Perú. ¿Cuál es el futu­ro de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio de Perú?

por John C. Can­non /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 15 de mayo de 2020

  • Des­de su lan­za­mien­to en febre­ro de 2019, la Ope­ra­ción Mer­cu­rio del gobierno peruano, imple­men­ta­da para luchar con­tra la mine­ría ile­gal, tuvo un éxi­to ini­cial tras lograr redu­cir la defo­res­ta­ción en la zona inter­ve­ni­da en un 92%.
  • Sin embar­go, una de las inquie­tu­des que se man­tie­ne es si la ope­ra­ción sim­ple­men­te está pro­mo­vien­do el des­pla­za­mien­to de los mine­ros, lo que los lle­va­ría a defo­res­tar nue­vas áreas.

Más de una déca­da de extrac­ción de oro ile­gal alre­de­dor de la ciu­dad emer­gen­te de La Pam­pa en la Ama­zo­nía del Perú ha con­ta­mi­na­do los sumi­nis­tros de agua loca­les, arra­só los bos­ques adya­cen­tes a una reser­va de fau­na sil­ves­tre de cate­go­ría mun­dial y fomen­tó la mano de obra infan­til ile­gal y la tra­ta de per­so­nas. La región se ha con­ver­ti­do en “lo que fun­da­men­tal­men­te es el ejem­plo de la des­truc­ción ambien­tal”, dijo Luis Fer­nán­dez, un inves­ti­ga­dor con déca­das de expe­rien­cia en la inves­ti­ga­ción de los impac­tos de la extrac­ción de oro en los trópicos.

Sin embar­go, cuan­do Perú lan­zó la Ope­ra­ción Mer­cu­rio en febre­ro de 2019, los efec­tos tan­gi­bles fue­ron inme­dia­tos y con­si­de­ra­bles. Según el Pro­yec­to de Moni­to­reo de la Ama­zo­nía Andi­na (MAAP, por sus siglas en inglés), ini­cia­ti­va de la ONG Con­ser­va­ción Ama­zó­ni­ca, la Ope­ra­ción Mer­cu­rio diri­gi­da por el ejér­ci­to y la poli­cía redu­jo la defo­res­ta­ción en un 92% en la zona que limi­ta con el río Mali­nows­ki, al bor­de de la Reser­va Nacio­nal de Tam­bo­pa­ta y la Carre­te­ra Interoceánica.

Sin embar­go, se man­tu­vo laten­te la preo­cu­pa­ción por un pro­ble­ma que podría arras­trar la ope­ra­ción: el tras­la­do de los mine­ros ile­ga­les a otros lugar, según pre­ci­só Fer­nán­dez, tam­bién direc­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Inno­va­ción Cien­tí­fi­ca Ama­zó­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Wake Forest. Es más, no se sabe si los mine­ros reanu­da­rán sus acti­vi­da­des si la poli­cía y el ejér­ci­to se reti­ran de la zona.

“Entrar en La Pam­pa con mano de hie­rro, eso pone pun­to final al pro­ble­ma duran­te el tiem­po que ten­gan la mano cerra­da”, dijo Fer­nán­dez. “Sin embar­go, si la abren, las cosas pue­den cam­biar muy rápi­do, pue­den vol­ver a como estaban”.

El 17 de enero, el eco­lo­gis­ta Matt Finer y el equi­po del MAAP publi­ca­ron mapas sate­li­ta­les que mos­tra­ban que no había muchos indi­cios de que la ope­ra­ción for­za­ra a los mine­ros a talar bos­ques cercanos.

“Sí hubo defo­res­ta­ción por la extrac­ción de oro [en 2019]”, dijo Finer a Mon­ga­bay. Sin embar­go, agre­gó que “no ha habi­do una inmen­sa reubi­ca­ción de la defo­res­ta­ción, como se temía, por la extrac­ción de oro”.

El aná­li­sis de imá­ge­nes por saté­li­te del MAAP mos­tró que los mine­ros siguen talan­do el bos­que en el depar­ta­men­to de Madre de Dios, en el sur de Perú, fue­ra del corre­dor don­de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio cen­tró sus esfuer­zos. Sin embar­go, solo un 22 % de la defo­res­ta­ción de los últi­mos tres años tuvo lugar en 2019, “lo que indi­ca que los mine­ros que se han vis­to des­pla­za­dos por la Ope­ra­ción Mer­cu­rio no han pro­vo­ca­do un aumen­to en estas tres áreas”, escri­bió el equi­po del MAAP.

Aun así, Mon­ga­bay Latam des­cu­brió recien­te­men­te que inclu­so la bre­ve ausen­cia de poli­cías en un pun­to de con­trol en el río Mali­nows­ki fue sufi­cien­te para empe­zar nue­vas acti­vi­da­des mine­ras den­tro de Tam­bo­pa­ta. Tales reve­la­cio­nes, jun­to con rumo­res de que los mine­ros habían entra­do en zonas nue­vas y qui­zá áreas pre­via­men­te defo­res­ta­das en res­pues­ta a la pre­sión de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio, ponen en evi­den­cia el desa­fío que supo­ne eli­mi­nar per­ma­nen­te­men­te la mine­ría ilegal.

Aho­ra, 13 meses des­pués del ini­cio de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio, el gobierno peruano está bus­can­do mane­ras de cons­truir sobre el éxi­to ini­cial y ampliar su alcan­ce a otros epi­cen­tros de la minería.

Duran­te más de una déca­da, el recla­mo de una rique­za fácil y la fina­li­za­ción de la Carre­te­ra Inter­oceá­ni­ca, a lo lar­go de la región de La Pam­pa, se unie­ron para per­mi­tir a la mine­ría ilí­ci­ta abrir bre­chas en el rico tapiz de los bos­ques que favo­re­cen la bio­di­ver­si­dad en Tam­bo­pa­ta y alre­de­do­res. Ali­men­tar ese auge de la mine­ría ha sido una com­bi­na­ción de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y el incre­men­to del pre­cio del oro —que alcan­zó un valor máxi­mo de 1921 dóla­res por onza (67,76 dóla­res por gra­mo) en 2011.

“Este es un incen­ti­vo bas­tan­te gran­de si estás cul­ti­van­do papa­yas”, dijo Fernández.

Un estu­dio de 2018 en la revis­ta Remo­te Sen­sing rela­cio­nó la pér­di­da fores­tal de alre­de­dor de 530 kiló­me­tros cua­dra­dos (205 millas cua­dra­das) en el sur de Perú con la mine­ría arte­sa­nal a peque­ña esca­la que pre­do­mi­na alre­de­dor de La Pam­pa. Lle­vó a lo que Fer­nán­dez lla­mó “un gran tumor en el medio de lo que se supo­ne es una zona protegida”.

El lan­za­mien­to de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio empe­zó a rever­tir esa espiral.

“La pre­gun­ta es, ¿va a ser una solu­ción para todos o solo se va a cen­trar en La Pam­pa?”, dijo Fernández.

Leo­nar­do Capa­rros, un ase­sor del Minis­tro de Medio Ambien­te de Perú, reco­no­ció, a media­dos de mar­zo de este año, que los mine­ros en res­pues­ta a la pre­sión de la ope­ra­ción, pue­den haber­se tras­la­da­do a otros luga­res que ya esta­ban defo­res­ta­dos. Eso podría lle­var a una acti­vi­dad mine­ra que podría no salir en los mapas del MAAP, dijo.

La cons­tan­te defo­res­ta­ción en la región tam­bién es una prue­ba de que la bata­lla con­tra la mine­ría ile­gal tie­ne muchos fren­tes, dijo Capa­rros, quien en ese momen­to, antes del ini­cio de la cri­sis del COVID-19, había regre­sa­do de un via­je al río Nanay en el nor­te de la Ama­zo­nía del Perú para inten­tar abor­dar la mine­ría ile­gal inci­pien­te cer­ca de allí. (“No que­re­mos una segun­da Pam­pa”, dijo a Mongabay).

Capa­rros aña­dió, aun así, que está segu­ro que han “redu­ci­do el pro­ble­ma de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va” en el sur­es­te de Perú. Seña­ló que la Ope­ra­ción Mer­cu­rio supri­mió la mine­ría a lo lar­go de 200 Km² (77 mi²) de terri­to­rio, inclui­do todo el terri­to­rio de Tam­bo­pa­ta y gran par­te de la región de La Pam­pa, más allá de los lími­tes de la reserva.

El gobierno tam­bién está tra­ba­jan­do en abor­dar pro­ble­mas simi­la­res en los depar­ta­men­tos de Lore­to, Ama­zo­nas, La Liber­tad e Ica, dijo Caparros.

En La Pam­pa, el esfuer­zo con­lle­vó a parar las acti­vi­da­des de miles de mine­ros y miles más que están invo­lu­cra­dos indi­rec­ta­men­te y dijo que lle­var esos logros ade­lan­te no sería fácil. Aho­ra que la zona está segu­ra, el enfo­que debe ampliar­se a la eco­no­mía y pro­veer alter­na­ti­vas para los mineros.

“El desa­rro­llo es la úni­ca mane­ra de ven­cer per­ma­nen­te­men­te a las eco­no­mías ile­ga­les”, dijo Caparros.

Un pro­gra­ma de apro­xi­ma­da­men­te 11 millo­nes de dóla­res deno­mi­na­do “Tra­ba­ja Perú” com­pren­de unos 45 pro­yec­tos diri­gi­dos por el Minis­te­rio de Tra­ba­jo y Pro­mo­ción de Empleo que tie­nen como obje­ti­vo pro­mo­ver pues­tos de tra­ba­jo tem­po­ral para unas 5000 per­so­nas. Y las agen­cias guber­na­men­ta­les están tra­ba­jan­do para desa­rro­llar más alter­na­ti­vas per­ma­nen­tes en sec­to­res como el turis­mo y la agricultura.

“Hay muchas cosas de las que estar orgu­llo­so”, dijo Capa­rros, “pero pre­fe­ri­mos no hablar de éxi­to, por­que toda­vía que­da tra­ba­jo por hacer”.

Los arqui­tec­tos de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio pla­nea­ron ini­cial­men­te dos años, con la posi­bi­li­dad de exten­der­la otros 10 años. Sin embar­go, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias han sido fija­das para abril de 2021, y sigue sien­do un inte­rro­gan­te si el pró­xi­mo gobierno dará prio­ri­dad al proyecto.

Capa­rros dijo que espe­ra que el nue­vo gobierno capi­ta­li­ce ese impul­so para aca­bar con la defo­res­ta­ción a manos de los mine­ros ile­ga­les, en vis­ta de lo que la ope­ra­ción ha logra­do has­ta ahora.

“Creo que hemos [logra­do] algo impor­tan­te”, dijo Capa­rros, “y cual­quier gobierno verá que es más fácil empu­jar en la mis­ma direc­ción que ir para atrás”

FUENTE: Mon­ga­bay Latam

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *