Colom­bia. La indo­len­cia de la Alcal­día de Bogo­tá ante los desalojos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 17 mayo 2020.-

El terreno que corres­pon­de a la zona ‘Altos de la Estan­cia’ en la loca­li­dad de Ciu­dad Bolí­var, Bogo­tá, fue decla­ra­do como zona alto ries­go des­de 1997. Sin embar­go, el des­alo­jo se orde­nó el pasa­do sába­do 2 de Mayo, en el mar­co de una emer­gen­cia sani­ta­ria que requie­re que las per­so­nas per­ma­nez­can en sus casas. Des­de enton­ces las imá­ge­nes del pro­ce­di­mien­to poli­cial han sido trá­gi­cas e indignantes.

Ape­nas ayer se pro­nun­ció la admi­nis­tra­ción dis­tri­tal de Bogo­tá, en cabe­za de Clau­dia López. Duran­te un cui­da­do­so ope­ra­ti­vo poli­cial que con­tó con tres ani­llos de segu­ri­dad, el secre­ta­rio de gobierno, Luis Ernes­to Her­nan­dez, citó a una tar­día rue­da de pren­sa. Allí ase­gu­ra que Altos de la Estan­cia es un sitio de “alto ries­go de des­li­za­mien­to y desas­tre des­de 1997”, por ende, nadie podría asen­tar­se en el lugar.

En el fon­do se dis­tin­gue la ciu­dad; las casas que se con­fun­den con la dis­tan­cia cubren las coli­nas con un tapiz entre gris cemen­to, el naran­ja de los ladri­llos, y el ver­de de los árbo­les a lo lejos.

Ade­más de Her­nan­dez, la rue­da de pren­sa cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de un coro­nel, el direc­tor del Ins­ti­tu­to Dis­tri­tal de Ges­tión de Ries­gos y Cam­bio Cli­má­ti­co ‑IDIGER‑, la secre­ta­ria dis­tri­tal de hábi­tat, el secre­ta­rio dis­tri­tal de segu­ri­dad, la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación, el alcal­de de la loca­li­dad, el per­so­ne­ro local, el sub­se­cre­ta­rio de ges­tión local y la sub­di­rec­to­ra de inte­gra­ción social.

Todos están rodea­dos de poli­cías, lejos de las per­so­nas que habi­tan la zona, las mis­mas que están sien­do des­alo­ja­das de sus hoga­res, y que fue­ron ais­la­das de los medios alter­na­ti­vos y de los defen­so­res de Dere­chos Huma­nos que fue­ron saca­dos del lugar.

Los ser­vi­do­res públi­cos que apa­re­cen en la trans­mi­sión en vivo no están, ni esta­rán en ries­go duran­te la rue­da de pren­sa, ni duran­te el ope­ra­ti­vo poli­cial. No están en ries­go por­que tie­nen un sala­rio fijo, segu­ra­men­te digno, a dife­ren­cia de las per­so­nas que han esta­do des­alo­jan­do que, en su mayo­ría, depen­den de las eco­no­mías infor­ma­les o del rebus­que. No están en ries­go por­que, segu­ra­men­te, cuen­tan con un hogar digno. No están en ries­go por­que duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, social y eco­nó­mi­ca a raíz de la pan­de­mia, no han care­ci­do de las garan­tías míni­mas para sobre­lle­var la cuarentena.

A tra­vés de tec­ni­cis­mos expli­can por qué los 14 barrios se encuen­tran en ries­go y en un mapa seña­lan las zonas que deben ser inter­ve­ni­das. Asi­mis­mo, hacen un recuen­to de la his­to­ria del sec­tor enfa­ti­zan­do en que la zona no es esta­ble y quie­nes la habi­tan lo han hecho y lo hacen de mane­ra ilegal.

En com­pa­ñía úni­ca­men­te de las cáma­ras que per­te­ne­cen al dis­tri­to, por­que la pren­sa fue cen­su­ra­da, suben una escar­pa­da coli­na. En la cima cuen­tan la situa­ción de los terre­ros (estruc­tu­ras cri­mi­na­les que ile­gal­men­te ven­den lotes que ya se encuen­tran inva­di­dos a fami­lias empo­bre­ci­das) y los seña­lan como los cul­pa­bles de los des­alo­jos. Pro­me­ten que la poli­cía inves­ti­ga­ría esta situa­ción; de nue­vo, medi­das tar­días anun­cia­das en una rue­da de pren­sa tardía.

Mien­tras tan­to, las per­so­nas afec­ta­das por esta situa­ción son las mis­mas de siem­pre: quie­nes por algún moti­vo, casi siem­pre vio­len­to, lle­gan a estos luga­res y cons­tru­yen su casa. Aho­ra solo miran impo­ten­tes mien­tras poli­cías, pro­te­gi­dos de pies a cabe­za, des­ar­man sus casas de made­ra, latas y cartón.

Este des­alo­jo fue orde­na­do y efec­tua­do en el mar­co de una pan­de­mia que deman­da medi­das estric­tas de pro­tec­ción para cum­plir con la mis­ma con­sig­na que fue impues­ta por el Gobierno: Qué­da­te en casa.

La poli­cía ase­gu­ra que se ha rea­li­za­do un pro­ce­so de diá­lo­go; sin embar­go, en los vídeos que han cir­cu­la­do, evi­den­cian a la comu­ni­dad deses­pe­ra­da, así como los hos­ti­ga­mien­tos y agre­sio­nes por par­te de la fuer­za pública.

Duran­te la rue­da de pren­sa se habla de garan­tías, de diá­lo­go, de solu­cio­nes de fon­do. Asi­mis­mo se men­cio­nan supues­tas alter­na­ti­vas para los pobla­do­res y ase­gu­ran que los pro­ce­di­mien­tos han esta­do com­ple­ta­men­te ape­ga­dos a la normatividad.

Mien­tras tan­to, no muy lejos de ahí, las per­so­nas con­ti­núan exi­gien­do con­di­cio­nes dig­nas para vivir y, preo­cu­pa­das, miran sus ence­res ya des­pro­te­gi­dos entre lonas rotas y latas des­mon­ta­das. Denun­cian malos tra­tos de la poli­cía y hos­ti­ga­mien­tos por par­te de los con­tra­tis­tas y fun­cio­na­rios del distrito.

Des­de el comien­zo, los des­alo­jos con­ta­ron con una enor­me pre­sen­cia poli­cial que, medio­cre­men­te, fue jus­ti­fi­ca­da por el secre­ta­rio de segu­ri­dad del dis­tri­to, Hugo Acero. 

Según los pobla­do­res, en el lugar ya había hecho pre­sen­cia una fun­cio­na­ria del dis­tri­to, pero no para hablar de pla­nes de reubi­ca­ción ni de garan­tías de vivien­da. La fun­cio­na­ria tam­po­co ves­tía la cha­que­ta con los dis­tin­ti­vos de la Alcal­día, sino que usa­ba ropa negra y tenía el ros­tro tapa­do, sin iden­ti­fi­ca­ción y sin nin­gu­na orden judi­cial. Ella esta­ba encar­ga­da de seña­lar qué casas tum­bar y hos­ti­gó, tan­to a la pren­sa como a los Obser­va­do­res Inter­na­cio­na­les que acom­pa­ña­ban a la comunidad. 

Así, la Red Popu­lar de Dere­chos Huma­nos de Bogo­tá reali­zó una denun­cia públi­ca por los des­alo­jos y el uso des­me­di­do de la fuer­za que se ha imple­men­ta­do en los mis­mos por par­te de la asmi­nis­tra­ción. Asi­mis­mo, ase­gu­ran que al no res­pe­tar el debi­do pro­ce­so y el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad y dife­ren­cia­ción, las comu­ni­da­des que­dan en una situa­ción de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad en el mar­co de la emer­gen­cia sanitaria.

A pesar de haber reci­bi­do el apo­yo de sec­to­res alter­na­ti­vos y de haber gene­ra­do con­fluen­cia de par­ti­dos y colec­ti­vi­da­des de izquier­da, el gobierno dis­tri­tal, en cabe­za de Clau­dia López decep­cio­na de nue­vo. Duran­te los des­alo­jos lle­va­dos a cabo en Altos de la Estan­cia ha demos­tra­do un talan­te auto­ri­ta­rio que pasa por enci­ma de los dere­chos fun­da­men­ta­les y que care­ce de empa­tía hacia las comu­ni­da­des que, lite­ral­men­te, ven cómo des­tru­yen su hogar en un con­tex­to en el que les piden per­ma­ne­cer en él.

*Fuen­te: Colom­bia Infor­ma, KDM par­te del equi­po en Bogotá.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *