Chi­le. Des­ca­ro e hipo­cre­sía del Gobierno

Edi­to­rial Resu­men Chi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mayo 2020

Res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción de sus erro­res y fra­ca­sos, de
sus des­acier­tos y men­ti­ras, ha sido la úni­ca res­pues­ta del gobierno ante
el falli­do mane­jo de la cri­sis sani­ta­ria pro­vo­ca­da por el SARS-CoV‑2.
Caren­tes de toda auto­crí­ti­ca, los gober­nan­tes no han teni­do empa­cho ni
repa­ros en lavar­se las manos y cul­par a los ciu­da­da­nos por el
expo­nen­cial incre­men­to de los con­ta­gios que se han pro­du­ci­do en el
cur­so de las últi­mas dos semanas.

Los erro­res del gobierno y el Min­sal son los cau­san­tes del colapso
que está pro­du­cién­do­se en el sis­te­ma de salud por­que esta satu­ra­ción de
casos pudo pre­ver­se y debió evi­tar­se, pero quie­nes debían ocu­par­se de
ello, los gober­nan­tes, no sólo no lo hicie­ron sino que hicie­ron oídos
sor­dos a todas las adver­ten­cias y reco­men­da­cio­nes tan­to de los propios
exper­tos de su gru­po de apo­yo como de los orga­nis­mos internacionales.

Ade­más, la sim­ple obser­va­ción de lo que han sido las experiencias
exi­to­sas o más efec­ti­vas en otros paí­ses otor­ga­ban a Chi­le la
posi­bi­li­dad de bene­fi­ciar­se del hecho de ser uno de los últi­mos en donde
se pre­sen­tó el virus, con­tan­do así con ele­men­tos sufi­cien­tes para no
caer en falen­cias o come­ter erro­res que podían resul­tar lamentables.
Pero el pre­si­den­te Piñe­ra y su gobierno han sido más pro­cli­ves a actuar
como títe­res y seguir los dic­ta­dos eco­nó­mi­cos y capri­chos ideológicos
del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos (un paté­ti­co per­so­na­je que tie­ne a su
pro­pio país con­ver­ti­do en un caos), que de ate­ner­se a las indi­ca­cio­nes y
reco­men­da­cio­nes que seña­la­ba la cien­cia o la nece­si­dad de poner a la
salud como prioridad.

No pue­den aho­ra estos gober­nan­tes tener el des­ca­ro de decir que no
sabían que podían pro­du­cir­se cier­tas ten­den­cias o que no tenían
infor­ma­ción sobre tales o cua­les peli­gros. Una cosa es que Maña­lich y su
equi­po mien­tan y que se con­ven­zan a sí mis­mos de sus pro­pias mentiras,
pero no es acep­ta­ble que pre­ten­dan pasar por fal­ta de infor­ma­ción lo que
a todas luces es fal­ta de cri­te­rio sani­ta­rio. Los contagiados
asin­to­má­ti­cos, por ejem­plo, son una reali­dad y un peli­gro que des­de hace
más de dos meses vie­ne advir­tien­do la OMS,
la nece­si­dad de las cua­ren­te­nas tota­les son una exi­gen­cia des­de el
comien­zo de la epi­de­mia en Wuhan en ade­lan­te, menos para el gobierno
chi­leno y para unos pocos gober­nan­tes des­qui­cia­dos en el pla­ne­ta (Trump y
Bol­so­na­ro, entre ellos), cuyas ges­tio­nes res­pec­to del coro­na­vi­rus las
tie­nen que lamen­tar sus pueblos.

Recién des­pués de dos meses el gobierno chi­leno vie­ne a apli­car una
cua­ren­te­na casi total (casi) en la Región Metro­po­li­ta y pro­vin­cia de
San­tia­go que, como era de pre­su­mir, se han con­ver­ti­do en el principal
foco de con­ta­gios en el país y en una fuen­te de irra­dia­ción de contagios
hacia otras regio­nes y ciu­da­des. La dic­ta­ción de cua­ren­te­na para el
den­sa­men­te pobla­do terri­to­rio capi­ta­lino la adop­tan con retra­so producto
de la obce­ca­da for­ma de mane­jar la cri­sis sani­ta­ria que ha teni­do el
gobierno, en espe­cial el Minis­tro Maña­lich y su equi­po de tra­ba­jo en el
Min­sal, carac­te­ri­za­da por el auto­ri­ta­ris­mo y el ocul­ta­mien­to de
infor­ma­ción rele­van­te. La estra­te­gia de las mal lla­ma­das «cua­ren­te­nas
diná­mi­cas» solo sir­vió para que la pro­pa­ga­ción del virus se dina­mi­za­ra y
para que Maña­lich se die­ra el gus­to de impo­ner su arbi­tra­ria visión.

Te pue­de inte­re­sar: EDITORIAL | Un fra­ca­so anun­cia­do y previsible

Dado lo tar­día de la medi­da pre­ven­ti­va, todo indi­ca que los contagios
segui­rán mul­ti­pli­cán­do­se en los pró­xi­mos días. A la tar­dan­za de gestión
hay que agre­gar el peli­gro­so retar­do con que se están cono­cien­do los
resul­ta­dos de los exá­me­nes de labo­ra­to­rio lo que se tra­du­ce en que la
infor­ma­ción de diag­nós­ti­co se obten­ga con tres o más días de retra­so y,
por tan­to, se pro­du­ce un des­fa­se inevi­ta­ble entre lo que se está
hacien­do y lo que efec­ti­va­men­te está ocu­rrien­do; sin con­si­de­rar el daño
que pro­vo­ca aque­llos exá­me­nes que se pier­den en la mara­ña buro­crá­ti­ca de
la ges­tión. El des­fa­se deter­mi­na­do por la capa­ci­dad ins­ta­la­da y la
capa­ci­dad ope­ra­ti­va de los labo­ra­to­rios es uno de los aspec­tos que
debie­se haber teni­do en con­si­de­ra­ción una polí­ti­ca gober­nan­te de gestión
de cri­sis, pre­ver y anti­ci­par­se a ello, cues­tión que no ha ocu­rri­do en
abso­lu­to. Por el con­tra­rio, el gobierno y el Min­sal no solo han ido
detrás de la pan­de­mia sino que su polí­ti­ca de enfren­ta­mien­to ha sido
reac­ti­va fren­te a esce­na­rios que ya se han pro­du­ci­do, o si se quie­re ha
sido orien­ta­da a cri­te­rios de apli­ca­ción de medi­ci­na cura­ti­va en lugar
de pre­ven­ti­va. Los hechos demues­tran que nun­ca han que­ri­do impe­dir la
pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad sino sólo con­tro­lar trans­mi­sión del virus;
en la apli­ca­ción de ese falli­do y per­ver­so plan, se los comió la
reali­dad coti­dia­na del Chi­le real.

El ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción y la dis­tor­sión de cifras han
resul­ta­do tam­bién deter­mi­nan­tes para no apun­tar a lo esencial.
Con­tra­vi­nien­do las reco­men­da­cio­nes de rea­li­zar tes­teos masi­vos y no
selec­ti­vos, los enfer­mos no se exa­mi­nan ni se atien­den en los cen­tros de
salud públi­ca si no cum­plen con los pro­to­co­los buro­crá­ti­cos de «cali­dad
de enfer­mos», que más bien pare­cen regla­men­tos de selec­ción laboral.
Los menos son los que pue­den cos­tear­lo y recu­rren a los cen­tros privados
a pagar por un examen pre­ven­ti­vo; los más deben resig­nar­se a volver
sobre sus pasos y pade­cer la enfer­me­dad en sus casas. A eso hay que
aña­dir que los muer­tos no se cuen­tan como con­ta­gia­dos si mue­ren en la
casa y no se las ha prac­ti­ca­do el examen de labo­ra­to­rio. Un completo
circu­lo vicioso.

Des­de el comien­zo de esta pan­de­mia que el gobierno ha teni­do una
con­duc­ción erra­da. Siem­pre tar­de en la adop­ción de medi­das de
pre­ven­ción, apli­cán­do­las a rega­ña­dien­tes y pro­duc­to de la pre­sión social
pero nun­ca por ini­cia­ti­va pro­pia. Siem­pre ha esta­do más preo­cu­pa­do de
que el mer­ca­do y el mun­do finan­cie­ro no sufrie­ra pro­ble­mas, en lugar de
velar por la pre­ven­ción y la salud de la pobla­ción. La determinación
obse­si­va de reac­ti­var el mer­ca­do para pro­te­ger al empresariado,
expre­sa­da en la per­sis­ten­cia por impo­ner rápi­da­men­te una «nue­va
nor­ma­li­dad», o un «retorno segu­ro», son la cau­sa prin­ci­pal de una
polí­ti­ca sani­ta­ria erra­da y fra­ca­sa­da. A fin de cuen­tas, los cos­tos, en
uno y otro caso, siem­pre los ter­mi­na pagan­do la población.

El sal­do aún está por ver­se, pero en lo inme­dia­to tene­mos un aumento
expo­nen­cial de los con­ta­gios, el colap­so emi­nen­te del sis­te­ma de salud,
el cos­to pre­su­mi­ble en vidas huma­nas, y un gobierno que seguirá
laván­do­se las manos, hacien­do encues­tas y mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas de
lava­do de imagen.

Pero que aho­ra, en ple­na esca­la­da de la pen­dien­te de casos de
con­ta­gia­dos, ven­ga a res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción por la propagación
del virus es el col­mo de la sin­ver­güen­ce­ría y del des­ca­ro. Que venga
aho­ra a pre­ten­der que la pobla­ción no tuvo con­fian­za en la auto­ri­dad es
una señal de que nun­ca han enten­di­do la reali­dad del país en que viven y
en don­de, des­gra­cia­da­men­te, son gobierno. Solo fal­ta que digan como
excu­sa «no lo vimos venir», si es que ya no lo han dicho.

Ese argu­men­to de la fal­ta de con­fian­za es una excu­sa falaz. Los
gober­nan­tes sabían y saben per­fec­ta­men­te que está­ba­mos vivien­do una
pro­tes­ta social per­ma­nen­te con­tra el gobierno y con­tra el sis­te­ma que
éste repre­sen­ta y defien­de, y que la lle­ga­da del coro­na­vi­rus al país les
brin­da­ba una opor­tu­ni­dad gra­tui­ta de sal­var la situa­ción y cobrarse
des­qui­te. Mien­ten por­que es gra­tis men­tir des­de el poder, por­que les
resul­ta natu­ral fal­tar­le el res­pe­to a la ciu­da­da­nía, creen o siguen
cre­yen­do que la pobla­ción chi­le­na es una tur­ba de nece­si­ta­dos a la que
se le pue­de ven­der cual­quier poma­da, se le pue­de enga­ñar de cualquier
mane­ra, se le pue­de con­ven­cer de cual­quier patraña.

¿No lo vie­ron venir? ¿O aca­so no lo entien­den? No entien­den que el
pue­blo chi­leno, la pobla­ción, la ciu­da­da­nía de este país no puede
con­fiar en un gobierno que le ha repri­mi­do bru­tal­men­te por tres meses ni
en un sis­te­ma que le ha nin­gu­nea­do por 30 años. No pue­de con­fiar en un
gober­nan­te que ‑en ple­na pan­de­mia- se bur­la de ese pue­blo movi­li­za­do y
se ocu­pa de ir a sen­tar­se a Pla­za Dig­ni­dad. No con­fía en un gobierno que
gas­ta recur­sos del Esta­do para borrar los sím­bo­los grá­fi­cos de la
pro­tes­ta social y res­ta­ble­cer «el orden públi­co» repin­tan­do y cercando
una esta­tua que si sigue en pié es sólo por­que se con­vir­tió en par­te de
los sím­bo­los de esa mis­ma pro­tes­ta social. No con­fía en un gobierno que
se dedi­ca ‑en ple­na pan­de­mia- a gas­tar millo­nes de recur­sos del Estado
en equi­pos y mate­rial béli­co para que las fuer­zas poli­cia­les repri­man al
pue­blo chi­leno, en un gobierno que no vaci­la en repri­mir pequeñas
mani­fes­ta­cio­nes (aun­que sean pací­fi­cas orde­na­das y con prevenciones
sani­ta­rias) y sin embar­go tie­ne man­ga ancha con fies­tas masi­vas o cultos
reli­gio­sos de su base de apo­yo evan­gé­li­ca. No pue­de con­fiar en un
gobierno que ha inten­ta­do uti­li­zar la pan­de­mia para seguir violentando
la his­to­ria y la memo­ria de las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los derechos
huma­nos en dic­ta­du­ra, que bus­ca otor­gar bene­fi­cios car­ce­la­rios e
indul­tos a cri­mi­na­les que cum­plen con­de­nas por deli­tos de lesa
huma­ni­dad, y que ante el pri­mer des­cui­do públi­co otor­ga indul­to a
cri­mi­na­les de esta cala­ña y ante la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que tie­ne nombra
minis­tra a una per­so­na repre­sen­tan­te genui­na de esa dic­ta­du­ra infa­me y
sobri­na nie­ta del pro­pio dictador.

No pue­de con­fiar en un gobierno que ha dado mues­tras demasiado
gro­se­ras de preo­cu­par­se sólo de los intere­ses del gran empre­sa­ria­do y de
los pode­ro­sos, no pue­de con­fiar en un gobierno que ha impues­to una
for­ma auto­ri­ta­ria, arbi­tra­ria y des­pec­ti­va de ges­tión de la pandemia,
domi­na­da por aspec­tos ideo­ló­gi­cos y mer­can­ti­les; no pue­de con­fiar en un
gobierno que mur­mu­ra «qué­den­se en sus casas» pero voci­fe­ra «vayan a
tra­ba­jar», que otor­ga bene­fi­cios mul­ti millo­na­rios a empre­sa­rios pero
mez­qui­na apo­yos mate­ria­les direc­tos a la pobla­ción deja­da en cesantía,
deja­dos en la esta­ca­da, y a los más vul­ne­ra­bles. No pue­de con­fiar en un
gobierno que no es capaz de reco­no­cer nin­guno de los gro­se­ros erro­res y
fallas en que ha incu­rri­do en el mane­jo de la ges­tión sani­ta­ria, sino
que por el con­tra­rio sigue min­tien­do e inten­ta tras­la­dar la
res­pon­sa­bi­li­dad de sus pro­pias defi­cien­cias hacia la población,
acha­cán­do­se­las a la ciu­da­da­nía, laván­do­se las manos de sus des­acier­tos y
desatinos.

No pue­de con­fiar en un gobierno que no esca­ti­ma esfuer­zos por sacar
ven­ta­jas polí­ti­cas impo­nien­do decre­tos abu­si­vos y con­si­guien­do la
apro­ba­ción de leyes regre­si­vas y repre­si­vas, con la participación
cóm­pli­ce de una nega­da opo­si­ción. No pue­de con­fiar en un gobierno que
hace un uso abu­si­vo de los medios empre­sa­ria­les de comu­ni­ca­ción con la
pre­ten­sión evi­den­te de lograr figu­ra­ción publi­ci­ta­ria y sacar ventajas
elec­to­re­ras en un hipo­té­ti­co futu­ro de su «nue­va nor­ma­li­dad»; abu­so en
que des­ta­can un con­si­de­ra­ble núme­ro de polí­ti­cos y per­so­na­jes de una
dere­cha des­con­tro­la­da, entre los que figu­ra el paté­ti­co alcal­de de Las
Con­des, Joa­quín Lavín, quien no ha teni­do ni un gra­mo de decen­cia con
sus des­me­di­das apa­ri­cio­nes publicitarias.

Lo cier­to es que todo esto y lo que aho­ra está por venir, era
pre­vi­si­ble tenien­do al gobierno que tene­mos, tenien­do al gober­nan­te que
tene­mos. Lo míni­mo que debie­sen haber hecho estos gober­nan­tes, ante la
inmi­nen­cia del arri­bo de la pan­de­mia, era hacer­se a un cos­ta­do de la
esce­na públi­ca y dejar el mane­jo de la cri­sis en manos de especialistas,
de cien­tí­fi­cos, de téc­ni­cos con exper­ti­cia, y que estos establecieran
la rela­ción social y sani­ta­ria con la pobla­ción. Méto­do que, por lo
demás, tam­bién for­ma par­te de la expe­rien­cia acu­mu­la­da en otros países
don­de sí ha habi­do un mane­jo efi­cien­te de la situación.

Pero no. Los per­so­ne­ros de gobierno están domi­na­dos por el afán de
estar y apa­re­cer para rea­li­zar una acti­va defen­sa ideo­ló­gi­ca y política
de un mode­lo y de un sis­te­ma mori­bun­do, dema­sia­da vani­dad y ego­la­tría en
el gober­nan­te y en par­te de su equi­po de cri­sis como para resig­nar algo
de pro­ta­go­nis­mo y figu­ra­ción, pri­ma en ellos la mez­quin­dad en lugar del
desin­te­rés o la bene­vo­len­cia, tie­nen dema­sia­do odio hacia el pueblo
como para no apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de aplastarlo.

Lo peor es que pre­ten­dan res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción y no asumir
sus fallas. Tam­po­co es que resul­te extra­ño si con­si­de­ra­mos que en un
cen­tro de salud (de la Región Metro­po­li­ta­na) san­cio­na­ron a una médico
por haber resul­ta­do con­ta­gia­da ejer­cien­do labo­res de salud públi­ca en el
pro­pio hos­pi­tal, o si la sere­mi de salud metro­po­li­ta­na dice que no es
su pro­ble­ma las per­so­nas que mue­ren en sus luga­res de vivien­da por el
coro­na­vi­rus, o que el sere­mi de salud del Bío Bío se apre­su­re en
decre­tar la reaper­tu­ra de cul­tos reli­gio­sos en su región (des­cri­te­rio
enmen­da­do por la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Concepción).

Los cul­pa­bles de los des­ati­nos en el mane­jo de la cri­sis sanitaria
deben asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des y dejar las fun­cio­nes que ostentan
antes de que el daño que cau­sen con su actuar sea mayor. No es posible
tole­rar tan­ta livian­dad y des­fa­cha­tez. Bas­ta de men­ti­ras y
manipulaciones.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *