Méxi­co. La ruta hacia el nue­vo mun­do posible

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 mayo 2020.- 

Quie­ro ser opti­mis­ta y has­ta pecar por ello. Quie­ro supo­ner que la pan­de­mia logró cim­brar al mun­do para sacu­dir­se de tan­tos virus que lo aque­jan; que la huma­ni­dad haya apren­di­do a dis­tin­guir entre la basu­ra que nos ago­bia y lo váli­do que ofre­ce vida; entre el egoís­mo eco­ci­da y la soli­da­ri­dad ven­tu­ro­sa. No cabe ser pesi­mis­ta; sería como acep­tar como fatal la degra­da­ción y la abo­li­ción de la huma­ni­dad en la Tie­rra. Creo que aho­ra debe­rá nacer un nue­vo mun­do posi­ble, no sólo una nue­va normalidad.

Pero estoy cier­to de que el opti­mis­mo requie­re de mucho pen­sa­mien­to para tra­zar la ruta hacia el nue­vo mun­do posi­ble. Es la hora de la filo­so­fía y del esfuer­zo inte­lec­tual colec­ti­vo ges­tor de la nue­va cul­tu­ra; una que aqui­la­te los valo­res y las vir­tu­des afir­ma­ti­vas de una nue­va y mejor reali­dad, y que sea capaz de socia­li­zar­las. Una filo­so­fía capaz de enri­que­cer el esfuer­zo tec­no­ló­gi­co para poner­lo al ser­vi­cio de una socie­dad jus­ta y feliz.

Es pre­ci­so repen­sar la cul­tu­ra; en pri­me­rí­si­mo lugar la que se refie­re a la rela­ción del indi­vi­duo con los otros y con la natu­ra­le­za; redi­se­ñar las for­mas de orga­ni­za­ción de la socie­dad, des­de la fami­lia has­ta la huma­ni­dad, pasan­do por la comu­ni­dad y la nación. Es obli­ga­do, enton­ces, con­ce­bir nue­vas for­mas de demo­cra­cia y de liber­tad, que ya sabe­mos que no pue­den ser úni­cas sino dife­ren­cia­das a cada pecu­lia­ri­dad his­tó­ri­ca, inclu­yen­do las religiones.

Aho­ra cai­go en la cuen­ta de cosas que no alcan­za­ba a com­pren­der (y aún no alcan­zo) pro­duc­to del pen­sa­mien­to de sabios de car­ne y hue­so, tan al alcan­ce de la mano como Iván Illich, cuyo Cen­tro Inter­cul­tu­ral de Docu­men­ta­ción en Cuer­na­va­ca, Mor. ges­tó un vigo­ro­so movi­mien­to crí­ti­co, amplia­men­te con­sig­na­do en libros y docu­men­tos que hoy, a la luz del derrum­be de la cul­tu­ra mal lla­ma­da occi­den­tal, cobran una enor­me rele­van­cia, antes limi­ta­da al alcan­ce de los eru­di­tos y muy lejos de la socie­dad y sus diri­gen­tes. Me atre­vo a reco­men­dar la lec­tu­ra de la Anto­lo­gía Iván Illich. Un huma­nis­ta Radi­cal, coor­di­na­da por Brau­lio Hor­ne­do Rocha y publi­ca­da por Edi­cio­nes La Lla­ve. Es un docu­men­to para la actua­li­dad. Enri­que Dus­sell es otro gigan­te a seguir, está muy presente.

Bueno, de todo esto sólo espe­ro que los estu­dio­sos deba­tan y nos invo­lu­cren a los que sólo sen­ti­mos sin saber, Dejo aquí lo esen­cial y me limi­to a seña­lar algu­nos aspec­tos de lo acci­den­tal como, por ejem­plo, el consumo.

En el nue­vo mun­do posi­ble, el con­su­mo ten­drá que reto­mar su fun­ción de satis­fac­tor de nece­si­da­des reales, dife­ren­te de su con­cep­ción como motor del desa­rro­llo y la acu­mu­la­ción del capi­tal. Esta con­fu­sión ha deri­va­do en la ena­je­na­ción cul­tu­ral y la des­truc­ción de la natu­ra­le­za y de la salud huma­na. Ejem­plo sufi­cien­te es la pro­pa­ga­ción de la obe­si­dad y la dia­be­tes, más leta­les que todos los coro­na­vi­rus jun­tos. El esfuer­zo ten­drá que apli­car­se a la correc­ta rela­ción cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va de la ofer­ta y la deman­da de ali­men­tos. El cam­po debe ser recu­pe­ra­do y repoblado.

La gene­ra­ción del cono­ci­mien­to, ade­más de mul­ti­pli­car­se, ten­drá que iden­ti­fi­car y vin­cu­lar las nece­si­da­des reales con los satis­fac­to­res idó­neos; inven­tar solu­cio­nes que res­pon­dan al obje­ti­vo del bien­es­tar del pue­blo y con su par­ti­ci­pa­ción. Apun­to aquí que el nue­vo Con­se­jo de Cien­cia y Tec­no­lo­gía está dan­do impor­tan­tes pasos en esta ruta, con énfa­sis en la rela­ción con la natu­ra­le­za como madre nutri­cia de ese bienestar.

Se requie­re un nue­vo con­cep­to de lo indus­trial para que sea ofe­ren­te de satis­fac­to­res social­men­te váli­dos, que eli­mi­ne la imi­ta­ción con­su­mis­ta y ocu­pe los recur­sos huma­nos y natu­ra­les de mane­ra racio­nal. Que el inge­nio y la voca­ción empren­de­do­ra encuen­tre uti­li­dad en nego­cios que atien­dan a este nue­vo con­cep­to y con­tri­bu­yan a su creación.

Andrés Manuel López Obra­dor se defi­ne a sí mis­mo como un huma­nis­ta y con­ci­be a la polí­ti­ca como el ins­tru­men­to para lograr el poder de ser­vir a la huma­ni­dad y pro­cu­rar su feli­ci­dad; tal es la bus­ca­da e inaca­ba­da Cuar­ta Trans­for­ma­ción. Hay mucho camino por reco­rrer y muchas solu­cio­nes por inven­tar para no vol­ver a caer en el error de imi­tar o asu­mir solu­cio­nes aje­nas; abre­var en ideas antes dese­cha­das por con­tra­de­cir el pen­sa­mien­to úni­co predominante.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *