Los polí­ti­cos del Régi­men vuel­ven a fijar­se en el ladri­llo para sal­var­nos de la cri­sis – La otra Anda­lu­cía

¿Qué pasa­rá con la nue­va nor­ma­li­dad, esa de la que tan­to se habla para cuan­do supe­re­mos la cri­sis de la COVID-19? Pues en mate­ria ambien­tal, algu­nas de las últi­mas pro­pues­tas para esa nue­va nor­ma­li­dad sue­nan a vie­ja nor­ma­li­dad, a no haber apren­di­do nada.

Aquí van dos afir­ma­cio­nes de nues­tros polí­ti­cos y polí­ti­cas en los últi­mos días:

La cons­truc­ción es pro­ba­ble­men­te el úni­co sec­tor que pue­da absor­ber a todos estos tra­ba­ja­do­res”Juan Manuel Moreno Boni­lla, pre­si­den­te de la Jun­ta de Anda­lu­cía, en refe­ren­cia a la pér­di­da de empleo por la cri­sis sani­ta­ria.

Para salir de esta cri­sis hay que “libe­rar sue­lo” por­que “par­te de la recu­pe­ra­ción ven­drá por la cons­truc­ción”Isa­bel Díaz-Ayu­so, pre­si­den­ta de la Comu­ni­dad de Madrid.

Aun­que la pan­de­mia actual ha evi­den­cia­do la nece­si­dad de no sub­es­ti­mar el impac­to del daño al medio ambien­te, pare­ce que los gober­nan­tes no extraen nin­gu­na lec­ción apren­di­da del pasa­do. Ade­más, con el Mar Menor al bor­de del colap­so o con tra­mos de la cos­ta anda­lu­za urba­ni­za­dos al 80%, uti­li­zar la cri­sis eco­nó­mi­ca deri­va­da del COVID-19 como fór­mu­la para reac­ti­var el ladri­lla­zo y el empleo pre­ca­rio a cor­to pla­zo es un error polí­ti­co cuyas mag­ni­tu­des ya cono­ce­mos de la ante­rior bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria.

Y la reali­dad es que has­ta en ocho comu­ni­da­des autó­no­mas se están pro­po­nien­do vie­jas prác­ti­cas para incen­ti­var de nue­vo el motor eco­nó­mi­co. En algu­nas de ellas, supe­di­tan­do las polí­ti­cas urba­nís­ti­cas por enci­ma de ges­tio­nar ade­cua­da­men­te el impac­to ambien­tal. Otras, si bien están en pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, podrían reper­cu­tir sobre el medio ambien­te por su filo­so­fía. Vea­mos los titu­la­res de la pren­sa estos días:

Podría­mos seguir así inde­fi­ni­da­men­te, repi­tien­do un man­tra que ya se ha uti­li­za­do en nues­tro país. Se uti­li­za de excu­sa la cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus para avan­zar en el pro­gre­so, aun­que las refor­mas pro­pues­tas no supon­drán mejo­ra social algu­na. Más bien al con­tra­rio, aumen­ta­rá la crea­ción de empleos cor­to­pla­cis­tas y de bajo per­fil, dis­mi­nui­rá la trans­pa­ren­cia en la par­ti­ci­pa­ción públi­ca y se ante­pon­drá el bene­fi­cio de unos pocos que, como siem­pre, sí sal­drán bene­fi­cia­dos de la cri­sis.

Y, de nue­vo, aquí van algu­nas pro­pues­tas para ges­tio­nar el sue­lo y el terri­to­rio de una mane­ra sos­te­ni­ble:

  • Debe ser prio­ri­ta­rio res­ca­tar el uso públi­co del sue­lo, recu­pe­rar los sue­los aptos para el cul­ti­vo, pre­ser­var la tie­rra, poten­ciar la bio­di­ver­si­dad, orde­nar el uso del terri­to­rio des­de el con­ven­ci­mien­to de que el sue­lo que pisa­mos es garan­tía de bene­fi­cio eco­nó­mi­co y defen­sa para futu­ras pan­de­mias.
  • Pre­ser­var los usos sos­te­ni­bles del terri­to­rio, fomen­tan­do la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como polí­ti­ca públi­ca enca­mi­na­da, úni­ca y exclu­si­va­men­te, a ali­men­tar a la pobla­ción en con­di­cio­nes de igual­dad y dig­ni­dad. Has­ta aho­ra hemos usa­do el sue­lo para pre­ser­var el mer­ca­do de la cons­truc­ción.
  • Recu­pe­rar la ges­tión inte­gral de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les: el agua, las ener­gías lim­pias o los resi­duos, apos­tan­do por la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca y recu­pe­ran­do la cul­tu­ra del agua.
  • Blin­dar el sue­lo turís­ti­co “no edi­fi­ca­do”. Eli­mi­nar la depen­den­cia del mono­cul­ti­vo hote­le­ro, redu­cien­do drás­ti­ca­men­te el núme­ro de nue­vas camas, ele­van­do la cali­dad de los esta­ble­ci­mien­tos que exis­ten en la actua­li­dad. Que los núcleos turís­ti­cos ten­gan áreas de espar­ci­mien­to, con dota­cio­nes sani­ta­rias y depor­ti­vas sufi­cien­tes, dotan­do de segu­ri­dad a los des­ti­nos y apos­tan­do por el trans­por­te públi­co.
  • Pro­mo­cio­nar las obras de recons­truc­ción, trans­for­ma­ción y modi­fi­ca­ción de la plan­ta turís­ti­ca y de vivien­da actual, con todas las garan­tías ambien­ta­les.

No que­re­mos vol­ver a esa vie­ja nor­ma­li­dad. Cam­bie­mos.

Pilar Mar­cos

green­pea­ce

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *