En el nata­li­cio de mi padre – Por: Enri­que Marulanda

En nom­bre de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, escri­bo esta bre­ve evo­ca­ción sobre mi padre, Manuel Maru­lan­da Vélez.

Pedro Anto­nio Marín, Manuel Maru­lan­da Vélez, «Tirofi­jo», nació el 13 de mayo de 1830 en Géno­va, Quin­dío, y murió en las mon­ta­ñas del Caque­tá, 78 años des­pués, en el 2008, como coman­dan­te en jefe de la gue­rri­lla de las FARC.

Quie­ro des­ta­car su entre­ga total a la cau­sa de los más humil­des. 60 años de su vida los dedi­có a la lucha por la paz con jus­ti­cia social y por el esta­ble­ci­mien­to en Colom­bia de un gobierno ver­da­de­ra­men­te sin­to­ni­za­do con las nece­si­da­des del pue­blo llano. Que­ría tie­rra para los cam­pe­si­nos y dig­ni­dad para todos.

En los diá­lo­gos de paz de San Vicen­te del Caguán que­mó todos sus car­tu­chos por el can­je huma­ni­ta­rio de pri­sio­ne­ros de gue­rra, pero esta aspi­ra­ción no cris­ta­li­zó por la mez­quin­dad del pre­si­den­te Pas­tra­na, quien nun­ca se con­mo­vió por la suer­te de los más de 500 sol­da­dos y poli­cías cap­tu­ra­dos en com­ba­te. No eran de su cla­se. En la zona de des­pe­je vol­vió a ser ins­pec­tor de carre­te­ras al diri­gir per­so­nal­men­te la aper­tu­ra de la vía ter­cia­ria que con­du­ce a La Maca­re­na. ¡Cómo lo que­rían en esa región!

Siem­pre me impac­tó su tra­ta­mien­to res­pe­tuo­so a los cam­pe­si­nos, a los indí­ge­nas, a los negros, a los líde­res socia­les… Una vez los Nukak Makú, la etnia nóma­da que des­nu­da se movía por las sel­vas del Gua­via­re, se topó con el cam­pa­men­to don­de él esta­ba; y mi padre enter­ne­ci­do les ofre­ció pane­la y comi­da. Los niños iban col­ga­dos al cue­llo de sus madres.

Un día mi papá se dio cuen­ta que mi her­mano Rigo y Darío patea­ron a «Más­ca­ra», un perro que siem­pre se subía al carro que lle­va­ba a los gue­rri­lle­ros al pues­to de guar­dia. Cuan­do regre­sa­mos nos reu­nió a todos y nos dijo que eso no se le hacía a los ani­ma­les. Tra­tó a los agre­so­res del perri­to, como ver­du­gos. Se fas­ci­na­ba miran­do las aves, los micos, los vena­dos. Era pro­tec­tor de todos los animalitos.

Cuan­do lle­gá­ba­mos a un nue­vo cam­pa­men­to, siem­pre espe­ra­ba que Samuel, Arley y Cami­lo «Chi­cha­rrón», ter­mi­na­ran de hacer la hor­ni­lla para tomar­se el pri­mer café que cola­rán allí. De esa mane­ra califi­ca­ba si la hor­ni­lla había que­da­do bue­na o no.

Como era el hom­bre de las ener­gías lim­pias y silen­cio­sas, por don­de pasa­ba iba ins­ta­lan­do plan­tas Pel­ton que alum­bra­ban la oscu­ri­dad de las montañas.

El úni­co con­se­jo que me dio fue: «Nun­ca tome deci­sio­nes solo. Tóme­las en colec­ti­vo», eso me lo dijo en El Papa­me­ne, una sel­va en juris­dic­ción de La Uribe.

Ah, y el pes­ca­do que más le gus­ta­ba, era la sar­di­na­ta sudada.

Por las FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Mayo 13 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *