Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿Catas­tro­fis­mo anticapitalista?

Por Ati­lio A. Boron, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 mayo 2020

A veces me acu­san de ape­lar a diag­nós­ti­cos catas­tro­fis­tas para tra­tar de demos­trar lo que los ideó­lo­gos ofi­cia­les del sis­te­ma (los Var­gas Llo­sa y com­pa­ñía, nuclea­dos en la Fun­da­ción Liber­tad) con­si­de­ran absur­do o extra­va­gan­te: que en el hori­zon­te del capi­ta­lis­mo se vis­lum­bre la posi­bi­li­dad de su ocaso.

Tal como lo he dicho en repe­ti­das oca­sio­nes no será una pan­de­mia la que vaya a derri­bar­lo sino la lucha de las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas empe­ña­das en cons­truir un mun­do mejor. Pero no deja de ser un dato sig­ni­fi­ca­ti­vo que Foreign Affairs, la cen­te­na­ria revis­ta del Coun­cil on Foreign Rela­tions, haya publi­ca­do un núme­ro espe­cial, antes de la pan­de­mia, dedi­ca­do a los gra­ves desa­fíos que enfren­ta el capi­ta­lis­mo. La ilus­tra­ción de la por­ta­da es mag­ní­fi­ca: allí está el toro emble­má­ti­co de Wall Street súbi­ta­men­te para­li­za­do fren­te a un inson­da­ble abis­mo cuyo bor­de comien­za a res­que­bra­jar­se. El vere­dic­to final de esta crí­ti­ca coyun­tu­ra, la más gra­ve enfren­ta­da por el capi­ta­lis­mo des­de 1929, será sen­ten­cia­do por la lucha de cla­ses. Pero la gra­ve preo­cu­pa­ción que tra­sun­ta esta publi­ca­ción es un cla­ro indi­cio de que los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos de la bur­gue­sía impe­rial y sus gran­des estra­te­gas sien­ten que hay un espec­tro que ron­da no sólo por Euro­pa sino por todo el mun­do: el espec­tro del pos-capi­ta­lis­mo. No se lo divi­sa aún con pre­ci­sión por­que esta­mos en medio de la bata­lla. Pero la posi­bi­li­dad de una recons­truc­ción pos-capi­ta­lis­ta, o tal vez “pro­to­so­cia­lis­ta”, de las socie­da­des con­tem­po­rá­neas es algo que no pue­de ser subestimado.

Por eso la dere­cha mun­dial se ha pues­to en guar­dia, y su fino ins­tin­to le ha dicho se enfren­ta a un peli­gro de iné­di­tas pro­por­cio­nes. Fal­ta saber si las cla­ses y capas popu­la­res y sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos caen tam­bién en la cuen­ta de que el sis­te­ma ya care­ce el vigor de anta­ño, que está lejos de ser inex­pug­na­ble y que pue­de ser derro­ta­do. La pan­de­mia no fue quien ori­gi­nó la cri­sis, pues ésta venía ges­tán­do­se des­de antes. Lo que sí hizo fue correr, con mor­tí­fe­ro impul­so, el telón que ocul­ta­ba sus enor­mes con­tra­dic­cio­nes y debi­li­da­des, que aho­ra son per­ci­bi­das por (casi) todos. La rápi­da disi­pa­ción del feti­chis­mo carac­te­rís­ti­co de la socie­dad bur­gue­sa ha hecho que gran­des sec­to­res de las masas popu­la­res per­ci­ban o intu­yan que se pue­de correr el lími­te de lo posi­ble mucho más allá de lo que se ima­gi­na­ban has­ta hace unos pocos meses. Y esta con­vic­ción está en la base de toda pra­xis genui­na­men­te revo­lu­cio­na­ria. Oja­lá que no se malo­gre esta excep­cio­nal opor­tu­ni­dad para cons­truir un mun­do mejor

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *