Cuba. Asal­to a la Embajada

Por Rosa Miriam Eli­zal­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

foto: «Gusano» anti­cu­bano Mario Félix Lleo­nart Barroso

Pocas horas antes del ata­que con­tra la Emba­ja­da de Cuba en Washington,
una mujer con impermea­ble rojo, len­tes oscu­ros, tapa­bo­ca y capu­cha, fotografiaba
la facha­da de la caso­na de la Calle 16 en el barrio Adams-Mor­gan. Las cámaras
de segu­ri­dad la gra­ba­ron a ple­na luz del día y, a pesar del dis­fraz, los funcionarios
de la sede diplo­má­ti­ca la reco­no­cie­ron per­fec­ta­men­te. Es la espo­sa de un
mili­tan­te de la “cau­sa” anti­cas­tris­ta, Mario Félix Lleo­nart Barro­so que,
curio­sa­men­te, resul­ta ser común deno­mi­na­dor de per­so­na­jes e ins­ti­tu­cio­nes relacionados
con esta trama. 

Lleo­nart Barro­so, pas­tor bau­tis­ta naci­do en Cuba y vecino de Washington
DC, hace alar­des en redes socia­les de su estre­cha rela­ción con la Doral Jesus
Worship Cen­ter ‑una igle­sia ubi­ca­da en el epi­cen­tro de la contrarrevolución
vene­zo­la­na y cuba­na de Mia­mi- y con sus ami­gos del Depar­ta­men­to de Esta­do, cuya
pági­na en Twit­ter lo publi­ci­tan en una entre­vis­ta como “per­se­gui­do por su fe en
Cuba, don­de sopor­tó años de ame­na­zas y deten­cio­nes” (tweet del 16 de enero de
2020). 

El nom­bre de este indi­vi­duo, un “asi­duo par­ti­ci­pan­te en los actos de
hos­ti­ga­mien­to” con­tra los cuba­nos en Washing­ton, es solo una pis­ta en el arsenal
de prue­bas que ofre­ció este mar­tes el can­ci­ller cubano Bruno Rodrí­guez Parri­lla. El minis­tro lla­mó “ata­que terro­ris­ta” al
tiro­teo con­tra la sede diplo­má­ti­ca el pasa­do 30 de abril, cuyo pro­ta­go­nis­ta es
otro pas­tor naci­do en Cuba, vin­cu­la­do tam­bién a la igle­sia de Doral y a
indi­vi­duos muy acti­vos en esa con­gre­ga­ción que, no muy cris­tia­na­men­te, han
soli­ci­ta­do matar con dro­nes a Raúl Cas­tro y al pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel.

A Ale­xan­der Ala­zo Baró, el autor del tiro­teo, lo han pre­sen­ta­do como
un enfer­mo psi­quiá­tri­co ase­dia­do por fan­ta­sías per­se­cu­to­rias, mien­tras el régimen
de Trump ha enga­ve­ta­do su expe­dien­te en medio de un apa­gón infor­ma­ti­vo. Lo
extra­or­di­na­rio es que, sal­vo las imá­ge­nes toma­das des­de la Emba­ja­da que fueron
divul­ga­das el mar­tes, las escan­da­lo­sas evi­den­cias han esta­do al alcan­ce público.
Se pue­de halar fácil­men­te de la cuer­da de las redes socia­les y encon­trar los
nexos entre estos seño­res con terro­ris­tas de la vie­ja escue­la de las bom­bas bajo
los autos, como Ramón Saúl Sán­chez. Tam­bién, con las voces más vio­len­tas de la
maqui­na­ria polí­ti­ca anti­cu­ba­na y anti­ve­ne­zo­la­na de Mia­mi, y has­ta con la Casa
Blan­ca. O con todos a la vez.

El Vice­pre­si­den­te Mike Pen­ce fue el orador
prin­ci­pal de una “cele­bra­ción reli­gio­sa” en el Doral Jesus Worship Cen­ter, que
con­tó con la asis­ten­cia del gober­na­dor de la Flo­ri­da Ron DeS­an­tis, los sena­do­res Mar­co Rubio y Rick
Scott, y el repre­sen­tan­te Mario Diaz-Balart. El encuen­tro del 1 de febre­ro de
2019 fue par­ti­cu­lar­men­te comen­ta­do, por­que Pen­ce pro­me­tió des­de el púl­pi­to la
cabe­za de Nico­lás Madu­ro en “cues­tión de días o sema­nas» y
Díaz-Balart, exal­ta­do, dijo que Cuba y Vene­zue­la pade­cían “el mis­mo cáncer”.
Tam­bién, por­que fue con­si­de­ra­do como uno de los pri­me­ros actos elec­to­ra­les a
favor de la reelec­ción de Donald Trump. 
La agen­cia AP se hizo eco ese día de las decla­ra­cio­nes de la
repre­sen­tan­te demó­cra­ta Deb­bie Was­ser­man Schultz, puro sen­ti­do común: «La polí­ti­ca exterior
es polí­ti­ca inter­na en el sur de la Florida”.

Aun­que el Secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo y algu­nos de sus subor­di­na­dos ‑inclui­dos los de la OEA- hablan un día sí y otro tam­bién de Cuba para tor­pe­dear la cola­bo­ra­ción médi­ca cuba­na, las auto­ri­da­des de los Esta­dos Uni­dos han evi­ta­do pro­nun­ciar­se sobre los asun­tos medu­la­res de este caso, que hoy jue­ves tie­ne una audien­cia pre­li­mi­nar en la cor­te del dis­tri­to de Columbia.

Barro­so en fami­lia, hablan­do con Trump

Bruno
Rodrí­guez, por ejem­plo, hizo pre­gun­tas de lógi­ca ele­men­tal: ¿qué
res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne el Doral Jesus Worship Cen­ter? ¿Cómo alguien con
tras­tor­nos men­ta­les pue­de tener una licen­cia para por­tar armas y via­jar miles
de kiló­me­tros con un fusil de asal­to sin ser detec­ta­do? ¿Cuá­les son los
víncu­los del pis­to­le­ro con la maqui­na­ria anti­cu­ba­na de la Flo­ri­da? ¿Qué peso
tie­ne el dis­cur­so de odio en la tra­ma? ¿Qué hacía la espo­sa de Lleo­nart, un
pas­tor que hace alar­des de sus encuen­tros con Trump y Pom­peo, mero­dean­do disfrazada
por la Emba­ja­da cuba­na pocas horas antes del atentado?

El Can­ci­ller cubano emplazó
a la Casa Blan­ca y al Depar­ta­men­to de Esta­do a expli­car qué saben sobre los vínculos
entre el ata­can­te de la Emba­ja­da y los que impul­san a la vio­len­cia con­tra la
Isla. Exi­gió una res­pues­ta sobre qué los mue­ve a no denun­ciar el hecho, aun­que ade­lan­tó una hipó­te­sis: “Un gobierno que defiende
como legí­ti­mo cas­ti­gar a toda la pobla­ción de un país, como lo hace el gobierno
de EEUU con el blo­queo eco­nó­mi­co, es en la prác­ti­ca un inci­ta­dor al odio contra
Cuba.” 

En este ata­que el úni­co cubano que reci­bió un bala­zo fue José Martí,
la esta­tua de metal que domi­na el peque­ño jar­dín de la Emba­ja­da. Pero pudo
haber ocu­rri­do una masa­cre esa madru­ga­da del 30 de abril en la caso­na de la
Calle 16 de Adams-Mor­gan. Diez fun­cio­na­rios esta­ban den­tro del edi­fi­cio cuando
las balas per­fo­ra­ron la puer­ta de entra­da. Si alguien hubie­ra muer­to, quizás
esta­ría­mos en el mis­mo pun­to: Washing­ton reac­cio­na a la agre­sión en su propio
patio inclu­yen­do a Cuba en “la lis­ta de paí­ses que no cola­bo­ran con la lucha
anti­te­rro­ris­ta” (sic), como ocu­rrió ayer. Mien­tras, la Isla con­ti­núa exigiendo
a la Casa Blan­ca más cohe­ren­cia y menos cinis­mo, por­que la impu­ni­dad y el
cri­men van jun­tos, se gene­ran, se cul­ti­van y alien­tan, se disi­mu­lan, se
repro­du­cen, se imi­tan, se aplauden. 

Al ana­li­zar la serie de pin­tu­ras de Goya titu­la­da “Los desas­tres de la
gue­rra”, el his­pa­nis­ta fran­cés Paul Lefort ano­tó que “siem­pre que hay un salto
cua­li­ta­ti­vo en el uso de la vio­len­cia hay alguien dis­pues­to a supe­rar­lo”. Si Trump y Pom­peo siguen en las mis­mas, ¿qué
ven­drá des­pués del asal­to a la Embajada? 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *