Méxi­co. La pan­de­mia y los dere­chos socia­les

Mario San­tia­go /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2020

“Lo urgen­te gene­ral­men­te aten­ta con­tra lo nece­sa­rio”. Esta fra­se –atri­bui­da a Mao Tse-Tung– es casi siem­pre acer­ta­da. Sin embar­go, lo urgen­te en Méxi­co, sal­var vidas duran­te la pan­de­mia, ha abier­to el deba­te en el país sobre la nece­si­dad de con­tar con un sis­te­ma de salud uni­ver­sal, efec­ti­vo y de cali­dad. Los hechos de corrup­ción, de una dimen­sión que raya en lo inve­ro­sí­mil, mina­ron duran­te años al sis­te­ma públi­co de salud y lo deja­ron al bor­de de la inuti­li­dad fren­te a la Covid-19. Esca­ses de camas de tera­pia inten­si­va, de médi­cos espe­cia­lis­tas e infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria y de un lar­go etcé­te­ra, colo­ca­ron a Méxi­co en los últi­mos luga­res de los paí­ses de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

Apu­ra­do por la emer­gen­cia, el gobierno ha equi­pa­do hos­pi­ta­les, con­tra­ta­do per­so­nal médi­co y des­ti­nan­do gran­des recur­sos con el pro­pó­si­to de vol­ver ope­ran­te el sis­te­ma de salud, anqui­lo­sa­do y divi­di­do en varias ins­ti­tu­cio­nes que otor­gan una aten­ción médi­ca dis­par. Es jus­to ese frac­cio­na­mien­to del sis­te­ma de salud nacio­nal (IMSS, ISSSTE, INSABI, Pemex, SEDENA y SEMAR) y de cada una de las 32 enti­da­des esta­ta­les lo que crea dife­ren­tes con­di­cio­nes de acce­so de la pobla­ción a estos ser­vi­cios.

Ade­más del pre­ca­rio sis­te­ma de sani­dad públi­ca, se hizo paten­te la muy diez­ma­da salud de los mexi­ca­nos: el 15 por cien­to pade­ce de obe­si­dad y dia­be­tes, lo que con­vier­te a este seg­men­to en poten­cial gru­po de ries­go fren­te a la pan­de­mia. No hay que ser muy pers­pi­caz para res­pon­sa­bi­li­zar a las refres­que­ras de esa otra pan­de­mia, mucho más mor­tí­fe­ra que la pro­pio Covid-19.

La empre­sa Coca-Cola, con el 47 por cien­to del mer­ca­do de bebi­das azu­ca­ra­das en Méxi­co, es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble del desas­tre, aun­que tam­bién es ver­dad que el gobierno mexi­cano no ha toma­do una sola medi­da efec­ti­va con­tra este vicio que nos enfer­ma y mata. Los más libe­ra­les, y no fal­tan, dirán que la res­pon­sa­bi­li­dad de inge­rir bebi­das azu­ca­ra­das recae en cada uno de noso­tros. No obs­tan­te, hay que recor­dar que en las zonas más mar­gi­na­das, jus­to ahí don­de hay menos edu­ca­ción y tra­ba­jo, se encuen­tran las con­cen­tra­cio­nes más gran­des de dia­be­tes oca­sio­na­das por la inges­ta dia­ria de esos pro­duc­tos.

La mayo­ría de los mexi­ca­nos no pode­mos acce­der a los ser­vi­cios de salud con los están­da­res que se espe­ra­rían de la deci­mo­ter­ce­ra eco­no­mía mun­dial. Y suce­de lo mis­mo con el res­to de los dere­chos socia­les: no con­ta­mos con un segu­ro de des­em­pleo, que sería de gran ayu­da en situa­cio­nes como la que esta­mos atra­ve­san­do, por ejem­plo.

La segu­ri­dad social, que impli­ca entre otras pres­ta­cio­nes, dere­cho a una jubi­la­ción, no garan­ti­za un reti­ro digno por edad avan­za­da. Tam­po­co se ha logra­do hacer efec­ti­vo el acce­so a la edu­ca­ción de cali­dad, a la ali­men­ta­ción, al agua pota­ble, ni a la vivien­da dig­na. Dere­chos que deter­mi­nan el bien­es­tar inte­gral de la pobla­ción.

El pro­ble­ma al que nos enfren­ta­mos, más allá de la urgen­cia en la aten­ción médi­ca, es al de haber mini­mi­za­do la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en la gene­ra­ción de las con­di­cio­nes bási­cas para ejer­cer los dere­chos de for­ma ple­na. No obs­tan­te, exis­te una solu­ción a todo esto, una muy sen­ci­lla en tér­mi­nos teó­ri­cos, pero muy com­pli­ca­da en tér­mi­nos fác­ti­cos: la redis­tri­bu­ción del ingre­so.

Méxi­co ocu­pa el quin­to lugar con más por­cen­ta­je de pobres de todo el con­ti­nen­te, según la Cepal, sólo por deba­jo de Hon­du­ras, Vene­zue­la, Nica­ra­gua y Gua­te­ma­la. Todos los avan­ces tras la Revo­lu­ción Mexi­ca­na pare­cen que­dar eclip­sa­dos por este úni­co hecho.

Los gran­des empre­sa­rios mexi­ca­nos bus­can la reduc­ción de la car­ga fis­cal. Esto inclu­so que­dó plas­ma­do en la Ley de Ingre­sos, refor­ma­da el año pasa­do, y que posi­bi­li­ta­ba la con­do­na­ción de impues­tos. Algu­nas de las medi­das toma­das has­ta hoy por la lla­ma­da cuar­ta trans­for­ma­ción, como des­en­mas­ca­rar a empre­sa­rios y polí­ti­cos corrup­tos que con­ti­núan con una visión egoís­ta, es fun­da­men­tal; sin embar­go, aún es pron­to para emi­tir un jui­cio sobre los efec­tos reales de estas accio­nes. En todo caso, éstas, por más super­fi­cia­les que parez­can, son impor­tan­tes para dar el siguien­te paso: que el gobierno apro­ve­che su legi­ti­mi­dad para bus­car una mejor redis­tri­bu­ción de la ren­ta nacio­nal. Redis­tri­bu­ción que por fuer­za cau­sa­ría resis­ten­cias.

No hay duda de que el cobro de impues­tos pro­gre­si­vos es la base de toda redis­tri­bu­ción jus­ta del ingre­so. Sólo así se pue­den finan­ciar los ser­vi­cios socia­les nece­sa­rios para el bien­es­tar gene­ral. Todo acto de jus­ti­cia social pare­ce pro­vo­car páni­co de los mer­ca­dos. Los más libe­ra­les dirán que el aumen­to de impues­tos pro­gre­si­vos ahu­yen­ta­ría al capi­tal. Empe­ro, muchos de ellos no podrían irse a nin­gún otro país a hacer nego­cios: aquí están las minas de pla­ta y cobre de Gru­po Méxi­co, aquí está la mina de litio más gran­de del mun­do y tam­bién Can­cún, uno de los des­ti­nos turís­ti­cos más impor­tan­tes del con­ti­nen­te.

En este momen­to pare­ce haber un con­sen­so en Méxi­co entre los más libe­ra­les y los que apues­tan por la cons­truc­ción de un Esta­do de bien­es­tar, en el que el sis­te­ma de salud sea una reali­dad y no sólo una nor­ma cons­ti­tu­cio­nal que no se ve garan­ti­za­da por el gas­to públi­co. Es el Esta­do el que tie­ne que hacer fren­te a la pan­de­mia y otor­gar ser­vi­cios de salud dig­na para todos, pero, ¿cómo se pue­de hacer eso sin una recau­da­ción de impues­tos sufi­cien­te?

Para lograr­lo, el ejer­ci­cio uni­ver­sal y efec­ti­vo del dere­cho a la salud, nues­tro mode­lo de refe­ren­cia debe ser el euro­peo. En los paí­ses de la Unión Euro­pea, los sis­te­mas de salud son en prin­ci­pio uni­ver­sa­les, por lo que no se limi­ta a los dere­cho­ha­bien­tes. En mate­ria de dere­chos socia­les, debe­mos dejar de imi­tar a Esta­dos Uni­dos. Nues­tro vecino del Nor­te, que ha acu­mu­la­do más rique­za que nin­gún otro en la his­to­ria, es el mis­mo don­de viven 27 millo­nes de per­so­nas que no cuen­tan con un segu­ro que les garan­ti­ce aten­ción sani­ta­ria míni­ma. Una vez pasa­da la cri­sis oca­sio­na­da por la Covid-19, una nue­va refor­ma fis­cal debe­ría poner­se en mar­cha en Méxi­co; una refor­ma que, de una vez por todas, pon­ga a Méxi­co en la sen­da de la igual­dad.

Mario San­tia­go*

*Doc­tor en dere­cho. Pro­fe­sor inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Tlax­ca­la

FUENTE: Con­tra Línea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *