Hai­tí. Migran­tes hai­tia­nos en el con­ti­nen­te ame­ri­cano duran­te la pan­de­mia del Covid-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de mayo de 2020

Leip­zig (Ale­ma­nia), 12 de mayo de 2020. Todo pare­ce indi­car que nada ha cam­bia­do en la “ges­tión” de la
migra­ción hai­tia­na por par­te de dife­ren­tes gobier­nos del con­ti­nen­te americano
duran­te la pan­de­mia del Covid-19. Dichos gobier­nos con­ti­núan adop­tan­do los
mis­mos com­por­ta­mien­tos fren­te a los migran­tes hai­tia­nos, prin­ci­pal­men­te con
aque­llos que emi­gra­ron des­pués del terre­mo­to del 12 de enero de 2010. República
Domi­ni­ca­na con su polí­ti­ca de doble moral, Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con su
polí­ti­ca del des­ca­ro, Méxi­co con su polí­ti­ca del como­dín, Cana­dá con su
polí­ti­ca del olvi­do, Colom­bia y varios paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos como Panamá,
Cos­ta Rica y Gua­te­ma­la con su polí­ti­ca de la irresponsabilidad.

Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na o la polí­ti­ca de doble
moral

En
Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, des­de ini­cios de mar­zo ̶ cuan­do lle­gó el virus a este
país a tra­vés de unos turis­tas ita­lia­nos ̶ has­ta el 11 de mayo de 2020, se han
regis­tra­do 10.347 casos con­fir­ma­dos de Covid-19, de los cua­les 393 muertes.

En
com­pa­ra­ción con Hai­tí, con el que com­par­te la isla, que tuvo su pri­mer caso el
19 de mar­zo: des­de enton­ces has­ta hoy, en Hai­tí ha habi­do sólo 182 casos
con­fir­ma­dos, de los cua­les 17 muer­tes. Todo pare­ce indi­car que la trayectoria
del virus fue de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na hacia Hai­tí; de hecho, al menos una (1)
de las per­so­nas muer­tas por cul­pa del virus en Hai­tí pro­vino de República
Dominicana.

Otro
pro­ble­ma es el siguien­te: si bien el gobierno domi­ni­cano decla­ró la moratoria
de las depor­ta­cio­nes a mitad de mar­zo; sin embar­go, las auto­ri­da­des de este
país con­ti­núan repa­trian­do sin “el debi­do pro­ce­so” a migran­tes hai­tia­nos en los
pun­tos fron­te­ri­zos con Hai­tí, prin­ci­pal­men­te en los pun­tos no ofi­cia­les, según
lo que denun­cia­ron varias orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los derechos
huma­nos, las mis­mas auto­ri­da­des migra­to­rias hai­tia­nas[4] y
otros acto­res (por ejem­plo, el Obser­va­to­rio de la Migra­ción y la Trata
Trans­fron­te­ri­za –OMTT- de Hai­tí); es decir que no se esta­ría cum­plien­do del
todo la moratoria.

Jun­to
con estas depor­ta­cio­nes se dan tam­bién retor­nos volun­ta­rios más o menos masivos
a Hai­tí de migran­tes hai­tia­nos, quie­nes, al no encon­trar tra­ba­jo en República
Domi­ni­ca­na ni tener acce­so a las ayu­das guber­na­men­ta­les domi­ni­ca­nas, se ven
obli­ga­dos a vol­ver a su país de ori­gen. Estos movi­mien­tos, for­za­dos y
volun­ta­rios de hai­tia­nos, vie­nen com­pli­can­do enor­me­men­te la con­ten­ción del
virus, por par­te del gobierno hai­tiano, en las fron­te­ras del país con República
Dominicana.

Se
pue­de enten­der en este caso que no siem­pre las ins­ti­tu­cio­nes o algunas
auto­ri­da­des res­pe­tan a la letra las deci­sio­nes de su pre­si­den­te, mucho menos
cuan­do se tra­ta de temas de sobe­ra­nía como la migra­ción. Pero es el colmo,
cuan­do el minis­tro de salud domi­ni­cano, Rafael Sán­chez, decla­ró, el pasa­do 8 de
mayo: “Hai­tí es una ame­na­za impor­tan­te para Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na des­de el punto
de vis­ta sani­ta­rio”; y agre­ga: “Ape­la­mos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a prestar
asis­ten­cia a Hai­tí con fines de evi­tar una catás­tro­fe en Hai­tí”. Allí, nadie
entendió.

Lo
que pasa es que se tra­ta de un com­por­ta­mien­to típi­co de varios gobiernos
domi­ni­ca­nos, a saber, la polí­ti­ca de doble moral: por un lado, mues­tran una
cara ama­ble a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con res­pec­to a Hai­tí (como si fue­ra el
her­mano mayor que sufre de y car­ga con el her­mano menor) y, por el otro,
mues­tran otra cara total­men­te dife­ren­te –más bien hos­til- en rela­ción con los
migran­tes hai­tia­nos y los hijos e hijas de éstos en Repú­bli­ca Dominicana.

EEUU o la polí­ti­ca del descaro

Como
se sabe, a hoy, en EEUU ha habi­do más de 1 millón 300 mil casos posi­ti­vos por
Covid-19, de los cua­les más de 80 mil muer­tes. Aun en estas con­di­cio­nes, EEUU repa­trió a
Hai­tí a cer­ca de 200 hai­tia­nos, entre ellos, meno­res de edad: se com­pro­bó que 3
de estos depor­ta­dos que lle­ga­ron el pasa­do 7 de abril a Hai­tí venían ya
infec­ta­dos del terri­to­rio esta­du­ni­den­se. Aun­que Hai­tí ya había cerra­do sus
fron­te­ras y sus­pen­di­do los vue­los inter­na­cio­na­les des­de y hacia su territorio,
se sobre­en­tien­de que EEUU le obli­gó a reci­bir a esos depor­ta­dos, en
pro­ve­nien­cia del país, don­de la pan­de­mia ha sido la más mor­tal has­ta aho­ra, y
hacia un país (“el más pobre del con­ti­nen­te”) que de por sí tie­ne pocas
infra­es­truc­tu­ras para cui­dar a sus 11 millo­nes que viven en su territorio.

De
hecho, fue hace poco tiem­po, exac­ta­men­te el pasa­do 18 de abril, cuan­do el
gobierno hai­tiano reci­bió un prés­ta­mo de 111.6 millo­nes de dóla­res por parte
del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), con los que com­pró a Chi­na algunos
insu­mos médi­cos. Recien­te­men­te, el pasa­do 7 de mayo, lle­gó des­de el país
asiá­ti­co el pri­mer avión de car­ga con los pri­me­ros insu­mos. Para tener una idea
de la pre­ca­rie­dad en Hai­tí, has­ta el 10 de mayo se había hecho el test de
detec­ción o con­fir­ma­ción del virus sólo a cer­ca de 1.300 per­so­nas en todo el
terri­to­rio nacional.

El
argu­men­to de Trump para hacer estas depor­ta­cio­nes es que exis­te una emergencia
sani­ta­ria en EEUU; por lo que tie­ne que tomar deci­sio­nes drás­ti­cas, empezando
con la expul­sión de los migran­tes, en par­ti­cu­lar, los indo­cu­men­ta­dos y los
con­vic­tos que cum­plen sen­ten­cias o penas en las cár­ce­les (un foco impor­tan­te de
pro­pa­ga­ción del virus).

Defi­ni­ti­va­men­te,
este com­por­ta­mien­to del gobierno de Trump va más allá de la mal­dad, es puro
des­ca­ro, que ha mar­ca­do la polí­ti­ca de depor­ta­cio­nes de EEUU con res­pec­to a los
migran­tes haitianos.

Méxi­co o la polí­ti­ca del comodín 

Al
gobierno de Méxi­co, has­ta aho­ra lo vie­ne “uti­li­zan­do” el gobierno de Trump para
fre­nar tan­to las migra­cio­nes que vie­nen des­de la fron­te­ra sur del país azteca
con Gua­te­ma­la como las que ingre­san al terri­to­rio esta­du­ni­den­se des­de su
fron­te­ra con Méxi­co. Pre­sio­na­do por EEUU, des­de junio de 2019 el gobierno de
Méxi­co vie­ne endu­re­cien­do sus polí­ti­cas migra­to­rias en la fron­te­ra con
Gua­te­ma­la; los migran­tes que logran lle­gar por ejem­plo a Chia­pas son detenidos
en unos cen­tros migra­to­rios, cuyas con­di­cio­nes de salu­bri­dad son deplorables.
Uno de los cen­tros más famo­sos es la Esta­ción Siglo XX, don­de viven o han
vivi­do (has­ta mar­zo) cer­ca de 800 migran­tes, de los cua­les una gran can­ti­dad es
de nacio­na­li­dad hai­tia­na. Siguen allí los migran­tes (no sabe­mos cuántos),
aun­que varios de ellos siguen su ruta hacia la fron­te­ra nor­te hacia EEUU, en
con­di­cio­nes menos favo­ra­bles y evi­den­te­men­te en menor can­ti­dad que
ante­rior­men­te a la expan­sión del virus.

La
cifra que hay dis­po­ni­ble es que sólo en el pri­mer tri­mes­tre de 2020, hubo más
de 17 mil soli­ci­tu­des de asi­lo al Esta­do mexi­cano, y los hai­tia­nos ocu­pan el
segun­do lugar en cuan­to a la nacio­na­li­dad de los soli­ci­tan­tes con 3.426. Desde
lue­go, lo que todas las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, la igle­sia católica
y otras igle­sias (entre otros acto­res) le vie­nen pidien­do al gobierno de México
es, entre otras cosas, “la libe­ra­ción inme­dia­ta de todas las personas
migran­tes, refu­gia­das y soli­ci­tan­tes de asi­lo, que se encuen­tran en Cen­tros de
deten­ción migratoria”.

La
situa­ción no va tam­po­co mejor en la fron­te­ra del nor­te de Méxi­co, don­de el
gobierno de Trump logró que Méxi­co acep­ta­ra que los soli­ci­tan­tes de asi­lo se
que­da­ran en el país azte­ca, mien­tras se siga el pro­ce­so de su ele­gi­bi­li­dad al
esta­tus de refu­gia­dos en EEUU. Mien­tras tan­to, EEUU ha endu­re­ci­do el control
migra­to­rio en sus fron­te­ras y depor­ta­do masi­va­men­te hacia Méxi­co a migrantes
mexi­ca­nos, gua­te­mal­te­cos y hon­du­re­ños; por ejem­plo, más de 10 mil migrantes
fue­ron repa­tria­dos, sólo del 21 de mar­zo al 9 de abril.

Se
esti­ma que, en esta fran­ja fron­te­ri­za mexi­ca­na, en par­ti­cu­lar en Tijua­na y
Ciu­dad Juá­rez, habría actual­men­te cer­ca de 40 mil migran­tes (entre ellos, miles
de migran­tes hai­tia­nos) en espe­ra de poder regu­la­ri­zar su sta­tus, mien­tras que
los alber­gues están des­bor­da­dos y ya no dan abastos.

Pero,
fren­te a esta situa­ción preo­cu­pan­te para los migran­tes, inclu­yen­do a los mismos
migran­tes mexi­ca­nos, no ha pasa­do nada por par­te del gobierno de Méxi­co: así es
cómo lo quie­re Trump tan­to en la fron­te­ra Nor­te como en la fron­te­ra Sur. Y
Méxi­co adop­ta la polí­ti­ca del comodín.

Cana­dá o la polí­ti­ca del olvido 

A
Cana­dá, en par­ti­cu­lar Que­bec, región fran­có­fo­na fron­te­ri­za con el departamento
esta­du­ni­den­se de Nue­va York, lle­ga­ron en 2017 entre 7 y 8 mil haitianos
pro­ve­nien­tes de EEUU; estos hai­tia­nos pre­fi­rie­ron irse a Cana­dá (a tra­vés de la
fron­te­ra Laco­lle o por el Roxham Road) para soli­ci­tar asi­lo, por temor a la deportación
y a las ame­na­zas de Trump, quien no qui­so reno­var el pro­gra­ma espe­cial de
regu­la­ri­za­ción tem­po­ral de hai­tia­nos (Tem­po­rary Pro­tec­ted Sta­tus – TPS) que
adop­tó EEUU tras el terre­mo­to de 2010. Final­men­te, Trump tuvo que renovarlo.

A
estos 8 mil hai­tia­nos el gobierno cana­dien­se no les dio el esta­tus de
refu­gia­dos; tam­po­co los regu­la­ri­zó, como lo hizo ante­rior­men­te en 2014 con
otros migran­tes hai­tia­nos a tra­vés de un pro­gra­ma espe­cial de regularización;
pero tam­po­co los depor­tó. ¿Qué hizo? Sim­ple­men­te les per­mi­tió que­dar­se en el
país e inclu­so tra­ba­jar en esta con­di­ción migra­to­ria tem­po­ral indefinida.
Varios de ellos, en par­ti­cu­lar, las muje­res son quie­nes vie­nen cui­dan­do a
ancia­nos (al igual que Euro­pa, Cana­dá es un país de enve­je­cien­tes) en los hogares
geriá­tri­cos y, de esta mane­ra, expo­nien­do sus vidas; el gobierno cana­dien­se los
ha olvi­da­do por com­ple­to des­de 2017.

Pero,
la pre­sión que hizo un gran ple­xo de orga­ni­za­cio­nes y sec­to­res de la sociedad
civil que­be­quen­se fue tan fuer­te que el pri­mer minis­tro Jus­tin Tru­deau tuvo que
man­dar un men­sa­je tele­vi­sa­do al pue­blo de Cana­dá, en el que reco­no­ció la labor
de estos pro­fe­sio­na­les de salud hai­tia­nos. Pero el reco­no­ci­mien­to que se
espe­ra­ba más del gobierno cana­dien­se, a saber, el reco­no­ci­mien­to legal, hasta
aho­ra no ha lle­ga­do. Así que el olvi­do, la polí­ti­ca del olvi­do, sigue.

Colom­bia,
Pana­má, Cos­ta Rica y Gua­te­ma­la o la polí­ti­ca de la irresponsabilidad

Uno
de los pun­tos cie­gos para la inves­ti­ga­ción sobre las migra­cio­nes en América
Lati­na, en par­ti­cu­lar las migra­cio­nes que van del Sur al Nor­te del continente,
es la fron­te­ra entre Pana­má y Colom­bia, que se lla­ma el Darién. Estamos
hablan­do de una “sel­va tro­pi­cal inhós­pi­ta que tie­ne 575.000 hec­tá­reas de
natu­ra­le­za vir­gen cono­ci­das como el tapón del Darién”. Los peli­gros que hay en esta zona para
los tran­seún­tes son mor­ta­les, se tra­ta de ríos con fuer­tes corrientes,
ser­pien­tes, jagua­res, mos­qui­tos, ban­das arma­das y delincuentes.

Se
esti­ma que, des­de abril de 2020, “la pan­de­mia ha atra­pa­do allí en el Darién a
alre­de­dor de 2.000 migran­tes”, algu­nos ya enfer­mos, los cua­les se encuentran
alo­ja­dos en tres esta­cio­nes migra­to­rias; gran par­te de ellos son
hai­tia­nos. Tam­bién se infor­ma, en la mis­ma nota men­cio­na­da, que habría más de
530 migran­tes (que siguie­ron esta ruta del Sur al Nor­te del continente),
quie­nes se encuen­tran cer­ca de la fron­te­ra de Pana­má con Cos­ta Rica.

¿Cómo
es que esos hai­tia­nos han lle­ga­do has­ta Colom­bia, Pana­má, Cos­ta Rica, etc.?,
uno podría pre­gun­tar. Es que des­de 2016, con el derro­ca­mien­to de Dil­ma Rousseff
en Bra­sil y la sub­se­cuen­te cri­sis polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ocu­rrió en el gigante
sud­ame­ri­cano, y a par­tir de 2018 con la lle­ga­da al poder en Chi­le del
pre­si­den­te chi­leno con­ser­va­dor Sebas­tián Piñe­ra, cien­tos de miles de haitianos
pre­fi­rie­ron re-emi­grar des­de Suda­mé­ri­ca (Bra­sil y Chi­le son los principales
paí­ses de des­tino de los migran­tes hai­tia­nos en esta región) a EEUU, pasando
por Ecua­dor, Colom­bia, Pana­má y el res­to de Centroamérica.

Has­ta
aho­ra, ¿cuál de estos gobier­nos, colom­biano, pana­me­ño, cos­ta­rri­cen­se, ha
infor­ma­do acer­ca de la pre­sen­cia y de los movi­mien­tos de migran­tes y
extran­je­ros en sus fron­te­ras y en gene­ral en su terri­to­rio, duran­te esta
pandemia?

Que
sepa­mos: nin­guno. Es el olvi­do total por par­te de estos gobier­nos que, al
pare­cer, se limi­tan sola­men­te a dejar pasar a esos migran­tes en sus
terri­to­rios: se preo­cu­pan sólo cuan­do éstos no pue­den pasar al país que sigue
en la ruta hacia EEUU (des­de Bra­sil y Chi­le) y, por lo tan­to, se que­dan varados
en sus terri­to­rios. Es la polí­ti­ca del olvido.

Con­clu­sión

Mi
con­clu­sión es la siguien­te: pare­cie­ra que el caso de los migran­tes hai­tia­nos en
el con­ti­nen­te ame­ri­cano nos esta­ría reve­lan­do que no hay nada nue­vo en cuan­to a
la “ges­tión” de las migra­cio­nes por los gobier­nos duran­te la pan­de­mia. Al menos
para este caso espe­cí­fi­co de los migran­tes haitianos.

Es
como si en Esta­dos Uni­dos, el obje­ti­vo con­sis­tie­ra siem­pre en depor­tar –a como
dé lugar- a los indo­cu­men­ta­dos y a los que tie­nen pro­ble­mas con la justicia
esta­du­ni­den­se, apro­ve­chan­do todas las oca­sio­nes, inclu­so las peo­res como esta
coyun­tu­ra de la pan­de­mia: la polí­ti­ca del descaro.

Es
como si en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, el obje­ti­vo estri­ba­ra en espe­rar siem­pre el
momen­to opor­tuno para mos­trar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que está preocupada
por Hai­tí, mien­tras sigue apli­can­do una polí­ti­ca hos­til con los migrantes
hai­tia­nos e inclu­so con los domi­ni­ca­nos de ori­gen hai­tiano: la polí­ti­ca de
doble moral.

Es
como si en Colom­bia y Cen­troa­mé­ri­ca, el obje­ti­vo de esos gobier­nos con estos
flu­jos migra­to­rios que van hacia EEUU con­sis­tie­ra en dejar que éstos pasen y
cir­cu­len en sus terri­to­rios, al menos que EEU diga lo con­tra­rio o que el país
vecino cie­rre sus fron­te­ras y deje al otro con el pro­ble­ma: la polí­ti­ca de la
irresponsabilidad.

Es como si en Cana­dá, en par­ti­cu­lar en Que­bec, el obje­ti­vo fue­ra apro­ve­char cada vez más la mano de obra del migran­te hai­tiano, pero man­te­nien­do a éste en con­di­cio­nes migra­to­rias pre­ca­rias y sin regu­la­ri­zar su esta­tus migra­to­rio: es la polí­ti­ca del olvido.

Fuen­te: Alai​net​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *