Argen­ti­na. Edu­ca­ción en épo­ca de COVID-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2020

Lau­ra Marro­ne, legis­la­do­ra (MC) del FIT-IS en la ciu­dad de
Bue­nos Aires, expli­ca de qué tra­ta la Ley de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra
que san­cio­nó la legis­la­tu­ra por­te­ña. En esta entre­vis­ta rea­li­za­da por Mario
Her­nan­dez, ana­li­za ade­más las des­igual­da­des del acce­so a la edu­ca­ción en el
mar­co de la pan­de­mia.

Mario Her­nan­dez.: Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta
podría decir “El Esta­do soy yo” ¿no? ana­li­zan­do esta Ley sobre emer­gen­cia
eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra.

Lau­ra Marro­ne: Le que­da un poco gran­de
la com­pa­ra­ción con Luis XIV pero algo así es. Este tema fue tra­ta­do el jue­ves
pasa­do en la Legis­la­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Aires y es una Ley de
emer­gen­cia que bus­ca dar­le amplias facul­ta­des al Eje­cu­ti­vo para poder reha­cer a
gus­to el Pre­su­pues­to que se votó el año pasa­do para este perío­do.

En par­ti­cu­lar plan­tea
cla­ra­men­te que no va a haber aumen­to de suel­dos, va a haber con­ge­la­mien­to.
Pen­se­mos que muchos de los acuer­dos que se habían hecho con­tem­pla­ban aumen­tos,
los docen­tes, por ejem­plo, tenían que reci­bir en junio un nue­vo por­cen­ta­je de
aumen­to, a pesar de que el acuer­do había sido menor a la esti­ma­ción de
infla­ción para este año, que esta­ba pre­vis­ta antes del Coro­na­vi­rus en alre­de­dor
de un 50% y los acuer­dos fue­ron infe­rio­res a ese por­cen­ta­je.

Pero esta ley facul­ta a dejar
de lado todos los acuer­dos pari­ta­rios hechos. Con­ge­la las plan­tas fun­cio­na­les
de mane­ra que todos los car­gos que se pro­duz­can por jubi­la­cio­nes, renun­cias,
falle­ci­mien­tos no serían reem­pla­za­dos. Hay una facul­tad para que el Eje­cu­ti­vo
pue­da anu­lar pro­gra­mas que exis­ten actual­men­te, que tie­nen que ver con
cues­tio­nes socia­les, por ejem­plo, podría anu­lar­los a pesar de haber sido
vota­dos el año pasa­do.

Y ade­más el pago esca­lo­na­do de
sala­rios argu­men­tan­do que como los ingre­sos de impues­tos que tie­ne el gobierno
de la Ciu­dad están sien­do muy irre­gu­la­res, por lo menos duran­te la cua­ren­te­na,
por dos meses, que­da­ría facul­ta­do para pagar esca­lo­na­da­men­te.

Esto ha des­per­ta­do una gran
indig­na­ción, fun­da­men­tal­men­te en los sec­to­res de tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos, que no
solo son los que depen­den del Poder Eje­cu­ti­vo sino que tam­bién abar­ca­ría a los
emplea­dos del Poder Legis­la­ti­vo y Judi­cial de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Al
pun­to que en una asam­blea vir­tual de Ademys que tuvo la pre­sen­cia de 243
docen­tes de escue­las e ins­ti­tu­tos de la Ciu­dad se ana­li­zó este pro­yec­to y se
votó por una mayo­ría casi total par­ti­ci­par de la con­cen­tra­ción del jue­ves
pasa­do en la puer­ta de la Legis­la­tu­ra, con todas las medi­das de pre­cau­ción
sani­ta­ria vigen­tes, pero fui­mos a mani­fes­tar el recha­zo a la san­ción de esta
ley.

Tam­bién han expre­sa­do su
recha­zo y acu­die­ron a esta cita los con­cu­rren­tes y resi­den­tes de los hos­pi­ta­les
públi­cos. Ellos vie­nen bas­tan­te movi­li­za­dos, el año pasa­do fue un sec­tor que
había recha­za­do un Pro­yec­to de ley que legi­ti­ma­ba una situa­ción de escla­vi­tud
que se vive en el sec­tor. Ese pro­yec­to final­men­te fue anu­la­do, pero no se
reem­pla­zó por otro régi­men mejor, que­dó sus­pen­di­do y con toda la pará­li­sis que
tie­ne este año legis­la­ti­va­men­te no ha teni­do solu­ción. Pero son jus­ta­men­te los resi­den­tes
y con­cu­rren­tes el pilar de la denun­cia de la situa­ción de pre­ca­rie­dad que viven
los tra­ba­ja­do­res de la salud por fal­ta de insu­mos y en par­ti­cu­lar para ellos
por­que los resi­den­tes no tie­nen ART.

M.H.: Son el 15 % de la fuer­za labo­ral en
el área de salud.

L.M.: Y ade­más son los que están con el
cuer­po fren­te al pacien­te. Están tenien­do jor­na­das labo­ra­les muy exten­sas y por
la mis­ma prác­ti­ca que tie­nen que hacer son los que rea­li­zan el hiso­pa­do y todas
las tareas que tie­nen que ver con el Coro­na­vi­rus.

M.H.: Hay varias cues­tio­nes, la ley
soli­ci­ta a la Legis­la­tu­ra la dele­ga­ción de gran par­te de sus atri­bu­cio­nes al
Jefe de Gobierno que adquie­re facul­ta­des extra­or­di­na­rias, prác­ti­ca­men­te la suma
del poder públi­co. Esta situa­ción no sola­men­te es con­si­de­ra­da nula por la
Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, sino que la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires es
aún más estric­ta que la CN y en su artícu­lo 84 esta­ble­ce que la Legis­la­tu­ra no
pue­de dele­gar sus atri­bu­cio­nes al Poder Eje­cu­ti­vo en nin­gún tema, por nin­gu­na
situa­ción, ni por nin­gún pla­zo. ¿Cómo es esto enton­ces?

L.M.: Esta es par­te de las iro­nías que
tie­ne el sis­te­ma de gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, ya nos han pasa­do
estas situa­cio­nes con res­pec­to a la ven­ta de las tie­rras públi­cas y el
Eje­cu­ti­vo, tan­to Macri como Cris­ti­na, vio­la­ban esa nor­ma y entre­ga­ban las
tie­rras que a su vez el gobierno de Ciu­dad dis­po­nía sin haber pasa­do por el
trá­mi­te del Con­gre­so.

Efec­ti­va­men­te, esta­mos fren­te a
una avan­za­da des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal que pue­de ser obje­ta­da, pero
el tema es que en la Legis­la­tu­ra sigue tenien­do mayo­ría el Pro. Si se demo­ró
una sema­na es por­que hubo dis­cu­sio­nes den­tro del Fren­te de Todos, pero el Pro
cuan­do arre­me­te en Legis­la­tu­ra es por­que ya tie­ne garan­ti­za­do el resul­ta­do
favo­ra­ble a su pro­pó­si­to.

Lo que no quie­re decir que sea
gra­tui­to, por­que si hubié­ra­mos teni­do que hacer una ley de emer­gen­cia estan­do
yo en la Legis­la­tu­ra hubié­ra­mos plan­tea­do que se dupli­que el Pre­su­pues­to de
salud para este año y se sus­pen­da el pago de la deu­da exter­na.

En este momen­to la deu­da
exter­na de la Ciu­dad es altí­si­ma con intere­ses que son escan­da­lo­sos, como lo
que ya se está hacien­do públi­co que pasa con los intere­ses de la deu­da
nacio­nal. Las deu­das que se toma­ron en Ciu­dad tam­bién son en dóla­res y con
intere­ses muy altos. La deu­da se sigue pagan­do mien­tras tan­to tene­mos el
escán­da­lo de la Villa 31.

M.H.: Hay un gran nego­cia­do en rela­ción a
las tie­rras en la 31. La pues­ta en valor apun­ta a armar un nego­cio
inmo­bi­lia­rio.

L.M.: Así es pero todo el tra­ta­mien­to que
se ha hecho de la supues­ta urba­ni­za­ción es una afren­ta para los habi­tan­tes.
Esta sema­na estu­ve en rela­ción con refe­ren­tes de la Villa y lo que cuen­tan da
esca­lo­fríos, toda la gen­te que está deba­jo de la auto­pis­ta que no tie­nen luz
natu­ral, por­que no lle­ga, y tie­nen que ilu­mi­nar­se con luz eléc­tri­ca, esta­ban
sin luz y sin agua.

Las des­igual­da­des edu­ca­ti­vas

M.H.: Hay un tema en cuan­to a las
des­igual­da­des edu­ca­ti­vas. Vien­do cifras de la UNESCO afir­man que 826 millo­nes
de estu­dian­tes no tie­nen una compu­tado­ra en sus hoga­res y 706 millo­nes no
tie­nen inter­net sobre 1.500 millo­nes de estu­dian­tes afec­ta­dos a nivel mun­dial
por el Coro­na­vi­rus. A par­tir de estos datos me pre­gun­ta­ba cómo se mane­ja esta
situa­ción en nues­tro país, supon­go que estas cifras que son mun­dia­les deben
tener un refle­jo simi­lar en la Argen­ti­na. Esto tie­ne que ver con las
des­igual­da­des edu­ca­ti­vas, cómo se lle­ga con la ense­ñan­za vir­tual a nues­tros
jóve­nes estu­dian­tes.

L.M.: Es el gran dra­ma que agu­di­za el
pro­ble­ma del acce­so a la edu­ca­ción en el mar­co de la pan­de­mia. Las cifras que
tenés son bas­tan­te pare­ci­das a las que tie­ne nues­tro país, pero hay que hacer
un estu­dio más fino. Hoy leía un infor­me que decía que 65,8% de los hoga­res de
nues­tro país tie­nen acce­so a inter­net, pero el pro­ble­ma es qué sig­ni­fi­ca,
por­que yo pue­do tener acce­so en mi celu­lar con un núme­ro equis de datos, pero
con eso, si no ten­go wifi, no pue­do sos­te­ner una cur­sa­da cuan­do me envían
videos que me comen todos los datos en una hora.

El pro­ble­ma es muy com­ple­jo. La
CABA es uno de los luga­res con índi­ce más alto de acce­so a la vir­tua­li­dad pero
la situa­ción es suma­men­te des­igual y dra­má­ti­ca. Por ejem­plo, hoy habla­ba con un
docen­te que tra­ba­ja en dos escue­las, una de cla­se media de Caba­lli­to, en la que
el 80% de los pibes logran seguir las cla­ses y res­pon­der a las pro­pues­tas en
for­ma más o menos regu­lar. La otra escue­la está más cer­ca de Pom­pe­ya y ahí
tie­ne un segui­mien­to de un 30% de los estu­dian­tes. Ya sea por­que no tie­nen una
compu­tado­ra, acce­so a inter­net o por­que en la mis­ma casa son varios y no pue­den
usar­lo al mis­mo tiem­po.

Ha habi­do regis­tro don­de los
docen­tes se las inge­nian por­que todos com­pren­de­mos que en este momen­to brin­dar
un tra­ba­jo a tra­vés de los recur­sos que sean para poder sos­te­ner algún tipo de
víncu­lo entre los estu­dian­tes y la escue­la es muy nece­sa­rio por­que orde­na a la
fami­lia, orde­na a los pibes, ayu­da a lle­var ade­lan­te la cua­ren­te­na. El tema es
que hay que tener cla­ro que eso no va a reem­pla­zar una cur­sa­da nor­mal y
pre­sen­cial.

M.H.: Cla­ro, de gol­pe los estu­dian­tes
tie­nen que con­ver­tir­se en auto­di­dac­tas. Es una locu­ra.

L.M.: Hay muchos recur­sos que se pue­den
poner en mar­cha en un pro­ce­so que, si bien la pre­sen­cia­li­dad no tie­ne
reem­pla­zo, pero tene­mos que pen­sar una revo­lu­ción peda­gó­gi­ca que supon­ga
arti­cu­lar nues­tros méto­dos tra­di­cio­na­les de ense­ñan­za con los recur­sos que hoy
nos brin­da la tec­no­lo­gía. Estan­do en medio de la pan­de­mia, esta trans­for­ma­ción
no es ópti­ma, es trau­má­ti­ca, es desin­te­gral y ade­más muy frag­men­ta­da en cuan­to
al recur­so mis­mo.

La mayo­ría de los docen­tes se
comu­ni­can por mail con los pibes, que no per­mi­te nin­gu­na inter­ac­ción, es casi
como un tra­ba­jo está­ti­co, don­de se man­da una tarea, como podría haber sido una
foto­co­pia para que la haga en su casa. Eso com­pli­ca bas­tan­te el tra­ba­jo del
docen­te por­que no es lo mis­mo corre­gir 20 pági­nas que abrir 20 correos, con
toda la com­ple­ji­dad que esto tie­ne. Por el momen­to tene­mos un gran des­or­den.

M.H.: Esto supo­ne tam­bién que el edu­ca­dor
tie­ne los cono­ci­mien­tos y los medios para desa­rro­llar una edu­ca­ción de este
tipo.

L.M.: Ima­gi­na­te un docen­te que ten­ga una
compu­tado­ra y dos hijos. Enton­ces tie­ne que dar cla­se él y al mis­mo tiem­po sus
hijos tie­nen que tomar cla­se con sus docen­tes. Es com­pli­ca­dí­si­mo. No todo el
mun­do tie­ne una compu­tado­ra para cada miem­bro de la fami­lia. No solo es el tema
del acce­so a inter­net sino la can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos dis­po­ni­bles. Pero ade­más
los docen­tes no esta­ban pre­pa­ra­dos, eso está cla­ro, pero están hacien­do
esfuer­zos increí­bles. Inclu­so hay un pro­ble­ma de saber orde­nar el tiem­po,
por­que la compu­tado­ra se metió en la vida de las fami­lias des­or­de­nán­do­lo todo,
no son las cua­tro horas de cla­se sino estar pre­pa­ran­do el videí­to, con­tes­tan­do
los mails, muchos com­pa­ñe­ros están ago­ta­dos en medio de la pan­de­mia. Yo que no
estoy dan­do cla­ses, no ten­go alum­nos a car­go pero sola­men­te con sos­te­ner
deter­mi­na­das reunio­nes por las dis­tin­tas apli­ca­cio­nes que hay me ago­ta.

M.H.: La últi­ma sema­na de abril las
video-lla­ma­das y las con­fe­ren­cias fue­ron un 1.500% más.

L.M.: Lo que esta­mos pidien­do es que se
brin­den los dis­po­si­ti­vos que hacen fal­ta, los alum­nos de 1º a 4º gra­do no
reci­bie­ron las Net­book y los que las reci­bie­ron hace 4 años las tie­nen o rotas
o están blo­quea­das y cir­cu­la un telé­fono para comu­ni­car­se para arre­glar­las pero
no res­pon­den.

M.H.: Enci­ma les van a con­ge­lar el suel­do y
les van a pagar en cuo­tas a los maes­tros. En el gobierno nacio­nal ante­rior,
ten­go enten­di­do que que­da­ron arrum­ba­das miles de compu­tado­ras sin entre­gar.

L.M.: Sí, dicen que había 100.000 compu­tado­ras.
Nues­tro recla­mo es que se entre­guen compu­tado­ras a todos los niños para que se
garan­ti­ce el acce­so a datos sin lími­te. Esta­ba cir­cu­lan­do un paque­te que
supues­ta­men­te iban a dar, que aun así no alcan­za y no deja de ser una pro­me­sa.
Enton­ces el tiem­po pasa y esto pro­fun­di­za la bre­cha. Y esto va a traer
con­se­cuen­cias en cómo se acre­di­tan los tra­ba­jos que se han hecho en este
tiem­po.

En prin­ci­pio esta­mos
sos­te­nien­do que en ini­cial, pri­ma­ria y media exis­ta una fle­xi­bi­li­dad don­de no
se tra­ba­je con nota, no se cali­fi­que sino que se sos­ten­gan pro­pues­tas diver­sas
como par­te de un víncu­lo y un sos­tén que ayu­de a sos­te­ner a nues­tra niñez y
ado­les­cen­cia en este momen­to y dejo plan­tea­do tam­bién la idea de este víncu­lo
fun­da­men­tal tam­bién para tra­tar de ten­der un puen­te a la niñez que pudie­ra
estar sufrien­do vio­len­cia intra­fa­mi­liar.

El dra­ma no es sola­men­te de las
muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia sino que tam­bién en esta pan­de­mia están sufrien­do
muchos niños y la escue­la pue­de ser una ante­na que a tra­vés de peque­ños
indi­ca­do­res, de tarea que vuel­ve con cier­to men­sa­je, de un men­sa­je que indi­ca
algún telé­fono a don­de recu­rrir, que pue­da dar­le sali­da a la niñez que esté
sien­do vio­len­ta­da.

Fuen­te: Rede​co​.com​.ar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: