Esta­do espa­ñol. Murió Julio Anguita/​Fue secre­ta­rio gene­ral del PCE duran­te 10 años y fun­da­dor de Izquier­da Uni­da

Por Héc­tor Bar­bot­ta, 16 mayo 2020

Fue refe­ren­cia éti­ca de la izquier­da espa­ño­la y padre polí­ti­co de los líde­res de Uni­das Pode­mos.


.La bio­gra­fía de Julio Angui­ta dice que fue el pri­mer alcal­de comu­nis­ta de una ciu­dad espa­ño­la (Cór­do­ba) tras la Gue­rra Civil, el secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña (PCE) que por pri­me­ra vez cues­tio­nó abier­ta­men­te la polí­ti­ca de cesio­nes impul­sa­da por su ante­ce­sor, San­tia­go Carri­llo, duran­te el pro­ce­so post dic­ta­du­ra cono­ci­do como la Tran­si­ción y el líder que con­si­guió aglu­ti­nar bajo las siglas de Izquier­da Uni­da a todo el espa­cio polí­ti­co situa­do a la izquier­da del PSOE que había con­flui­do en el «No» cuan­do Feli­pe Gon­zá­lez lle­vó en 1984 a los espa­ño­les a votar en refe­rén­dum la entra­da de su país en la OTAN.

Su influen­cia, sin embar­go, fue mucho más allá de los
car­gos que ocu­pó en un momen­to cla­ve de la polí­ti­ca espa­ño­la. Los
actua­les líde­res de la izquier­da espa­ño­la, tan­to Pablo Igle­sias (Pode­mos) como Alber­to Gar­zón
(Izquier­da Uni­da) lo reco­no­cen como ins­pi­ra­dor y refe­ren­te moral. “Sigo
llo­ran­do y no sé cuán­do deja­ré de hacer­lo. Hemos per­di­do al más
gran­de”, escri­bió este sába­do Gar­zón, actual secre­ta­rio gene­ral del PCE y
minis­tro de Con­su­mo en el gobierno de Pedro Sán­chez, en su cuen­ta de Twit­ter.

La
con­si­de­ra­ción de Igle­sias y Gar­zón no es aje­na a la de prác­ti­ca­men­te
todo el espa­cio polí­ti­co situa­do a la izquier­da de los socia­lis­tas, que
reco­no­cía en Angui­ta a su gran refe­ren­te moral. Secre­ta­rio gene­ral de PCE entre 1988 y 1998 y fun­da­dor de Izquier­da Uni­da,
for­ma­ción que lide­ró has­ta el últi­mo año del siglo pasa­do, le tocó
timo­near a la izquier­da en unos años en los que la polí­ti­ca espa­ño­la se
había con­ver­ti­do en un sis­te­ma bipar­ti­dis­ta imper­fec­to en el que el PSOE
y el Par­ti­do Popu­lar aglu­ti­na­ban el 90 por cien­to de los votos.

Fue
en aque­lla épo­ca cuan­do acu­ñó algu­nas de sus expre­sio­nes más
recor­da­das: la de «las dos ori­llas», que situa­ba a ambos par­ti­dos en un
mis­mo lado del río y a IU en la con­tra­ria, y la de «pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma»,
con la que res­pon­día cada vez que le pre­gun­ta­ban cuá­les eran sus
con­di­cio­nes para pac­tar con los socia­lis­tas y evi­tar la lle­ga­da de la
dere­cha al poder.

En con­tra­po­si­ción a quie­nes le recla­ma­ban
acuer­dos con el PSOE de Feli­pe Gon­zá­lez, recu­rría a otra expre­sión por
la que se lo recuer­da, ésta impor­ta­da de Ita­lia, con la que resu­mía su
estra­te­gia. Aspi­ra­ba al «sor­pas­so», ade­lan­tar­se en votos a los
socia­lis­tas y lide­rar la izquier­da. Nun­ca estu­vo cer­ca de con­se­guir­lo.

Se opu­so a los acuer­dos de Maas­tricht,
que mar­ca­ron la crea­ción del euro como mone­da úni­ca euro­pea y aca­bó
reti­rán­do­se de la pri­me­ra línea en 2000, cuan­do renun­ció como
coor­di­na­dor gene­ral de Izquier­da Uni­da. Se fue dejan­do una ima­gen de
líder inco­rrup­ti­ble, con fuer­tes prin­ci­pios, cier­ta rigi­dez ideo­ló­gi­ca y
esca­sa cin­tu­ra polí­ti­ca. Sus libros de cabe­ce­ra, solía repe­tir, eran el
Qui­jo­te, la Biblia y El Capi­tal.

Tres años des­pués sufri­ría una tra­ge­dia per­so­nal. Su hijo, el perio­dis­ta Julio Angui­ta Parra­do,
que cubría como corres­pon­sal la gue­rra de Irak, murió alcan­za­do por un
misil. “Mal­di­tas sean las gue­rras y los cana­llas que las hacen”, dijo
cuan­do le comu­ni­ca­ron la noti­cia.

La muer­te lo sor­pren­dió este
sába­do a los 78 años en Cór­do­ba, don­de vivía reti­ra­do con el úni­co
ingre­so de su jubi­la­ción como maes­tro. Las mues­tras de res­pe­to a su
figu­ra se han deja­do oír des­de todo el espec­tro polí­ti­co espa­ñol.
Espe­cial­men­te des­de sus here­de­ros polí­ti­cos, que aho­ra ejer­cen el
gobierno tras alcan­zar un pac­to con el PSOE que él nun­ca se plan­teó fir­mar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *