Chi­le. Des­ca­ro e hipo­cre­sía del Gobierno

Edi­to­rial Resu­men Chi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mayo 2020

Res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción de sus erro­res y fra­ca­sos, de
sus des­acier­tos y men­ti­ras, ha sido la úni­ca res­pues­ta del gobierno ante
el falli­do mane­jo de la cri­sis sani­ta­ria pro­vo­ca­da por el SARS-CoV‑2.
Caren­tes de toda auto­crí­ti­ca, los gober­nan­tes no han teni­do empa­cho ni
repa­ros en lavar­se las manos y cul­par a los ciu­da­da­nos por el
expo­nen­cial incre­men­to de los con­ta­gios que se han pro­du­ci­do en el
cur­so de las últi­mas dos sema­nas.

Los erro­res del gobierno y el Min­sal son los cau­san­tes del colap­so
que está pro­du­cién­do­se en el sis­te­ma de salud por­que esta satu­ra­ción de
casos pudo pre­ver­se y debió evi­tar­se, pero quie­nes debían ocu­par­se de
ello, los gober­nan­tes, no sólo no lo hicie­ron sino que hicie­ron oídos
sor­dos a todas las adver­ten­cias y reco­men­da­cio­nes tan­to de los pro­pios
exper­tos de su gru­po de apo­yo como de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les.

Ade­más, la sim­ple obser­va­ción de lo que han sido las expe­rien­cias
exi­to­sas o más efec­ti­vas en otros paí­ses otor­ga­ban a Chi­le la
posi­bi­li­dad de bene­fi­ciar­se del hecho de ser uno de los últi­mos en don­de
se pre­sen­tó el virus, con­tan­do así con ele­men­tos sufi­cien­tes para no
caer en falen­cias o come­ter erro­res que podían resul­tar lamen­ta­bles.
Pero el pre­si­den­te Piñe­ra y su gobierno han sido más pro­cli­ves a actuar
como títe­res y seguir los dic­ta­dos eco­nó­mi­cos y capri­chos ideo­ló­gi­cos
del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos (un paté­ti­co per­so­na­je que tie­ne a su
pro­pio país con­ver­ti­do en un caos), que de ate­ner­se a las indi­ca­cio­nes y
reco­men­da­cio­nes que seña­la­ba la cien­cia o la nece­si­dad de poner a la
salud como prio­ri­dad.

No pue­den aho­ra estos gober­nan­tes tener el des­ca­ro de decir que no
sabían que podían pro­du­cir­se cier­tas ten­den­cias o que no tenían
infor­ma­ción sobre tales o cua­les peli­gros. Una cosa es que Maña­lich y su
equi­po mien­tan y que se con­ven­zan a sí mis­mos de sus pro­pias men­ti­ras,
pero no es acep­ta­ble que pre­ten­dan pasar por fal­ta de infor­ma­ción lo que
a todas luces es fal­ta de cri­te­rio sani­ta­rio. Los con­ta­gia­dos
asin­to­má­ti­cos, por ejem­plo, son una reali­dad y un peli­gro que des­de hace
más de dos meses vie­ne advir­tien­do la OMS,
la nece­si­dad de las cua­ren­te­nas tota­les son una exi­gen­cia des­de el
comien­zo de la epi­de­mia en Wuhan en ade­lan­te, menos para el gobierno
chi­leno y para unos pocos gober­nan­tes des­qui­cia­dos en el pla­ne­ta (Trump y
Bol­so­na­ro, entre ellos), cuyas ges­tio­nes res­pec­to del coro­na­vi­rus las
tie­nen que lamen­tar sus pue­blos.

Recién des­pués de dos meses el gobierno chi­leno vie­ne a apli­car una
cua­ren­te­na casi total (casi) en la Región Metro­po­li­ta y pro­vin­cia de
San­tia­go que, como era de pre­su­mir, se han con­ver­ti­do en el prin­ci­pal
foco de con­ta­gios en el país y en una fuen­te de irra­dia­ción de con­ta­gios
hacia otras regio­nes y ciu­da­des. La dic­ta­ción de cua­ren­te­na para el
den­sa­men­te pobla­do terri­to­rio capi­ta­lino la adop­tan con retra­so pro­duc­to
de la obce­ca­da for­ma de mane­jar la cri­sis sani­ta­ria que ha teni­do el
gobierno, en espe­cial el Minis­tro Maña­lich y su equi­po de tra­ba­jo en el
Min­sal, carac­te­ri­za­da por el auto­ri­ta­ris­mo y el ocul­ta­mien­to de
infor­ma­ción rele­van­te. La estra­te­gia de las mal lla­ma­das «cua­ren­te­nas
diná­mi­cas» solo sir­vió para que la pro­pa­ga­ción del virus se dina­mi­za­ra y
para que Maña­lich se die­ra el gus­to de impo­ner su arbi­tra­ria visión.

Te pue­de inte­re­sar: EDITORIAL | Un fra­ca­so anun­cia­do y pre­vi­si­ble

Dado lo tar­día de la medi­da pre­ven­ti­va, todo indi­ca que los con­ta­gios
segui­rán mul­ti­pli­cán­do­se en los pró­xi­mos días. A la tar­dan­za de ges­tión
hay que agre­gar el peli­gro­so retar­do con que se están cono­cien­do los
resul­ta­dos de los exá­me­nes de labo­ra­to­rio lo que se tra­du­ce en que la
infor­ma­ción de diag­nós­ti­co se obten­ga con tres o más días de retra­so y,
por tan­to, se pro­du­ce un des­fa­se inevi­ta­ble entre lo que se está
hacien­do y lo que efec­ti­va­men­te está ocu­rrien­do; sin con­si­de­rar el daño
que pro­vo­ca aque­llos exá­me­nes que se pier­den en la mara­ña buro­crá­ti­ca de
la ges­tión. El des­fa­se deter­mi­na­do por la capa­ci­dad ins­ta­la­da y la
capa­ci­dad ope­ra­ti­va de los labo­ra­to­rios es uno de los aspec­tos que
debie­se haber teni­do en con­si­de­ra­ción una polí­ti­ca gober­nan­te de ges­tión
de cri­sis, pre­ver y anti­ci­par­se a ello, cues­tión que no ha ocu­rri­do en
abso­lu­to. Por el con­tra­rio, el gobierno y el Min­sal no solo han ido
detrás de la pan­de­mia sino que su polí­ti­ca de enfren­ta­mien­to ha sido
reac­ti­va fren­te a esce­na­rios que ya se han pro­du­ci­do, o si se quie­re ha
sido orien­ta­da a cri­te­rios de apli­ca­ción de medi­ci­na cura­ti­va en lugar
de pre­ven­ti­va. Los hechos demues­tran que nun­ca han que­ri­do impe­dir la
pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad sino sólo con­tro­lar trans­mi­sión del virus;
en la apli­ca­ción de ese falli­do y per­ver­so plan, se los comió la
reali­dad coti­dia­na del Chi­le real.

El ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción y la dis­tor­sión de cifras han
resul­ta­do tam­bién deter­mi­nan­tes para no apun­tar a lo esen­cial.
Con­tra­vi­nien­do las reco­men­da­cio­nes de rea­li­zar tes­teos masi­vos y no
selec­ti­vos, los enfer­mos no se exa­mi­nan ni se atien­den en los cen­tros de
salud públi­ca si no cum­plen con los pro­to­co­los buro­crá­ti­cos de «cali­dad
de enfer­mos», que más bien pare­cen regla­men­tos de selec­ción labo­ral.
Los menos son los que pue­den cos­tear­lo y recu­rren a los cen­tros pri­va­dos
a pagar por un examen pre­ven­ti­vo; los más deben resig­nar­se a vol­ver
sobre sus pasos y pade­cer la enfer­me­dad en sus casas. A eso hay que
aña­dir que los muer­tos no se cuen­tan como con­ta­gia­dos si mue­ren en la
casa y no se las ha prac­ti­ca­do el examen de labo­ra­to­rio. Un com­ple­to
circu­lo vicio­so.

Des­de el comien­zo de esta pan­de­mia que el gobierno ha teni­do una
con­duc­ción erra­da. Siem­pre tar­de en la adop­ción de medi­das de
pre­ven­ción, apli­cán­do­las a rega­ña­dien­tes y pro­duc­to de la pre­sión social
pero nun­ca por ini­cia­ti­va pro­pia. Siem­pre ha esta­do más preo­cu­pa­do de
que el mer­ca­do y el mun­do finan­cie­ro no sufrie­ra pro­ble­mas, en lugar de
velar por la pre­ven­ción y la salud de la pobla­ción. La deter­mi­na­ción
obse­si­va de reac­ti­var el mer­ca­do para pro­te­ger al empre­sa­ria­do,
expre­sa­da en la per­sis­ten­cia por impo­ner rápi­da­men­te una «nue­va
nor­ma­li­dad», o un «retorno segu­ro», son la cau­sa prin­ci­pal de una
polí­ti­ca sani­ta­ria erra­da y fra­ca­sa­da. A fin de cuen­tas, los cos­tos, en
uno y otro caso, siem­pre los ter­mi­na pagan­do la pobla­ción.

El sal­do aún está por ver­se, pero en lo inme­dia­to tene­mos un aumen­to
expo­nen­cial de los con­ta­gios, el colap­so emi­nen­te del sis­te­ma de salud,
el cos­to pre­su­mi­ble en vidas huma­nas, y un gobierno que segui­rá
laván­do­se las manos, hacien­do encues­tas y mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas de
lava­do de ima­gen.

Pero que aho­ra, en ple­na esca­la­da de la pen­dien­te de casos de
con­ta­gia­dos, ven­ga a res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción por la pro­pa­ga­ción
del virus es el col­mo de la sin­ver­güen­ce­ría y del des­ca­ro. Que ven­ga
aho­ra a pre­ten­der que la pobla­ción no tuvo con­fian­za en la auto­ri­dad es
una señal de que nun­ca han enten­di­do la reali­dad del país en que viven y
en don­de, des­gra­cia­da­men­te, son gobierno. Solo fal­ta que digan como
excu­sa «no lo vimos venir», si es que ya no lo han dicho.

Ese argu­men­to de la fal­ta de con­fian­za es una excu­sa falaz. Los
gober­nan­tes sabían y saben per­fec­ta­men­te que está­ba­mos vivien­do una
pro­tes­ta social per­ma­nen­te con­tra el gobierno y con­tra el sis­te­ma que
éste repre­sen­ta y defien­de, y que la lle­ga­da del coro­na­vi­rus al país les
brin­da­ba una opor­tu­ni­dad gra­tui­ta de sal­var la situa­ción y cobrar­se
des­qui­te. Mien­ten por­que es gra­tis men­tir des­de el poder, por­que les
resul­ta natu­ral fal­tar­le el res­pe­to a la ciu­da­da­nía, creen o siguen
cre­yen­do que la pobla­ción chi­le­na es una tur­ba de nece­si­ta­dos a la que
se le pue­de ven­der cual­quier poma­da, se le pue­de enga­ñar de cual­quier
mane­ra, se le pue­de con­ven­cer de cual­quier patra­ña.

¿No lo vie­ron venir? ¿O aca­so no lo entien­den? No entien­den que el
pue­blo chi­leno, la pobla­ción, la ciu­da­da­nía de este país no pue­de
con­fiar en un gobierno que le ha repri­mi­do bru­tal­men­te por tres meses ni
en un sis­te­ma que le ha nin­gu­nea­do por 30 años. No pue­de con­fiar en un
gober­nan­te que ‑en ple­na pan­de­mia- se bur­la de ese pue­blo movi­li­za­do y
se ocu­pa de ir a sen­tar­se a Pla­za Dig­ni­dad. No con­fía en un gobierno que
gas­ta recur­sos del Esta­do para borrar los sím­bo­los grá­fi­cos de la
pro­tes­ta social y res­ta­ble­cer «el orden públi­co» repin­tan­do y cer­can­do
una esta­tua que si sigue en pié es sólo por­que se con­vir­tió en par­te de
los sím­bo­los de esa mis­ma pro­tes­ta social. No con­fía en un gobierno que
se dedi­ca ‑en ple­na pan­de­mia- a gas­tar millo­nes de recur­sos del Esta­do
en equi­pos y mate­rial béli­co para que las fuer­zas poli­cia­les repri­man al
pue­blo chi­leno, en un gobierno que no vaci­la en repri­mir peque­ñas
mani­fes­ta­cio­nes (aun­que sean pací­fi­cas orde­na­das y con pre­ven­cio­nes
sani­ta­rias) y sin embar­go tie­ne man­ga ancha con fies­tas masi­vas o cul­tos
reli­gio­sos de su base de apo­yo evan­gé­li­ca. No pue­de con­fiar en un
gobierno que ha inten­ta­do uti­li­zar la pan­de­mia para seguir vio­len­tan­do
la his­to­ria y la memo­ria de las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los dere­chos
huma­nos en dic­ta­du­ra, que bus­ca otor­gar bene­fi­cios car­ce­la­rios e
indul­tos a cri­mi­na­les que cum­plen con­de­nas por deli­tos de lesa
huma­ni­dad, y que ante el pri­mer des­cui­do públi­co otor­ga indul­to a
cri­mi­na­les de esta cala­ña y ante la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que tie­ne nom­bra
minis­tra a una per­so­na repre­sen­tan­te genui­na de esa dic­ta­du­ra infa­me y
sobri­na nie­ta del pro­pio dic­ta­dor.

No pue­de con­fiar en un gobierno que ha dado mues­tras dema­sia­do
gro­se­ras de preo­cu­par­se sólo de los intere­ses del gran empre­sa­ria­do y de
los pode­ro­sos, no pue­de con­fiar en un gobierno que ha impues­to una
for­ma auto­ri­ta­ria, arbi­tra­ria y des­pec­ti­va de ges­tión de la pan­de­mia,
domi­na­da por aspec­tos ideo­ló­gi­cos y mer­can­ti­les; no pue­de con­fiar en un
gobierno que mur­mu­ra «qué­den­se en sus casas» pero voci­fe­ra «vayan a
tra­ba­jar», que otor­ga bene­fi­cios mul­ti millo­na­rios a empre­sa­rios pero
mez­qui­na apo­yos mate­ria­les direc­tos a la pobla­ción deja­da en cesan­tía,
deja­dos en la esta­ca­da, y a los más vul­ne­ra­bles. No pue­de con­fiar en un
gobierno que no es capaz de reco­no­cer nin­guno de los gro­se­ros erro­res y
fallas en que ha incu­rri­do en el mane­jo de la ges­tión sani­ta­ria, sino
que por el con­tra­rio sigue min­tien­do e inten­ta tras­la­dar la
res­pon­sa­bi­li­dad de sus pro­pias defi­cien­cias hacia la pobla­ción,
acha­cán­do­se­las a la ciu­da­da­nía, laván­do­se las manos de sus des­acier­tos y
des­ati­nos.

No pue­de con­fiar en un gobierno que no esca­ti­ma esfuer­zos por sacar
ven­ta­jas polí­ti­cas impo­nien­do decre­tos abu­si­vos y con­si­guien­do la
apro­ba­ción de leyes regre­si­vas y repre­si­vas, con la par­ti­ci­pa­ción
cóm­pli­ce de una nega­da opo­si­ción. No pue­de con­fiar en un gobierno que
hace un uso abu­si­vo de los medios empre­sa­ria­les de comu­ni­ca­ción con la
pre­ten­sión evi­den­te de lograr figu­ra­ción publi­ci­ta­ria y sacar ven­ta­jas
elec­to­re­ras en un hipo­té­ti­co futu­ro de su «nue­va nor­ma­li­dad»; abu­so en
que des­ta­can un con­si­de­ra­ble núme­ro de polí­ti­cos y per­so­na­jes de una
dere­cha des­con­tro­la­da, entre los que figu­ra el paté­ti­co alcal­de de Las
Con­des, Joa­quín Lavín, quien no ha teni­do ni un gra­mo de decen­cia con
sus des­me­di­das apa­ri­cio­nes publi­ci­ta­rias.

Lo cier­to es que todo esto y lo que aho­ra está por venir, era
pre­vi­si­ble tenien­do al gobierno que tene­mos, tenien­do al gober­nan­te que
tene­mos. Lo míni­mo que debie­sen haber hecho estos gober­nan­tes, ante la
inmi­nen­cia del arri­bo de la pan­de­mia, era hacer­se a un cos­ta­do de la
esce­na públi­ca y dejar el mane­jo de la cri­sis en manos de espe­cia­lis­tas,
de cien­tí­fi­cos, de téc­ni­cos con exper­ti­cia, y que estos esta­ble­cie­ran
la rela­ción social y sani­ta­ria con la pobla­ción. Méto­do que, por lo
demás, tam­bién for­ma par­te de la expe­rien­cia acu­mu­la­da en otros paí­ses
don­de sí ha habi­do un mane­jo efi­cien­te de la situa­ción.

Pero no. Los per­so­ne­ros de gobierno están domi­na­dos por el afán de
estar y apa­re­cer para rea­li­zar una acti­va defen­sa ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca
de un mode­lo y de un sis­te­ma mori­bun­do, dema­sia­da vani­dad y ego­la­tría en
el gober­nan­te y en par­te de su equi­po de cri­sis como para resig­nar algo
de pro­ta­go­nis­mo y figu­ra­ción, pri­ma en ellos la mez­quin­dad en lugar del
desin­te­rés o la bene­vo­len­cia, tie­nen dema­sia­do odio hacia el pue­blo
como para no apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de aplas­tar­lo.

Lo peor es que pre­ten­dan res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción y no asu­mir
sus fallas. Tam­po­co es que resul­te extra­ño si con­si­de­ra­mos que en un
cen­tro de salud (de la Región Metro­po­li­ta­na) san­cio­na­ron a una médi­co
por haber resul­ta­do con­ta­gia­da ejer­cien­do labo­res de salud públi­ca en el
pro­pio hos­pi­tal, o si la sere­mi de salud metro­po­li­ta­na dice que no es
su pro­ble­ma las per­so­nas que mue­ren en sus luga­res de vivien­da por el
coro­na­vi­rus, o que el sere­mi de salud del Bío Bío se apre­su­re en
decre­tar la reaper­tu­ra de cul­tos reli­gio­sos en su región (des­cri­te­rio
enmen­da­do por la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción).

Los cul­pa­bles de los des­ati­nos en el mane­jo de la cri­sis sani­ta­ria
deben asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des y dejar las fun­cio­nes que osten­tan
antes de que el daño que cau­sen con su actuar sea mayor. No es posi­ble
tole­rar tan­ta livian­dad y des­fa­cha­tez. Bas­ta de men­ti­ras y
mani­pu­la­cio­nes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: