Boli­via. Seis meses del Gol­pe a Evo

Por José Ernes­to Schul­man, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 mayo, 2020 

Hace seis meses la gue­rra inte­gral o de cuar­ta dimen­sión se cobra­ba el gobierno de Evo Morales.

Una lar­ga cam­pa­ña de des­gas­te polí­ti­co, accio­nes terroristas,
sabo­ta­jes y ope­ra­cio­nes polí­ti­cas ter­mi­na­ba con un gobierno que
con­ser­va­ba una amplia base de apo­yo, el 50% o más del elec­to­ra­do y una
per­fo­man­ce eco­nó­mi­ca glo­bal impe­ca­ble, que había mere­ci­do felicitaciones
del Ban­co Mun­dial y el FMI. 

Nada de eso alcanzó.

Las con­clu­sio­nes sobre el por­que del Gol­pe de Esta­do son par­te del
pro­ce­so de lucha por la con­quis­ta de la liber­tad y la demo­cra­cia para el
pue­blo boli­viano y son ellos los que mejor pue­den hacer­lo, pero algo
pode­mos pen­sar noso­tros sobre el lugar que el Impe­rio de los EEUU otorga
a la sobe­ra­nía popu­lar y la liber­tad de prensa.

Con res­pe­to hacia Evo, el Más, los movi­mien­tos popu­la­res y toda la
mili­tan­cia. Pocas cosas son tan ofen­si­vas que asu­mir el rol de Jue­ces de
revo­lu­cio­nes aje­nas, lugar que tan­to prác­ti­ca una par­te de la izquierda
y la intelectualidad. 

Lejos de eso nos com­pro­me­ti­mos sin lími­te en la soli­da­ri­dad con las y
los per­se­gui­dos por razo­nes polí­ti­cas. Sea cuál sea su papel o
res­pon­sa­bi­li­dad en el pro­ce­so que ter­mi­nó en el gol­pe de Estado.

Dicho esto, el triun­fo del Gol­pe de Esta­do debie­ra ter­mi­nar con dos
ilu­sio­nes recu­rren­tes en el movi­mien­to popu­lar lati­no­ame­ri­cano, una es
creer que la Oea, los EEUU y las dere­chas res­pe­tan la demo­cra­cia formal,
los pro­ce­sos elec­to­ra­les y las mayo­rías populares.

Para nada, las cir­cuns­tan­cias y el con­tex­to regio­nal los lle­va­ron a
sopor­tar la derro­ta del pro­yec­to Alca y la emer­gen­cia de gobiernos
popu­la­res y espa­cios de inte­gra­ción como el Mer­co­sur o el frustrado
Ban­co del Sur.

Fue por nece­si­dad y no por con­vic­ción y con­vie­ne regis­trar que
rápi­da­men­te inten­ta­ron vol­tear a Chá­vez, a Correa y al pro­pio Evo.

La ilu­sión en el carác­ter sagra­do de la demo­cra­cia formal,
repre­sen­ta­ti­va y en ver­dad mini­ma­lis­ta y dele­ga­ti­va lle­vo a inver­tir la
rela­ción entre poder popu­lar y fuer­za elec­to­ral. A des­ti­nar más fuerza
al apa­ra­to de admi­nis­tra­ción esta­tal que a la orga­ni­za­ción popu­lar, la
for­ma­ción poli­ti­ca, la lucha cul­tu­ral y la auto for­ta­le­za mili­tar para
que el Ejér­ci­to deja­ra de ser la úni­ca fuer­za arma­da en el país. Cómo
ha hecho Vene­zue­la con su mili­cia popu­lar y sus dos millo­nes de
inte­gran­tes que han lle­va­do la demo­cra­cia al terri­to­rio de la fuerza.

La segun­da ilu­sión es sobre la liber­tad de pren­sa que nun­ca fue en
Boli­via, como en Argen­ti­na, otra cosa que la liber­tad de empre­sa al
ser­vi­cio del Poder Colo­nial y el Imperio.

Evo per­dió el ple­bis­ci­to sobre la reelec­ción por una men­ti­ra de los
medios de comu­ni­ca­ción pero la Revo­lu­ción plu­ri­na­cio­nal nun­ca se hizo de
un sis­te­ma pro­pio de infor­ma­ción, for­ma­ción y dispu­ta inte­gral con las
derechas.

Así las cosas, los dia­rios y la tele­vi­sión hicie­ron creer a millones
de boli­via­nos cuya vida real había mejo­ra­do por los gobier­nos de Evo que
era Evo el problema.

Les hicie­ron creer que las vacas vue­lan por­que un pro­ce­so popu­lar no
solo tie­ne que dis­tri­buir bie­nes y garan­ti­zar dere­chos tam­bién tie­ne que
brin­dar todas las herra­mien­tas para que el pue­blo pue­da súpe­rar las
tram­pas mediá­ti­cas y las men­ti­ras descaradas. 

Sin poder popu­lar, con las armas en manos de unos pocos que se venden
al mejor pos­tor y la ver­dad ase­si­na­da coti­dia­na­men­te la supervivencia
de Evo o de cual­quier gobierno popu­lar es un méri­to de los que luchamos
coti­dia­na­men­te pero un pun­to débil para la furia de un impe­rio que en su
deca­den­cia his­tó­ri­ca es más cruel, auto­ri­ta­rio y ase­sino que nunca. 
Sal­ve­mos la vida, orga­ni­ce­mos el poder del pueblo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *