Perú. ¿Cuál es el futu­ro de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio de Perú?

por John C. Can­non /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 15 de mayo de 2020

  • Des­de su lan­za­mien­to en febre­ro de 2019, la Ope­ra­ción Mer­cu­rio del gobierno peruano, imple­men­ta­da para luchar con­tra la mine­ría ile­gal, tuvo un éxi­to ini­cial tras lograr redu­cir la defo­res­ta­ción en la zona inter­ve­ni­da en un 92%.
  • Sin embar­go, una de las inquie­tu­des que se man­tie­ne es si la ope­ra­ción sim­ple­men­te está pro­mo­vien­do el des­pla­za­mien­to de los mine­ros, lo que los lle­va­ría a defo­res­tar nue­vas áreas.

Más de una déca­da de extrac­ción de oro ile­gal alre­de­dor de la ciu­dad emer­gen­te de La Pam­pa en la Ama­zo­nía del Perú ha con­ta­mi­na­do los sumi­nis­tros de agua loca­les, arra­só los bos­ques adya­cen­tes a una reser­va de fau­na sil­ves­tre de cate­go­ría mun­dial y fomen­tó la mano de obra infan­til ile­gal y la tra­ta de per­so­nas. La región se ha con­ver­ti­do en “lo que fun­da­men­tal­men­te es el ejem­plo de la des­truc­ción ambien­tal”, dijo Luis Fer­nán­dez, un inves­ti­ga­dor con déca­das de expe­rien­cia en la inves­ti­ga­ción de los impac­tos de la extrac­ción de oro en los tró­pi­cos.

Sin embar­go, cuan­do Perú lan­zó la Ope­ra­ción Mer­cu­rio en febre­ro de 2019, los efec­tos tan­gi­bles fue­ron inme­dia­tos y con­si­de­ra­bles. Según el Pro­yec­to de Moni­to­reo de la Ama­zo­nía Andi­na (MAAP, por sus siglas en inglés), ini­cia­ti­va de la ONG Con­ser­va­ción Ama­zó­ni­ca, la Ope­ra­ción Mer­cu­rio diri­gi­da por el ejér­ci­to y la poli­cía redu­jo la defo­res­ta­ción en un 92% en la zona que limi­ta con el río Mali­nows­ki, al bor­de de la Reser­va Nacio­nal de Tam­bo­pa­ta y la Carre­te­ra Inter­oceá­ni­ca.

Sin embar­go, se man­tu­vo laten­te la preo­cu­pa­ción por un pro­ble­ma que podría arras­trar la ope­ra­ción: el tras­la­do de los mine­ros ile­ga­les a otros lugar, según pre­ci­só Fer­nán­dez, tam­bién direc­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Inno­va­ción Cien­tí­fi­ca Ama­zó­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Wake Forest. Es más, no se sabe si los mine­ros reanu­da­rán sus acti­vi­da­des si la poli­cía y el ejér­ci­to se reti­ran de la zona.

“Entrar en La Pam­pa con mano de hie­rro, eso pone pun­to final al pro­ble­ma duran­te el tiem­po que ten­gan la mano cerra­da”, dijo Fer­nán­dez. “Sin embar­go, si la abren, las cosas pue­den cam­biar muy rápi­do, pue­den vol­ver a como esta­ban”.

El 17 de enero, el eco­lo­gis­ta Matt Finer y el equi­po del MAAP publi­ca­ron mapas sate­li­ta­les que mos­tra­ban que no había muchos indi­cios de que la ope­ra­ción for­za­ra a los mine­ros a talar bos­ques cer­ca­nos.

“Sí hubo defo­res­ta­ción por la extrac­ción de oro [en 2019]”, dijo Finer a Mon­ga­bay. Sin embar­go, agre­gó que “no ha habi­do una inmen­sa reubi­ca­ción de la defo­res­ta­ción, como se temía, por la extrac­ción de oro”.

El aná­li­sis de imá­ge­nes por saté­li­te del MAAP mos­tró que los mine­ros siguen talan­do el bos­que en el depar­ta­men­to de Madre de Dios, en el sur de Perú, fue­ra del corre­dor don­de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio cen­tró sus esfuer­zos. Sin embar­go, solo un 22 % de la defo­res­ta­ción de los últi­mos tres años tuvo lugar en 2019, “lo que indi­ca que los mine­ros que se han vis­to des­pla­za­dos por la Ope­ra­ción Mer­cu­rio no han pro­vo­ca­do un aumen­to en estas tres áreas”, escri­bió el equi­po del MAAP.

Aun así, Mon­ga­bay Latam des­cu­brió recien­te­men­te que inclu­so la bre­ve ausen­cia de poli­cías en un pun­to de con­trol en el río Mali­nows­ki fue sufi­cien­te para empe­zar nue­vas acti­vi­da­des mine­ras den­tro de Tam­bo­pa­ta. Tales reve­la­cio­nes, jun­to con rumo­res de que los mine­ros habían entra­do en zonas nue­vas y qui­zá áreas pre­via­men­te defo­res­ta­das en res­pues­ta a la pre­sión de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio, ponen en evi­den­cia el desa­fío que supo­ne eli­mi­nar per­ma­nen­te­men­te la mine­ría ile­gal.

Aho­ra, 13 meses des­pués del ini­cio de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio, el gobierno peruano está bus­can­do mane­ras de cons­truir sobre el éxi­to ini­cial y ampliar su alcan­ce a otros epi­cen­tros de la mine­ría.

Duran­te más de una déca­da, el recla­mo de una rique­za fácil y la fina­li­za­ción de la Carre­te­ra Inter­oceá­ni­ca, a lo lar­go de la región de La Pam­pa, se unie­ron para per­mi­tir a la mine­ría ilí­ci­ta abrir bre­chas en el rico tapiz de los bos­ques que favo­re­cen la bio­di­ver­si­dad en Tam­bo­pa­ta y alre­de­do­res. Ali­men­tar ese auge de la mine­ría ha sido una com­bi­na­ción de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y el incre­men­to del pre­cio del oro —que alcan­zó un valor máxi­mo de 1921 dóla­res por onza (67,76 dóla­res por gra­mo) en 2011.

“Este es un incen­ti­vo bas­tan­te gran­de si estás cul­ti­van­do papa­yas”, dijo Fer­nán­dez.

Un estu­dio de 2018 en la revis­ta Remo­te Sen­sing rela­cio­nó la pér­di­da fores­tal de alre­de­dor de 530 kiló­me­tros cua­dra­dos (205 millas cua­dra­das) en el sur de Perú con la mine­ría arte­sa­nal a peque­ña esca­la que pre­do­mi­na alre­de­dor de La Pam­pa. Lle­vó a lo que Fer­nán­dez lla­mó “un gran tumor en el medio de lo que se supo­ne es una zona pro­te­gi­da”.

El lan­za­mien­to de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio empe­zó a rever­tir esa espi­ral.

“La pre­gun­ta es, ¿va a ser una solu­ción para todos o solo se va a cen­trar en La Pam­pa?”, dijo Fer­nán­dez.

Leo­nar­do Capa­rros, un ase­sor del Minis­tro de Medio Ambien­te de Perú, reco­no­ció, a media­dos de mar­zo de este año, que los mine­ros en res­pues­ta a la pre­sión de la ope­ra­ción, pue­den haber­se tras­la­da­do a otros luga­res que ya esta­ban defo­res­ta­dos. Eso podría lle­var a una acti­vi­dad mine­ra que podría no salir en los mapas del MAAP, dijo.

La cons­tan­te defo­res­ta­ción en la región tam­bién es una prue­ba de que la bata­lla con­tra la mine­ría ile­gal tie­ne muchos fren­tes, dijo Capa­rros, quien en ese momen­to, antes del ini­cio de la cri­sis del COVID-19, había regre­sa­do de un via­je al río Nanay en el nor­te de la Ama­zo­nía del Perú para inten­tar abor­dar la mine­ría ile­gal inci­pien­te cer­ca de allí. (“No que­re­mos una segun­da Pam­pa”, dijo a Mon­ga­bay).

Capa­rros aña­dió, aun así, que está segu­ro que han “redu­ci­do el pro­ble­ma de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va” en el sur­es­te de Perú. Seña­ló que la Ope­ra­ción Mer­cu­rio supri­mió la mine­ría a lo lar­go de 200 Km² (77 mi²) de terri­to­rio, inclui­do todo el terri­to­rio de Tam­bo­pa­ta y gran par­te de la región de La Pam­pa, más allá de los lími­tes de la reser­va.

El gobierno tam­bién está tra­ba­jan­do en abor­dar pro­ble­mas simi­la­res en los depar­ta­men­tos de Lore­to, Ama­zo­nas, La Liber­tad e Ica, dijo Capa­rros.

En La Pam­pa, el esfuer­zo con­lle­vó a parar las acti­vi­da­des de miles de mine­ros y miles más que están invo­lu­cra­dos indi­rec­ta­men­te y dijo que lle­var esos logros ade­lan­te no sería fácil. Aho­ra que la zona está segu­ra, el enfo­que debe ampliar­se a la eco­no­mía y pro­veer alter­na­ti­vas para los mine­ros.

“El desa­rro­llo es la úni­ca mane­ra de ven­cer per­ma­nen­te­men­te a las eco­no­mías ile­ga­les”, dijo Capa­rros.

Un pro­gra­ma de apro­xi­ma­da­men­te 11 millo­nes de dóla­res deno­mi­na­do “Tra­ba­ja Perú” com­pren­de unos 45 pro­yec­tos diri­gi­dos por el Minis­te­rio de Tra­ba­jo y Pro­mo­ción de Empleo que tie­nen como obje­ti­vo pro­mo­ver pues­tos de tra­ba­jo tem­po­ral para unas 5000 per­so­nas. Y las agen­cias guber­na­men­ta­les están tra­ba­jan­do para desa­rro­llar más alter­na­ti­vas per­ma­nen­tes en sec­to­res como el turis­mo y la agri­cul­tu­ra.

“Hay muchas cosas de las que estar orgu­llo­so”, dijo Capa­rros, “pero pre­fe­ri­mos no hablar de éxi­to, por­que toda­vía que­da tra­ba­jo por hacer”.

Los arqui­tec­tos de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio pla­nea­ron ini­cial­men­te dos años, con la posi­bi­li­dad de exten­der­la otros 10 años. Sin embar­go, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias han sido fija­das para abril de 2021, y sigue sien­do un inte­rro­gan­te si el pró­xi­mo gobierno dará prio­ri­dad al pro­yec­to.

Capa­rros dijo que espe­ra que el nue­vo gobierno capi­ta­li­ce ese impul­so para aca­bar con la defo­res­ta­ción a manos de los mine­ros ile­ga­les, en vis­ta de lo que la ope­ra­ción ha logra­do has­ta aho­ra.

“Creo que hemos [logra­do] algo impor­tan­te”, dijo Capa­rros, “y cual­quier gobierno verá que es más fácil empu­jar en la mis­ma direc­ción que ir para atrás”

FUENTE: Mon­ga­bay Latam

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: