Méxi­co. Pue­blos indí­ge­nas piden diá­lo­go para aten­der sus deman­das duran­te pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de mayo de 2020

Ciu­dad de Méxi­co | Des­in­for­mé­mo­nos. Ante la vul­ne­ra­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­nal, la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra y per­so­nal médi­co y las vio­la­cio­nes a su dere­cho a la salud, diver­sas comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas pidie­ron al gobierno fede­ral que se abra un espa­cio de diá­lo­go para pro­po­ner medi­das de aten­ción a sus deman­das duran­te la pan­de­mia de coronavirus.

«Los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles han sido his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de salud públi­ca, pro­vo­can­do la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de su dere­cho a la salud», seña­la­ron los pue­blos y orga­ni­za­cio­nes, entre ellas el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de la Mon­ta­ña Tla­chi­no­llan y el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de las Casas, A, C.

Agre­ga­ron que en las comu­ni­da­des indí­ge­nas hay una fal­ta de acce­so a fuen­tes de empleo digno, así como que su segu­ri­dad ali­men­ta­ria «se encuen­tra en ries­go» ante la caí­da de sus ingre­sos, el alza de los pre­cios en los insu­mos de la canas­ta bási­ca y la rup­tu­ra de cade­nas pro­duc­ti­vas y comer­cia­les por la cri­sis eco­nó­mi­ca deri­va­da de la pandemia.

Fren­te al pano­ra­ma, exi­gie­ron que el gobierno fede­ral imple­men­te un meca­nis­mo de aten­ción inte­gral inme­dia­ta a comu­ni­da­des indí­ge­nas para la pre­ven­ción y aten­ción de ries­gos por coro­na­vi­rus, así como un apo­yo mone­ta­rio, «direc­to, men­sual y no con­di­cio­na­do, o ren­ta bási­ca por lo menos duran­te los tres meses que dura­rá la cri­sis más inme­dia­ta, con posi­bi­li­dad de exten­der­lo a cin­co meses».

De igual for­ma, pidie­ron que se des­tin­ten los recur­sos nece­sa­rios para aten­der la vio­len­cia de géne­ro en la emer­gen­cia sani­ta­ria y que se sus­pen­dan con una mora­to­ria los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la en los terri­to­rios indí­ge­nas «que se rea­li­zan sin su con­sen­ti­mien­to expreso».

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Al Eje­cu­ti­vo Federal,

A par­tir del tra­ba­jo que rea­li­za­mos con pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, y del actual moni­to­reo que esta­mos lle­van­do a cabo en el con­tex­to de la emer­gen­cia sani­ta­ria, orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil expre­sa­mos nues­tra pro­fun­da preo­cu­pa­ción ante las con­di­cio­nes que la pan­de­mia pue­da gene­rar en las comu­ni­da­des duran­te las siguien­tes sema­nas y meses, y pedi­mos que se abra un espa­cio de diá­lo­go para cons­truir pro­pues­tas que atien­dan sus con­di­cio­nes y necesidades.

Los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles han sido his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de salud públi­ca, pro­vo­can­do la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de su dere­cho a la salud; fren­te a la pre­sen­te pan­de­mia, se encuen­tran en espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad. A la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra, per­so­nal médi­co y abas­to con­ti­nuo de medi­ca­men­tos, se suma la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­nal y la fal­ta de un enfo­que pre­ven­ti­vo cul­tu­ral­men­te ade­cua­do y ase­qui­ble a las comu­ni­da­des; así como, en este con­tex­to, la fal­ta de un moni­to­reo y segui­mien­to ade­cua­do a los migran­tes que regre­san a sus comu­ni­da­des, en cui­da­do de su dignidad.

Igual de preo­cu­pan­te es el tema de la vul­ne­ra­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la mayo­ría de las per­so­nas en las comu­ni­da­des. La fal­ta de acce­so a fuen­tes de empleo digno en las comu­ni­da­des las hace depen­dien­tes del comer­cio y del empleo infor­mal, así como de las reme­sas de los migran­tes en Esta­dos Uni­dos. En el con­tex­to actual de cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, tan­to las fuen­tes de ingre­so local como las reme­sas se encuen­tran en ries­go de dis­mi­nuir fuer­te­men­te, sin que exis­ta un pro­gra­ma para garan­ti­zar un ingre­so bási­co.

En rela­ción al abas­to ali­men­ta­rio, si bien exis­ten comu­ni­da­des que cuen­tan con sus pro­pios sis­te­mas de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción y alma­ce­na­je de pro­duc­tos para auto­con­su­mo, hay otras en las que lo pro­du­ci­do es insu­fi­cien­te y depen­den de la com­pra de gra­nos bási­cos en esta tem­po­ra­da del año en la que están ini­cian­do su nue­vo ciclo de siem­bra. La segu­ri­dad ali­men­ta­ria de estas comu­ni­da­des se encuen­tra en ries­go ante la caí­da de sus ingre­sos y la alza de los pre­cios en los insu­mos de la canas­ta bási­ca, así como la rup­tu­ra de cade­nas pro­duc­ti­vas y comerciales.

Por otra par­te, las comu­ni­da­des se enfren­tan a una capa­ci­dad redu­ci­da para la defen­sa de sus terri­to­rios y del medio ambien­te, pues sus espa­cios para la toma de deci­sio­nes comu­ni­ta­rias están res­trin­gi­dos y el acce­so a las ins­ti­tu­cio­nes de impar­ti­ción de jus­ti­cia se encuen­tra limi­ta­do. Por ello, está cobran­do cada vez mayor aten­ción a nivel local e inter­na­cio­nal la exi­gen­cia de una mora­to­ria a todos los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la que están afec­tan­do o pue­dan afec­tar terri­to­rios indí­ge­nas sin su con­sen­ti­mien­to, con poten­cia­les impac­tos adver­sos en los dere­chos humanos(1).

Par­ti­cu­lar­men­te, en el con­tex­to de incre­men­to a la vio­len­cia con­tra las muje­res que está ocu­rrien­do duran­te esta emer­gen­cia sani­ta­ria, nos preo­cu­pa que la Secre­ta­ría de Hacien­da y Cré­di­to Públi­co retu­vie­ra los recur­sos para las Casas de la Mujer Indí­ge­na y Afro­me­xi­ca­na (CAMIs).

La actual cri­sis de salud pre­sen­ta retos impor­tan­tes en mate­ria de aten­ción a los pue­blos comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, que pue­den ser pre­ve­ni­dos y supe­ra­dos si el Esta­do, en todos sus nive­les, adop­ta mejo­res accio­nes diri­gi­das a esta pobla­ción en mate­ria de salud, eco­no­mía, ali­men­ta­ción, agua, sanea­mien­to, aten­ción a las con­flic­ti­vi­da­des y a la segu­ri­dad, sin menos­ca­bo de su libre deter­mi­na­ción y autonomía.

Por ello, las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes soli­ci­ta­mos al poder eje­cu­ti­vo federal:

● Esta­ble­cer un meca­nis­mo de aten­ción inte­gral inme­dia­ta a comu­ni­da­des indí­ge­nas para la pre­ven­ción y aten­ción de ries­gos por Covid-19, en coor­di­na­ción con orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil;

● Aten­der de mane­ra ade­cua­da y sufi­cien­te a migran­tes que regre­san a sus comu­ni­da­des, inclu­yen­do el esta­ble­ci­mien­to de pro­to­co­los y espa­cios-alber­gues acon­di­cio­na­dos para la cua­ren­te­na, brin­dán­do­les infor­ma­ción en su len­gua mater­na sobre los cui­da­dos y medi­das de segu­ri­dad que deben tener al lle­gar a sus hogares;

● Imple­men­tar un apo­yo mone­ta­rio, direc­to, men­sual y no con­di­cio­na­do, o ren­ta bási­ca por lo menos duran­te los tres meses que dura­rá la cri­sis más inme­dia­ta, con posi­bi­li­dad de exten­der­lo a cin­co meses;

● Asig­nar recur­sos sufi­cien­tes para aten­der la vio­len­cia de géne­ro en esta emer­gen­cia sanitaria;

● Reco­no­cer el papel fun­da­men­tal que desem­pe­ñan las per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos con­tra el abu­so cor­po­ra­ti­vo o esta­tal y garan­ti­zar su pro­tec­ción y seguridad;

● Sus­pen­der con una mora­to­ria los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a gran esca­la en los terri­to­rios indí­ge­nas que se rea­li­zan sin su con­sen­ti­mien­to expreso.

Con la inten­ción de colabo­rar de mane­ra soli­da­ria fren­te a la emer­gen­cia sani­ta­ria y ante nues­tra preo­cu­pa­ción por la aten­ción a pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y equi­pa­ra­bles, lla­ma­mos al com­pro­mi­so de las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les y quie­nes las coor­di­nan, a abrir un espa­cio de diá­lo­go y cola­bo­ra­ción con la socie­dad civil, que nos per­mi­ta enfren­tar esta cri­sis des­de múl­ti­ples luga­res; reco­no­cien­do los esfuer­zos que ya están rea­li­zan­do las comu­ni­da­des para enfren­tar la cri­sis por la pan­de­mia des­de sus pro­pios modos de vida y organización.

Aten­ta­men­te.

Aura Inves­ti­ga­ción Estratégica,

Cen­tro de Capa­ci­ta­ción en Eco­lo­gía y Salud para Cam­pe­si­nos- Defen­so­ría del Dere­cho a la Salud (CCESC),

Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de la Mon­ta­ña Tlachinollan,

Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de las Casas, A, C.

Cen­tro de Dere­chos Indí­ge­nas A.C. (CEDIAC),

Con­sul­to­ría Téc­ni­ca Comu­ni­ta­ria, A.C. (CONTEC),

Enla­ce Comu­ni­ca­ción y Capa­ci­ta­ción, AC.,

Fun­dar Cen­tro de Aná­li­sis e Inves­ti­ga­ción, A.C,

Ins­ti­tu­to Mexi­cano Para el Desa­rro­llo Comu­ni­ta­rio, A.C. (IMDEC),

Oxfam Méxi­co A.C.,

Red Soli­da­ria de Dere­chos Huma­nos, A.C.,

Salud y Desa­rro­llo Comu­ni­ta­rio A.C. (SADEC),

Ser­vi­cios para una Edu­ca­ción Alter­na­ti­va, AC. (EDUCA),

Ser­vi­cios y Ase­so­ría para la Paz (SERAPAZ).

(1) Michel Forst y Michael Tay­lor, “Mien­tras el mun­do está con­fi­na­do, las per­so­nas defen­so­ras de la tie­rra y el medio ambien­te son blan­cos fáci­les”, 22 de abril de 2020.

FUENTE: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *