Honduras.Mujeres con menos acce­so a la salud duran­te pandemia

Por Vien­na Herrea, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 13 Mayo 2020

a aten­ción a muje­res en salud repro­duc­ti­va y en casos de vio­len­cia sexual siem­pre ha sido res­trin­gi­da en Hon­du­ras. Pasa­ron tres sema­nas, des­de de que se decre­tó cua­ren­te­na para que la Secre­ta­ría de Salud se ase­gu­ra­ra de que los cen­tros de aten­ción faci­li­ta­rían anti­con­cep­ti­vos. Si bien no hay cifras ofi­cia­les por casos de vio­len­cia sexual duran­te la pan­de­mia, orga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes que atien­den a las muje­res ase­gu­ran que hay un aumen­to, y con las medi­das de con­fi­na­mien­to, el acce­so a la salud y a la jus­ti­cia es cada vez menor.

Entre mar­zo y abril, el Minis­te­rio Públi­co reali­zó dos reque­ri­mien­tos fis­ca­les por vio­la­ción, tres audien­cias ini­cia­les por los deli­tos de vio­la­ción y ten­ta­ti­va de vio­la­ción, ade­más de 13 deten­cio­nes in fra­gan­ti de suje­tos acu­sa­dos de vio­la­ción, actos de luju­ria y vio­la­ción en su gra­do de eje­cu­ción de tentativa.

«Uno de los obs­tácu­los prin­ci­pa­les es el trans­por­te. A las muje­res se les hace difí­cil movi­li­zar­se des­de su casa o des­de el lugar en don­de están, hacia la clí­ni­ca», expli­ca Maleny Barre­ra, psi­có­lo­ga de Médi­cos Sin Fron­te­ras (MSF), que labo­ra en Cho­lo­ma, depar­ta­men­to de Cor­tés y epi­cen­tro del COVID-19 en el país. En Hon­du­ras el trans­por­te públi­co se para­li­zó des­de el 15 de mar­zo y se pre­vé que has­ta junio se habi­li­ta­rá de nue­vo. Esta situa­ción pone en mayor vul­ne­ra­bi­li­dad a las muje­res, ya que la calle se con­vier­te en un esce­na­rio de aco­so calle­je­ro y vio­len­cia sexual. 

La pan­de­mia, que ha cam­bia­do las for­mas de vivir al mun­do ente­ro, tam­bién ha obli­ga­do a modi­fi­car el ser­vi­cio de aten­ción prio­ri­ta­ria que ofre­ce MSF a sobre­vi­vien­tes de vio­len­cia sexual. Aún brin­dan el tra­ta­mien­to médi­co y una aten­ción psi­co­ló­gi­ca ini­cial, pero aho­ra tie­nen que hacer un segui­mien­to vía telé­fono. «Enton­ces es más difí­cil tra­tar de con­te­ner a una per­so­na que aca­ba de sufrir vio­len­cia sexual vía telé­fono. Es más difí­cil tra­ba­jar la sin­to­ma­to­lo­gía y ese acom­pa­ña­mien­to emo­cio­nal», aña­de Barrera. 

Toda la situa­ción se com­pli­ca aún más cuan­do Hon­du­ras man­tie­ne una prohi­bi­ción en la ven­ta, uso y dis­tri­bu­ción de la pas­ti­lla anti­con­cep­ti­va de emer­gen­cia (PAE). Este es un medi­ca­men­to bási­co para evi­tar un emba­ra­zo des­pués de una agre­sión sexual. En el país tam­po­co se cuen­ta con un pro­to­co­lo inte­gral de aten­ción a sobrevivientes. 

Del total de muje­res emba­ra­za­das des­pués de una aten­ción por vio­len­cia sexual en MSF entre 2016 y 2018, el 81% con­si­de­ró que su emba­ra­zo fue pro­duc­to de la agre­sión. «El úni­co méto­do para pre­ve­nir un emba­ra­zo no desea­do bási­ca­men­te es el méto­do Yuz­pe», comen­ta Ana Ligia Chin­chi­lla, gine­có­lo­ga del Ins­ti­tu­to Hon­du­re­ño de Segu­ri­dad Social (IHSS), a la vez que ase­gu­ra estar reci­bien­do más casos de vio­len­cia sexual duran­te la pandemia.

El méto­do Yuz­pe es un méto­do anti­con­cep­ti­vo de emer­gen­cia. Con­sis­te en admi­nis­trar pas­ti­llas anti­con­cep­ti­vas, de uso oral, que con­ten­gan levo­nor­ges­trel. Se apli­can en dosis más altas. Depen­dien­do de la mar­ca pue­den ser entre dos y cua­tro pas­ti­llas. Se toman de la mis­ma mane­ra que las PAE: la pri­me­ra dosis den­tro de las 72 horas des­pués de la agre­sión sexual, y la segun­da dosis 12 horas des­pués de la pri­me­ra toma. Se ha iden­ti­fi­ca­do que este méto­do tie­ne mayo­res efec­tos secun­da­rios que una PAE.

«El gobierno tie­ne que prio­ri­zar el acce­so a la salud de las muje­res. Es nece­sa­rio que no solo se brin­de ali­men­to, sino tam­bién anti­con­cep­ti­vos», men­cio­na, Ana Rive­ra, inte­gran­te de la pla­ta­for­ma femi­nis­ta Somos Muchas. 

La impu­ni­dad en casos por vio­len­cia sexual 

El 20 de abril se cum­plió un año des­de que al menos tres jóve­nes agre­die­ron sexual­men­te a Ale­jan­dra, una ado­les­cen­te de 16 años que se encon­tra­ba de vaca­cio­nes en un com­ple­jo turís­ti­co en La Cei­ba, Atlán­ti­da. El caso de Ale­jan­dra se cono­ció des­pués de que su madre, Flor Sosa, titu­lar del juz­ga­do de vio­len­cia domés­ti­ca de La Cei­ba, denun­cia­ra públi­ca­men­te un retra­so en el pro­ce­so de cap­tu­ra y enjui­cia­mien­to de los impli­ca­dos, pro­ba­ble­men­te por influen­cias de los fami­lia­res de los agre­so­res. A pesar de haber cum­pli­do con los aná­li­sis médi­co-foren­ses y las prue­bas tes­ti­mo­nia­les, el MP tar­dó varios meses antes de emi­tir los reque­ri­mien­tos fiscales. 

Para muchas per­so­nas, el caso de Ale­jan­dra demos­tró una estruc­tu­ra de jus­ti­cia que le falla a las muje­res. Sosa aún lucha por jus­ti­cia y uno de los invo­lu­cra­dos está pró­fu­go y se pre­su­me que salió del país. «Repro­du­cir actos pro­ce­sa­les, inter­ac­tuar con agen­tes del Esta­do que care­cen de sen­si­bi­li­dad y las demo­ras en las actua­cio­nes del sis­te­ma de jus­ti­cia, incre­men­tan el sufri­mien­to de Ale­jan­dra. Pro­du­ce una enor­me decep­ción ver que ha pasa­do un año y no exis­te fechas para la cele­bra­ción de un jui­cio», dijo Flor Sosa, madre de Ale­jan­dra, en un comu­ni­ca­do que publi­có la pla­ta­for­ma femi­nis­ta Somos Muchas.

Solo en 2018 el Minis­te­rio Públi­co reci­bió 3444 denun­cias por deli­tos en con­tra de la liber­tad sexual. Esto aglu­ti­na los deli­tos de vio­la­ción, actos de luju­ria, aco­so sexual, estu­pro, inces­to y rap­to. En ese mis­mo perio­do de tiem­po, ape­nas 569 ingre­sa­ron a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia. Infor­ma­ción reco­pi­la­da por Con­tra­co­rrien­te seña­la que la mayo­ría de los casos que ingre­san por este tipo de deli­tos, ter­mi­nan en sobre­sei­mien­to defi­ni­ti­vo, a favor de los acu­sa­dos. «La nula coor­di­na­ción, demo­ras injus­ti­fi­ca­bles en la inves­ti­ga­ción y enjui­cia­mien­to de actos de vio­len­cia sexual difi­cul­tan la aten­ción, obs­ta­cu­li­zan la supera­ción de los hechos y nie­gan por com­ple­to el dere­cho a la jus­ti­cia», men­cio­na el pro­nun­cia­mien­to de Somos Muchas. 

Mien­tras tan­to, la Direc­ción de Medi­ci­na Foren­se ase­gu­ra que los cen­tros inte­gra­dos, espe­cia­li­za­dos en aten­ción a víc­ti­mas de vio­len­cia domés­ti­ca y sexual, se encuen­tran en fun­cio­na­mien­to las 24 horas duran­te la cua­ren­te­na. Estos cen­tros úni­ca­men­te se encuen­tran en Tegu­ci­gal­pa, San Pedro Sula, La Cei­ba, San­ta Rosa de Copán y Coma­ya­gua, mien­tras que 27 clí­ni­cas foren­ses loca­les a nivel nacio­nal atien­den todo tipo de delitos.

La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), pidió a los Esta­dos incor­po­rar la pers­pec­ti­va de géne­ro en las res­pues­tas a la cri­sis por el COVID-19 con el fin de «com­ba­tir la vio­len­cia sexual e intra­fa­mi­liar, así como la dis­cri­mi­na­ción que afec­ta a las muje­res en ese con­tex­to (…). Garan­ti­zar la dis­po­ni­bi­li­dad y con­ti­nui­dad de los ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va duran­te la cri­sis de la pan­de­mia, incre­men­tan­do, en par­ti­cu­lar, las medi­das de edu­ca­ción sexual inte­gral y de dise­mi­na­ción de infor­ma­ción en medios acce­si­bles y con len­gua­je adecuado».

La anti­con­cep­ción y el emba­ra­zo duran­te la pandemia

Otra de las preo­cu­pa­cio­nes que mani­fies­tan las orga­ni­za­cio­nes en cuan­to a la aten­ción hacia las muje­res duran­te la pan­de­mia, es que el ase­so­ra­mien­to y la entre­ga de anti­con­cep­ti­vos se han inte­rrum­pi­do o redu­ci­do como res­pues­ta a la pan­de­mia de COVID-19. Según denun­cias que reci­bió la orga­ni­za­ción Acción Joven en Hon­du­ras, varios depar­ta­men­tos no esta­ban dan­do anti­con­cep­ti­vos ni acce­so a sus con­tro­les pre­na­ta­les a las muje­res. Esto de debe a una orde­nan­za de la Secre­ta­ría de Salud (Sesal) que pedía que solo se aten­die­ran pacien­tes sos­pe­cho­sos de COVID-19. 

Esta situa­ción lle­vó a que el doc­tor Alci­des Mar­tí­nez, direc­tor gene­ral de Redes Inte­gra­das de la Sesal, emi­tie­ra un ofi­cio en el que exi­ge que se man­ten­ga el acce­so de méto­dos anti­con­cep­ti­vos a la pobla­ción a tra­vés de la entre­ga de con­do­nes mas­cu­li­nos, anti­con­cep­ti­vos ora­les (uti­li­zan­do mer­ca­di­tos, pul­pe­rías o algún cola­bo­ra­dor comu­ni­ta­rio). Sin embar­go, el ofi­cio deta­lla que la apli­ca­ción del anti­con­cep­ti­vo inyec­ta­ble tri­mes­tral, los dis­po­si­ti­vos intra­ute­ri­nos (DIU) y los implan­tes sub­dér­mi­cos se podrán apli­car úni­ca­men­te a pacien­tes que lo hayan usa­do antes, no a quie­nes quie­ran usar­lo por pri­me­ra vez.

Para Ana Rive­ra de Somos Muchas, la colo­ca­ción del DIU siem­pre ha sido una difi­cul­tad para las muje­res en el país, debi­do a que exis­ten médi­cos que inten­tan con­ven­cer a sus pacien­tes de no colo­cár­se­lo si no han teni­do hijos. «Ese es un pro­ble­ma bas­tan­te gran­de que aho­ri­ta en la cua­ren­te­na se acen­túa. Los doc­to­res y doc­to­ras están aten­dien­do otros casos antes que pro­ce­di­mien­tos de DIU, por ejem­plo, o tam­bién ama­rres de trom­pas», añadió. 

El Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU emi­tió hace un par de sema­nas un lla­ma­do para que los Esta­dos no olvi­den la pres­ta­ción con­ti­nua de ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va, como el acce­so a anti­con­cep­ti­vos sin rece­ta médi­ca duran­te la crisis.

Con­tra­co­rrien­te con­tac­tó a la minis­tra de salud, Alba Con­sue­lo Flo­res, y al vice­mi­nis­tro, Rober­to Cosen­za para ampliar la infor­ma­ción sobre la aten­ción en pla­ni­fi­ca­ción fami­liar duran­te el COVID-19, pero no tuvo res­pues­ta. Has­ta el momen­to, la cifra ofi­cial de muje­res con­ta­gia­das por COVID-19 es de 674, el 40 % de los 1685 casos ofi­cia­les en el país has­ta el ocho de mayo. 

Mien­tras tan­to, Pie­dad Huer­ta, repre­sen­tan­te de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS) en Hon­du­ras, seña­la que han reco­men­da­do meca­nis­mos para poder hacer dis­po­ni­bles los anti­con­cep­ti­vos a nivel de las comu­ni­da­des, de mane­ra que las muje­res y las ado­les­cen­tes pue­dan tener acce­so sin correr ries­go de con­ta­mi­na­ción. Maleny Barre­ra de MSF, expli­ca que tuvie­ron que abrir la clí­ni­ca de Pla­ni­fi­ca­ción Fami­liar tres días a la sema­na en Cho­lo­ma, ante la deman­da. «Hay un aumen­to en la nece­si­dad de méto­dos anti­con­cep­ti­vos por el poco acce­so al que están tenien­do las per­so­nas a ir a su con­sul­ta de pla­ni­fi­ca­ción fami­liar, aho­ri­ta los cen­tros de salud solo están aten­dien­do a un núme­ro redu­ci­do de per­so­nas que tie­nen que lle­gar muy tem­prano y eso deja por fue­ra un mon­tón de muje­res que están en bús­que­da de esos méto­dos», señala.

Sin embar­go, uno de los pro­ble­mas más gra­ves a los que se enfren­tan las muje­res que bus­can pla­ni­fi­car es la movi­li­dad y el des­abas­te­ci­mien­to. Según la infor­ma­ción de Acción Joven, la mayo­ría de las muje­res de la ruta len­ca, en la zona occi­den­te del país, uti­li­zan el implan­te sub­dér­mi­co Impla­non con una dura­ción de tres años. «A la mayo­ría ya les toca­ba cam­bio aho­ri­ta y la preo­cu­pa­ción es que la Sesal no había envia­do lotes de Impla­non ni anti­con­cep­ti­vos ora­les, ya que hay esca­sez a nivel nacio­nal», expli­có Rosales. 

Chin­chi­lla aña­de que «des­de la Socie­dad de Gine­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia se ha hecho énfa­sis, en la mayo­ría de los hos­pi­ta­les, que se insis­ta siem­pre en los méto­dos, y se le ha insis­ti­do a la secre­ta­ría para que las per­so­nas que lle­gan a con­sul­tar por los méto­dos ten­ga siem­pre disponibles».

La Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal de Gine­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia (FIGO por sus siglas en inglés), recor­dó a los Esta­dos que la reduc­ción repen­ti­na en el comer­cio fron­te­ri­zo, uti­li­za­do para la fabri­ca­ción de méto­dos anti­con­cep­ti­vos, podría pro­vo­car esca­sez, «los gobier­nos deben pla­ni­fi­car con anti­ci­pa­ción los sumi­nis­tros y pro­duc­tos espe­cí­fi­cos en sus cade­nas de sumi­nis­tro, así como garan­ti­zar los requi­si­tos de super­vi­sión y logís­ti­ca para garan­ti­zar que los sumi­nis­tros lle­guen a los clien­tes e ins­ta­la­cio­nes en la últi­ma milla», añadió. 

Para el caso de la aten­ción a muje­res emba­ra­za­das, la mayo­ría de los hos­pi­ta­les y cen­tros de salud están aten­dien­do, en aten­ción pre­na­tal, úni­ca­men­te a aque­llas que tie­nen más de 40 sema­nas o si pasan por un emba­ra­zo de alto ries­go. «Hay un deta­lle que pasa­ba inclu­so antes de la cua­ren­te­na y es que las muje­res que están en labor de par­to o con emer­gen­cia obs­té­tri­ca lle­gan muy tar­de, ya sea por­que no encuen­tran trans­por­te, viven en las peri­fe­rias de la ciu­dad o inclu­si­ve lejos», agre­ga Rivera. 

A fina­les de mar­zo, una mujer que no pudo con­se­guir movi­li­za­ción ni siquie­ra a tra­vés del ser­vi­cio 911 para emer­gen­cias, lle­gó en el pro­ce­so expul­si­vo del par­to. Inten­tó ingre­sar por una puer­ta des­ti­na­da a casos sos­pe­cho­sos de COVID-19 en el Hos­pi­tal Escue­la Uni­ver­si­ta­rio. Según denun­cia­ron fami­lia­res, no la deja­ron entrar al lle­gar y tuvo su par­to en la entra­da del cen­tro asis­ten­cial. «Esto lo que sugie­re es una gran preo­cu­pa­ción para las orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­ja­mos en esta temá­ti­ca, por­que las auto­ri­da­des del país no están hacien­do estra­te­gias inte­gra­les en salud. No tie­nen que dejar de lado estos ser­vi­cios que son tan impor­tan­tes», fina­li­za Rosales.

Fuen­te: Nómada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *