Los polí­ti­cos del Régi­men vuel­ven a fijar­se en el ladri­llo para sal­var­nos de la cri­sis – La otra Anda­lu­cía

¿Qué pasa­rá con la nue­va nor­ma­li­dad, esa de la que tan­to se habla para cuan­do supe­re­mos la cri­sis de la COVID-19? Pues en mate­ria ambien­tal, algu­nas de las últi­mas pro­pues­tas para esa nue­va nor­ma­li­dad sue­nan a vie­ja nor­ma­li­dad, a no haber apren­di­do nada.

Aquí van dos afir­ma­cio­nes de nues­tros polí­ti­cos y polí­ti­cas en los últi­mos días:

La cons­truc­ción es pro­ba­ble­men­te el úni­co sec­tor que pue­da absor­ber a todos estos tra­ba­ja­do­res”Juan Manuel Moreno Boni­lla, pre­si­den­te de la Jun­ta de Anda­lu­cía, en refe­ren­cia a la pér­di­da de empleo por la cri­sis sani­ta­ria.

Para salir de esta cri­sis hay que “libe­rar sue­lo” por­que “par­te de la recu­pe­ra­ción ven­drá por la cons­truc­ción”Isa­bel Díaz-Ayu­so, pre­si­den­ta de la Comu­ni­dad de Madrid.

Aun­que la pan­de­mia actual ha evi­den­cia­do la nece­si­dad de no sub­es­ti­mar el impac­to del daño al medio ambien­te, pare­ce que los gober­nan­tes no extraen nin­gu­na lec­ción apren­di­da del pasa­do. Ade­más, con el Mar Menor al bor­de del colap­so o con tra­mos de la cos­ta anda­lu­za urba­ni­za­dos al 80%, uti­li­zar la cri­sis eco­nó­mi­ca deri­va­da del COVID-19 como fór­mu­la para reac­ti­var el ladri­lla­zo y el empleo pre­ca­rio a cor­to pla­zo es un error polí­ti­co cuyas mag­ni­tu­des ya cono­ce­mos de la ante­rior bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria.

Y la reali­dad es que has­ta en ocho comu­ni­da­des autó­no­mas se están pro­po­nien­do vie­jas prác­ti­cas para incen­ti­var de nue­vo el motor eco­nó­mi­co. En algu­nas de ellas, supe­di­tan­do las polí­ti­cas urba­nís­ti­cas por enci­ma de ges­tio­nar ade­cua­da­men­te el impac­to ambien­tal. Otras, si bien están en pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, podrían reper­cu­tir sobre el medio ambien­te por su filo­so­fía. Vea­mos los titu­la­res de la pren­sa estos días:

Podría­mos seguir así inde­fi­ni­da­men­te, repi­tien­do un man­tra que ya se ha uti­li­za­do en nues­tro país. Se uti­li­za de excu­sa la cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus para avan­zar en el pro­gre­so, aun­que las refor­mas pro­pues­tas no supon­drán mejo­ra social algu­na. Más bien al con­tra­rio, aumen­ta­rá la crea­ción de empleos cor­to­pla­cis­tas y de bajo per­fil, dis­mi­nui­rá la trans­pa­ren­cia en la par­ti­ci­pa­ción públi­ca y se ante­pon­drá el bene­fi­cio de unos pocos que, como siem­pre, sí sal­drán bene­fi­cia­dos de la cri­sis.

Y, de nue­vo, aquí van algu­nas pro­pues­tas para ges­tio­nar el sue­lo y el terri­to­rio de una mane­ra sos­te­ni­ble:

  • Debe ser prio­ri­ta­rio res­ca­tar el uso públi­co del sue­lo, recu­pe­rar los sue­los aptos para el cul­ti­vo, pre­ser­var la tie­rra, poten­ciar la bio­di­ver­si­dad, orde­nar el uso del terri­to­rio des­de el con­ven­ci­mien­to de que el sue­lo que pisa­mos es garan­tía de bene­fi­cio eco­nó­mi­co y defen­sa para futu­ras pan­de­mias.
  • Pre­ser­var los usos sos­te­ni­bles del terri­to­rio, fomen­tan­do la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como polí­ti­ca públi­ca enca­mi­na­da, úni­ca y exclu­si­va­men­te, a ali­men­tar a la pobla­ción en con­di­cio­nes de igual­dad y dig­ni­dad. Has­ta aho­ra hemos usa­do el sue­lo para pre­ser­var el mer­ca­do de la cons­truc­ción.
  • Recu­pe­rar la ges­tión inte­gral de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les: el agua, las ener­gías lim­pias o los resi­duos, apos­tan­do por la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca y recu­pe­ran­do la cul­tu­ra del agua.
  • Blin­dar el sue­lo turís­ti­co “no edi­fi­ca­do”. Eli­mi­nar la depen­den­cia del mono­cul­ti­vo hote­le­ro, redu­cien­do drás­ti­ca­men­te el núme­ro de nue­vas camas, ele­van­do la cali­dad de los esta­ble­ci­mien­tos que exis­ten en la actua­li­dad. Que los núcleos turís­ti­cos ten­gan áreas de espar­ci­mien­to, con dota­cio­nes sani­ta­rias y depor­ti­vas sufi­cien­tes, dotan­do de segu­ri­dad a los des­ti­nos y apos­tan­do por el trans­por­te públi­co.
  • Pro­mo­cio­nar las obras de recons­truc­ción, trans­for­ma­ción y modi­fi­ca­ción de la plan­ta turís­ti­ca y de vivien­da actual, con todas las garan­tías ambien­ta­les.

No que­re­mos vol­ver a esa vie­ja nor­ma­li­dad. Cam­bie­mos.

Pilar Mar­cos

green­pea­ce

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: