Guatemala.Les aplau­de pero no les paga. Estas son las posi­bles razo­nes del impa­go al per­so­nal de salud.

Por Kim­berly López, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 Mayo 2020

Para el pre­si­den­te Ale­jan­dro Giam­mat­tei, los médi­cos y enfer­me­ros son héroes en la cri­sis de salud que enfren­ta el país. Arries­gan su vida y luchan con­tra el Covid-19 des­de la pri­me­ra línea. Sin embar­go, estos héroes lle­van meses espe­ran­do que el Minis­te­rio de Salud les pague. Aun­que el pro­ble­ma de atra­so en el pago a per­so­nal de salud se ha nor­ma­li­za­do por años, aho­ra más que nun­ca ellos exi­gen sus dere­chos míni­mos como trabajadores. 

El 3 de mayo, en la acos­tum­bra­da cade­na nacio­nal, Ale­jan­dro Giam­mat­tei envió un men­sa­je para el per­so­nal de salud:

“Quie­ro pedir­le al públi­co en gene­ral un reco­no­ci­mien­to y feli­ci­ta­ción a los hom­bres y muje­res que tra­ba­jan en la salud públi­ca, a los médi­cos y enfer­me­ros que están arries­gan­do su vida para que los demás poda­mos estar tran­qui­los. Este es el momen­to de levan­tar­nos, aplau­dir­les y dar­les las gra­cias por­que están arries­gan­do lo más sagra­do que tie­nen: sus vidas”.

Ese día, Mari­sol*, una enfer­me­ra que fue diag­nos­ti­ca­da de Covid-19, no tuvo áni­mos de sin­to­ni­zar la trans­mi­sión. “Mire, al prin­ci­pio yo esta­ba muy pen­dien­te de las noti­cias y de lo que decía el Pre­si­den­te pero aho­ra ya no por­que lo que escu­cho en las cade­nas no tie­ne nada que ver con lo que pasa en los hos­pi­ta­les”, dice Mari­sol, quien está reclui­da en un hos­pi­tal mien­tras se recu­pe­ra del virus que, has­ta aho­ra, ha cobra­do la vida de 26 guatemaltecos.

Por cui­dar a otros, se con­ta­gió. Es un ries­go que esta­ba dis­pues­ta a correr. Sin embar­go el gobierno no pare­ce tener entre sus prio­ri­da­des la retri­bu­ción a su trabajo.

Mari­sol, al igual que el res­to de médi­cos y enfer­me­ros del Hos­pi­tal de Villa Nue­va, pre­fie­re hablar bajo el ano­ni­ma­to para denun­ciar que des­de enero no ha reci­bi­do el pago de sala­rio que le corres­pon­de. Ha logra­do pagar sus cuen­tas y cubrir gas­tos per­so­na­les con el apo­yo de ami­gos y “solo por­que Dios es gran­de y no lo deja a uno”, dice para inten­tar expli­car. Por suer­te sus hijos ya son mayo­res y no depen­den de ella.

La tar­de del lunes 11 de mayo un gru­po de apro­xi­ma­da­men­te 10 médi­cos del Hos­pi­tal de Villa Nue­va rom­pie­ron el silen­cio y denun­cia­ron la fal­ta de per­so­nal y el colap­so al cual se enfrentan.

“Nos pare­ce una injus­ti­cia, el pre­si­den­te no sé qué tan ente­ra­do está de la situa­ción pero no hemos teni­do nues­tro pago”, recla­ma otro miem­bro del personal.

El médi­co, al igual que otros, empe­zó a tra­ba­jar en el Hos­pi­tal de Villa Nue­va el 23 de mar­zo, cuan­do los casos de Covid-19 eran 20. Han pasa­do más de 40 días y no le han pagado.

“Las auto­ri­da­des nos dicen que es pro­ble­ma admi­nis­tra­ti­vo de ges­tión de con­tra­tos. No sé quién es el cul­pa­ble pero no pode­mos seguir tra­ba­jan­do de gra­tis”, asegura.

Las con­di­cio­nes en las que están tra­ba­jan­do los médi­cos con­tras­tan con el esfuer­zo que la pro­fe­sión les deman­da. Un médi­co gene­ral tar­da al menos 7 años para obte­ner su títu­lo pro­fe­sio­nal. Y un espe­cia­lis­ta, al menos 11.

Des­de enero has­ta mayo, la eje­cu­ción del Hos­pi­tal de Villa Nue­va ape­nas lle­ga al 7.59%. El lugar está colap­sa­do y tie­ne a 90 pacien­tes posi­ti­vos de Covid-19, 11 de ellos están en situa­ción crítica.

Un pro­ble­ma de déca­das que se agra­vó en la crisis

Según la dipu­tada y exmi­nis­tra de Salud, Lucre­cia Her­nán­dez Mack, las auto­ri­da­des les han infor­ma­do que los atra­sos se han debi­do a que “los médi­cos no habían podi­do jun­tar toda su pape­le­ría pues habían varias ofi­ci­nas que esta­ban cerra­das (SAT, RENAP, otros)”.

Según Her­nán­dez, más de la mitad de quie­nes tra­ba­jan en el MSPAS deben ser con­tra­ta­das año con año. Es decir, son más de 30 mil los con­tra­tos que se ges­tio­nan en los pri­me­ros meses del año. El pro­ce­so es lar­go se extien­de has­ta mar­zo o abril de cada año.

En los pri­me­ros meses, el Minis­te­rio ajus­ta su pre­su­pues­to para los ren­glo­nes asig­na­dos al per­so­nal tem­po­ral de salud. Esas modi­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias toman varios meses y atra­san el pago de sala­rios a ese gru­po de tra­ba­ja­do­res de salud.

A pesar de eso, acla­ra Her­nán­dez, el per­so­nal del Hos­pi­tal del Par­que de la Indus­tria está sien­do con­tra­ta­do en esos ren­glo­nes, pero ape­nas son cien­tos de con­tra­tos. “No son miles. Ade­más ya tie­nen pre­su­pues­to asig­na­do a los ren­glo­nes. La tar­dan­za en este caso, no se jus­ti­fi­ca”, asegura.

El per­so­nal en ren­glón 011 que fue con­tra­ta­do a ini­cio de 2020 tam­po­co ha reci­bi­do su paga. En ese caso el trá­mi­te se retra­sa mien­tras la Ofi­ci­na Nacio­nal de Ser­vi­cio Civil (ONSEC) emi­te la reso­lu­ción de su nombramiento.

Las ges­tio­nes de pre­su­pues­to y la estruc­tu­ra de pagos al per­so­nal están a car­go del vice­mi­nis­tro admi­nis­tra­ti­vo del MSPAS, un pues­to ines­ta­ble en el actual gobierno. El pri­me­ro en el car­go, Dani­lo San­do­val pre­sen­tó su renun­cia por irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de la cri­sis. Y su suce­sor, Héc­tor Marro­quín, renun­ció lue­go de ser denun­cia­do por ano­ma­lías en com­pra de medi­ca­men­tos. Actual­men­te el car­go lo ocu­pa Irma Qui­roa, fun­cio­na­ria des­de la ges­tión del Par­ti­do Patrio­ta y el gobierno de Jimmy Morales.

Dos vice­mi­nis­tros que­dan fue­ra del Minis­te­rio de Salud en ple­na cri­sis por #COVID19, se tra­ta de vice­mi­nis­tro téc­ni­co, Rodol­fo Gal­dá­mez, quien tam­bién habría sido denun­cia­do en la fis­ca­lía y del vice­mi­nis­tro Admi­nis­tra­ti­vo, Héc­tor Marro­quín que renun­ció al cargo.

El lunes, en una cita­ción con la ban­ca­da UCN, el minis­tro de Salud, Hugo Mon­roy, admi­tió que los pro­ce­di­mien­tos buro­crá­ti­cos han atra­sa­do los pagos y con­tra­ta­cio­nes y evi­tó hablar sobre la situa­ción en el Hos­pi­tal de Villa Nue­va para “no entrar en polémica”.

A pesar de todo, los médi­cos y enfer­me­ros con­fían en que reci­bi­rán su pago lo antes posi­ble. Mari­sol seña­la que qui­sie­ra renun­ciar pero no pue­de dar­se el lujo de per­der su tra­ba­jo. “Me he deses­pe­ra­do, he llo­ra­do y si tuvie­ra hijos chi­qui­tos ya me habría vuel­to loca”.

Fuen­te: Nómada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *