Bra­sil. Ban­de­ras de Israel en los actos de extre­ma dere­cha: un deba­te sus­tan­ti­vo

Bruno Lima Rocha, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 14 mayo 2020.-

El domin­go 3 de mayo, el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Mes­sias Bol­so­na­ro, apa­re­ce en la ram­pa de la mese­ta jun­to a otras dos ban­de­ras: la de los Esta­dos Uni­dos y el Esta­do de Israel. La con­vo­ca­to­ria del acto no pue­de ser más exe­cra­ble. Fin del ais­la­mien­to social, soció­pa­ta colec­ti­vo sub­es­ti­man­do la pan­de­mia, ofen­sas a la OMS y la lucha cons­tan­te del pro­to fas­cis­mo con las ins­ti­tu­cio­nes libe­ral-bur­gue­sas. Cual­quier pare­ci­do con el cli­ma polí­ti­co de Ale­ma­nia de la déca­da de 1930 no sería una coin­ci­den­cia. Los mati­ces entre estos momen­tos his­tó­ri­cos han cam­bia­do, pero hay simi­li­tud.

Es un hecho. La «nue­va nor­ma­li­dad» es ver la pre­sen­cia de la ban­de­ra de Israel en actos de bos­lo­na­ris­mo. Esto se debe a que las rela­cio­nes de la extre­ma dere­cha bra­si­le­ña, como el país toda­vía gober­na­do por Ben­ja­mín Netan­yahu, son rela­ti­va­men­te nue­vas, pero ya cons­ti­tu­yen un están­dar. La far­sa de la «defen­sa de Occi­den­te» que repro­du­ce una alian­za pla­nea­da en los Esta­dos Uni­dos des­de la déca­da de 1990 ‑neo­con y tele­con- seña­la que este esta­do sería el bas­tión del mun­do euro­peo en Orien­te Medio. En par­te, es ver­dad.

El fenó­meno lle­gó a Bra­sil y se acu­mu­ló a tra­vés de las empre­sas de explo­ta­ción de la fe de otro, basa­da en la pre­di­ca­ción pen­te­cos­tal, a tra­vés de la Teo­lo­gía de la Pros­pe­ri­dad y las rela­cio­nes con el lla­ma­do «sio­nis­mo evan­gé­li­co», con orí­ge­nes en el cin­tu­rón bíbli­co del Impe­rio. Tam­bién es segu­ro y veri­fi­ca­ble que tal alian­za logre rom­per el blo­queo correc­to con­tra las polí­ti­cas del apartheid israe­lí, pero con un man­da­do ine­quí­vo­co a la dere­cha, lejos a la dere­cha, has­ta aho­ra a la dere­cha, que lle­gan a vivir con espa­cios polí­ti­cos típi­ca­men­te supre­ma­cis­tas y neo­na­zis. A veces dis­cre­tos, en otros no tan­to, los par­ti­da­rios del colo­nia­lis­mo israe­lí se encuen­tran codo con codo con los anti­se­mi­tas. Vea­mos un ejem­plo.

Un per­so­na­je sinies­tro

La bra­si­le­ña Sara Fer­nan­da Giro­mi­ni adop­ta el apo­do de Sara Win­ter. Naci­do en San Car­los, en el inte­rior de Sao Pau­lo, el agi­ta­dor de extre­ma dere­cha uti­li­za el apo­do de un anti­guo socia­li­tés que par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la Unión Bri­tá­ni­ca de Fas­cis­tas (UBF), rom­pien­do la grie­ta a la dere­cha del Par­ti­do Labo­ris­ta Inglés, fun­da­do por Osval­do Mos­ley. La UBF, don­de inter­pre­tó a la Sarah Win­ter ori­gi­nal, era abier­ta­men­te anti­se­mi­ta y repro­du­cía dis­cur­sos de odio racia­les, lin­güís­ti­cos, étni­co-cul­tu­ra­les y reli­gio­sos. En la pos­gue­rra, Mos­ley con­ti­nuó tra­ba­jan­do en la polí­ti­ca, fun­dan­do una espe­cie de movi­mien­to de uni­fi­ca­ción euro­peo o cen­tra­do en el euro. Estas tesis deri­van de algo cer­cano a per­te­ne­cer al mun­do euro­cén­tri­co, que se suma al pano­ra­ma de ideas a los fas­cis­tas ucra­nia­nos y a los neo­na­zis. Cual­quier simi­li­tud de los dis­cur­sos con el imbé­cil ton­to de Ola­vo de Car­valho, tra­tan­do de imi­tar u opo­ner­se al demen­te Ale­xan­der Dugin y sus esbi­rros inte­lec­tua­les, no son una coin­ci­den­cia.

Sara Win­ter, alias de Sara Fer­nan­da, fue una de las figu­ras cen­tra­les del des­con­ten­to fas­cis­ta del domin­go 3 de mayo en Bra­si­lia. Allí, el ex ase­sor del minis­tro Dama­res Alves (toda­vía titu­lar de la car­te­ra de muje­res, fami­lia y dere­chos huma­nos) «bri­lló». Antes del car­go encar­ga­do como Secre­ta­ria Nacio­nal de la Mujer, la ver­sión bra­si­le­ña del fas­cis­ta bri­tá­ni­co se pos­tu­ló para con­gre­sis­ta para el DEM de Sao Pau­lo, no sien­do ele­gi­da.

Las rela­cio­nes peli­gro­sas con­ti­nua­ron. El 30 de abril de 2020, la acti­vis­ta de extre­ma dere­cha con lazos neo­na­zis publi­có en su per­fil de Face­book un asun­to absur­do, don­de el por­tal bol­so­na­ris­ta «Bra­sil Sem Medo» afir­ma que «Fall bol­so­na­ro deja­ría el camino cla­ro para Soros en Bra­sil». Sería una entre­vis­ta con el perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción, Nico­lás Morás. En el mis­mo por­tal, el 5 de mayo de 2020, en con­te­ni­do exclu­si­vo para sus­crip­to­res, la lla­ma­da es «Israel anun­cia el des­cu­bri­mien­to de anti­cuer­pos para Covid-19». Soros, así como un espe­cu­la­dor finan­cie­ro y un donan­te impor­tan­te del Par­ti­do Demó­cra­ta de los Esta­dos Uni­dos (tie­ne doble ciu­da­da­nía, hún­ga­ra y esta­dou­ni­den­se), tie­ne ascen­den­cia judía y sufrió per­se­cu­ción cuan­do los nazis ocu­pa­ron Hun­gría. Extra­ño, ¿no? En la mis­ma publi­ca­ción se pue­de leer una absur­da teo­ría de la cons­pi­ra­ción y una evi­den­te alu­sión anti­se­mi­ta y, al mis­mo tiem­po, el lla­ma­do com­pren­si­vo a la indus­tria de Israel.

Vol­vien­do al per­so­na­je de Sara Win­ter, la fas­cis­ta bra­si­le­ña afir­ma sus lazos con Ola­vo de Car­valho. Esto, siem­pre envuel­to en con­tro­ver­sia, fue acu­sa­do de anti­se­mi­ta por el exce­len­te sitio web perio­dís­ti­co The Inter­cept, cuyo edi­tor, Glenn Green­wald, es de la fami­lia judía. Está cla­ro que Olaf no pue­de ser con­si­de­ra­do un «enemi­go del Esta­do de Israel», sino más bien anti­se­mi­ta en el sen­ti­do más amplio, ya que las cul­tu­ras semí­ti­cas no son exclu­si­vas de los hebreos. Los semi­tas tam­bién son des­cen­dien­tes de Ismail. Como el anti­se­mi­tis­mo es una inven­ción de Occi­den­te y el anti­guo astró­lo­go con­fun­de todo a pro­pó­si­to, afir­man­do ser un defen­sor de las «tra­di­cio­nes judeo-cris­tia­nas», este ener­gú­meno, que no apro­ba­ría en la pri­me­ra mitad la dis­ci­pli­na en cien­cias huma­nas, logra gene­rar la con­fu­sión nece­sa­ria para jus­ti­fi­car tan­to su apo­yo a Tel Aviv como su sim­pa­tía por las teo­rías «esen­cia­lis­tas» de las cul­tu­ras.

Sara Win­ter pro­mo­vió el lema «vamos a ukrai­nia­ni­zar a Bra­sil». Sin duda se refie­re a la for­ma­ción de los gru­pos de apo­yo que acam­pa­ron en Kiev (en el movi­mien­to Euro­mai­dan, a par­tir de noviem­bre de 2013), cuan­do la cri­sis con Rusia avan­za­ba hacia la lla­ma­da Gue­rra de Don­bass, que comen­zó en febre­ro de 2014. Ucra­nia ha esta­do en gue­rra por el con­trol terri­to­rial has­ta aho­ra, por dos fac­to­res: la vic­to­ria del movi­mien­to apo­ya­do por el Sáha­ra bra­si­le­ño y la lucha de la mino­ría ruso-étni­ca en el este del país. En medio de todo esto, el petró­leo y el gas se con­traen más allá del acce­so al Mar Negro. El enfren­ta­mien­to mili­tar con­du­jo a la for­ma­ción de los encla­ves pro-Rusia de Donetsk y Luhansk, así como a la re adhe­sión de Cri­mea de la Fede­ra­ción de Rusia.

Ucra­nia tuvo sus elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más recien­tes en abril de 2019, sien­do el régi­men de este país semi par­la­men­ta­rio. El actor y come­dian­te Volodymyr Olek­san­drovych Zelenskyy (más cono­ci­do como Zelenskyy) de una fami­lia judía fue ele­gi­do. La cam­pa­ña del come­dian­te con­tó con un amplio apo­yo finan­cie­ro de oli­gar­ca Ia Vale­ri­yov y Kolo­moysk­yi y ambos apo­ya­ron, a todos los nive­les, la lucha anti­se­pa­ra­tis­ta. En la for­ma­ción de los lla­ma­dos «bata­llo­nes de volun­ta­rios ucra­nia­nos», tenía todo y casi todo lo que apes­ta. No hay pala­bra de Zelensky, Kolo­moys­ki y com­pa­ñía. Ambos quie­ren salir de pro­ble­mas y estar bien con la OTAN y la Fede­ra­ción Rusa.
No es una alian­za de oli­gar­cas y polí­ti­cos que recla­man su ori­gen judío con neo­na­zis, es inclu­so cinis­mo. Opor­tu­nis­mo cíni­co de hom­bres de nego­cios y polí­ti­cos, sin impor­tar de dón­de ven­gan. Pero los sím­bo­los nazis eran ‑son- abun­dan­tes, tan­to en Ucra­nia del Euro­mai­dan, como en Bol­so­na­ro Bra­sil. ¿Alguien ha vis­to al Esta­do de Israel mani­fes­tán­do­se? ¿Enfren­tan­do sus vas­tos recur­sos de inte­li­gen­cia y lar­gas armas ope­ra­cio­na­les con­tra la iia? Eso es todo.

En Bra­sil, una tími­da reac­ción no ofi­cial

En la pági­na de la Con­fe­de­ra­ción Israe­lí de Bra­sil (CONIB), al menos has­ta el momen­to en que se com­ple­tó este artícu­lo, la úni­ca noti­cia que había cri­ti­ca­do direc­ta­men­te al gobierno de Bol­so­na­ro se refe­ría al can­ci­ller, Ernes­to Araú­jo, y otra des­afor­tu­na­da com­pa­ra­ción de él. El terri­ble minis­tro de Bol­so­na­ris­ta Ita­ma­raty, lo que una vez se lla­mó idio­ta en la tele­vi­sión nacio­nal, com­pa­ró el ais­la­mien­to social con los cam­pos de con­cen­tra­ción. La crí­ti­ca del CONIB es jus­ta, pero la omi­sión no lo es. El pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción repu­dió la pre­sen­cia de la ban­de­ra israe­lí en actos anti­de­mo­crá­ti­cos con el siguien­te argu­men­to: «La comu­ni­dad judía bra­si­le­ña es plu­ral. Hay judíos y judíos en todos los cam­pos del espec­tro polí­ti­co, de dere­cha a izquier­da, del cen­tro, par­ti­da­rios y opo­si­to­res del gobierno …»(ver https://​www​.conib​.org​.br/​c​o​n​i​b​-​f​a​z​-​a​l​e​r​t​a​-​s​o​b​r​e​-​u​s​o​-​d​e​-​b​a​n​d​e​i​r​a​s​-​d​e​-​i​s​r​a​e​l​-​e​m​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​c​o​es/).

Otras enti­da­des, como hemos dicho antes, de la polé­mi­ca «izquier­da» sio­nis­ta, tam­bién han cri­ti­ca­do la pre­sen­cia de la ban­de­ra. Pero, refe­ren­cias direc­tas a las rela­cio­nes entre la pre­di­ca­ción de bol­so­na­ro, el lla­ma­do «sio­nis­mo evan­gé­li­co» y el nue­vo dere­cho extre­mo de los Esta­dos Uni­dos con los lazos nazis, has­ta aho­ra nada ‑o casi nada- ha apa­re­ci­do.
El mis­mo con­trol se lle­vó a cabo en el sitio web ofi­cial de la Emba­ja­da de Israel en Bra­sil. Ni una línea en la por­ta­da, en sim­ple bús­que­da por Inter­net, la pre­sen­cia de la ban­de­ra con la estre­lla de David fue a veces con­de­na­da, pero nada que rela­te direc­ta­men­te esta polé­mi­ca serie de alian­zas.

Evi­den­cia, sin hipo­cre­sía

Vaya­mos a la evi­den­cia. Hay un posi­cio­na­mien­to de extre­ma dere­cha en todas las comu­ni­da­des étni­co-cul­tu­ra­les y a veces esta posi­ción horren­da encuen­tra nue­vas for­mas. Por lo tan­to, lla­mar al bol­so­nis­mo «pro­to fas­cis­mo» no es una exa­ge­ra­ción. Tam­po­co es correc­to aso­ciar fuen­tes con rela­cio­nes de posi­ción. De ser así, los más de 12 millo­nes de bra­si­le­ños de ori­gen liba­nés (por lo tan­to, des­cen­dien­tes ára­bes) cons­ti­tui­rían una enor­me base de apo­yo para la libe­ra­ción de Pales­ti­na y la defen­sa incon­di­cio­nal de la sobe­ra­nía del Líbano. Con esta supues­ta cohe­ren­cia, nun­ca podría­mos ima­gi­nar que Pau­lo Gue­des ten­dría como su bra­zo dere­cho un «bri­mo» lla­ma­do José Salim Mat­tar Jr. ¿Qué pasa con per­so­na­jes de la mis­ma cepa, como Naji Nahas o Pau­lo Salim Maluf? ¿Pode­mos ser con­des­cen­dien­tes? Nun­ca.

La voca­ción colo­nial del Esta­do de Israel tole­ra inclu­so la pre­sen­cia de anti­se­mi­tas en actos con su ban­de­ra. Es asque­ro­so, pero es real. ¿Es la mis­ma indig­na­ción selec­ti­va de «tole­ran­cia» y «des­pro­por­cio­na­da» que inten­ta situar la situa­ción del con­flic­to ára­be-israe­lí y la ocu­pa­ción israe­lí de Pales­ti­na como «ambas par­tes de un pro­ble­ma com­ple­jo»? La «com­ple­ji­dad» inclu­ye una ocu­pa­ción mili­tar ile­gal des­de junio de 1967, cuyo perío­do des­pués de los «acuer­dos» de Oslo da lugar a la ocu­pa­ción en Cis­jor­da­nia. En la era recien­te, la polí­ti­ca del apartheid y Ban­tus­tan han aumen­ta­do, ya que des­de junio de 2007 el Esta­do de Israel ha pro­mo­vi­do un ase­dio de la Fran­ja de Gaza (inclu­yen­do aguas terri­to­ria­les y chan­ta­je sin trai­do­res de Cai­ro, que tam­bién rodean Gaza a tra­vés del Sinaí). ¿Cuán­to tiem­po pre­va­le­ce­rá esa hipo­cre­sía?

Este artícu­lo apa­re­ció ori­gi­nal­men­te en el Moni­tor de Orien­te Medio (monitordooriente.com)[email protected] al Espa­ñol: Por Syl­via Ubal ([email protected]​gmail.​com).

*Fuen­te: Baró­me­tro Lati­no­ame­ri­cano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *