Para­guay. Esta­do incum­ple repa­ra­ción a Ernes­to Bení­tez en caso de tor­tu­ra denun­cia­do a la CIDH

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2020

Asun­ción. (Codehupy). La Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos (Codehupy) en repre­sen­ta­ción de Ernes­to Bení­tez, víc­ti­ma de tor­tu­ra por agen­tes del Esta­do en 2003, ele­va­rá un infor­me al Comi­té de Dere­chos Huma­nos de Nacio­nes Uni­das, sobre el incum­pli­mien­to del Esta­do Para­gua­yo en rela­ción al acuer­do de repa­ra­ción que se había esta­ble­ci­do para fina­les de abril de este año en favor de la víc­ti­ma.

El Esta­do Para­gua­yo acep­tó la res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal por el hecho de tor­tu­ra esta­ble­ci­da en el dic­ta­men del Comi­té de Dere­chos Huma­nos de Nacio­nes Uni­das, y acor­dó pro­por­cio­nar a la víc­ti­ma una repa­ra­ción ínte­gra, que inclu­ya una indem­ni­za­ción ade­cua­da. Sin embar­go, el Minis­te­rio de Hacien­da no ha libe­ra­do los fon­dos aun cuan­do el pro­pio Poder Eje­cu­ti­vo median­te decre­to 295419 apro­bó los tér­mi­nos de la repa­ra­ción, lue­go de 7 años de diá­lo­go e inter­cam­bio entre las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do y la víc­ti­ma, median­te su repre­sen­tan­te, la CODEHUPY.

Cabe des­ta­car que los trá­mi­tes tie­nen movi­mien­to interno, pero teñi­dos de una buro­cra­cia exce­si­va e incon­du­cen­te, por lo cual no se está ante la fal­ta de recur­sos o con retra­sos sus­ci­ta­dos por el abor­da­je de la pan­de­mia.

El caso alcan­zó un acuer­do de repa­ra­ción ya en diciem­bre del 2019, entre el Esta­do y Ernes­to Bení­tez; el pro­pio vice­pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Hugo Veláz­quez, en su carác­ter de pre­si­den­te de la Comi­sión Inter­ins­ti­tu­cio­nal Eje­cu­ti­va res­pon­sa­ble del Cum­pli­mien­to de Sen­ten­cias y otros com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les en mate­ria de Dere­chos Huma­nos (CICSI) fue quien pre­si­dió la fir­ma del acuer­do, que sigue sin cum­plir­se a pesar de haber fene­ci­do el pla­zo pre­vis­to.

Otro fac­tor impor­tan­te que no se está tenien­do en cuen­ta es que, Ernes­to Bení­tez, al igual que otras miles de per­so­nas, se ha vis­to afec­ta­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca que enfren­ta el país en este con­tex­to de pan­de­mia, y pre­ci­sa de esta indem­ni­za­ción para hacer fren­te a esta reali­dad, y a las con­se­cuen­cias que los hechos del caso le pro­du­je­ron a su vida y a su salud.

Ante­ce­den­tes cro­no­ló­gi­cos del caso

Ernes­to Bení­tez es edu­ca­dor y tra­ba­ja­dor agrí­co­la de la colo­nia Táva Gua­ra­ní. Es miem­bro de la Coor­di­na­do­ra de Pro­duc­to­res Agrí­co­las de San Pedro Nor­te (CPA – SPN), y en aquel enton­ces (2003) se desem­pe­ña­ba como coor­di­na­dor del área de edu­ca­ción. El cul­ti­vo y la comer­cia­li­za­ción del cedrón tuvie­ron apo­yo del gobierno en sus ini­cios, sin embar­go, en 2002 el Gobierno trans­fi­rió la comer­cia­li­za­ción al sec­tor pri­va­do, lo que moti­vó una caí­da de los pre­cios y un exce­den­te de pro­duc­ción no comer­cia­li­za­da que aca­rrea­ron pér­di­das a los pro­duc­to­res.

Lue­go de varios inten­tos de nego­cia­ción de par­te de los pro­duc­to­res cam­pe­si­nos con el Esta­do, en el 2003 tras varias movi­li­za­cio­nes cam­pe­si­nas en San­ta Rosa del Agua­ray, Bení­tez fue víc­ti­ma de tor­tu­ra por agen­tes del Esta­do tras haber sido arres­ta­do lue­go de una mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta en con­tra del gobierno.

Ernes­to pre­sen­tó una denun­cia ante el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de Nacio­nes Uni­das, acom­pa­ña­do de la CODEHUPY en el 2012, el Comi­té remi­tió su dic­ta­men al Minis­te­rio del Inte­rior y al Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Para­guay sobre la vio­la­ción de sus dere­chos bási­cos.

Asi­mis­mo, la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos del Para­guay (CODEHUPY) había envia­do un Infor­me en el 2015 al Comi­té de Dere­chos Huma­nos, denun­cian­do que el Esta­do para­gua­yo seguía sin inves­ti­gar el caso de tor­tu­ra con­tra Bení­tez y casos de abu­sos con­tra cam­pe­si­nos.

Sie­te años des­pués de que el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das dic­ta­mi­na­ra a favor de este caso, el Minis­te­rio Públi­co anun­ció en julio de 2019, la reaper­tu­ra de la inves­ti­ga­ción de la denun­cia por tor­tu­ra y malos tra­tos que había pre­sen­ta­do.

En agos­to de 2019, Ernes­to Bení­tez decla­ró ante la Fis­ca­lía de Dere­chos Huma­nos en cum­pli­mien­to de la reaper­tu­ra de inves­ti­ga­ción en el caso de tor­tu­ra, de la que fue víc­ti­ma. Sen­tan­do como ante­ce­den­te por pri­me­ra vez, que Para­guay apli­ca la doc­tri­na de la Cosa Juz­ga­da Frau­du­len­ta, que es cuan­do, se deter­mi­na que un jui­cio no cum­plió con los requi­si­tos míni­mos esta­ble­ci­dos en ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les de pro­tec­ción de dere­chos huma­nos, es decir, que la inves­ti­ga­ción fue rea­li­za­da solo para cum­plir un pro­to­co­lo de for­ma­li­dad, no hubo un aná­li­sis y una inten­sión defi­ni­ti­va de poder lle­gar a la ver­dad y repa­rar los hechos con­cul­ca­dos en la bús­que­da pro­pia de la jus­ti­cia.

En diciem­bre últi­mo, se pro­ce­dió a la fir­ma del Acuer­do sobre Medi­das de Repa­ra­ción entre el Esta­do Para­gua­yo y Ernes­to Bení­tez Gama­rra. Con la fir­ma de este Acuer­do, el Esta­do Para­gua­yo acep­tó la res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal esta­ble­ci­da en el Dic­ta­men del Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das.

FUENTE: E’a‑Aty.Com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: