Argen­ti­na. Otro cri­men del sis­te­ma: Falle­ció Ramo­na, mili­tan­te de la orga­ni­za­ción Gar­gan­ta Pode­ro­sa en la Villa 31

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020

Las y los com­pa­ñe­ros de La Gar­gan­ta Pode­ro­sa nos infor­man de la dolo­ro­sa noti­cia del falle­ci­mien­to de Ramo­na, lucha­do­ra incan­sa­ble de la Villa 31, de Reti­ro y voce­ra de la orga­ni­za­ción. Ramo­na había denun­cia­do jun­to con sus com­pa­ñe­ros la gra­ve situa­ción por la que pasa­ba la Villa 31 don­de el gobierno de la Ciu­dad, enca­be­za­do por Larre­ta, los dejó sin agua duran­te días en medio del esta­lli­do de las infec­cio­nes en el barrio.

Ramo­na, que no paró nun­ca de ayu­dar soli­da­ria­men­te a sus veci­nos y de luchar con todas sus fuer­zas final­men­te cayó infec­ta­da por el virus de esta cri­mi­nal gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca y en pocos días su esta­do se fue agra­van­do has­ta que aho­ra nos encon­tra­mos con la noti­cia de lo irre­me­dia­ble: Ramo­na Medi­na ha falle­ci­do. Fue ase­si­na­da por el sis­te­ma, por los fun­cio­na­rios vena­les, por las men­ti­ras de los que se lle­nan sus bol­si­llos de dine­ro y des­pre­cian a los de aba­jo. La rata Larre­ta es cul­pa­ble pero no es el úni­co. Hay muchos cóm­pli­ces en esta muer­te que hoy todos mal­de­ci­mos.

Des­de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano toda nues­tra soli­da­ri­dad con las y los com­pa­ñe­ros de La Gar­gan­ta Pode­ro­sa.

Ver esta publi­ca­ción en Ins­ta­gram

Apre­tan­do los dien­tes, gol­pean­do el tecla­do, aguan­tan­do la rabia y escu­pien­do lágri­mas, nos toca escri­bir aho­ra esta mier­da, para decir­les todo eso que Ramo­na les dijo en tiem­po pasa­do, todo eso que nos can­sa­mos de gri­tar duran­te dos meses, todo eso que no qui­sie­ron escu­char, ni cuan­do pos­ter­ga­ron 4 años la relo­ca­li­za­ción de su fami­lia, ni cuan­do pedi­mos que regis­tra­ran a los gru­pos de ries­go, ni cuan­do escon­die­ron sus denun­cias para cui­dar­se, ni cuan­do calla­ron por pla­ta, ni cuan­do nos deja­ron sin insu­mos en todas las pos­tas de salud, ni cuan­do maqui­lla­ron la reali­dad con pro­gra­mas fan­tas­mas, ni cuan­do juga­ron cubrir­se las espal­das, ni cuan­do publi­ca­mos el pri­mer con­ta­gio en la Villa 31, ni cuan­do demos­tra­mos que no habían ais­la­do a tiem­po a la pri­me­ra falle­ci­da, ni cuan­do denun­cia­mos que no esta­ban asis­tien­do a los demás, ni cuan­do deja­ron 12 días al barrio sin agua, ni cuan­do gri­tó deses­pe­ra­da que tenía 7 per­so­nas de ries­go vivien­do haci­na­das, ¡Ramo­na no se murió! A Ramo­na la mata­ron los due­ños del silen­cio, los cóm­pli­ces de la indi­fe­ren­cia, los mudos de la jus­ti­cia, ¡la mata­ron! Y aho­ra quién cara­jo nos expli­ca cómo seguir, cómo segui­rá su fami­lia ínte­gra­men­te inter­na­da, cómo segui­rán sus hijas Maia y Gua­da, en silla de rue­das, con­ta­gia­da, con oxí­geno, con dis­ca­pa­ci­dad, sin hablar, total­men­te depen­dien­te, ¡aho­ra sin su mamá! • Esto es un cri­men. Y no vamos a parar, ¡has­ta que paguen todos los res­pon­sa­bles! • NO PODEMOS MÁS. • #Jus­ti­cia­Po­rRa­mo­na

Una publi­ca­ción com­par­ti­da por La Gar­gan­ta Pode­ro­sa (@lagargantapoderosa) el 17 de May de 2020 a las 6:39 PDT

«Ocho días sin agua y nos piden que nos higie­ni­ce­mos». El 3 de mayo
pasa­do, Ramo­na Medi­na habla­ba a la cáma­ra indig­na­da y una piz­ca de
iro­nía. Recla­ma­ba, tam­bién en ese for­ma­to, el ser­vi­cio bási­co que se
hizo aún más vital en épo­cas de coro­na­vi­rus.

«¿Cómo pre­ten­den que
no sal­ga­mos a la calle si yo ten­go que salir todos los días a com­prar
agua. Ya no sé de qué mane­ra pedir­le a este Gobierno una solu­ción para
esta situa­ción, por­que no se pue­de vivir más en estas con­di­cio­nes. Hay
una pan­de­mia que nos está con­su­mien­do y noso­tros segui­mos sin agua»,
implo­ra­ba Ramo­na.

Al final del video, publi­ca­do en la pági­na de
Face­book de la Gar­gan­ta Peli­gro­sa, a Ramo­na se le quie­bra la voz. «¿Cómo
hago para man­te­ner la higie­ne? ¿Cómo hago para lavar las ver­du­ras para
coci­nar­les a mis hijas».

Final­men­te hoy, Ramo­na dejó de exis­tir,
era una pacien­te de altís­mo ries­go por ser insu­lino-depen­dien­te. Su
hija, en silla de rue­das, con Sín­dro­me de West y Sín­dro­me de Aicar­di,
tam­bién enfren­ta la pan­de­mia con un cua­dro de salud pre­vio muy deli­ca­do,
 está con­ta­gia­da de coro­na­vi­rus según el últi­mo infor­me. 

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

MURIÓ RAMONA MEDINA DE LA VILLA 31, VÍCTIMA DE LA GUERRA BIOLÓGICA, VÍCTIMA DE LA MISERIA, VÍCTIMA DEL ABANDONO SOCIAL, VÍCTIMA DE LA MARGINACIÓN.LA EPIDEMIA AGRANDA LA DESIGUALDAD DE CLASE SOCIAL HASTA LA MUERTE. PUEBLO: ¡DIGAMOS BASTA, SACUDAMOS LA MODORRA! MANTENIENDOCUIDADO Y SANA DISTANCIA, ROMPAMOS EL AISLAMIENTO SOCIAL, Y CON LA VOZ DE LA GARGANTA PODEROSA DE RAMONA, EXIJAMOS TODOS LOS RECURSOS PARA LA SALUD PÚBLICA, IMPIDAMOS QUE ESOS RECURSOS SE LOS SIGAN ROBANDO EN LA ESTAFA DE LA DEUDA Y EN LA FUGA DE CAPITALES. TODOS LOS RECURSOS A HOSPITALES Y REMEDIOS, A SUELDOS SUFICIENTES A ENFERMERXS, MÉDICXS, CAMILLERXS, Y TODO EL PERSONAL DE SALUD. RECUPEREMOS FÁBRICAS Y CAMPOS PARA PRODUCIR ALIMENTOS Y MEDICAMENTOS. MURIÓ RAMONA. RINDAMOS HOMENAJE A SU VIDA TERMINANDO CON LA PANDEMIA DEL MISERABLE CAPITALISMO. ¡RAMONA, EN TU MEMORIA, SALUD Y REVOLUCIÓN SOCIAL!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: