Vene­zue­la. Jor­ge Rodrí­guez, la ver­dad del país

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020.-

El Minis­tro de la Comu­ni­ca­ción vene­zo­lano, Jor­ge Rodrí­guez, tie­ne el don de la sín­te­sis y de la expo­si­ción. Sus infor­mes nos per­mi­ten enmar­car el entre­la­za­mien­to de nom­bres e intere­ses que bus­can estre­char el sitio alre­de­dor del socia­lis­mo boli­va­riano. Un guión que se refie­re a la gue­rra sucia del siglo pasa­do, des­ata­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra el cam­po socia­lis­ta y los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mun­do que se refe­rían a él.

Solo cam­bian los per­so­na­jes que el impe­ria­lis­mo eli­ge como sus títe­res y que, en este caso, se mue­ven alre­de­dor del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no», Juan Guai­dó. Un per­so­na­je sin pul­so o his­to­ria, pero con una bille­te­ra hin­cha­da de los millo­nes roba­dos al pue­blo vene­zo­lano. El está bajo inves­ti­ga­ción, con­fir­mó Rodrí­guez, por nume­ro­sos crí­me­nes que van des­de la dis­trac­ción de fon­dos públi­cos has­ta la trai­ción y la sub­ver­sión con­tra las ins­ti­tu­cio­nes de la República.

¿Por qué no va pre­so? El deba­te se encien­de des­pués del últi­mo inten­to de agre­sión, lle­va­do a cabo por mar por un gru­po de mer­ce­na­rios direc­ta­men­te conec­ta­dos con él. El gobierno boli­va­riano ha pro­por­cio­na­do prue­bas sufi­cien­tes que demues­tran su par­ti­ci­pa­ción direc­ta, que tam­bién fue recla­ma­da en los días del inten­to de inva­sión por su círcu­lo, y con­fir­ma­da por las con­fe­sio­nes de los arrestados.

Entre estos, como aho­ra se sabe, tam­bién dos con­tra­tis­tas esta­dou­ni­den­ses, envia­dos por una agen­cia de segu­ri­dad pri­va­da, la Sil­ver­corp USA de Jor­dan Gou­dreau, que tam­bién pres­tó ser­vi­cios al pre­si­den­te Donald Trump. ¿Cuán­to tiem­po su admi­nis­tra­ción con­ti­nua­rá negan­do? pre­gun­tó Jor­ge Rodrí­guez, pre­sen­tan­do más hallaz­gos sobre la inves­ti­ga­ción, que mues­tran la ace­le­ra­ción impre­sio­na­da en los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res des­pués de la visi­ta a la Casa Blan­ca del autoproclamado.

La últi­ma eta­pa de un via­je a Euro­pa del dipu­tado de extre­ma dere­cha con el obje­ti­vo de reno­var el apo­yo brin­da­do por los gobier­nos capi­ta­lis­tas euro­peos a las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les deci­di­das por el Pen­tá­gono con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na. Medi­das que habían pro­du­ci­do otra ron­da de san­cio­nes con­tra la aero­lí­nea nacio­nal Conviasa.

Aho­ra, el por­tal inde­pen­dien­te The Canary reve­la que, en Lon­dres, Guai­dó asis­tió a una reu­nión con el Secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res bri­tá­ni­co, Domi­nic Raab, con el Minis­tro para las Amé­ri­cas, Chris­topher Pin­cher y con el Direc­tor para las Amé­ri­cas, Hugo Shor­ter, para desa­rro­llar una «Uni­dad para la Recons­truc­ción de Vene­zue­la»: es decir, un plan gol­pis­ta con­tra Maduro.

The Canary afir­ma que, a fines de enero de 2019, la Ofi­ci­na de Asun­tos Exte­rio­res y de la Com­mon­wealth (FCO) del Rei­no Uni­do ins­tó al Ban­co de Ingla­te­rra a entre­gar £ 1.200 millo­nes de la reser­va de oro de Vene­zue­la, blo­quea­dos por el ban­co, al auto­pro­cla­ma­do. Una esta­fa que ya había fun­cio­na­do con el dine­ro roba­do de la refi­ne­ría de Cit­go, con sede en los Esta­dos Uni­dos, y de Monó­me­ro, una gran empre­sa de fer­ti­li­zan­tes, con sede en Colombia.

El gobierno boli­va­riano ha con­vo­ca­do al encar­ga­do de nego­cio del Rei­no Uni­do para pre­sen­tar una pro­tes­ta for­mal y pedir expli­ca­cio­nes. Tam­bién se pre­sen­tó a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal y a la ONU un infor­me deta­lla­do del inten­to de inva­sión y de las com­pli­ci­da­des relacionadas.

Tan­to el minis­tro Rodrí­guez como el pre­si­den­te Madu­ro tam­bién anti­ci­pa­ron que el plan gol­pis­ta, con­te­ni­do en un pen­dri­ve en pose­sión de un mer­ce­na­rio cap­tu­ra­do, ade­más que el ase­si­na­do del pre­si­den­te y de otros diri­gen­tes cha­vis­tas, tam­bién incluía la eli­mi­na­ción de figu­ras de la opo­si­ción con­si­de­ra­das obs­tacu­los en el camino.

Y en estos días la Asam­blea Nacio­nal ha apro­ba­do la aper­tu­ra de dos comi­sio­nes de inves­ti­ga­ción acer­ca de la ope­ra­ción Gédeon: una inter­na rela­cio­na­da con las res­pon­sa­bi­li­da­des de Guai­dó, sus asis­ten­tes, con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, nar­co­tra­fi­can­tes y ex agen­tes de la agen­cia anti­dro­gas de Esta­dos Uni­dos (DEA), y otro para pedir expli­ca­cio­nes a los Con­gre­sos de Amé­ri­ca del Nor­te y de Colom­bia sobre la par­ti­ci­pa­ción de sus gobier­nos mutuos en la agre­sión mili­tar con­tra Venezuela.

¿Has­ta cuán­do el pre­si­den­te colom­biano Ivan Duque segui­rá negan­do cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad? La par­ti­ci­pa­ción de su gobierno en la incur­sión marí­ti­ma, dijo Jor­ge Rodrí­guez, se demues­tra por las decla­ra­cio­nes con­cor­dan­tes de los mer­ce­na­rios cap­tu­ra­dos, quie­nes dicen que se han entre­na­do muy cer­ca de la poli­cía colom­bia­na. Una pre­sen­cia que el gobierno boli­va­riano había repor­ta­do pre­ci­sa­men­te a lo de Ivan Duque, pero sin éxito.

Y, mien­tras tan­to, des­pués del des­cu­bri­mien­to de tres lan­zas de la Arma­da colom­bia­na, apa­ren­te­men­te a la deri­va a lo lar­go de la cos­ta vene­zo­la­na don­de fue frus­tra­da la inva­sión, Colom­bia dijo que había abier­to una inves­ti­ga­ción y que sus­pen­dió a algu­nos mili­ta­res por pre­sun­ta fal­ta de atención…

La pró­xi­ma sesión de la AN con­vo­ca­rá a las per­so­nas invo­lu­cra­das en la inves­ti­ga­ción para inte­rro­gar­las sobre la ope­ra­ción Gedeón que, mien­tras tan­to, ya ha pro­vo­ca­do reac­cio­nes de algu­nos dipu­tados pro­gre­sis­tas, tan­to en los Esta­dos Uni­dos como en Colom­bia. Pero las decla­ra­cio­nes del can­di­da­to demó­cra­ta Joe Biden indi­can que inclu­so si Trump fue­ra derro­ta­do en las elec­cio­nes del pró­xi­mo noviem­bre, la acti­tud con­tra Vene­zue­la y Cuba no cam­bia­ría: las san­cio­nes, dijo Biden, con­ti­nua­rían. Y, por otro lado, fue el demó­cra­ta Oba­ma quien pri­me­ro impu­so las «san­cio­nes» a Vene­zue­la, mien­tras que su secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, con­ti­nuó la polí­ti­ca de inje­ren­cia en el con­ti­nen­te latinoamericano.

¿Y qué decir del silen­cio de la Unión Euro­pea, siem­pre dis­pues­ta a dar lec­cio­nes de demo­cra­cia al socia­lis­mo boli­va­riano? En el sitio web de Sil­ver­cop USA, Jor­dan Gou­dreau afir­ma haber pres­ta­do sus ser­vi­cios a equi­pos espe­cia­les del ejér­ci­to en Fran­cia, Ita­lia y Ale­ma­nia, don­de uno de los mer­ce­na­rios cap­tu­ra­dos dijo haber sido contratado.

Un silen­cio bien guar­da­do por los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción. Perio­dis­tas dis­pues­tos a divi­dir el cabe­llo en cua­tro cuan­do se tra­ta de disec­cio­nar un chis­me de pala­cio en Euro­pa o en los EE. UU., o a repe­tir has­ta el abu­rri­mien­to las «accio­nes» de figu­ras impre­sen­ta­bles de la opo­si­ción vene­zo­la­na para que sean agra­da­bles a la opi­nión públi­ca occi­den­tal, en este caso tie­nen mucho cui­da­do de no des­agra­dar a su dueño.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *