Perú. Redis­tri­bu­ción en tiem­pos de pan­de­mia: per­ti­nen­cia de un impues­to soli­da­rio (a la riqueza)

César Cas­ti­llo Gar­cía* y Luan Sán­chez Pérez* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de mayo de 2020

La deci­sión de incre­men­tar los impues­tos siem­pre ha sido polé­mi­ca. Una medi­da de este tipo pone a ciu­da­da­nos de dis­tin­tas posi­cio­nes polí­ti­cas a dis­cu­tir sobre la legi­ti­mi­dad y, más aún, la fun­cio­na­li­dad del incre­men­to de una tasa de impues­tos para la esta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía nacio­nal. Hace algu­nas sema­nas, el Pre­si­den­te del Con­se­jo de Minis­tros anun­ció la posi­bi­li­dad de crear un impues­to soli­da­rio (IS) para finan­ciar par­te de las accio­nes que el Gobierno está rea­li­zan­do de cara a la pan­de­mia. Aun no se ha pre­sen­ta­do nin­gún pro­yec­to ni menos aún deba­ti­do la pro­pues­ta en el foro Legis­la­ti­vo; sin embar­go, muchos espe­cia­lis­tas, polí­ti­cos y perio­dis­tas no han tar­da­do en pro­nun­ciar­se. En medio del deba­te, diver­sas voces han olvi­da­do pre­gun­tas per­ti­nen­tes como: ¿exis­te real­men­te la nece­si­dad de un IS? ¿Cuá­les debe­rían ser sus con­di­cio­nes y a quié­nes debe­ría estar diri­gi­do este IS?

Los pan­fle­ta­rios que se han hecho de colum­nas en los dia­rios “impor­tan­tes” no han hecho más que oscu­re­cer el deba­te. Esta pro­pues­ta no es una arre­me­ti­da socia­lis­ta la que vivi­mos, ni mucho menos la pro­pues­ta del IS es la som­bra de un tota­li­ta­ris­mo ram­pan­te. El incre­men­to de los gas­tos guber­na­men­ta­les para enfren­tar la emer­gen­cia sani­ta­ria ha lan­za­do a muchos gobier­nos a ensa­yar medi­das de finan­cia­mien­to. Entre nues­tros veci­nos, el legis­la­ti­vo uru­gua­yo apro­bó el impues­to de emer­gen­cia sani­ta­ria COVID-19 que afec­ta de mane­ra esca­lo­na­da al ingre­so de los fun­cio­na­rios que per­ci­ben más de US$2,760 (120,000 pesos uru­gua­yos). Dicha medi­da tie­ne como fina­li­dad crear un Fon­do Soli­da­rio COVID-19 para cubrir gas­tos de pro­tec­ción, pre­ven­ción, miti­ga­ción, y reha­bi­li­ta­ción. En Colom­bia se apro­bó un impues­to simi­lar que afec­ta­ría a cer­ca de 21,200 ser­vi­do­res públi­cos (1,8% del total del empleo esta­tal colom­biano) que reci­ben un ingre­so men­sual por enci­ma de US$ 2,500 (10 millo­nes de pesos colombianos).

En ambos casos, el impues­to bus­ca pro­veer los fon­dos que se deja­rán de per­ci­bir por la reduc­ción de la recau­da­ción duran­te cua­ren­te­na. Estas medi­das ope­ran reorien­tan­do par­te de las car­gas sala­ria­les esta­ta­les hacia otros usos que dichos gobier­nos deben asu­mir en lo inme­dia­to. La racio­na­li­dad de esta medi­da se expli­ca por lo siguien­te: (1) en épo­cas de cua­ren­te­na el úni­co emplea­dor que no se detie­ne es el Esta­do y (2) la par­te de la remu­ne­ra­ción esta­tal cap­ta­da por el impues­to ingre­sa­rá a la eco­no­mía como for­ma de gas­to públi­co, en reem­pla­zo del con­su­mo que ya se habría des­ace­le­ra­do debi­do al des­em­pleo y a la con­trac­ción productiva.

¿En Perú tene­mos razo­nes para apli­car un nue­vo impuesto? 

Has­ta el momen­to el pre­su­pues­to des­ti­na­do para la emer­gen­cia ascien­de a un poco más de 5.5 mil millo­nes de soles. De los cua­les, sólo 6.6% son recur­sos reorien­ta­dos de otras par­ti­das pre­su­pues­ta­les; mien­tras que, el res­to es resul­ta­do de los decre­tos supre­mos y de urgen­cia emi­ti­dos duran­te la emer­gen­cia. Adi­cio­nal­men­te, el Gobierno ha inyec­ta­do 30 mil millo­nes de soles para el plan de Reac­ti­va­ción Pro­duc­ti­va. Ini­cia­do el segun­do tri­mes­tre del año, el recuen­to suma 35, 5 mil millo­nes de soles ¡Cer­ca del 20% del pre­su­pues­to total apro­ba­do el año pasa­do y un poco más del 27% de los fon­dos pen­sa­dos para EL gas­to corrien­te y pago de deu­das del Gobierno gene­ral para este año!

Según la SUNAT, sólo el Gobierno Cen­tral ha regis­tra­do una caí­da anual de 3% en los ingre­sos tri­bu­ta­rios en el pri­mer tri­mes­tre del 2020 y sólo en mar­zo la dis­mi­nu­ción fue de 16.4% (estos valo­res no inclu­yen la caí­da regis­tra­da por los gobier­nos regio­na­les ni loca­les). Aho­ra vea­mos cuán­tos flu­jos adi­cio­na­les se han regis­tra­do para finan­ciar este incre­men­to de nece­si­da­des. Por un lado, a ini­cios de abril se anun­ció un prés­ta­mo de cer­ca de US$ 36.3 millo­nes por par­te del Ban­co Mun­dial, lue­go hacia el 16 del mis­mo se sumó la dona­ción de USAID por un mon­to de US$ 2.5 millo­nes y simul­tá­nea­men­te se emi­tió deu­da en for­ma de bonos sobe­ra­nos por un mon­to de US$ 3 mil millo­nes. En suma, tene­mos un total de US$ 3.038 mil millo­nes o más de 10.3 mil millo­nes de soles que repre­sen­ta un 5.8% del pre­su­pues­to para el 2020. 
 
¿El Gobierno pien­sa seguir emi­tien­do deu­da para finan­ciar esta emer­gen­cia o aca­so toma­rá los fon­dos des­ti­na­dos a la inver­sión públi­ca (cer­ca de 47.5 mil millo­nes de soles)? En esta dis­yun­ti­va, se hace atrac­ti­va la alter­na­ti­va de un impues­to. A fines de abril, miem­bros del Poder Eje­cu­ti­vo sos­tu­vie­ron que para cubrir el posi­ble défi­cit se apli­ca­ría un impues­to soli­da­rio sobre los mayo­res ingre­sos. Has­ta ese momen­to, lo expre­sa­do por el pre­si­den­te del Con­se­jo de Minis­tros da a entre­ver que este regi­rá para todos los tra­ba­ja­do­res con ingre­sos mayo­res a los 10 mil soles (US$ 2,941 apro­xi­ma­da­men­te). La recau­da­ción pro­yec­ta­da sería entre 200 y 300 millo­nes de soles (Si todo el impues­to se vol­vie­se gas­to públi­co amor­ti­gua­ría la caí­da del PBI en un 0.1%,). 

Una medi­da de este tipo poo­see tres pro­ble­mas: (1) un impues­to al ingre­so no tie­ne sen­ti­do por­que se espe­ra una alta con­trac­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca pro­vo­can­do que los ingre­sos sala­ria­les no serían per­ci­bi­dos por los tra­ba­ja­do­res que con­for­man la base impo­ni­ble, (2) aún si se recu­pe­ra los empleos per­di­dos duran­te la cua­ren­te­na, los recor­tes de suel­dos y sala­rios gene­ra­rían una reduc­ción del con­su­mo pri­va­do (este repre­sen­ta 64.5% del PBI), y (3) una reduc­ción el con­su­mo pri­va­do ace­le­ra­ría aún más la caí­da del apa­ra­to pro­duc­ti­vo nacio­nal. Estos efec­tos nega­ti­vos deben ser acla­ra­dos por par­te del Gobierno más allá de la arre­me­ti­da ideo­ló­gi­ca de eco­no­mis­tas, empre­sa­rios y pan­fle­ta­rios cuyo recla­mo se resu­me en la expre­sión: “¡apli­car impues­tos siem­pre es malo!” o el idén­ti­co “(…) la lite­ra­tu­ra exis­ten­te dice que los impues­tos redu­cen el cre­ci­mien­to”. Estas son solo tina­jas moja­das sin nin­gu­na gota de vino. Si el pro­ble­ma es obte­ner fon­dos y la medi­da pen­sa­da la crea­ción de un IS, a con­ti­nua­ción suge­ri­mos a quié­nes debe estar dirigido. 

Si se deci­de poner un impues­to en este con­tex­to ¿qué gru­po debe­ría con­for­mar la base imponible?

En tér­mi­nos de equi­dad y redis­tri­bu­ción, si se con­si­de­ra­se un IS este debe­ría estar diri­gi­do a la rique­za, es decir, al acer­vo de pro­pie­da­des de los más ricos del Perú (valor eco­nó­mi­co acu­mu­la­do a lo lar­go del tiem­po has­ta el pre­sen­te y pro­cli­ve a cre­cer en el futu­ro) y no a los ingre­sos, como muchos exper­tos han suge­ri­do. Los ingre­sos son un flu­jo en un perio­do de tiem­po dado, mien­tras que la rique­za es un stock que ha sido con­se­gui­do gra­cias a la acu­mu­la­ción de múl­ti­ples flu­jos de ingre­so. En una cri­sis, los ingre­sos son los pri­me­ros en ser afec­ta­dos por ser un flu­jo sema­nal, quin­ce­nal o men­sual. Mien­tras que la rique­za es un stock que podría no ver­se afec­ta­do ante la cri­sis y que sería la sal­va­guar­da ante la reduc­ción de nues­tros ingre­sos como el caso de nues­tros aho­rros (CTS, pen­sio­nes, pro­pie­da­des, etc.). En con­se­cuen­cia, el impues­to debe­ría foca­li­zar­se en los hoga­res y per­so­nas que tie­nen gran rique­za acu­mu­la­da (y no nece­sa­ria­men­te los que per­ci­ben el mayor ingre­so men­sual) pues tie­nen mayor capa­ci­dad de gasto.

Cabe pre­gun­tar­se, ¿quié­nes son los más ricos en el Perú? De acuer­do con las dis­cu­sio­nes, muchos ana­lis­tas han cita­do la Encues­ta Nacio­nal de Hoga­res (ENAHO) como un medio fia­ble para cal­cu­lar quié­nes serían los lla­ma­dos a apor­tar al IS. Es ver­dad que la ENAHO es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de infor­ma­ción sobre los ingre­sos y los gas­tos de los hoga­res perua­nos. Ade­más, es una base de datos uti­li­za­da para la foca­li­za­ción la pobla­ción más vul­ne­ra­ble y pobre bene­fi­cia­ria de las polí­ti­cas socia­les. Sin embar­go, no es fia­ble si se la quie­re uti­li­zar para iden­ti­fi­car a los hoga­res más ricos: la meto­do­lo­gía de cons­truc­ción de dicha base no corri­ge el subre­por­te de ingre­sos. ¿Esto qué quie­re decir? La ENAHO se cons­tru­ye a par­tir de una mues­tra de hoga­res que es repre­sen­ta­ti­va de la tota­li­dad del país (para que los datos pue­dan ser gene­ra­li­za­dos). No obs­tan­te, una falen­cia téc­ni­ca de la encues­ta es que cuan­do se visi­ta a las fami­lias con los ingre­sos más altos para rea­li­zar­les las pre­gun­tas, estas deci­den no res­pon­der y dejan un vacío den­tro de la muestra. 

Por ejem­plo, según la ENAHO el hogar peruano con los mayo­res ingre­sos el 2016 estu­vo ubi­ca­do en el dis­tri­to lime­ño de San Isi­dro y tuvo un Ingre­so Bru­to Total de 1.134.459 soles (337.938.338 dóla­res). Más de la mitad de este ingre­so venía del Ingre­so Labo­ral (694.101 soles o 61%), segui­do por el Ingre­so de Capi­tal que corres­pon­día a más del ter­cio del ingre­so total (426.982 soles o 37.6%). Si com­pa­ra­mos este dato con el pun­te­ro del ran­king de los perua­nos más ricos ela­bo­ra­do por la Revis­ta For­bes, espe­cia­lis­ta en apro­xi­mar el patri­mo­nio de ricos y famo­sos3 encon­tra­mos que tres perua­nos pre­sen­tan una rique­za supe­rior a los mil millo­nes (o un billón) de dóla­res. El líder de la tabla alcan­zó una for­tu­na de 1600 millo­nes o 1.6 billo­nes de dóla­res ame­ri­ca­nos. Si com­pa­ra­mos ambos valo­res, vemos que el suje­to más rico del Perú según For­bes tie­ne una for­tu­na equi­va­len­te a casi 47 345 veces el Ingre­so Bru­to Total del hogar más rico según la ENAHO para el 2016. Este valor nos da idea de lo lejos que está la ENAHO de poder repre­sen­tar fiel­men­te a este exclu­si­vo y pudien­te gru­po de hoga­res peruanos. 

En con­se­cuen­cia, esti­mar la base impo­si­ti­va del IS con los datos de la ENAHO sería un terri­ble error por tres razo­nes. Pri­me­ro, las pre­gun­tas de la ENAHO pri­vi­le­gian los datos aso­cia­dos con los flu­jos de ingre­sos y no inten­ta medir la rique­za de un hogar. Segun­do, la ENAHO no tie­ne la capa­ci­dad de esti­mar el núme­ro de hoga­res con los ingre­sos más altos del país por­que, en la prác­ti­ca, no inclu­yen a este gru­po den­tro de su mues­tra. Por últi­mo, y más impor­tan­te aún, por­que esti­mar un ingre­so pro­me­dio sobre la base de la estruc­tu­ra de ingre­sos de la ENAHO indu­ce a sub­va­lo­rar el ingre­so pro­me­dio total a nivel nacio­nal, al excluir los ingre­sos más altos (es decir, el ingre­so pro­me­dio cal­cu­la­do está mucho más aba­jo que el ingre­so pro­me­dio real). En otras pala­bras, se colo­ca­ría un impues­to soli­da­rio a per­so­nas que, si se hubie­se inclui­do a los hoga­res ricos, no les corres­pon­de­ría apor­tar por­que esta­rían por deba­jo del ingre­so pro­me­dio requerido.

Gra­cias a meto­do­lo­gías alter­na­ti­vas a la ENAHO, pre­sen­ta­mos el núme­ro de adul­tos según ran­gos de rique­za4 para el Perú sobre la base de los esti­ma­dos del Cre­dit Suis­se para los años 2016 al 2018. Para el 2018, de los 20 millo­nes de adul­tos poco menos de 500 mil con­ta­ban con una rique­za entre los 100 mil y el millón de dóla­res y poco más de 40 mil osten­ta­ban una rique­za de más de un millón de dóla­res. Cla­ra­men­te, en el Perú hay millo­na­rios y ellos son los lla­ma­dos a apor­tar al IS, tal y como lo expre­só el Pre­si­den­te Viz­ca­rra en su ya cono­ci­do hora­rio vespertino.

A pesar de todo, ¿es via­ble esta medi­da en la actualidad?

Sal­vo el Pro­yec­to de Ley 4887 pre­sen­ta­do el 24 de mar­zo por el Gru­po Par­la­men­ta­rio del FREPAP, no hay otra ini­cia­ti­va refe­ri­da a la tasa­ción de las gran­des for­tu­nas o al cobro de impues­tos diri­gi­dos al valor del patri­mo­nio inmo­bi­lia­rio decla­ra­dos en libros con­ta­bles. Esta pro­pues­ta con­si­de­ra tres umbra­les de rique­za: 1, 10 y 50 millo­nes de soles. Y para cada umbral apli­ca tasas a inter­va­los de 0.22%-1%, 1%-2% y 2%-3% sobre el mon­to regis­tra­do que se encuen­tre por enci­ma de cada umbral. Lamen­ta­ble­men­te, dicha pro­pues­ta care­ce de sus­ten­to téc­ni­co y no par­te de nin­gún esti­ma­do oficial.

Algu­nos crí­ti­cos sos­tie­nen que un impues­to a la rique­za solo gene­ra­ría incre­men­tos de la eva­sión tri­bu­ta­ria, espe­cial­men­te en eco­no­mías peri­fé­ri­cas e infor­ma­les como la perua­na. Por ello, reco­mien­dan refor­mas ins­ti­tu­cio­na­les que hagan más efi­cien­te la recau­da­ción sin incre­men­tar los impues­tos. Sin embar­go, no exis­te con­tra­fac­tual que con­fir­me un aumen­to en la capa­ci­dad de recau­da­ción sin incre­men­tar las tasas impo­si­ti­vas. Otros se refie­ren a los des­in­cen­ti­vos a la inver­sión que gene­ran los impues­tos. Esta últi­ma apro­xi­ma­ción olvi­da que par­te de los stocks que com­po­nen la rique­za no gene­ran valor agre­ga­do alguno (p.e. valo­res finan­cie­ros e inmue­bles que no están conec­ta­dos con la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va, com­pras sun­tua­rias, pie­zas de arte, etc.). No toda ganan­cia de capi­tal es nece­sa­ria­men­te (re)invertida. 

Final­men­te, ante la obser­va­ción de que no exis­ten datos sufi­cien­tes para crear un impues­to a la rique­za, plan­tea­mos que la caren­cia de esti­ma­dos ofi­cia­les se pue­de rever­tir uti­li­zan­do la infor­ma­ción que ya exis­te en las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas: SUNAT regis­tra los altos ingre­sos de capi­tal en la base de Prin­ci­pa­les Con­tri­bu­yen­tes, SBS y SMV poseen infor­ma­ción finan­cie­ra y con­ta­ble de los gran­des patri­mo­nios de per­so­nas jurí­di­cas. Al final, las razo­nes en con­tra de un IS a la rique­za poseen un tin­te más polí­ti­co que técnico.

— — — — — — — — — — — — — — — -

  1. Estu­dian­te del MA de Eco­no­mía, New School for Social Research.
  2. Licen­cia­da en Eco­no­mía, Uni­ver­si­dad del Paci­fi­co y Egre­sa­da de la Maes­tría en Socio­lo­gía, Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca del Perú.
  3. Su meto­do­lo­gía inclu­ye el valor de capi­ta­li­za­ción de mer­ca­do de las empre­sas en la que estas per­so­nas tie­nen par­ti­ci­pa­ción por medio de accio­nes. En ese sen­ti­do, el valor de la rique­za depen­de de los pre­cios de las accio­nes en el mer­ca­do bur­sá­til en una fecha espe­ci­fi­ca del año, este fac­tor con­tex­tual hace que los valo­res esti­ma­dos varíen depen­dien­do de las ten­den­cias de los mer­ca­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Tan­to los datos de ingre­so como los del ran­king For­bes fue­ron toma­dos extraí­dos del libro Rique­za y Des­igual­dad en el Perú. Una visión pano­rá­mi­ca de Alar­co, Cas­ti­llo y Lei­va (2019).
  4. La rique­za pro­duc­ti­va total inclu­ye la acti­vos pro­duc­ti­vos y financieros.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *