Argen­ti­na. Car­lón y El Vie­jo, dos apo­dos para la his­to­ria de la lucha revolucionaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

El 14 de mayo de 1983 Eduar­do Daniel Perei­ra Ros­si (Car­lón) y Osval­do Cam­bias­so, ambos diri­gen­tes mon­to­ne­ros fue­ron secues­tra­dos en San­ta Fé y pos­te­rior­men­te ase­si­na­dos. Aqui va esta evo­ca­ción de dos lucha­do­res para que la nue­vas gene­ra­cio­nes ten­gan en su memoria.

Eduar­do Daniel PEREIRA ROSSI (Car­lón)

Nació el 19 de enero de 1950 en la ciu­dad de La Pla­ta. Para todos fue “El Car­lóm” (Por Car­los de Mer­lo. En esa loca­li­dad del oes­te bonae­ren­se desa­rro­lló gran par­te de su mili­tan­cia como miem­bro de las FAR, pero lue­go al hacer­se cono­ci­do en la mili­tan­cia, su sobre­nom­bre se popu­la­ri­zó como “Car­lón”). Fue un valien­te y arro­ja­do cua­dro de Mon­to­ne­ros que lle­gó a ser par­te de la con­duc­ción nacio­nal y murió en Argen­ti­na enfren­tan­do a la dic­ta­du­ra mili­tar a la edad de 33 años. El mis­mo cuen­ta que cuan­do esta­ba ter­mi­nan­do el secun­da­rio se fue con un ami­go “hacien­do dedo” has­ta Tucu­mán y que allí que­dó impac­ta­do por la lucha de los cañe­ros y que se ofre­ció para ayu­dar. Y que le pre­gun­ta­ron si que­ría ayu­dar aho­ra o siem­pre. ¿Cómo es eso?, dijo. Le con­tes­ta­ron: “Si pin­tás pare­des, arre­glás casas, cavás zan­jas y alfa­be­ti­zás nues­tros niños, nos estás ayu­dan­do aho­ra; si vol­vés a tus pagos y orga­ni­zás la resis­ten­cia con­tra la dic­ta­du­ra y abrís otro foco de resis­ten­cia, nos estás ayu­dan­do para siem­pre”. Eduar­do era gran­do­te (jugó al bas­quet), pin­tón, que­ri­do por los chi­cos y tam­bién por las muje­res. Una de sus pare­jas fue Lilia­na Bea­triz Bra­guinsky (ver su regis­tro) quien lo lla­ma­ba “Dadín”. Eduar­do fue estu­dian­te de Filo­so­fía en la uni­ver­si­dad. Mili­tan­te de Juven­tud Pero­nis­ta. En 1971 fue dete­ni­do por tenen­cia de arma y docu­men­to adul­te­ra­do. Salió en liber­tad con moti­vo de la amnis­tía pre­si­den­cial del “Tio” Cám­po­ra en mayo de 1973. Entre 1975 y 1976 se hizo car­go de Pren­sa en la orga­ni­za­ción y fue el máxi­mo res­pon­sa­ble de la Colum­na Sur en pro­vin­cia de Bue­nos Aires. En 1977 sale del país y sigue la lucha des­de Méxi­co, coor­di­nan­do pren­sa y difu­sión. Inclu­si­ve se lo vio can­tan­do a dúo en una guar­de­ría cuba­na con Sil­vio Rodri­guez para los hiji­tos de los Mon­to­ne­ros que seguían la lucha en otras tie­rras. Vuel­ve con la “con­tra­ofen­si­va” de 1980, con el gra­do de ofi­cial supe­rior y el car­go de Segun­do Coman­dan­te Mon­to­ne­ro. Orga­ni­za la resis­ten­cia. Mucho tie­ne que ver con la crea­ción de Intran­si­gen­cia y Movi­li­za­ción Pero­nis­ta (IMP) y el dia­rio “La Voz”. Enca­be­zó una con­cen­tra­ción de más de 100.000 per­so­nas que el 16 de diciem­bre de 1982 copó la Pla­za de Mayo pidien­do, recla­man­do, exi­gien­do, el reti­ro de los mili­ta­res y la vuel­ta de la demo­cra­cia. En pri­me­ra fila, pue­de obser­vár­se­lo entre los más deci­di­dos, usan­do las vallas de con­ten­ción como impro­vi­sa­dos arie­tes para derri­bar el por­tón de la mis­mí­si­ma Casa de Gobierno. La con­sig­na que logró impo­ner por enton­ces fue: “Luche y se van”. Cuan­do sus ami­gos le decían que se expo­nía mucho, él con una son­ri­sa amar­ga en los labios les con­tes­ta­ba, que el pro­me­dio de vida de un com­ba­tien­te para esa épo­ca no supe­ra­ba los 6 meses y que él ya había cum­pli­do ocho veces esa media ¿para qué más? Fue secues­tra­do el 14 de mayo de 1983, en Rosa­rio, pro­vin­cia de San­ta Fe, en el bar “Mag­num” (Ovi­dio Lagos y Cór­do­ba) cuan­do com­par­tía una mesa y una char­la orga­ni­za­ti­va a futu­ro con su com­pa­ñe­ro Osval­do “El Vie­jo” Cam­bias­so, (ver regis­tro de éste). Al ser rodea­do por un gru­po de tareas, Car­lón, tra­tó de cor­tar­se la yugu­lar con un vaso de vidrio, pero se lo impi­die­ron a gol­pes. Los secues­tra­do­res se lle­va­ron a ambos y lue­go se lo pasa­ron a otros poli­cías que los tor­tu­ra­ron y mata­ron. De esa acción ase­si­na par­ti­ci­pa­ron el sub­co­mi­sa­rio Luis Abe­lar­do Pat­ti, el de “la dul­ce mira­da”, (Lilia­na Cal­di­ni dixit), ‑lue­go inten­den­te de Esco­bar; alia­do elec­to­ral de «Chi­che» Duhal­de en pro­vin­cia de Bue­nos Aires‑, el sar­gen­to Rodol­fo Dié­guez y el cabo Juan Spa­ta­ro; desem­pe­ñán­do­se como Jefe de Inte­li­gen­cia del II° Cuer­po de Ejér­ci­to con asien­to en Rosa­rio, el coro­nel Pas­cual Gue­rrie­ri. (En febre­ro de 2006 se cono­cie­ron docu­men­tos secre­tos de los EE.UU. don­de se con­fir­ma la par­ti­ci­pa­ción de Pat­ti en el gru­po de tareas que ase­si­nó a ambos mili­tan­tes). Como decía, des­pués de ser sal­va­je­men­te tor­tu­ra­dos y dopa­dos, fue­ron tras­la­da­dos has­ta la loca­li­dad de Lima, en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, don­de los ase­si­na­ron lue­go de inven­tar, como era ya sis­te­má­ti­co, un enfren­ta­mien­to fic­ti­cio. Los cuer­pos acri­bi­lla­dos a bala­zos en la cara, fue­ron deja­dos sobre un camino de tie­rra a pocas cua­dras de la Pan­ame­ri­ca­na. El Jefe de la poli­cía pro­vin­cial, gene­ral Fer­nan­do Ver­plaetsen, sin dar­se cuen­ta de que los tiem­pos esta­ban cam­bian­do y ya la pren­sa daba lugar a los comu­ni­ca­dos de los fami­lia­res de los ase­si­na­dos, insis­tió en la ver­sión ofi­cial de “un enfren­ta­mien­to” y salió en defen­sa de la “pre­ser­va­ción del honor” de los agen­tes que die­ron muer­te a Osval­do Cam­bia­so y Eduar­do Perei­ra Ros­si. Más que “pre­ser­va­ción del honor”; esos pobres tipos eran unos ver­da­de­ros “pre­ser­va­ti­vos del sis­te­ma” que los usa­ba y lue­go los tira­ba sin más, agre­ga­ría yo. Los tiem­pos cam­bian: el 1º de junio de 2006, la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos bonae­ren­se pidió la reaper­tu­ra de la cau­sa. A media­dos de sep­tiem­bre de 2018, la Cáma­ra Fede­ral de Ape­la­cio­nes de Rosa­rio, ases­tó un nue­vo revés judi­cial al ex jefe del Des­ta­ca­men­to 121 de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to –Víc­tor Hugo “Chuly” Rodrí­guez- tras revo­car­le el inten­to de des­vin­cu­la­ción pro­ce­sal dic­ta­do por el juez de San Nico­lás, Car­los Villa­fuer­te Ruzo, en el mar­co de la cau­sa por el secues­tro, tor­tu­ra y ase­si­na­to de este mili­tan­te del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio. Pero el ejem­plo y la ente­re­za del “Car­lón”, no pasó inad­ver­ti­da para las gene­ra­cio­nes veni­de­ras de mili­tan­tes. Oscar “El Rulo” Fron­te­ra en el vigé­si­mo pri­mer ani­ver­sa­rio de su muer­te escri­bió: “Eduar­do Perei­ra Ros­si, creís­te siem­pre en la vic­to­ria popu­lar, inter­pre­tas­te pro­fun­da­men­te a las nue­vas gene­ra­cio­nes a cuya suer­te apos­tas­te el futu­ro; vos que para noso­tros segui­rás sien­do siem­pre y sim­ple­men­te Car­lón: el bol­si­quea­dor de poten­ta­dos, el ajus­ti­cia­dor de fusi­la­do­res, el repa­tria­dor de aban­de­ra­das, te has ido para siem­pre jun­to a Fer­nan­do Abal Medi­na, Feli­pe Valle­se, La Gaby Nor­ma Arros­ti­to, el Gau­cho Marín, Juan José Valle, y por supues­to en un lugar pri­vi­le­gia­do muy cer­ca de Perón y nues­tra Evi­ta, para alum­brar­nos con tu ejem­plo y ense­ñan­zas el camino de la Libe­ra­ción Nacio­nal. Car­lón tu san­gre derra­ma­da sobre esta tie­rra hoy se eva­po­ra con­for­man­do cie­los de auro­ras triun­fa­les. Estás pre­sen­te siem­pre en nues­tras luchas ¡¡Has­ta la vic­to­ria final!!”. La com­pa­ñe­ra del Car­lón, Este­la Cere­se­to, guar­da con orgu­llo y cari­ño sin par, todos los poe­mas que Eduar­do Perei­ra Ros­si escri­bió en vida. Qui­zás el que mejor expli­que su com­pro­mi­so y su entre­ga por una cau­sa, sea este que aho­ra trans­cri­bo en par­te y que se lla­ma “Con­vo­ca­to­ria”: “Con­vo­co a los que todos los días se levan­tan y salen a yugar­la por miga­jas que no alcan­zan a que se rebe­len (…) Con­vo­co a los pací­fi­cos que no están cum­plien­do con su deber a pesar de sus bue­nas inten­cio­nes. Con­vo­co a los que no comen lo sufi­cien­te ni se abri­gan lo nece­sa­rio y tie­nen sed torren­cial. Con­vo­co a los peque­ños de ambi­cio­nes que dejan a los demás ambi­cio­nar más de la cuen­ta. Los con­vo­co a dar vuel­ta el puló­ver, a pegar­le al pre­po­ten­te y a escu­pir en la cara a los que no han sido con­vo­ca­dos. Los con­vo­co a rom­per lo que no sir­ve, a per­pe­trar los robos nece­sa­rios y recu­pe­rar lo per­di­do. Los con­vo­co a cagar­se en el mie­do y a patear las puer­tas don­de ence­rra­dos están los con­de­na­dos. Los con­vo­co a abrir las cár­ce­les, a ven­ti­lar las tum­bas y a levan­tar las cala­ve­ras de los her­ma­nos heri­dos de muer­te. Los con­vo­co a abra­zar­se en las pla­zas del país, a escri­bir los muros y a fusi­lar a los fusi­la­do­res. Los con­vo­co a no atar nada sino a des­pe­da­zar las cade­nas. Los con­vo­co a agi­tar ban­de­ras y colo­res y correr libe­ra­dos por las calles y por los cam­pos húme­dos de rocío. Los con­vo­co a ser sin­ce­ros, a putear a los hijos de puta, a des­obe­de­cer al tirano; a amar sin lími­tes y a odiar. Y si a esta con­vo­ca­to­ria por impo­lí­ti­ca no con­cu­rre nadie ¡mala leche! Que­dan enton­ces con­vo­ca­dos al entie­rro de la vida del que tuvo esta pési­ma idea. Si a esta con­vo­ca­to­ria vie­nen algu­nos, no impor­ta, en la pró­xi­ma sere­mos más. Y si a esta con­vo­ca­to­ria vie­nen todos los con­vo­ca­dos, la cor­du­ra habrá inva­di­do en revo­lu­ción nues­tro país para siempre”.

Osval­do Agus­tín CAMBIASSO (El Viejo)
Nació en el pue­blo de Sol­di­ni, pro­vin­cia de San­ta Fe, el 24 de enero de 1941. Sus padres eran agri­cul­to­res y pero­nis­tas. Cur­só el cole­gio pri­ma­rio en el mis­mo pue­blo y el secun­da­rio en el Cole­gio Cris­to Rey de la ciu­dad de Rosa­rio. Sus estu­dios uni­ver­si­ta­rios los efec­ti­vi­zó en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal del Lito­ral, en San­ta Fe, don­de egre­só con el títu­lo de inge­nie­ro quí­mi­co. En esa facul­tad fue inves­ti­ga­dor, pro­fe­sor y con ante­rio­ri­dad mili­tan­te uni­ver­si­ta­rio en la Unión de Estu­dian­tes del Lito­ral (UEL), inte­grán­do­se a los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios del pero­nis­mo pri­me­ro y con­cre­ta­men­te a Mon­to­ne­ros, des­pués. En 1971 –dic­ta­du­ra de Lanus­se- cayó dete­ni­do lue­go de un gra­ve acci­den­te auto­mo­vi­lís­ti­co que lo tuvo como pro­ta­go­nis­ta (cuan­do se tiro­teó nada menos que con dos patru­lle­ros y un heli­cóp­te­ro) y fue a parar más muer­to que vivo a la cár­cel de Coron­da (San­ta Fe). Para sor­pre­sa de sus car­ce­le­ros y sus com­pa­ñe­ros de infor­tu­nio, cuan­do todos espe­ra­ban su muer­te, sanó de las múl­ti­ples heri­das y evi­tó las infec­cio­nes con su pro­pia sali­va. Salió en liber­tad en mayo de 1973 lue­go de la amnis­tía pre­si­den­cial. En 1975 vuel­ve a ser dete­ni­do (pasa por Raw­son y Case­ros) has­ta el 17 de noviem­bre de 1982 en que obtie­ne el bene­fi­cio de la liber­tad vigi­la­da, debi­do a su pre­ca­rio esta­do de salud –con pro­ble­mas en el cora­zón- y a la pre­sión des­de el exte­rior ejer­ci­da por Amnesty Inter­na­cio­nal, la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y varios paí­ses euro­peos. Pero en tan­to estu­vo encar­ce­la­do fue el jefe natu­ral de todos los pre­sos pero­nis­tas en cau­ti­ve­rio. Un com­pa­ñe­ro lo defi­nió como “un típi­co pai­sano de un pue­blo chi­co de la pam­pa grin­ga, cacha­zu­do y bien­hu­mo­ra­do, exce­len­te juga­dor de Go y aún lo recuer­do ense­ñan­do his­to­ria sen­ta­do en el patio car­ce­la­rio, como uno de esos raros pro­fe­so­res que­ri­dos en la secun­da­ria y tam­bién me acuer­do de su deli­ran­te gus­to por hun­dir los sala­mi­nes en el pote de la mer­me­la­da”. Lo pri­me­ro que “El Vie­jo” ó “Cara de Lápiz”, como cari­ño­sa­men­te lo lla­ma­ban sus com­pa­ñe­ros, orga­ni­za en liber­tad, es la “Agru­pa­ción Pero­nis­ta por la Libe­ra­ción”, ver­sión rosa­ri­na de Intran­si­gen­cia y Movi­li­za­ción Pero­nis­ta (IMP). Su her­ma­na Ethel recuer­da un diá­lo­go con Osval­do Cam­bias­so cuan­do ella se preo­cu­pa­ba por la vida del mili­tan­te pero­nis­ta: “¿Crees que no le temo a la muer­te? Pero más terri­ble es la injus­ti­cia, her­ma­ni­ta…”. El sába­do 14 de mayo de 1983 fue secues­tra­do a gol­pes jun­to a su com­pa­ñe­ro de mili­tan­cia, Eduar­do Daniel Perei­ra Ros­si en el bar “Mag­num”, sito en Cór­do­ba al 2787 de la ciu­dad de Rosa­rio, por cin­co hom­bres de civil arma­dos. Se los lle­van. Un cla­mor popu­lar se levan­ta por toda la Argen­ti­na pidien­do su apa­ri­ción con vida. El mar­tes 17 una mar­cha de más de mil per­so­nas, se reúnen en la rosa­ri­na Pla­za 25 de Mayo y reco­rren la pea­to­nal Cór­do­ba has­ta Espa­ña. Lle­gan a la sede del Arzo­bis­pa­do de Rosa­rio: cla­man por la liber­tad de los secues­tra­dos; allí los atien­de el obis­po Auxi­liar, Heral­do Barot­to que les dice: “Yo no pue­do hacer nada: algo habrán hecho”. Los de Cam­bias­so y Perei­ra Ros­si, serán unos de los últi­mos ase­si­na­tos de la dic­ta­du­ra mili­tar; los cuer­pos de ambos apa­re­cen con sig­nos de tor­tu­ra y dopa­je pre­vio y dis­pa­ros des­de muy cor­ta dis­tan­cia, en la loca­li­dad de Lima, pro­vin­cia de Bue­nos Aires. El Ejér­ci­to y la poli­cía pro­vin­cial inten­tan una patra­ña más para jus­ti­fi­car­se, (un com­ba­te inexis­ten­te) que ya a esa altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos nadie cree. Algu­nos de los poli­cías que inter­vi­nie­ron en el ase­si­na­to fue­ron Luis Abe­lar­do Pat­ti (con el tiem­po inten­den­te de Esco­bar), Rodol­fo Dié­guez y Juan Spa­ta­ro, lue­go libe­ra­dos por “fal­ta de méri­tos”. Los res­tos mor­ta­les de Cam­bias­so fue­ron inhu­ma­dos en Rosa­rio el sába­do 21 de mayo de 1983, lo que dio moti­vo a una cara­va­na fúne­bre de más de 150 per­so­nas que pese al cli­ma de terror crea­do por las auto­ri­da­des, mar­cha­ron desa­fian­tes lle­van­do el cajón a pul­so y envuel­to en una ban­de­ra argen­ti­na en tan­to hacían la “V” de la vic­to­ria. Por otra par­te en febre­ro de 2006, apa­re­ció entre los docu­men­tos secre­tos des­cla­si­fi­ca­dos de los EE.UU., la par­ti­ci­pa­ción de Luis Abe­lar­do Pat­ti en el gru­po de tareas que ase­si­nó a ambos mili­tan­tes pero­nis­tas. El 1º de junio de 2006, la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos bonae­ren­se pidió la reaper­tu­ra de la cau­sa. Siem­pre en rela­ción a este ase­si­na­to, a media­dos de sep­tiem­bre de 2018, la Cáma­ra Fede­ral de Ape­la­cio­nes de Rosa­rio, ases­tó un nue­vo revés judi­cial al ex jefe del Des­ta­ca­men­to 121 de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to –Víc­tor Hugo “Chuly” Rodrí­guez- tras revo­car­le el inten­to de des­vin­cu­la­ción pro­ce­sal dic­ta­do por el juez de San Nico­lás Car­los Villa­fuer­te Ruzo en el mar­co de la cau­sa por el secues­tro, tor­tu­ra y ase­si­na­to de este mili­tan­te del pero­nis­mo revolucionario. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *