejo­res cua­dros, por suer­te que­dó el Pela­do (Enri­que Gorria­rán, de la direc­ción
del PRT-ERP). Enton­ces pedí mi incor­po­ra­ción al PRT, por­que no podía vivir sin
orga­ni­za­ción. Así que viví todas las polé­mi­cas del Par­ti­do; la ten­den­cia
leni­nis­ta… toda la his­to­ria, siem­pre cer­ca del Pela­do.

Des­pués de La tabla­da yo a Qui­to lo
bus­qué años por­que lo daban como vivo, tuvo cap­tu­ra de inter­pol has­ta que lo
iden­ti­fi­ca­ron. Yo tenía más pro­ble­mas para mover­me con mi pasa­por­te, así que me
movía con pasa­por­te tru­cho sin pro­ble­ma y los que me ayu­da­ron fue­ron los
com­pa­ñe­ros boli­via­nos que me hicie­ron los pape­les, eso no lo digo pero a vos te
lo pue­do con­tar, tuve toda la soli­da­ri­dad de los com­pa­ñe­ros y soy boli­via­na
tam­bién y de cora­zón por­que tuve tan­ta soli­da­ri­dad en Boli­via!

-MS; pero vos ¿esta­bas acá antes del gol­pe del 76?

-MF : No, soy exi­lia­da de Isa­bel y la
AAA.

-MS; Esta­bas en las FAP, pero cono­cías muchos del PRT.

-MF: Sí, por­que de los que yo fui
abo­ga­da, el 70 % eran del PRT y ten­go muchos ami­gos per­so­na­les míos como los
Llo­rens, el Pecho, de cuan­do me fui a vivir a Cór­do­ba.

-MS: Y ¿a mis padres cono­cis­te?

-No, él no era abo­ga­do, era perio­dis­ta,
sabes que perio­dis­tas y abo­ga­dos son las pro­fe­sio­nes que más des­apa­re­ci­dos
tene­mos; 105 perio­dis­tas des­apa­re­ci­dos y 107 abo­ga­dos. Para entrar a Raw­son que
lle­vá­ba­mos men­sa­jes de todo el mun­do, afue­ra había un retén del ejér­ci­to, otro
de gen­dar­me­ría y aden­tro otro del ser­vi­cio peni­ten­cia­rio; íba­mos a la cár­cel
con Car­los Vane­la, un abo­ga­do de Cor­do­ba, y con Susa­na (que murió) que cuan­do entrá­ba­mos
a la visi­ta, Car­los ponía su por­ta­fo­lio con mucha fir­me­za y le decía al botón
del ser­vi­cio peni­ten­cia­rio; «ud. no pue­de revi­sar el por­ta­fo­lio por­que es
pro­lon­ga­ción de mi estu­dio» y no se lo revi­sa­ban! Lle­vá­ba­mos muchos
cara­me­los entrá­ba­mos a las 8:00 de la maña­na y salía­mos como a las 8 de la
noche de Raw­son. La visi­ta de Raw­son era terri­ble por­que había una reja acá,
una pla­ta­for­ma como de dos metros y otra reja del otro lado don­de esta­ban los
pre­sos, así que había un kilom­bo por­que tenía­mos que hablar a los gri­tos y así
no nos podían gra­bar ni escu­char todo.

Una vez, con un com­pa­ñe­ro, tiró un
cara­me­lo que cae en medio de la pla­ta­for­ma, le digo «estas loco ¿aho­ra què
hace­mos?» y empe­za­mos a fumar todos y a tirar los puchos ahí, enton­ces
vino un barren­de­ro y el plan de fuga (en un cara­me­lo) había que­da­do en el
medio.

MS : ¿còmo
eran los cara­me­los exac­ta­men­te?

-MF : Eran como ciga­rri­llos fini­tos con
men­sa­jes escri­tos con letra micros­có­pi­ca que le ponían cin­ta, y que­da­ban como
cara­me­li­tos y noso­tros los abo­ga­dos los entre­gá­ba­mos a quie­nes ellos nos
decían.

MS :
¿Cono­cis­te a mi tía Manue­la que era abo­ga­da?

-MF : Cómo no! Sí, a la neni­ta la
cono­cí, era un encan­to.

-MS : Ella defen­día a mi madre pri­me­ro, lue­go a mi padre, ¿don­de
la vis­te, en las cár­ce­les supon­go.

MF: no por­que la mayo­ría de abo­ga­dos no
que­rían defen­der a los mili­tan­tes polí­ti­cos, enton­ces noso­tros arma­mos una
aso­cia­ción de abo­ga­dos defen­so­res de pre­sos gue­rri­lle­ros y ahí la cono­cí a la
Neni­ta. Dejè de ver a su com­pa­ñe­ro, el ama­ri­llo, cuan­do noso­tros plan­tea­mos que
el movi­mien­to esta­ba bár­ba­ro pero que nece­si­tá­ba­mos la van­guar­dia que debía
estar delan­te y ellos esta­ban en con­tra. Fue en la mesa nacio­nal de 1987, y
unos com­pa­ñe­ros se sepa­ra­ron entre ellos, estoy escri­bien­do aho­ra sobre eso.

MS: Que bueno! ¿sobre esto?

-MF: Sobre todo, arran­co con una bre­ve
intro­duc­ción sobre quien es Qui­to y quien soy yo . Des­pués cuen­to de la lucha
en que par­ti­ci­pa­mos, me cues­ta mucho y me cues­ta aní­mi­ca­men­te.

Éra­mos una pare­ja muy sim­bió­ti­ca y des­pués
de 30 años, toda­vía sigo con el gol­pa­zo, no lo pue­do dige­rir.

-MS: ¿La muer­te de tu com­pa­ñe­ro? Pero si decís que el que­ría…

-MF: Si, si, yo lo entien­do, pero todo
lo hacía­mos jun­tos aun­que pasa­ron 30 años de su caí­da en com­ba­te, a veces leo
algo e incons­cien­te­men­te digo “lo ten­go que hablar con Qui­to”, estu­vi­mos jun­tos
26 años. A veces veo pare­jas de vie­jos que van de la mano y pien­so qué lin­do
sería que hubié­se­mos podi­do enve­je­cer jun­tos. Una vez nos cita­mos en el zoo por
la jau­la de los ele­fan­tes y le dije “ pen­sar que van a vivir 200 años” y èl me
dijo; “ sì, por­que no están meti­dos en lo que anda­mos noso­tros.”

Sì pue­do decir que no me arre­pien­to de
nada, sigo cre­yen­do en lo mis­mo que creì, pero no se die­ron las con­di­cio­nes y
sigo pen­san­do que lle­ga­rá, aun­que yo no lo vea. Lo que pasa es que fal­tan las
con­di­cio­nes sub­je­ti­vas. Pero ten­go la espe­ran­za de un futu­ro posi­ti­vo, la no
polí­ti­ca no ayu­da.

-MS: los jóve­nes de hoy saben de his­to­ria poco y nada, por­que
tam­po­co les expli­can, la edu­ca­ción acá es malí­si­ma, hay pro­fe­so­res que no
quie­ren hablar. Me con­ta­ron alum­nos que les pre­gun­tan a los docen­tes por los
años 70 y les con­tes­tan; “si hay tiem­po” habla­mos, y lue­go al final del cur­so
no lo hay…

MF : Vos sabes que me lla­ma­ron a una
char­la en un local de Pero­nis­mo Revo­lu­cio­na­rio que se lla­ma­ba “Negros de
mier­da”, no me olvi­do nun­ca, chi­cos que hacían el CBC para la uni­ver­si­dad y me
pre­gun­tan si quie­ro dar cla­se de mar­xis­mo, y hubo chi­cos sen­ta­dos en el sue­lo.
Les hablé sobre Marx, Engels, Lenin y des­pués estu­dia­mos «El
Capi­tal». Otros pibes me pre­gun­ta­ron si que­ría ir a dar char­las en Mon­te
Gran­de. Ten­go espe­ran­za en los jóve­nes, es men­ti­ra que son ton­tos, que no
entien­den, noso­tros éra­mos jóve­nes cuan­do militamos.Quito escri­bió en “La Opi­nión”,
en «El Cro­nis­ta Comer­cial», cuan­do se con­vir­tió en un dia­rio de
izquier­da. En Méxi­co en el dia­rio “El Día”, don­de hacia la pági­na inter­na­cio­nal
y en Cuba tra­ba­jó todo el tiem­po en radio Haba­na Cuba.

MS : ¿Y tam­bién escri­bió un libro ahí ver­dad?

MF : Si, de «Estre­lla Roja»,
todo, si me que­da uno te lo man­do. Noso­tros des­pués arma­mos la revis­ta del
Cen­tro de Estu­dios y For­ma­ción Sin­di­cal don­de esta­ba «el Ama­ri­llo»,
el Zoi­lo, Pichi­ni­ni, y des­pués la revis­ta (Entre Todos) y el Movi­mien­to por­que
ya venía­mos con el pro­yec­to. Por­que des­pués de la derro­ta de Mal­vi­nas, el
Pela­do, el Capi­tán San­tia­go y todos esos com­pa­ñe­ros, pen­sa­ron que había que
vol­ver a ins­ta­lar­se en el mon­te, for­mar una radio. Des­pués de la derro­ta de
Mal­vi­nas, el aná­li­sis fue que se venía un perio­do elec­to­ral y vini­mos con todos
esos pro­yec­tos, con la revis­ta, y a mili­tar en el movi­mien­to (MTP)

MS: En que año fue (el ata­que al cuar­tel) La Tabla­da?

MF: En el 89

MF : Si, como 6 años, la revis­ta la
saca­mos en el 84, des­pués vino el alza­mien­to cara­pin­ta­da.
empe­za­mos a tra­ba­jar en esa direc­ción, en Inte­li­gen­cia, des­lo­ca­li­za­mos el
secre­ta­ria­do, nos fui­mos a Cór­do­ba. Cuan­do el pri­mer alza­mien­to, el del 87,
está­ba­mos en una reu­nión de comi­sión polí­ti­ca en Cór­do­ba, y los com­pa­ñe­ros que
esta­ban en Bue­nos Aires que des­pués salie­ron con el car­tel “al gol­pe los
para­mos entre todos”

MS
: Habían muchos cros del PRT en el MTP?

MF: Si cla­ro, y los que estu­vie­ron en
Euro­pa se suma­ron: Pablo Vei­le y la
com­pa­ñe­ra, Joa­quin, José Morei­ra, Mar­tin es Rober­to que cayo en La Tabla­da

MS
: ¿Muchos vinie­ron de Nica­ra­gua para Bue­nos Aires?

MF : Cla­ro por ejem­plo, joa­quin (Pablo
Vie­ria, el gor­do Sán­chez, el Che­pe Men­do­za que era Capi­tán del ejer­ci­to
Nica­ra­güen­se y cayó en La Tabla­da tam­bién

MS
: Ah Che­pe era Nica­ra­guen­se? No sabia!

MF : Per­di­mos 31 cua­dros, por eso, no
es fácil remon­tar eso

MS
: ¿Y como la pasas­te des­pués?

MF : Me fui a Boli­via, por­que me
dije­ron que era un blan­co móvil. Mi hijo esta­ba pre­so, cayó por­que esta­ba en el
gru­po de afue­ra y le dije que levan­ten que sal­gan de ahí. Él fue a decir­le que
levan­ta­ran lo del cuar­tel, pero la com­pa­ñe­ra res­pon­sa­ble dijo que no, le dije a
mi hijo que insis­ta que se vayan en ómni­bus en lo que sea y el fué y sacó unos
cuan­tos com­pa­ñe­ros de la puer­ta del cuar­tel, en el auto de Pan­cho, por eso no
me arre­pien­to, lo ten­drían que haber hecho mejor nada más. Él tenia 18 años y
estu­vo 7 años pre­so, salió en liber­tad con­di­cio­nal

MS:
¿Vos esta­bas en Boli­via?

-Yo esta­ba en Boli­via y me fui a
Méxi­co, esta­ba Juan Manuel Abal Medi­na en ese momen­to en Méxi­co y me dijo “hacé
que entras­te y deci que per­dis­te el docu­men­to”, y me armó toda una cosa para
que pue­da entrar. Y fue cuan­do ocu­rrió el gol­pe de Los alba­tros y fui a la
cár­cel y visi­té los com­pa­ñe­ros. y des­pués hice toda la cam­pa­ña por los com­pa­ñe­ros.
Ten­go una suer­te bár­ba­ra por­que me aga­rró la cri­sis del 2001 con una mise­ria
bár­ba­ra y el Pela­do Gorria­rán me acon­se­ja irme a Nica­ra­gua don­de iba a
con­se­guir tra­ba­jo. Asi que vine cuan­do libe­ran a los com­pa­ñe­ros. en el 2002.
Des­pués del 2002 vol­ví y tenía tra­ba­jo y ya me que­dé en la Argen­ti­na.

MS
: ¿Y ahí ter­mi­nó el MTP?

MF: Yo estu­ve en con­tra de la
diso­lu­ción del MTP

MS
: Con­ta­me del mon­te

MF : Yo no fui, me iban a hacer car­go
de la radio en San­ta Cruz si tenían éxi­to, Eso fue antes de La Tabla­da, un poco
antes de Mal­vi­nas. Pero es bueno lle­gar a una altu­ra de la vida en don­de una no
se arre­pien­te de nada de lo que hizo.

MS
: Mas vale y todos los pre­sos que defen­dis­te y visi­tas­te, eso es muy
gra­ti­fi­can­te

MF : Vos sabes que alguien me dice: ¿te
acor­dás del habeas cor­pus que me hicis­te? Y yo hice tantos…porque era tan­ta la
gen­te con pro­ble­mas de per­se­cu­ción política…cuando está­ba­mos en la Gre­mial, que
aten­día­mos has­ta los domin­gos. Tra­tá­ba­mos de hacer­lo de a dos, y estan­do en la
Gre­mial don­de había­mos crea­do un tri­bu­nal para gue­rri­lle­ros, había­mos crea­do
‘el Cama­rón’ . Me lla­man por telé­fono y nos dicen sal­gan que pusie­ron una
bom­ba, le digo a Ale­jan­dro y veo un sos­pe­cho­so en la puer­ta, y le digo; »
yo sal­go por las dudas…Porque noso­tros había­mos echo una sepa­ra­ción para los com­pa­ñe­ros
de la direc­ción como tu papá, Beni­to (Urtea­ga), el Pela­do, a ellos les hacía­mos
jui­cios de rup­tu­ra por­que todos sabían quie­nes eran, pero a los com­pa­ñe­ros. que eran medio “pere­ji­les”,
los defen­día­mos, pre­sen­tá­ba­mos tes­ti­gos y cuan­do fue el secues­tro de Salus­tro,
uno de los com­pa­ñe­ros. que tra­ba­ja­ba en el dia­rio La Opi­nión esta­ba com­pli­ca­do
y le digo ; “qué­da­te tran­qui­lo que los com­pa­ñe­ros. del dia­rio van a salir de
tes­ti­gos para decir que vos esta­bas ahí”. Me refe­ría a Juan Gel­man y Paco
Uron­do, entre otros. Ter­mi­na el jui­cio y el com­pa­ñe­ro se levan­ta y dice :
“Ten­go el honor de per­te­ne­cer al Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res y
al Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo“. Ima­gí­na­te, noso­tros ahí, nos que­ría­mos
morir, y este bolu­do dijo eso. Era jui­cio de rup­tu­ra por Andrés Alsi­na y
noso­tros fui­mos pro­ce­sa­dos por fal­so tes­ti­mo­nio

MS
: Con­ta­me de algún caso pesa­do que tuvis­te como abo­ga­da

MF: Tuve muchos casos pesa­dos, tuve el
de Taco Ralo, los del poli­clí­ni­co ban­ca­rio, des­pués el tiro­teo de la calle
Para­guay don­de Car­li­tos Cari­de se tiro­teó con la poli­cía duran­te 7 horas. Tuve
jui­cios pesa­dos aun­que no me carac­te­ri­za­ba por ganar­los. ¿Sabés en cual de los
jui­cios me fue bien en 27 años de defen­so­ra de pre­sos polí­ti­cos? Fue cuan­do decla­ra­ron impre­crip­ti­ble la cau­sa de
La Tabla­da… yo le decía a mi com­pa­ñe­ra es para fes­te­jar!

MS : cla­ro la cau­sa que más defen­dis­te, don­de per­dió la vida tu com­pa­ñe­ro y los demás com­pa­ñe­ros del MTP, todo un logro Martha!


Quién
era Car­los Qui­to Bur­gos

Por Rober­to Bas­chet­ti

Roberto Baschetti
Pro­vie­ne de un hogar modes­to. Su madre Mimí, enfer­me­ra; su padre Feli­pe, sub­ofi­cial del Ejér­ci­to. Semi­na­ris­ta des­de los 11 a los 14 años. Dirá: “No pude espe­rar el rei­no de los cie­los, pre­fe­rí luchar por el rei­no del Hom­bre en la tie­rra”. La revo­lu­ción anti­pe­ro­nis­ta del ’55 le hace refle­xio­nar amar­ga­men­te: “Pude ver la deses­pe­ra­ción de las cla­ses popu­la­res y la revan­chis­ta resu­rrec­ción de la oli­gar­quía”. Estu­dian­te uni­ver­si­ta­rio men­do­cino allá, en su leja­na juven­tud, Actúa en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de la Unión Cívi­ca Radi­cal Intran­si­gen­te (UCRI) entu­sias­ma­do por el pro­gra­ma y las pro­me­sas de Artu­ro Fron­di­zi. Des­en­can­ta­do y pres­to a la lucha, en 1958 comien­za a actuar den­tro de las filas del pero­nis­mo pros­crip­to, lle­gan­do a ejer­cer el car­go de secre­ta­rio gene­ral de la Juven­tud Pero­nis­ta de Men­do­za. En febre­ro de 1960 diri­ge un perió­di­co mimeo­gra­fia­do: “El Gue­rri­lle­ro”. En ese mis­mo año de 1960 (14 de junio), “Qui­to” Bur­gos, fue dete­ni­do por el Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to (SIE), sal­va­je­men­te tor­tu­ra­do (por un momen­to pen­san­do que lo iban a matar, can­ta la Mar­cha Pero­nis­ta) y fue acu­sa­do de “terro­ris­ta” por aten­tar con­tra una empre­sa petro­le­ra extran­je­ra y deca­pi­tar una esta­tua de Urqui­za. El aten­ta­do en cues­tión, fue haber arro­ja­do una bom­ba con­tra el gara­je de la com­pa­ñía petro­le­ra yan­qui Deve­lopp­ment, sub­si­dia­ria de la Ban­ca Carl Loeb. Tenía 21 años y la jus­ti­cia mili­tar le dio 25 años de pri­sión. (Por este hecho el gene­ral Perón des­de el exi­lio le otor­gó la Meda­lla al Valor Pero­nis­ta, ase­gu­ran­do que se la entre­ga­ría per­so­nal­men­te a su vuel­ta a la Patria. Cuan­do el Líder regre­só al país, “Qui­to” Bur­gos tra­tó de que Perón cum­plie­ra su pro­me­sa, pero López Rega impi­dió el con­tac­to entre ambos, cuen­ta su espo­sa Martha Fer­nán­dez). Dos años más tar­de des­de la cár­cel de San­ta Rosa, La Pam­pa, escri­bió en for­ma de poe­ma: “Cris­tia­na, occi­den­tal y capi­ta­lis­ta, esta cár­cel es, Patria, todo lo que has podi­do hacer por tus hijos more­nos, mes­ti­zos, peo­nes y hache­ros, des­trui­dos hom­bres de esta Pam­pa cereal y lati­fun­dis­ta. Pero ni estos muros son defi­ni­ti­vos. Te esta­mos hacien­do en la lucha un bello ros­tro nue­vo, Patria, para que te vis­tas de amor y de pan, de fra­ter­ni­dad y jus­ti­cia, de igual­dad y ale­gría”. En la cár­cel de Case­ros, “Qui­to” cono­ció a su mujer, un 31 de agos­to de 1962 y se casó con ella, el 27 de diciem­bre del mis­mo año, tam­bién en la cár­cel: tuvie­ron un hijo Juan Manuel Ernes­to. Bur­gos adhi­rió al Pero­nis­mo de Base (PB) y a las Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas (FAP); y más tar­de, sumó su esfuer­zo mili­tan­te a la CGT de los Argen­ti­nos de Rai­mun­do Onga­ro. Bur­gos, que reco­no­cía en el Gene­ral Perón, el pun­to de uni­dad polí­ti­ca de las masas, pin­tó en miles de pare­des de Argen­ti­na aquel famo­so “Luche y Vuel­ve” a prin­ci­pios de los ‘70. En su exi­lio for­za­do con moti­vo de la últi­ma dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar que aso­ló nues­tra patria, Bur­gos vol­vió a Cuba en 1977, tra­ba­jan­do en Radio Haba­na, mili­tan­do en la Unión de Perio­dis­tas Cuba­nos y tam­bién cor­tan­do caña. Allá hizo su tesis “Pren­sa Popu­lar y Revo­lu­cio­na­ria Argen­ti­na 1955−1975” que le per­mi­tió acce­der a la Licen­cia­tu­ra en Perio­dis­mo en 1983, en la uni­ver­si­dad haba­nen­se. En la resis­ten­cia a la últi­ma dic­ta­du­ra, se acer­có a los pos­tu­la­dos polí­ti­cos y mili­ta­res del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res (PRT). Mili­tan­te de “Todos por la Patria” y orga­ni­za­dor de la revis­ta “Entre Todos”, murió en el asal­to frus­tra­do al RI 3 de Infan­te­ría “Gene­ral Bel­grano” de La Tabla­da, duran­te el gobierno de Raúl Alfon­sín, en 1989. Su tra­yec­to­ria mili­tan­te a lo lar­go de su exis­ten­cia fue reco­no­ci­da por los poe­tas. Fer­mín Chá­vez lo men­cio­na con nom­bre y ape­lli­do en los ’60 en “Poe­mas con Fusi­la­dos y Pros­crip­tos” y Arman­do Teja­da Gómez le dedi­có sus “Coplas del Pri­sio­ne­ro”. La foto que ilus­tra este rela­to fue saca­da con su tra­je de pre­si­dia­rio cuan­do era pre­so Conin­tes, como dije, allá por los ’60. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *