Colom­bia. El ais­la­mien­to, otra arma de gue­rra con­tra líde­res socia­les

Por Himel­da Asca­nio, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mayo 2020

Duran­te la cua­ren­te­na por el
COVID-19 cre­ce el exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los líde­res socia­les, opo­si­to­res y
ex com­ba­tien­tes; foca­li­za­do en regio­nes don­de las comu­ni­da­des son con­si­de­ra­das
como un obs­tácu­lo para la imple­men­ta­ción de mega­pro­yec­tos.

Los Gobier­nos de las últi­mas 3
déca­das han hecho lo posi­ble por ocul­tar la vio­len­cia estruc­tu­ral y sis­te­má­ti­ca
que sufren las comu­ni­da­des que se opo­nen a mega­pro­yec­tos mine­ros, petro­le­ros y
de agro­ne­go­cios. El Gobierno actual
con­ti­núa dán­do­le tra­to de Gue­rra a la pro­tes­ta
social
.

SOS por la paz y por la vida

Según el docu­men­to ‘SOS’ por la paz, por la vida y las
garan­tías de no repe­ti­ción rea­li­za­do por el
Colec­ti­vo de Abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po (CAJAR), des­de que apa­re­ció el
pri­mer caso de COVID-19
han ase­si­na­do 21 líde­res socia­les, 13 de ellos
duran­te el con­fi­na­mien­to
[1].

Entre 1 de febre­ro y el 1 de
mayo el CAJAR reci­bió
175 denun­cias por agre­sio­nes, de las que 64 fue­ron con­tra líde­res socia­les, 34 de ellas de homi­ci­dios que deja­ron 37
líde­res ase­si­na­dos; los líde­res fue­ron víc­ti­mas
de 3 aten­ta­dos, 3 ame­na­zas, 5 hos­ti­ga­mien­tos, 6 abu­sos de las Fuer­zas Arma­das y
el des­pla­za­mien­to for­za­do de 20 líde­res de la orga­ni­za­ción Afro­re­na­cer en El
Tam­bo, Cau­ca. En este mis­mo perio­do se regis­tra­ron
13 ata­ques con­tra ex com­ba­tien­tes de FARC, 11 ase­si­na­tos y 2
hos­ti­ga­mien­tos con­tra sus pro­yec­tos.

El CAJAR afir­ma que “mien­tras
la pan­de­mia de la COVID-19 ocu­pa nues­tra vida,
el ais­la­mien­to social es uti­li­za­do en los
terri­to­rios como una nue­va arma de Gue­rra
. Los gru­pos arma­dos lega­les e
ile­ga­les no están en cua­ren­te­na y con­tro­lan cada vez más la vida de las
per­so­nas con la ausen­cia o com­pli­ci­dad de la actua­ción esta­tal”
[2].

Des­pla­za­mien­tos for­za­dos y con­trol para­mi­li­tar
de los terri­to­rios

Las comu­ni­da­des del Cau­ca y Antio­quia afir­man que enfren­ta­mien­tos
arma­dos duran­te mar­zo deja­ron más de 2.190 víc­ti­mas
, el des­pla­za­mien­to for­za­do de 847 per­so­nas pro­ce­den­tes de 12 vere­das de
la zona de Cañón del Inglés en Ituan­go, 550 de Arge­lia en el Cau­ca, 400
indí­ge­nas de Boja­yá en el Cho­có, 300 de Urrao en Antio­quia, 80 de ellos en las
vere­das de Nayi­ta, Zaba­le­ta y Agua Cla­ri­ta por pre­sen­cia para­mi­li­tar [3].

El CAJAR tam­bién denun­ció 10 gra­ves infrac­cio­nes al DIH refe­ren­tes a
com­ba­tes en zonas pobla­das, con­fi­na­mien­tos y ame­na­zas a comu­ni­da­des
, que son seña­la­das de
per­te­ne­cer o encu­brir a orga­ni­za­cio­nes ile­ga­les; ade­más exis­ten 4 denun­cias de
otras vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos, como la des­apa­ri­ción de los líde­res
comu­na­les, padre e hijo, en Puer­to Guz­mán Putu­ma­yo, el pasa­do 10 de febre­ro
[4].

Los per­si­guen has­ta que los matan

Yil­son Fer­nan­do Rojas de 20 años, fue heri­do de
gra­ve­dad en el ojo izquier­do el 3 de mayo, por miem­bros de la
Bri­ga­da XXVII del
ejér­ci­to y del Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (Esmad) duran­te una
ope­ra­ción de erra­di­ca­ción for­za­da en San Die­go de Puer­to Cai­ce­do, Putu­ma­yo;
ade­más 4 cam­pe­si­nos sufrie­ron heri­das, entre ellos un menor de 17 años.

Yolan­da Eche­ve­rri Gómez, Secre­ta­ria Eje­cu­ti­va del Comi­té de Paro Cívi­co
Bue­na­ven­tu­ra; des­de el 24 de enero vie­ne sien­do obje­to de ame­na­zas y
segui­mien­tos, sin que has­ta la fecha reci­ba la pro­tec­ción ade­cua­da.

Car­los Andrés Sán­chez Villa de 37 años, vice­pre­si­den­te comu­nal de Caño
Raya en Tibú, Nor­te de San­tan­der y pro­mo­tor de la imple­men­ta­ción del Pro­gra­ma
Nacio­nal de Sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos de Uso ilí­ci­to; fue ase­si­na­do el 6 de mayo
en el kiló­me­tro 17, en la vía que con­du­ce de La Gaba­rra a Tibú, a 500 metros de
un pues­to de con­trol mili­tar de la Fuer­za de Tarea Vul­cano del Ejér­ci­to.

Rei­nal­do Man­ti­lla Blan­co, docen­te de la etnia Barí; fue
ase­si­na­do el 7 de mayo en
 la vere­da El Seis del corre­gi­mien­to Petro­lea de Tibú, Nor­te
de San­tan­der. 

Eduar­do Medi­na, comu­ne­ro indí­ge­na y trans­por­ta­dor de un bus tipo Chi­va; fue
ase­si­na­do el 7 de mayo en la vere­da Alto Come Dul­ce del corre­gi­mien­to Bella
Vis­ta en Suá­rez, Cau­ca.

Wil­der
Daniel Marín Alar­cón
22 años, ex com­ba­tien­te de
las FARC era estu­dian­te del SENA en téc­ni­ca de Auxi­liar Con­ta­ble. Fue ase­si­na­do
e inci­ne­ra­do vivo en Bello, Antio­quia el 7 de mayo.

_​_​_​_​_​_​_​

[1 – 2] Paz con jus­ti­cia social y ambien­tal: La res­pues­ta a la cri­sis
huma­ni­ta­ria agra­va­da por la pan­de­mia. CAJAR, 07-05-2020.

[3] AGC con­tro­lan comu­ni­da­des indí­ge­nas lue­go de com­ba­tes
con el ELN. Comi­sión Inter­ecle­cial de Jus­ti­cia y Paz, 2-05-2020.

[4] En el ais­la­mien­to, la vio­len­cia ha cobra­do 278 vidas en
el país: colec­ti­vo José Alvear. El Colom­biano, 7-05-2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: