Colom­bia. La indo­len­cia de la Alcal­día de Bogo­tá ante los des­alo­jos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 17 mayo 2020.-

El terreno que corres­pon­de a la zona ‘Altos de la Estan­cia’ en la loca­li­dad de Ciu­dad Bolí­var, Bogo­tá, fue decla­ra­do como zona alto ries­go des­de 1997. Sin embar­go, el des­alo­jo se orde­nó el pasa­do sába­do 2 de Mayo, en el mar­co de una emer­gen­cia sani­ta­ria que requie­re que las per­so­nas per­ma­nez­can en sus casas. Des­de enton­ces las imá­ge­nes del pro­ce­di­mien­to poli­cial han sido trá­gi­cas e indig­nan­tes.

Ape­nas ayer se pro­nun­ció la admi­nis­tra­ción dis­tri­tal de Bogo­tá, en cabe­za de Clau­dia López. Duran­te un cui­da­do­so ope­ra­ti­vo poli­cial que con­tó con tres ani­llos de segu­ri­dad, el secre­ta­rio de gobierno, Luis Ernes­to Her­nan­dez, citó a una tar­día rue­da de pren­sa. Allí ase­gu­ra que Altos de la Estan­cia es un sitio de “alto ries­go de des­li­za­mien­to y desas­tre des­de 1997”, por ende, nadie podría asen­tar­se en el lugar.

En el fon­do se dis­tin­gue la ciu­dad; las casas que se con­fun­den con la dis­tan­cia cubren las coli­nas con un tapiz entre gris cemen­to, el naran­ja de los ladri­llos, y el ver­de de los árbo­les a lo lejos.

Ade­más de Her­nan­dez, la rue­da de pren­sa cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de un coro­nel, el direc­tor del Ins­ti­tu­to Dis­tri­tal de Ges­tión de Ries­gos y Cam­bio Cli­má­ti­co ‑IDIGER‑, la secre­ta­ria dis­tri­tal de hábi­tat, el secre­ta­rio dis­tri­tal de segu­ri­dad, la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación, el alcal­de de la loca­li­dad, el per­so­ne­ro local, el sub­se­cre­ta­rio de ges­tión local y la sub­di­rec­to­ra de inte­gra­ción social.

Todos están rodea­dos de poli­cías, lejos de las per­so­nas que habi­tan la zona, las mis­mas que están sien­do des­alo­ja­das de sus hoga­res, y que fue­ron ais­la­das de los medios alter­na­ti­vos y de los defen­so­res de Dere­chos Huma­nos que fue­ron saca­dos del lugar.

Los ser­vi­do­res públi­cos que apa­re­cen en la trans­mi­sión en vivo no están, ni esta­rán en ries­go duran­te la rue­da de pren­sa, ni duran­te el ope­ra­ti­vo poli­cial. No están en ries­go por­que tie­nen un sala­rio fijo, segu­ra­men­te digno, a dife­ren­cia de las per­so­nas que han esta­do des­alo­jan­do que, en su mayo­ría, depen­den de las eco­no­mías infor­ma­les o del rebus­que. No están en ries­go por­que, segu­ra­men­te, cuen­tan con un hogar digno. No están en ries­go por­que duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, social y eco­nó­mi­ca a raíz de la pan­de­mia, no han care­ci­do de las garan­tías míni­mas para sobre­lle­var la cua­ren­te­na.

A tra­vés de tec­ni­cis­mos expli­can por qué los 14 barrios se encuen­tran en ries­go y en un mapa seña­lan las zonas que deben ser inter­ve­ni­das. Asi­mis­mo, hacen un recuen­to de la his­to­ria del sec­tor enfa­ti­zan­do en que la zona no es esta­ble y quie­nes la habi­tan lo han hecho y lo hacen de mane­ra ile­gal.

En com­pa­ñía úni­ca­men­te de las cáma­ras que per­te­ne­cen al dis­tri­to, por­que la pren­sa fue cen­su­ra­da, suben una escar­pa­da coli­na. En la cima cuen­tan la situa­ción de los terre­ros (estruc­tu­ras cri­mi­na­les que ile­gal­men­te ven­den lotes que ya se encuen­tran inva­di­dos a fami­lias empo­bre­ci­das) y los seña­lan como los cul­pa­bles de los des­alo­jos. Pro­me­ten que la poli­cía inves­ti­ga­ría esta situa­ción; de nue­vo, medi­das tar­días anun­cia­das en una rue­da de pren­sa tar­día.

Mien­tras tan­to, las per­so­nas afec­ta­das por esta situa­ción son las mis­mas de siem­pre: quie­nes por algún moti­vo, casi siem­pre vio­len­to, lle­gan a estos luga­res y cons­tru­yen su casa. Aho­ra solo miran impo­ten­tes mien­tras poli­cías, pro­te­gi­dos de pies a cabe­za, des­ar­man sus casas de made­ra, latas y car­tón.

Este des­alo­jo fue orde­na­do y efec­tua­do en el mar­co de una pan­de­mia que deman­da medi­das estric­tas de pro­tec­ción para cum­plir con la mis­ma con­sig­na que fue impues­ta por el Gobierno: Qué­da­te en casa.

La poli­cía ase­gu­ra que se ha rea­li­za­do un pro­ce­so de diá­lo­go; sin embar­go, en los vídeos que han cir­cu­la­do, evi­den­cian a la comu­ni­dad deses­pe­ra­da, así como los hos­ti­ga­mien­tos y agre­sio­nes por par­te de la fuer­za públi­ca.

Duran­te la rue­da de pren­sa se habla de garan­tías, de diá­lo­go, de solu­cio­nes de fon­do. Asi­mis­mo se men­cio­nan supues­tas alter­na­ti­vas para los pobla­do­res y ase­gu­ran que los pro­ce­di­mien­tos han esta­do com­ple­ta­men­te ape­ga­dos a la nor­ma­ti­vi­dad.

Mien­tras tan­to, no muy lejos de ahí, las per­so­nas con­ti­núan exi­gien­do con­di­cio­nes dig­nas para vivir y, preo­cu­pa­das, miran sus ence­res ya des­pro­te­gi­dos entre lonas rotas y latas des­mon­ta­das. Denun­cian malos tra­tos de la poli­cía y hos­ti­ga­mien­tos por par­te de los con­tra­tis­tas y fun­cio­na­rios del dis­tri­to.

Des­de el comien­zo, los des­alo­jos con­ta­ron con una enor­me pre­sen­cia poli­cial que, medio­cre­men­te, fue jus­ti­fi­ca­da por el secre­ta­rio de segu­ri­dad del dis­tri­to, Hugo Ace­ro.

Según los pobla­do­res, en el lugar ya había hecho pre­sen­cia una fun­cio­na­ria del dis­tri­to, pero no para hablar de pla­nes de reubi­ca­ción ni de garan­tías de vivien­da. La fun­cio­na­ria tam­po­co ves­tía la cha­que­ta con los dis­tin­ti­vos de la Alcal­día, sino que usa­ba ropa negra y tenía el ros­tro tapa­do, sin iden­ti­fi­ca­ción y sin nin­gu­na orden judi­cial. Ella esta­ba encar­ga­da de seña­lar qué casas tum­bar y hos­ti­gó, tan­to a la pren­sa como a los Obser­va­do­res Inter­na­cio­na­les que acom­pa­ña­ban a la comu­ni­dad.

Así, la Red Popu­lar de Dere­chos Huma­nos de Bogo­tá reali­zó una denun­cia públi­ca por los des­alo­jos y el uso des­me­di­do de la fuer­za que se ha imple­men­ta­do en los mis­mos por par­te de la asmi­nis­tra­ción. Asi­mis­mo, ase­gu­ran que al no res­pe­tar el debi­do pro­ce­so y el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad y dife­ren­cia­ción, las comu­ni­da­des que­dan en una situa­ción de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria.

A pesar de haber reci­bi­do el apo­yo de sec­to­res alter­na­ti­vos y de haber gene­ra­do con­fluen­cia de par­ti­dos y colec­ti­vi­da­des de izquier­da, el gobierno dis­tri­tal, en cabe­za de Clau­dia López decep­cio­na de nue­vo. Duran­te los des­alo­jos lle­va­dos a cabo en Altos de la Estan­cia ha demos­tra­do un talan­te auto­ri­ta­rio que pasa por enci­ma de los dere­chos fun­da­men­ta­les y que care­ce de empa­tía hacia las comu­ni­da­des que, lite­ral­men­te, ven cómo des­tru­yen su hogar en un con­tex­to en el que les piden per­ma­ne­cer en él.

*Fuen­te: Colom­bia Infor­ma, KDM par­te del equi­po en Bogo­tá.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: