Méxi­co. Pue­blos indí­ge­nas piden diá­lo­go para aten­der sus deman­das duran­te pan­de­mia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de mayo de 2020

Ciu­dad de Méxi­co | Des­in­for­mé­mo­nos. Ante la vul­ne­ra­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­nal, la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra y per­so­nal médi­co y las vio­la­cio­nes a su dere­cho a la salud, diver­sas comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas pidie­ron al gobierno fede­ral que se abra un espa­cio de diá­lo­go para pro­po­ner medi­das de aten­ción a sus deman­das duran­te la pan­de­mia de coro­na­vi­rus.

«Los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles han sido his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de salud públi­ca, pro­vo­can­do la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de su dere­cho a la salud», seña­la­ron los pue­blos y orga­ni­za­cio­nes, entre ellas el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de la Mon­ta­ña Tla­chi­no­llan y el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de las Casas, A, C.

Agre­ga­ron que en las comu­ni­da­des indí­ge­nas hay una fal­ta de acce­so a fuen­tes de empleo digno, así como que su segu­ri­dad ali­men­ta­ria «se encuen­tra en ries­go» ante la caí­da de sus ingre­sos, el alza de los pre­cios en los insu­mos de la canas­ta bási­ca y la rup­tu­ra de cade­nas pro­duc­ti­vas y comer­cia­les por la cri­sis eco­nó­mi­ca deri­va­da de la pan­de­mia.

Fren­te al pano­ra­ma, exi­gie­ron que el gobierno fede­ral imple­men­te un meca­nis­mo de aten­ción inte­gral inme­dia­ta a comu­ni­da­des indí­ge­nas para la pre­ven­ción y aten­ción de ries­gos por coro­na­vi­rus, así como un apo­yo mone­ta­rio, «direc­to, men­sual y no con­di­cio­na­do, o ren­ta bási­ca por lo menos duran­te los tres meses que dura­rá la cri­sis más inme­dia­ta, con posi­bi­li­dad de exten­der­lo a cin­co meses».

De igual for­ma, pidie­ron que se des­tin­ten los recur­sos nece­sa­rios para aten­der la vio­len­cia de géne­ro en la emer­gen­cia sani­ta­ria y que se sus­pen­dan con una mora­to­ria los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la en los terri­to­rios indí­ge­nas «que se rea­li­zan sin su con­sen­ti­mien­to expre­so».

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do com­ple­to:

Al Eje­cu­ti­vo Fede­ral,

A par­tir del tra­ba­jo que rea­li­za­mos con pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, y del actual moni­to­reo que esta­mos lle­van­do a cabo en el con­tex­to de la emer­gen­cia sani­ta­ria, orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil expre­sa­mos nues­tra pro­fun­da preo­cu­pa­ción ante las con­di­cio­nes que la pan­de­mia pue­da gene­rar en las comu­ni­da­des duran­te las siguien­tes sema­nas y meses, y pedi­mos que se abra un espa­cio de diá­lo­go para cons­truir pro­pues­tas que atien­dan sus con­di­cio­nes y nece­si­da­des.

Los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles han sido his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de salud públi­ca, pro­vo­can­do la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de su dere­cho a la salud; fren­te a la pre­sen­te pan­de­mia, se encuen­tran en espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad. A la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra, per­so­nal médi­co y abas­to con­ti­nuo de medi­ca­men­tos, se suma la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­nal y la fal­ta de un enfo­que pre­ven­ti­vo cul­tu­ral­men­te ade­cua­do y ase­qui­ble a las comu­ni­da­des; así como, en este con­tex­to, la fal­ta de un moni­to­reo y segui­mien­to ade­cua­do a los migran­tes que regre­san a sus comu­ni­da­des, en cui­da­do de su dig­ni­dad.

Igual de preo­cu­pan­te es el tema de la vul­ne­ra­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la mayo­ría de las per­so­nas en las comu­ni­da­des. La fal­ta de acce­so a fuen­tes de empleo digno en las comu­ni­da­des las hace depen­dien­tes del comer­cio y del empleo infor­mal, así como de las reme­sas de los migran­tes en Esta­dos Uni­dos. En el con­tex­to actual de cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, tan­to las fuen­tes de ingre­so local como las reme­sas se encuen­tran en ries­go de dis­mi­nuir fuer­te­men­te, sin que exis­ta un pro­gra­ma para garan­ti­zar un ingre­so bási­co.

En rela­ción al abas­to ali­men­ta­rio, si bien exis­ten comu­ni­da­des que cuen­tan con sus pro­pios sis­te­mas de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción y alma­ce­na­je de pro­duc­tos para auto­con­su­mo, hay otras en las que lo pro­du­ci­do es insu­fi­cien­te y depen­den de la com­pra de gra­nos bási­cos en esta tem­po­ra­da del año en la que están ini­cian­do su nue­vo ciclo de siem­bra. La segu­ri­dad ali­men­ta­ria de estas comu­ni­da­des se encuen­tra en ries­go ante la caí­da de sus ingre­sos y la alza de los pre­cios en los insu­mos de la canas­ta bási­ca, así como la rup­tu­ra de cade­nas pro­duc­ti­vas y comer­cia­les.

Por otra par­te, las comu­ni­da­des se enfren­tan a una capa­ci­dad redu­ci­da para la defen­sa de sus terri­to­rios y del medio ambien­te, pues sus espa­cios para la toma de deci­sio­nes comu­ni­ta­rias están res­trin­gi­dos y el acce­so a las ins­ti­tu­cio­nes de impar­ti­ción de jus­ti­cia se encuen­tra limi­ta­do. Por ello, está cobran­do cada vez mayor aten­ción a nivel local e inter­na­cio­nal la exi­gen­cia de una mora­to­ria a todos los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la que están afec­tan­do o pue­dan afec­tar terri­to­rios indí­ge­nas sin su con­sen­ti­mien­to, con poten­cia­les impac­tos adver­sos en los dere­chos humanos(1).

Par­ti­cu­lar­men­te, en el con­tex­to de incre­men­to a la vio­len­cia con­tra las muje­res que está ocu­rrien­do duran­te esta emer­gen­cia sani­ta­ria, nos preo­cu­pa que la Secre­ta­ría de Hacien­da y Cré­di­to Públi­co retu­vie­ra los recur­sos para las Casas de la Mujer Indí­ge­na y Afro­me­xi­ca­na (CAMIs).

La actual cri­sis de salud pre­sen­ta retos impor­tan­tes en mate­ria de aten­ción a los pue­blos comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, que pue­den ser pre­ve­ni­dos y supe­ra­dos si el Esta­do, en todos sus nive­les, adop­ta mejo­res accio­nes diri­gi­das a esta pobla­ción en mate­ria de salud, eco­no­mía, ali­men­ta­ción, agua, sanea­mien­to, aten­ción a las con­flic­ti­vi­da­des y a la segu­ri­dad, sin menos­ca­bo de su libre deter­mi­na­ción y auto­no­mía.

Por ello, las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes soli­ci­ta­mos al poder eje­cu­ti­vo fede­ral:

● Esta­ble­cer un meca­nis­mo de aten­ción inte­gral inme­dia­ta a comu­ni­da­des indí­ge­nas para la pre­ven­ción y aten­ción de ries­gos por Covid-19, en coor­di­na­ción con orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil;

● Aten­der de mane­ra ade­cua­da y sufi­cien­te a migran­tes que regre­san a sus comu­ni­da­des, inclu­yen­do el esta­ble­ci­mien­to de pro­to­co­los y espa­cios-alber­gues acon­di­cio­na­dos para la cua­ren­te­na, brin­dán­do­les infor­ma­ción en su len­gua mater­na sobre los cui­da­dos y medi­das de segu­ri­dad que deben tener al lle­gar a sus hoga­res;

● Imple­men­tar un apo­yo mone­ta­rio, direc­to, men­sual y no con­di­cio­na­do, o ren­ta bási­ca por lo menos duran­te los tres meses que dura­rá la cri­sis más inme­dia­ta, con posi­bi­li­dad de exten­der­lo a cin­co meses;

● Asig­nar recur­sos sufi­cien­tes para aten­der la vio­len­cia de géne­ro en esta emer­gen­cia sani­ta­ria;

● Reco­no­cer el papel fun­da­men­tal que desem­pe­ñan las per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos con­tra el abu­so cor­po­ra­ti­vo o esta­tal y garan­ti­zar su pro­tec­ción y segu­ri­dad;

● Sus­pen­der con una mora­to­ria los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la en los terri­to­rios indí­ge­nas que se rea­li­zan sin su con­sen­ti­mien­to expre­so.

Con la inten­ción de colabo­rar de mane­ra soli­da­ria fren­te a la emer­gen­cia sani­ta­ria y ante nues­tra preo­cu­pa­ción por la aten­ción a pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, lla­ma­mos al com­pro­mi­so de las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les y quie­nes las coor­di­nan, a abrir un espa­cio de diá­lo­go y cola­bo­ra­ción con la socie­dad civil, que nos per­mi­ta enfren­tar esta cri­sis des­de múl­ti­ples luga­res; reco­no­cien­do los esfuer­zos que ya están rea­li­zan­do las comu­ni­da­des para enfren­tar la cri­sis por la pan­de­mia des­de sus pro­pios modos de vida y orga­ni­za­ción.

Aten­ta­men­te.

Aura Inves­ti­ga­ción Estra­té­gi­ca,

Cen­tro de Capa­ci­ta­ción en Eco­lo­gía y Salud para Cam­pe­si­nos- Defen­so­ría del Dere­cho a la Salud (CCESC),

Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de la Mon­ta­ña Tla­chi­no­llan,

Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de las Casas, A, C.

Cen­tro de Dere­chos Indí­ge­nas A.C. (CEDIAC),

Con­sul­to­ría Téc­ni­ca Comu­ni­ta­ria, A.C. (CONTEC),

Enla­ce Comu­ni­ca­ción y Capa­ci­ta­ción, AC.,

Fun­dar Cen­tro de Aná­li­sis e Inves­ti­ga­ción, A.C,

Ins­ti­tu­to Mexi­cano Para el Desa­rro­llo Comu­ni­ta­rio, A.C. (IMDEC),

Oxfam Méxi­co A.C.,

Red Soli­da­ria de Dere­chos Huma­nos, A.C.,

Salud y Desa­rro­llo Comu­ni­ta­rio A.C. (SADEC),

Ser­vi­cios para una Edu­ca­ción Alter­na­ti­va, AC. (EDUCA),

Ser­vi­cios y Ase­so­ría para la Paz (SERAPAZ).

(1) Michel Forst y Michael Tay­lor, “Mien­tras el mun­do está con­fi­na­do, las per­so­nas defen­so­ras de la tie­rra y el medio ambien­te son blan­cos fáci­les”, 22 de abril de 2020.

FUENTE: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: