Cuba. Asal­to a la Emba­ja­da

Por Rosa Miriam Eli­zal­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

foto: «Gusano» anti­cu­bano Mario Félix Lleo­nart Barro­so

Pocas horas antes del ata­que con­tra la Emba­ja­da de Cuba en Washing­ton,
una mujer con impermea­ble rojo, len­tes oscu­ros, tapa­bo­ca y capu­cha, foto­gra­fia­ba
la facha­da de la caso­na de la Calle 16 en el barrio Adams-Mor­gan. Las cáma­ras
de segu­ri­dad la gra­ba­ron a ple­na luz del día y, a pesar del dis­fraz, los fun­cio­na­rios
de la sede diplo­má­ti­ca la reco­no­cie­ron per­fec­ta­men­te. Es la espo­sa de un
mili­tan­te de la “cau­sa” anti­cas­tris­ta, Mario Félix Lleo­nart Barro­so que,
curio­sa­men­te, resul­ta ser común deno­mi­na­dor de per­so­na­jes e ins­ti­tu­cio­nes rela­cio­na­dos
con esta tra­ma. 

Lleo­nart Barro­so, pas­tor bau­tis­ta naci­do en Cuba y vecino de Washing­ton
DC, hace alar­des en redes socia­les de su estre­cha rela­ción con la Doral Jesus
Worship Cen­ter ‑una igle­sia ubi­ca­da en el epi­cen­tro de la con­tra­rre­vo­lu­ción
vene­zo­la­na y cuba­na de Mia­mi- y con sus ami­gos del Depar­ta­men­to de Esta­do, cuya
pági­na en Twit­ter lo publi­ci­tan en una entre­vis­ta como “per­se­gui­do por su fe en
Cuba, don­de sopor­tó años de ame­na­zas y deten­cio­nes” (tweet del 16 de enero de
2020).

El nom­bre de este indi­vi­duo, un “asi­duo par­ti­ci­pan­te en los actos de
hos­ti­ga­mien­to” con­tra los cuba­nos en Washing­ton, es solo una pis­ta en el arse­nal
de prue­bas que ofre­ció este mar­tes el can­ci­ller cubano Bruno Rodrí­guez Parri­lla. El minis­tro lla­mó “ata­que terro­ris­ta” al
tiro­teo con­tra la sede diplo­má­ti­ca el pasa­do 30 de abril, cuyo pro­ta­go­nis­ta es
otro pas­tor naci­do en Cuba, vin­cu­la­do tam­bién a la igle­sia de Doral y a
indi­vi­duos muy acti­vos en esa con­gre­ga­ción que, no muy cris­tia­na­men­te, han
soli­ci­ta­do matar con dro­nes a Raúl Cas­tro y al pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel.

A Ale­xan­der Ala­zo Baró, el autor del tiro­teo, lo han pre­sen­ta­do como
un enfer­mo psi­quiá­tri­co ase­dia­do por fan­ta­sías per­se­cu­to­rias, mien­tras el régi­men
de Trump ha enga­ve­ta­do su expe­dien­te en medio de un apa­gón infor­ma­ti­vo. Lo
extra­or­di­na­rio es que, sal­vo las imá­ge­nes toma­das des­de la Emba­ja­da que fue­ron
divul­ga­das el mar­tes, las escan­da­lo­sas evi­den­cias han esta­do al alcan­ce públi­co.
Se pue­de halar fácil­men­te de la cuer­da de las redes socia­les y encon­trar los
nexos entre estos seño­res con terro­ris­tas de la vie­ja escue­la de las bom­bas bajo
los autos, como Ramón Saúl Sán­chez. Tam­bién, con las voces más vio­len­tas de la
maqui­na­ria polí­ti­ca anti­cu­ba­na y anti­ve­ne­zo­la­na de Mia­mi, y has­ta con la Casa
Blan­ca. O con todos a la vez.

El Vice­pre­si­den­te Mike Pen­ce fue el ora­dor
prin­ci­pal de una “cele­bra­ción reli­gio­sa” en el Doral Jesus Worship Cen­ter, que
con­tó con la asis­ten­cia del gober­na­dor de la Flo­ri­da Ron DeS­an­tis, los sena­do­res Mar­co Rubio y Rick
Scott, y el repre­sen­tan­te Mario Diaz-Balart. El encuen­tro del 1 de febre­ro de
2019 fue par­ti­cu­lar­men­te comen­ta­do, por­que Pen­ce pro­me­tió des­de el púl­pi­to la
cabe­za de Nico­lás Madu­ro en “cues­tión de días o sema­nas» y
Díaz-Balart, exal­ta­do, dijo que Cuba y Vene­zue­la pade­cían “el mis­mo cán­cer”.
Tam­bién, por­que fue con­si­de­ra­do como uno de los pri­me­ros actos elec­to­ra­les a
favor de la reelec­ción de Donald Trump. 
La agen­cia AP se hizo eco ese día de las decla­ra­cio­nes de la
repre­sen­tan­te demó­cra­ta Deb­bie Was­ser­man Schultz, puro sen­ti­do común: «La polí­ti­ca exte­rior
es polí­ti­ca inter­na en el sur de la Flo­ri­da”.

Aun­que el Secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo y algu­nos de sus subor­di­na­dos ‑inclui­dos los de la OEA- hablan un día sí y otro tam­bién de Cuba para tor­pe­dear la cola­bo­ra­ción médi­ca cuba­na, las auto­ri­da­des de los Esta­dos Uni­dos han evi­ta­do pro­nun­ciar­se sobre los asun­tos medu­la­res de este caso, que hoy jue­ves tie­ne una audien­cia pre­li­mi­nar en la cor­te del dis­tri­to de Colum­bia.

Barro­so en fami­lia, hablan­do con Trump

Bruno
Rodrí­guez, por ejem­plo, hizo pre­gun­tas de lógi­ca ele­men­tal: ¿qué
res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne el Doral Jesus Worship Cen­ter? ¿Cómo alguien con
tras­tor­nos men­ta­les pue­de tener una licen­cia para por­tar armas y via­jar miles
de kiló­me­tros con un fusil de asal­to sin ser detec­ta­do? ¿Cuá­les son los
víncu­los del pis­to­le­ro con la maqui­na­ria anti­cu­ba­na de la Flo­ri­da? ¿Qué peso
tie­ne el dis­cur­so de odio en la tra­ma? ¿Qué hacía la espo­sa de Lleo­nart, un
pas­tor que hace alar­des de sus encuen­tros con Trump y Pom­peo, mero­dean­do dis­fra­za­da
por la Emba­ja­da cuba­na pocas horas antes del aten­ta­do?

El Can­ci­ller cubano empla­zó
a la Casa Blan­ca y al Depar­ta­men­to de Esta­do a expli­car qué saben sobre los víncu­los
entre el ata­can­te de la Emba­ja­da y los que impul­san a la vio­len­cia con­tra la
Isla. Exi­gió una res­pues­ta sobre qué los mue­ve a no denun­ciar el hecho, aun­que ade­lan­tó una hipó­te­sis: “Un gobierno que defien­de
como legí­ti­mo cas­ti­gar a toda la pobla­ción de un país, como lo hace el gobierno
de EEUU con el blo­queo eco­nó­mi­co, es en la prác­ti­ca un inci­ta­dor al odio con­tra
Cuba.” 

En este ata­que el úni­co cubano que reci­bió un bala­zo fue José Mar­tí,
la esta­tua de metal que domi­na el peque­ño jar­dín de la Emba­ja­da. Pero pudo
haber ocu­rri­do una masa­cre esa madru­ga­da del 30 de abril en la caso­na de la
Calle 16 de Adams-Mor­gan. Diez fun­cio­na­rios esta­ban den­tro del edi­fi­cio cuan­do
las balas per­fo­ra­ron la puer­ta de entra­da. Si alguien hubie­ra muer­to, qui­zás
esta­ría­mos en el mis­mo pun­to: Washing­ton reac­cio­na a la agre­sión en su pro­pio
patio inclu­yen­do a Cuba en “la lis­ta de paí­ses que no cola­bo­ran con la lucha
anti­te­rro­ris­ta” (sic), como ocu­rrió ayer. Mien­tras, la Isla con­ti­núa exi­gien­do
a la Casa Blan­ca más cohe­ren­cia y menos cinis­mo, por­que la impu­ni­dad y el
cri­men van jun­tos, se gene­ran, se cul­ti­van y alien­tan, se disi­mu­lan, se
repro­du­cen, se imi­tan, se aplau­den. 

Al ana­li­zar la serie de pin­tu­ras de Goya titu­la­da “Los desas­tres de la
gue­rra”, el his­pa­nis­ta fran­cés Paul Lefort ano­tó que “siem­pre que hay un sal­to
cua­li­ta­ti­vo en el uso de la vio­len­cia hay alguien dis­pues­to a supe­rar­lo”. Si Trump y Pom­peo siguen en las mis­mas, ¿qué
ven­drá des­pués del asal­to a la Emba­ja­da?

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: