Eus­kal Herria. Nun­ca les había­mos crei­do pero les hemos creído

Por Jon Txontxe Etxe­ba­rria, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 16 de mayo de 2020

Nos decían que éra­mos espa­ño­les o fran­ce­ses, nos decían que el eus­ke­ra no sería una len­gua del mis­mo nivel que el cas­te­llano o el fran­cés, nos decían que Ger­ni­ka había sido bom­bar­dea­da por los rojos sepa­ra­tis­tas, nos decían que el nazis­mo había sido derro­ta­do por Esta­dos Uni­dos, nos decían que el capi­ta­lis­mo era la úni­ca vía, nos decían que el mer­ca­do libre trae­ría el bien­es­tar, nos decían que la tran­si­ción trae­ría la demo­cra­cia, nos decían que las cen­tra­les nuclea­res de la cos­ta vas­ca eran impres­cin­di­bles, nos decían que los movi­mien­tos de libe­ra­ción eran terro­ris­tas, nos decían que la Unión Euro­pea sólo trae­ría bene­fi­cios, nos decían que no había tor­tu­ras… Pero no les creímos.

Nos dicen que Vene­zue­la es una dic­ta­du­ra, nos dicen que garan­ti­zan los dere­chos de migran­tes y refu­gia­dos, nos dicen que las inci­ne­ra­do­ras son no con­ta­mi­nan­tes, nos dicen que hay igual­dad entre muje­res y hom­bres, nos dicen que todos somos igua­les ante la ley, nos dicen que los acci­den­tes labo­ra­les son inevi­ta­bles, nos dicen que el TAV es nece­sa­rio, nos dicen que no ha habi­do terro­ris­mo de Esta­do, nos dicen que nos garan­ti­zan los dere­chos lin­güís­ti­cos… Pero no les creemos.

Nos han dicho que el nue­vo virus es el más vio­len­to de las últi­mas déca­das, nos han dicho que es una pan­de­mia, nos han dicho que el úni­co camino es el con­fi­na­mien­to, nos han dicho que nece­si­ta­mos mili­ta­res en nues­tras calles, nos han dicho que los niños son los que más con­ta­gian, nos han dicho que han toma­do todas las medi­das bajo cri­te­rios estric­ta­men­te cien­tí­fi­cos, nos han dicho que se está murien­do más gen­te que nun­ca… Y les hemos creído.

Si no les hemos creí­do en otros ámbi­tos, ¿por qué les cree­mos en mate­ria de salud? ¿Por qué pre­do­mi­na el pen­sa­mien­to úni­co en todos los ámbi­tos de la salud (medi­ca­men­tos, vacu­nas, qui­mio­te­ra­pia, etc)?

Nos dicen que el lla­ma­do Coro­na­vi­rus ha cau­sa­do 280.000 muer­tes en todo el mun­do (datos del 11 de mayo). Sin embar­go, no nos dicen que cada día mue­ren 8.500 niños en el mun­do por des­nu­tri­ción, más de 6 millo­nes al año (datos de UNICEF, Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, Ban­co Mun­dial). No nos han dicho que lo que lla­ma­ron la gue­rra de Siria ha cau­sa­do más de 500.000 muer­tos, con la cola­bo­ra­ción de armas de aquí. No nos han dicho que todo tipo de con­ta­mi­na­ción (inclu­yen­do la elec­tro­mag­né­ti­ca) gene­ra millo­nes de casos de cáncer.

En el caso del Esta­do espa­ñol, y con res­pec­to a defun­cio­nes abso­lu­tas, nos dicen que en mar­zo de 2020 ha habi­do 48.806 muer­tos (pan­de­mia), pero en enero de 2017 hubo 49.370 muer­tos (sin pandemia).

Nos dicen que la mor­ta­li­dad se ha incre­men­ta­do muchí­si­mo y que en mar­zo de 2020 ha habi­do un 23% más de falle­ci­dos que en mar­zo de 2018 (pan­de­mia); sin embar­go, en febre­ro de 2012 hubo 43.740 falle­ci­dos, un 28% más que en febre­ro de 2011 (sin pan­de­mia). Por otro lado, estas sema­nas no nos dicen que más de 50.000 per­so­nas mue­ran cada año por el taba­co (¡estan­cos abier­tos en el con­fi­na­mien­to por un virus que afec­ta al apa­ra­to respiratorio!).

Nos han bom­bar­dea­do un mon­tón de datos. No obs­tan­te, dejan­do a un lado la gue­rra de datos y como ciu­da­dano humil­de, no sé si el virus pro­vie­ne de mur­cié­la­gos. No sé si el virus pro­vie­ne de un labo­ra­to­rio. No sé si los sín­to­mas pue­den ser a cau­sa del 5G, ni si el 5G ayu­da a pro­pa­gar el virus. No sé si se ase­me­ja a una gri­pe muy fuer­te. No soy espe­cia­lis­ta en salud, ni en bio­lo­gía, ni tam­po­co soy cien­tí­fi­co. Dis­cul­pas por la osadía.

No obs­tan­te, sabía­mos que venía una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca. Sabía­mos que que­rían con­tro­lar­nos. Sabía­mos que el mode­lo y la situa­ción de las resi­den­cias de ancia­nos y ancia­nas era insos­te­ni­ble. Sabía­mos que los recor­tes iban a tener con­se­cuen­cias para la salud (des­de 2007 se han redu­ci­do un 10% las camas de los hos­pi­ta­les en Hego Eus­kal Herria). Sabía­mos que la emer­gen­cia cli­má­ti­ca esta­ba pro­vo­can­do fenó­me­nos cada vez más vio­len­tos. Nos tie­nen más cau­ti­vos que nun­ca y les hemos creí­do. Nun­ca les había­mos creí­do, pero les hemos creí­do. Los crí­ti­cos pun­zan­tes, sin filo; la gen­te des­obe­dien­te, dócil.
¿Por qué?

País Vas­co. *Tra­duc­ción del artícu­lo de opi­nión publi­ca­do el 12 de mayo en ARGIA 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *