Colom­bia. El ais­la­mien­to, otra arma de gue­rra con­tra líde­res sociales

Por Himel­da Asca­nio, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mayo 2020

Duran­te la cua­ren­te­na por el
COVID-19 cre­ce el exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los líde­res socia­les, opo­si­to­res y
ex com­ba­tien­tes; foca­li­za­do en regio­nes don­de las comu­ni­da­des son consideradas
como un obs­tácu­lo para la imple­men­ta­ción de megaproyectos.

Los Gobier­nos de las últi­mas 3
déca­das han hecho lo posi­ble por ocul­tar la vio­len­cia estruc­tu­ral y sistemática
que sufren las comu­ni­da­des que se opo­nen a mega­pro­yec­tos mine­ros, petro­le­ros y
de agro­ne­go­cios. El Gobierno actual
con­ti­núa dán­do­le tra­to de Gue­rra a la protesta
social
.

SOS por la paz y por la vida

Según el docu­men­to ‘SOS’ por la paz, por la vida y las
garan­tías de no repe­ti­ción rea­li­za­do por el
Colec­ti­vo de Abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po (CAJAR), des­de que apa­re­ció el
pri­mer caso de COVID-19
han ase­si­na­do 21 líde­res socia­les, 13 de ellos
duran­te el con­fi­na­mien­to
[1].

Entre 1 de febre­ro y el 1 de
mayo el CAJAR reci­bió
175 denun­cias por agre­sio­nes, de las que 64 fue­ron con­tra líde­res socia­les, 34 de ellas de homi­ci­dios que deja­ron 37
líde­res ase­si­na­dos; los líde­res fue­ron víctimas
de 3 aten­ta­dos, 3 ame­na­zas, 5 hos­ti­ga­mien­tos, 6 abu­sos de las Fuer­zas Arma­das y
el des­pla­za­mien­to for­za­do de 20 líde­res de la orga­ni­za­ción Afro­re­na­cer en El
Tam­bo, Cau­ca. En este mis­mo perio­do se regis­tra­ron
13 ata­ques con­tra ex com­ba­tien­tes de FARC, 11 ase­si­na­tos y 2
hos­ti­ga­mien­tos con­tra sus proyectos.

El CAJAR afir­ma que “mien­tras
la pan­de­mia de la COVID-19 ocu­pa nues­tra vida,
el ais­la­mien­to social es uti­li­za­do en los
terri­to­rios como una nue­va arma de Gue­rra
. Los gru­pos arma­dos lega­les e
ile­ga­les no están en cua­ren­te­na y con­tro­lan cada vez más la vida de las
per­so­nas con la ausen­cia o com­pli­ci­dad de la actua­ción esta­tal”
[2].

Des­pla­za­mien­tos for­za­dos y con­trol paramilitar
de los territorios

Las comu­ni­da­des del Cau­ca y Antio­quia afir­man que enfren­ta­mien­tos
arma­dos duran­te mar­zo deja­ron más de 2.190 víc­ti­mas
, el des­pla­za­mien­to for­za­do de 847 per­so­nas pro­ce­den­tes de 12 vere­das de
la zona de Cañón del Inglés en Ituan­go, 550 de Arge­lia en el Cau­ca, 400
indí­ge­nas de Boja­yá en el Cho­có, 300 de Urrao en Antio­quia, 80 de ellos en las
vere­das de Nayi­ta, Zaba­le­ta y Agua Cla­ri­ta por pre­sen­cia para­mi­li­tar [3].

El CAJAR tam­bién denun­ció 10 gra­ves infrac­cio­nes al DIH refe­ren­tes a
com­ba­tes en zonas pobla­das, con­fi­na­mien­tos y ame­na­zas a comu­ni­da­des
, que son seña­la­das de
per­te­ne­cer o encu­brir a orga­ni­za­cio­nes ile­ga­les; ade­más exis­ten 4 denun­cias de
otras vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos, como la des­apa­ri­ción de los líderes
comu­na­les, padre e hijo, en Puer­to Guz­mán Putu­ma­yo, el pasa­do 10 de febrero
[4].

Los per­si­guen has­ta que los matan

Yil­son Fer­nan­do Rojas de 20 años, fue heri­do de
gra­ve­dad en el ojo izquier­do el 3 de mayo, por miem­bros de la
Bri­ga­da XXVII del
ejér­ci­to y del Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (Esmad) duran­te una
ope­ra­ción de erra­di­ca­ción for­za­da en San Die­go de Puer­to Cai­ce­do, Putumayo;
ade­más 4 cam­pe­si­nos sufrie­ron heri­das, entre ellos un menor de 17 años. 

Yolan­da Eche­ve­rri Gómez, Secre­ta­ria Eje­cu­ti­va del Comi­té de Paro Cívico
Bue­na­ven­tu­ra; des­de el 24 de enero vie­ne sien­do obje­to de ame­na­zas y
segui­mien­tos, sin que has­ta la fecha reci­ba la pro­tec­ción adecuada. 

Car­los Andrés Sán­chez Villa de 37 años, vice­pre­si­den­te comu­nal de Caño
Raya en Tibú, Nor­te de San­tan­der y pro­mo­tor de la imple­men­ta­ción del Programa
Nacio­nal de Sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos de Uso ilí­ci­to; fue ase­si­na­do el 6 de mayo
en el kiló­me­tro 17, en la vía que con­du­ce de La Gaba­rra a Tibú, a 500 metros de
un pues­to de con­trol mili­tar de la Fuer­za de Tarea Vul­cano del Ejército. 

Rei­nal­do Man­ti­lla Blan­co, docen­te de la etnia Barí; fue
ase­si­na­do el 7 de mayo en
 la vere­da El Seis del corre­gi­mien­to Petro­lea de Tibú, Norte
de Santander. 

Eduar­do Medi­na, comu­ne­ro indí­ge­na y trans­por­ta­dor de un bus tipo Chi­va; fue
ase­si­na­do el 7 de mayo en la vere­da Alto Come Dul­ce del corre­gi­mien­to Bella
Vis­ta en Suá­rez, Cauca.

Wil­der
Daniel Marín Alar­cón
22 años, ex com­ba­tien­te de
las FARC era estu­dian­te del SENA en téc­ni­ca de Auxi­liar Con­ta­ble. Fue asesinado
e inci­ne­ra­do vivo en Bello, Antio­quia el 7 de mayo. 

_​_​_​_​_​_​_​

[1 – 2] Paz con jus­ti­cia social y ambien­tal: La res­pues­ta a la crisis
huma­ni­ta­ria agra­va­da por la pan­de­mia. CAJAR, 07-05-2020.

[3] AGC con­tro­lan comu­ni­da­des indí­ge­nas lue­go de combates
con el ELN. Comi­sión Inter­ecle­cial de Jus­ti­cia y Paz, 2-05-2020. 

[4] En el ais­la­mien­to, la vio­len­cia ha cobra­do 278 vidas en
el país: colec­ti­vo José Alvear. El Colom­biano, 7-05-2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *