Vene­zue­la. Jor­ge Rodrí­guez, la ver­dad del país

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020.-

El Minis­tro de la Comu­ni­ca­ción vene­zo­lano, Jor­ge Rodrí­guez, tie­ne el don de la sín­te­sis y de la expo­si­ción. Sus infor­mes nos per­mi­ten enmar­car el entre­la­za­mien­to de nom­bres e intere­ses que bus­can estre­char el sitio alre­de­dor del socia­lis­mo boli­va­riano. Un guión que se refie­re a la gue­rra sucia del siglo pasa­do, des­ata­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra el cam­po socia­lis­ta y los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mun­do que se refe­rían a él.

Solo cam­bian los per­so­na­jes que el impe­ria­lis­mo eli­ge como sus títe­res y que, en este caso, se mue­ven alre­de­dor del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no», Juan Guai­dó. Un per­so­na­je sin pul­so o his­to­ria, pero con una bille­te­ra hin­cha­da de los millo­nes roba­dos al pue­blo vene­zo­lano. El está bajo inves­ti­ga­ción, con­fir­mó Rodrí­guez, por nume­ro­sos crí­me­nes que van des­de la dis­trac­ción de fon­dos públi­cos has­ta la trai­ción y la sub­ver­sión con­tra las ins­ti­tu­cio­nes de la Repú­bli­ca.

¿Por qué no va pre­so? El deba­te se encien­de des­pués del últi­mo inten­to de agre­sión, lle­va­do a cabo por mar por un gru­po de mer­ce­na­rios direc­ta­men­te conec­ta­dos con él. El gobierno boli­va­riano ha pro­por­cio­na­do prue­bas sufi­cien­tes que demues­tran su par­ti­ci­pa­ción direc­ta, que tam­bién fue recla­ma­da en los días del inten­to de inva­sión por su círcu­lo, y con­fir­ma­da por las con­fe­sio­nes de los arres­ta­dos.

Entre estos, como aho­ra se sabe, tam­bién dos con­tra­tis­tas esta­dou­ni­den­ses, envia­dos por una agen­cia de segu­ri­dad pri­va­da, la Sil­ver­corp USA de Jor­dan Gou­dreau, que tam­bién pres­tó ser­vi­cios al pre­si­den­te Donald Trump. ¿Cuán­to tiem­po su admi­nis­tra­ción con­ti­nua­rá negan­do? pre­gun­tó Jor­ge Rodrí­guez, pre­sen­tan­do más hallaz­gos sobre la inves­ti­ga­ción, que mues­tran la ace­le­ra­ción impre­sio­na­da en los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res des­pués de la visi­ta a la Casa Blan­ca del auto­pro­cla­ma­do.

La últi­ma eta­pa de un via­je a Euro­pa del dipu­tado de extre­ma dere­cha con el obje­ti­vo de reno­var el apo­yo brin­da­do por los gobier­nos capi­ta­lis­tas euro­peos a las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les deci­di­das por el Pen­tá­gono con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na. Medi­das que habían pro­du­ci­do otra ron­da de san­cio­nes con­tra la aero­lí­nea nacio­nal Con­via­sa.

Aho­ra, el por­tal inde­pen­dien­te The Canary reve­la que, en Lon­dres, Guai­dó asis­tió a una reu­nión con el Secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res bri­tá­ni­co, Domi­nic Raab, con el Minis­tro para las Amé­ri­cas, Chris­topher Pin­cher y con el Direc­tor para las Amé­ri­cas, Hugo Shor­ter, para desa­rro­llar una «Uni­dad para la Recons­truc­ción de Vene­zue­la»: es decir, un plan gol­pis­ta con­tra Madu­ro.

The Canary afir­ma que, a fines de enero de 2019, la Ofi­ci­na de Asun­tos Exte­rio­res y de la Com­mon­wealth (FCO) del Rei­no Uni­do ins­tó al Ban­co de Ingla­te­rra a entre­gar £ 1.200 millo­nes de la reser­va de oro de Vene­zue­la, blo­quea­dos por el ban­co, al auto­pro­cla­ma­do. Una esta­fa que ya había fun­cio­na­do con el dine­ro roba­do de la refi­ne­ría de Cit­go, con sede en los Esta­dos Uni­dos, y de Monó­me­ro, una gran empre­sa de fer­ti­li­zan­tes, con sede en Colom­bia.

El gobierno boli­va­riano ha con­vo­ca­do al encar­ga­do de nego­cio del Rei­no Uni­do para pre­sen­tar una pro­tes­ta for­mal y pedir expli­ca­cio­nes. Tam­bién se pre­sen­tó a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal y a la ONU un infor­me deta­lla­do del inten­to de inva­sión y de las com­pli­ci­da­des rela­cio­na­das.

Tan­to el minis­tro Rodrí­guez como el pre­si­den­te Madu­ro tam­bién anti­ci­pa­ron que el plan gol­pis­ta, con­te­ni­do en un pen­dri­ve en pose­sión de un mer­ce­na­rio cap­tu­ra­do, ade­más que el ase­si­na­do del pre­si­den­te y de otros diri­gen­tes cha­vis­tas, tam­bién incluía la eli­mi­na­ción de figu­ras de la opo­si­ción con­si­de­ra­das obs­tacu­los en el camino.

Y en estos días la Asam­blea Nacio­nal ha apro­ba­do la aper­tu­ra de dos comi­sio­nes de inves­ti­ga­ción acer­ca de la ope­ra­ción Gédeon: una inter­na rela­cio­na­da con las res­pon­sa­bi­li­da­des de Guai­dó, sus asis­ten­tes, con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, nar­co­tra­fi­can­tes y ex agen­tes de la agen­cia anti­dro­gas de Esta­dos Uni­dos (DEA), y otro para pedir expli­ca­cio­nes a los Con­gre­sos de Amé­ri­ca del Nor­te y de Colom­bia sobre la par­ti­ci­pa­ción de sus gobier­nos mutuos en la agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la.

¿Has­ta cuán­do el pre­si­den­te colom­biano Ivan Duque segui­rá negan­do cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad? La par­ti­ci­pa­ción de su gobierno en la incur­sión marí­ti­ma, dijo Jor­ge Rodrí­guez, se demues­tra por las decla­ra­cio­nes con­cor­dan­tes de los mer­ce­na­rios cap­tu­ra­dos, quie­nes dicen que se han entre­na­do muy cer­ca de la poli­cía colom­bia­na. Una pre­sen­cia que el gobierno boli­va­riano había repor­ta­do pre­ci­sa­men­te a lo de Ivan Duque, pero sin éxi­to.

Y, mien­tras tan­to, des­pués del des­cu­bri­mien­to de tres lan­zas de la Arma­da colom­bia­na, apa­ren­te­men­te a la deri­va a lo lar­go de la cos­ta vene­zo­la­na don­de fue frus­tra­da la inva­sión, Colom­bia dijo que había abier­to una inves­ti­ga­ción y que sus­pen­dió a algu­nos mili­ta­res por pre­sun­ta fal­ta de aten­ción…

La pró­xi­ma sesión de la AN con­vo­ca­rá a las per­so­nas invo­lu­cra­das en la inves­ti­ga­ción para inte­rro­gar­las sobre la ope­ra­ción Gedeón que, mien­tras tan­to, ya ha pro­vo­ca­do reac­cio­nes de algu­nos dipu­tados pro­gre­sis­tas, tan­to en los Esta­dos Uni­dos como en Colom­bia. Pero las decla­ra­cio­nes del can­di­da­to demó­cra­ta Joe Biden indi­can que inclu­so si Trump fue­ra derro­ta­do en las elec­cio­nes del pró­xi­mo noviem­bre, la acti­tud con­tra Vene­zue­la y Cuba no cam­bia­ría: las san­cio­nes, dijo Biden, con­ti­nua­rían. Y, por otro lado, fue el demó­cra­ta Oba­ma quien pri­me­ro impu­so las «san­cio­nes» a Vene­zue­la, mien­tras que su secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, con­ti­nuó la polí­ti­ca de inje­ren­cia en el con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano.

¿Y qué decir del silen­cio de la Unión Euro­pea, siem­pre dis­pues­ta a dar lec­cio­nes de demo­cra­cia al socia­lis­mo boli­va­riano? En el sitio web de Sil­ver­cop USA, Jor­dan Gou­dreau afir­ma haber pres­ta­do sus ser­vi­cios a equi­pos espe­cia­les del ejér­ci­to en Fran­cia, Ita­lia y Ale­ma­nia, don­de uno de los mer­ce­na­rios cap­tu­ra­dos dijo haber sido con­tra­ta­do.

Un silen­cio bien guar­da­do por los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción. Perio­dis­tas dis­pues­tos a divi­dir el cabe­llo en cua­tro cuan­do se tra­ta de disec­cio­nar un chis­me de pala­cio en Euro­pa o en los EE. UU., o a repe­tir has­ta el abu­rri­mien­to las «accio­nes» de figu­ras impre­sen­ta­bles de la opo­si­ción vene­zo­la­na para que sean agra­da­bles a la opi­nión públi­ca occi­den­tal, en este caso tie­nen mucho cui­da­do de no des­agra­dar a su due­ño.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: