Vene­zue­la. Madu­ro: «Entre cua­ren­te­na y pro­duc­ción no hay con­tra­dic­ción». Pero no en el capi­ta­lis­mo

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 mayo 2020.-

«Entre cua­ren­te­na y pro­duc­ción, no hay con­tra­dic­ción», dijo el pre­si­den­te Madu­ro, el 1 de mayo. Lo dijo para expli­car­le al país que la salud de los tra­ba­ja­do­res se ante­po­ne a los intere­ses del mer­ca­do y que, en aque­llos sec­to­res pro­duc­ti­vos que no se han dete­ni­do, se apli­can las medi­das de pre­ven­ción del coro­na­vi­rus. Las horas de tra­ba­jo se han vuel­to a deter­mi­nar en este con­tex­to.

Para evi­tar des­pi­dos en aque­llos sec­to­res eco­nó­mi­cos no esen­cia­les que han per­ma­ne­ci­do cerra­dos, el gobierno ha esta­ble­ci­do una amplia cober­tu­ra social y un mayor ali­vio para las peque­ñas y media­nas empre­sas. En Vene­zue­la, la Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo, los Tra­ba­ja­do­res y las Tra­ba­ja­do­ras (LOTT) con­tem­pla la «inmo­vi­li­dad labo­ral».

Vota­da des­pués de años de asam­bleas cuan­do Hugo Chá­vez toda­vía esta­ba vivo, jun­to con «las expro­pia­cio­nes y los con­tro­les de pre­cios», la LOTT sigue sien­do el obje­ti­vo prin­ci­pal de la dere­cha, que inme­dia­ta­men­te lo colo­có en el cen­tro de los ata­ques para vol­ver a pri­va­ti­zar el país des­pués de ganar las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2015.

Para pro­te­ger al pue­blo, Madu­ro ha deci­di­do exten­der el «esta­do de alar­ma» debi­do al coro­na­vi­rus por otros 30 días, como lo requie­re el artícu­lo 338 de la Cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na. Por lo tan­to, invi­tó a la pobla­ción a man­te­ner medi­das pre­ven­ti­vas con­tra el Covid-19, com­pa­ran­do los resul­ta­dos obte­ni­dos por Vene­zue­la (solo 10 muer­tos) con el desas­tre cau­sa­do en aque­llos paí­ses que, des­de Esta­dos Uni­dos has­ta Euro­pa, pasan­do por el Bra­sil de Bol­so­na­ro, no toma­ron las medi­das opor­tu­nas reco­men­da­das por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

¿Cómo es posi­ble, pidió el pre­si­den­te refi­rién­do­se a los paí­ses capi­ta­lis­tas, reabrir los bares o dis­co­te­cas con el ries­go de un mayor retorno del coro­na­vi­rus? De hecho, ante el regre­so de las infec­cio­nes des­pués de la reaper­tu­ra, algu­nos paí­ses han vuel­to a tomar medi­das drás­ti­cas de con­ten­ción.

Siguien­do el mode­lo chino o cubano, el gobierno boli­va­riano ha uti­li­za­do la orga­ni­za­ción terri­to­rial del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) para acti­var la medi­ci­na de pro­xi­mi­dad y ha lle­va­do a cabo una cam­pa­ña de tam­po­nes casa por casa, total­men­te gra­tis.

Una línea opues­ta a la de los paí­ses euro­peos, que ya han deci­di­do reabrir las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas casi por com­ple­to, a pesar de la aler­ta de las auto­ri­da­des sani­ta­rias sobre un retorno aún más fuer­te del coro­na­vi­rus. En Ita­lia, en medio de la pan­de­mia, la ausen­cia de tam­po­nes ha sido ocul­ta­da por la retó­ri­ca del momen­to, pero aho­ra se admi­te cla­ra­men­te que los datos sobre la pro­pa­ga­ción del virus están muy por deba­jo de los ofi­cia­les, y que no es posi­ble saber cuán­tos por­ta­do­res asin­to­má­ti­cos del virus hay, que podrían cau­sar un nue­vo aumen­to en las infec­cio­nes.

Por otro lado, en medio de emo­cio­nes, inde­ci­sio­nes y algu­nos par­ches hechos a un mode­lo eco­nó­mi­co que ha demos­tra­do su inca­pa­ci­dad mor­tal, los gobier­nos euro­peos con­ti­núan sien­do rehe­nes de indus­tria­les y ban­que­ros, que pre­sio­nan para embol­sar los miles de millo­nes de la post- pan­de­mia. Un ejem­plo pro­vie­ne del hos­pi­tal cons­trui­do en la Feria de Milán, como sím­bo­lo del «mode­lo de salud lom­bar­do» en la lucha con­tra el coro­na­vi­rus, y que en cam­bio demues­tra el fra­ca­so total de las polí­ti­cas de la Liga del Nor­te de Sal­vi­ni en las áreas que han sido el cen­tro de la pan­de­mia.

Inau­gu­ra­do con gran pom­pa a fina­les de mar­zo con un cos­to espe­ra­do de 26 millo­nes de euros, el hos­pi­tal se ha man­te­ni­do prác­ti­ca­men­te vacío y pron­to cerra­rá. ¿Quién va a pagar por ello? ¿Cómo pode­mos rever­tir el cur­so en la post pan­de­mia sin actua­li­zar los mapas y, sobre todo, sin sacar de el timón aque­llos que nos lle­va­ron al abis­mo?

En cam­bio, los mis­mos intere­ses capi­ta­lis­tas están pre­sio­nan­do para traer de vuel­ta el reloj de la his­to­ria tam­bién en Vene­zue­la. Miran­do, como siem­pre, en Mia­mi o en el mode­lo capi­ta­lis­ta euro­peo, la dere­cha vene­zo­la­na está lle­van­do a cabo una cam­pa­ña con­tra la cua­ren­te­na a par­tir de las urba­ni­za­cio­nes ricas en las que ha man­te­ni­do influen­cia. Con la mis­ma mio­pía cri­mi­nal mos­tra­da al pedir una inva­sión arma­da de su país (como si las bom­bas de Trump solo caye­ran sobre la cabe­za de los cha­vis­tas), aho­ra tam­bién está reabrien­do acti­vi­da­des no esen­cia­les con anti­ci­pa­ción e invi­ta a no seguir las indi­ca­cio­nes del gobierno Boli­va­riano.

Tan­to las aso­cia­cio­nes de ban­que­ros e indus­tria­les como los eco­no­mis­tas de dere­cha, hacién­do­se eco del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» Juan Guai­dó, argu­men­tan que «exten­der el esta­do de aler­ta pue­de ser tan gra­ve como la pan­de­mia». Como si el blo­queo, los ata­ques a la mone­da y al poder adqui­si­ti­vo de los sec­to­res popu­la­res no fue­ran la cau­sa del sufri­mien­to para el pue­blo vene­zo­lano, y como si todo esto no fue­ra lle­va­dos a cabo por los mis­mos sec­to­res que, a pesar de todos los pre­cios acor­da­dos, embol­san los dóla­res a la tasa pre­fe­ren­cial del gobierno, pero ven­den los pro­duc­tos al pre­cio del dólar para­le­lo.

Algu­nas gran­des sec­tas reli­gio­sas, pre­sen­tes en Vene­zue­la como bra­zo nacio­nal de gran­des mul­ti­na­cio­na­les del con­trol de las con­cien­cias, tam­bién están en la mis­ma línea, y están reabrien­do gim­na­sios y luga­res de reu­nión.

Para des­acre­di­tar al gobierno boli­va­riano, los pode­res fuer­tes están dis­pues­tos a cau­sar el mis­mo desas­tre que esta­mos vien­do en Euro­pa. El pre­si­den­te se diri­gió a ellos duran­te su dis­cur­so, en el que ilus­tró las medi­das eco­nó­mi­cas para enfren­tar la cri­sis con­fian­do en la pro­duc­ción nacio­nal, a pesar del pre­cio del barril de petró­leo en míni­mos his­tó­ri­cos. Con la espe­cu­la­ción y el aumen­to de los pre­cios, dijo, se inten­tó orga­ni­zar dis­tur­bios con­tra el gobierno para des­en­ca­de­nar duran­te el ata­que mer­ce­na­rio por mar, que fue derro­ta­do.

Para crear con­fu­sión, la máqui­na de men­ti­ras con­tra el socia­lis­mo boli­va­riano tam­bién uti­li­za un pode­ro­so motor mediá­ti­co glo­bal, que actúa tan­to en el pedal de des­acre­di­ta­ción como en el pedal silen­cia­dor.

Uno de los últi­mos ejem­plos pro­vie­ne del comu­ni­ca­do de pren­sa de la ONG Médi­cos sin Fron­te­ras (MSF) que, toman­do como ejem­plo la pro­pa­ga­ción del virus en Bra­sil, advier­te: Amé­ri­ca Lati­na pue­de ser el pró­xi­mo epi­cen­tro de Covid-19. Lue­go, sin embar­go, en el ran­king de paí­ses que están luchan­do efec­ti­va­men­te con­tra la pan­de­mia, inclu­so evi­ta men­cio­nar a Vene­zue­la, limi­tán­do­se a expre­sar preo­cu­pa­ción por los migran­tes vene­zo­la­nos que bus­can regre­sar a su país y que esta­rían en ries­go debi­do a «ten­sio­nes en la fron­te­ra» entre Colom­bia y Vene­zue­la.

Ni una pala­bra sobre el esfuer­zo extra­or­di­na­rio y de apo­yo rea­li­za­do por el gobierno boli­va­riano hacia los com­pa­trio­tas que regre­san, des­pués de haber veri­fi­ca­do per­so­nal­men­te las «mara­vi­llas» del capi­ta­lis­mo lati­no­ame­ri­cano. Los paí­ses fron­te­ri­zos capi­ta­lis­tas no han paga­do ni un cen­ta­vo de los miles de millo­nes ce dóla­res que se embol­sa­ron para enfren­tar la lla­ma­da «emer­gen­cia huma­ni­ta­ria» de los migran­tes vene­zo­la­nos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: