Bra­sil. Ban­de­ras de Israel en los actos de extre­ma dere­cha: un deba­te sus­tan­ti­vo

Bruno Lima Rocha, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 14 mayo 2020.-

El domin­go 3 de mayo, el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Mes­sias Bol­so­na­ro, apa­re­ce en la ram­pa de la mese­ta jun­to a otras dos ban­de­ras: la de los Esta­dos Uni­dos y el Esta­do de Israel. La con­vo­ca­to­ria del acto no pue­de ser más exe­cra­ble. Fin del ais­la­mien­to social, soció­pa­ta colec­ti­vo sub­es­ti­man­do la pan­de­mia, ofen­sas a la OMS y la lucha cons­tan­te del pro­to fas­cis­mo con las ins­ti­tu­cio­nes libe­ral-bur­gue­sas. Cual­quier pare­ci­do con el cli­ma polí­ti­co de Ale­ma­nia de la déca­da de 1930 no sería una coin­ci­den­cia. Los mati­ces entre estos momen­tos his­tó­ri­cos han cam­bia­do, pero hay simi­li­tud.

Es un hecho. La «nue­va nor­ma­li­dad» es ver la pre­sen­cia de la ban­de­ra de Israel en actos de bos­lo­na­ris­mo. Esto se debe a que las rela­cio­nes de la extre­ma dere­cha bra­si­le­ña, como el país toda­vía gober­na­do por Ben­ja­mín Netan­yahu, son rela­ti­va­men­te nue­vas, pero ya cons­ti­tu­yen un están­dar. La far­sa de la «defen­sa de Occi­den­te» que repro­du­ce una alian­za pla­nea­da en los Esta­dos Uni­dos des­de la déca­da de 1990 ‑neo­con y tele­con- seña­la que este esta­do sería el bas­tión del mun­do euro­peo en Orien­te Medio. En par­te, es ver­dad.

El fenó­meno lle­gó a Bra­sil y se acu­mu­ló a tra­vés de las empre­sas de explo­ta­ción de la fe de otro, basa­da en la pre­di­ca­ción pen­te­cos­tal, a tra­vés de la Teo­lo­gía de la Pros­pe­ri­dad y las rela­cio­nes con el lla­ma­do «sio­nis­mo evan­gé­li­co», con orí­ge­nes en el cin­tu­rón bíbli­co del Impe­rio. Tam­bién es segu­ro y veri­fi­ca­ble que tal alian­za logre rom­per el blo­queo correc­to con­tra las polí­ti­cas del apartheid israe­lí, pero con un man­da­do ine­quí­vo­co a la dere­cha, lejos a la dere­cha, has­ta aho­ra a la dere­cha, que lle­gan a vivir con espa­cios polí­ti­cos típi­ca­men­te supre­ma­cis­tas y neo­na­zis. A veces dis­cre­tos, en otros no tan­to, los par­ti­da­rios del colo­nia­lis­mo israe­lí se encuen­tran codo con codo con los anti­se­mi­tas. Vea­mos un ejem­plo.

Un per­so­na­je sinies­tro

La bra­si­le­ña Sara Fer­nan­da Giro­mi­ni adop­ta el apo­do de Sara Win­ter. Naci­do en San Car­los, en el inte­rior de Sao Pau­lo, el agi­ta­dor de extre­ma dere­cha uti­li­za el apo­do de un anti­guo socia­li­tés que par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la Unión Bri­tá­ni­ca de Fas­cis­tas (UBF), rom­pien­do la grie­ta a la dere­cha del Par­ti­do Labo­ris­ta Inglés, fun­da­do por Osval­do Mos­ley. La UBF, don­de inter­pre­tó a la Sarah Win­ter ori­gi­nal, era abier­ta­men­te anti­se­mi­ta y repro­du­cía dis­cur­sos de odio racia­les, lin­güís­ti­cos, étni­co-cul­tu­ra­les y reli­gio­sos. En la pos­gue­rra, Mos­ley con­ti­nuó tra­ba­jan­do en la polí­ti­ca, fun­dan­do una espe­cie de movi­mien­to de uni­fi­ca­ción euro­peo o cen­tra­do en el euro. Estas tesis deri­van de algo cer­cano a per­te­ne­cer al mun­do euro­cén­tri­co, que se suma al pano­ra­ma de ideas a los fas­cis­tas ucra­nia­nos y a los neo­na­zis. Cual­quier simi­li­tud de los dis­cur­sos con el imbé­cil ton­to de Ola­vo de Car­valho, tra­tan­do de imi­tar u opo­ner­se al demen­te Ale­xan­der Dugin y sus esbi­rros inte­lec­tua­les, no son una coin­ci­den­cia.

Sara Win­ter, alias de Sara Fer­nan­da, fue una de las figu­ras cen­tra­les del des­con­ten­to fas­cis­ta del domin­go 3 de mayo en Bra­si­lia. Allí, el ex ase­sor del minis­tro Dama­res Alves (toda­vía titu­lar de la car­te­ra de muje­res, fami­lia y dere­chos huma­nos) «bri­lló». Antes del car­go encar­ga­do como Secre­ta­ria Nacio­nal de la Mujer, la ver­sión bra­si­le­ña del fas­cis­ta bri­tá­ni­co se pos­tu­ló para con­gre­sis­ta para el DEM de Sao Pau­lo, no sien­do ele­gi­da.

Las rela­cio­nes peli­gro­sas con­ti­nua­ron. El 30 de abril de 2020, la acti­vis­ta de extre­ma dere­cha con lazos neo­na­zis publi­có en su per­fil de Face­book un asun­to absur­do, don­de el por­tal bol­so­na­ris­ta «Bra­sil Sem Medo» afir­ma que «Fall bol­so­na­ro deja­ría el camino cla­ro para Soros en Bra­sil». Sería una entre­vis­ta con el perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción, Nico­lás Morás. En el mis­mo por­tal, el 5 de mayo de 2020, en con­te­ni­do exclu­si­vo para sus­crip­to­res, la lla­ma­da es «Israel anun­cia el des­cu­bri­mien­to de anti­cuer­pos para Covid-19». Soros, así como un espe­cu­la­dor finan­cie­ro y un donan­te impor­tan­te del Par­ti­do Demó­cra­ta de los Esta­dos Uni­dos (tie­ne doble ciu­da­da­nía, hún­ga­ra y esta­dou­ni­den­se), tie­ne ascen­den­cia judía y sufrió per­se­cu­ción cuan­do los nazis ocu­pa­ron Hun­gría. Extra­ño, ¿no? En la mis­ma publi­ca­ción se pue­de leer una absur­da teo­ría de la cons­pi­ra­ción y una evi­den­te alu­sión anti­se­mi­ta y, al mis­mo tiem­po, el lla­ma­do com­pren­si­vo a la indus­tria de Israel.

Vol­vien­do al per­so­na­je de Sara Win­ter, la fas­cis­ta bra­si­le­ña afir­ma sus lazos con Ola­vo de Car­valho. Esto, siem­pre envuel­to en con­tro­ver­sia, fue acu­sa­do de anti­se­mi­ta por el exce­len­te sitio web perio­dís­ti­co The Inter­cept, cuyo edi­tor, Glenn Green­wald, es de la fami­lia judía. Está cla­ro que Olaf no pue­de ser con­si­de­ra­do un «enemi­go del Esta­do de Israel», sino más bien anti­se­mi­ta en el sen­ti­do más amplio, ya que las cul­tu­ras semí­ti­cas no son exclu­si­vas de los hebreos. Los semi­tas tam­bién son des­cen­dien­tes de Ismail. Como el anti­se­mi­tis­mo es una inven­ción de Occi­den­te y el anti­guo astró­lo­go con­fun­de todo a pro­pó­si­to, afir­man­do ser un defen­sor de las «tra­di­cio­nes judeo-cris­tia­nas», este ener­gú­meno, que no apro­ba­ría en la pri­me­ra mitad la dis­ci­pli­na en cien­cias huma­nas, logra gene­rar la con­fu­sión nece­sa­ria para jus­ti­fi­car tan­to su apo­yo a Tel Aviv como su sim­pa­tía por las teo­rías «esen­cia­lis­tas» de las cul­tu­ras.

Sara Win­ter pro­mo­vió el lema «vamos a ukrai­nia­ni­zar a Bra­sil». Sin duda se refie­re a la for­ma­ción de los gru­pos de apo­yo que acam­pa­ron en Kiev (en el movi­mien­to Euro­mai­dan, a par­tir de noviem­bre de 2013), cuan­do la cri­sis con Rusia avan­za­ba hacia la lla­ma­da Gue­rra de Don­bass, que comen­zó en febre­ro de 2014. Ucra­nia ha esta­do en gue­rra por el con­trol terri­to­rial has­ta aho­ra, por dos fac­to­res: la vic­to­ria del movi­mien­to apo­ya­do por el Sáha­ra bra­si­le­ño y la lucha de la mino­ría ruso-étni­ca en el este del país. En medio de todo esto, el petró­leo y el gas se con­traen más allá del acce­so al Mar Negro. El enfren­ta­mien­to mili­tar con­du­jo a la for­ma­ción de los encla­ves pro-Rusia de Donetsk y Luhansk, así como a la re adhe­sión de Cri­mea de la Fede­ra­ción de Rusia.

Ucra­nia tuvo sus elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más recien­tes en abril de 2019, sien­do el régi­men de este país semi par­la­men­ta­rio. El actor y come­dian­te Volodymyr Olek­san­drovych Zelenskyy (más cono­ci­do como Zelenskyy) de una fami­lia judía fue ele­gi­do. La cam­pa­ña del come­dian­te con­tó con un amplio apo­yo finan­cie­ro de oli­gar­ca Ia Vale­ri­yov y Kolo­moysk­yi y ambos apo­ya­ron, a todos los nive­les, la lucha anti­se­pa­ra­tis­ta. En la for­ma­ción de los lla­ma­dos «bata­llo­nes de volun­ta­rios ucra­nia­nos», tenía todo y casi todo lo que apes­ta. No hay pala­bra de Zelensky, Kolo­moys­ki y com­pa­ñía. Ambos quie­ren salir de pro­ble­mas y estar bien con la OTAN y la Fede­ra­ción Rusa.
No es una alian­za de oli­gar­cas y polí­ti­cos que recla­man su ori­gen judío con neo­na­zis, es inclu­so cinis­mo. Opor­tu­nis­mo cíni­co de hom­bres de nego­cios y polí­ti­cos, sin impor­tar de dón­de ven­gan. Pero los sím­bo­los nazis eran ‑son- abun­dan­tes, tan­to en Ucra­nia del Euro­mai­dan, como en Bol­so­na­ro Bra­sil. ¿Alguien ha vis­to al Esta­do de Israel mani­fes­tán­do­se? ¿Enfren­tan­do sus vas­tos recur­sos de inte­li­gen­cia y lar­gas armas ope­ra­cio­na­les con­tra la iia? Eso es todo.

En Bra­sil, una tími­da reac­ción no ofi­cial

En la pági­na de la Con­fe­de­ra­ción Israe­lí de Bra­sil (CONIB), al menos has­ta el momen­to en que se com­ple­tó este artícu­lo, la úni­ca noti­cia que había cri­ti­ca­do direc­ta­men­te al gobierno de Bol­so­na­ro se refe­ría al can­ci­ller, Ernes­to Araú­jo, y otra des­afor­tu­na­da com­pa­ra­ción de él. El terri­ble minis­tro de Bol­so­na­ris­ta Ita­ma­raty, lo que una vez se lla­mó idio­ta en la tele­vi­sión nacio­nal, com­pa­ró el ais­la­mien­to social con los cam­pos de con­cen­tra­ción. La crí­ti­ca del CONIB es jus­ta, pero la omi­sión no lo es. El pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción repu­dió la pre­sen­cia de la ban­de­ra israe­lí en actos anti­de­mo­crá­ti­cos con el siguien­te argu­men­to: «La comu­ni­dad judía bra­si­le­ña es plu­ral. Hay judíos y judíos en todos los cam­pos del espec­tro polí­ti­co, de dere­cha a izquier­da, del cen­tro, par­ti­da­rios y opo­si­to­res del gobierno …»(ver https://​www​.conib​.org​.br/​c​o​n​i​b​-​f​a​z​-​a​l​e​r​t​a​-​s​o​b​r​e​-​u​s​o​-​d​e​-​b​a​n​d​e​i​r​a​s​-​d​e​-​i​s​r​a​e​l​-​e​m​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​c​o​es/).

Otras enti­da­des, como hemos dicho antes, de la polé­mi­ca «izquier­da» sio­nis­ta, tam­bién han cri­ti­ca­do la pre­sen­cia de la ban­de­ra. Pero, refe­ren­cias direc­tas a las rela­cio­nes entre la pre­di­ca­ción de bol­so­na­ro, el lla­ma­do «sio­nis­mo evan­gé­li­co» y el nue­vo dere­cho extre­mo de los Esta­dos Uni­dos con los lazos nazis, has­ta aho­ra nada ‑o casi nada- ha apa­re­ci­do.
El mis­mo con­trol se lle­vó a cabo en el sitio web ofi­cial de la Emba­ja­da de Israel en Bra­sil. Ni una línea en la por­ta­da, en sim­ple bús­que­da por Inter­net, la pre­sen­cia de la ban­de­ra con la estre­lla de David fue a veces con­de­na­da, pero nada que rela­te direc­ta­men­te esta polé­mi­ca serie de alian­zas.

Evi­den­cia, sin hipo­cre­sía

Vaya­mos a la evi­den­cia. Hay un posi­cio­na­mien­to de extre­ma dere­cha en todas las comu­ni­da­des étni­co-cul­tu­ra­les y a veces esta posi­ción horren­da encuen­tra nue­vas for­mas. Por lo tan­to, lla­mar al bol­so­nis­mo «pro­to fas­cis­mo» no es una exa­ge­ra­ción. Tam­po­co es correc­to aso­ciar fuen­tes con rela­cio­nes de posi­ción. De ser así, los más de 12 millo­nes de bra­si­le­ños de ori­gen liba­nés (por lo tan­to, des­cen­dien­tes ára­bes) cons­ti­tui­rían una enor­me base de apo­yo para la libe­ra­ción de Pales­ti­na y la defen­sa incon­di­cio­nal de la sobe­ra­nía del Líbano. Con esta supues­ta cohe­ren­cia, nun­ca podría­mos ima­gi­nar que Pau­lo Gue­des ten­dría como su bra­zo dere­cho un «bri­mo» lla­ma­do José Salim Mat­tar Jr. ¿Qué pasa con per­so­na­jes de la mis­ma cepa, como Naji Nahas o Pau­lo Salim Maluf? ¿Pode­mos ser con­des­cen­dien­tes? Nun­ca.

La voca­ción colo­nial del Esta­do de Israel tole­ra inclu­so la pre­sen­cia de anti­se­mi­tas en actos con su ban­de­ra. Es asque­ro­so, pero es real. ¿Es la mis­ma indig­na­ción selec­ti­va de «tole­ran­cia» y «des­pro­por­cio­na­da» que inten­ta situar la situa­ción del con­flic­to ára­be-israe­lí y la ocu­pa­ción israe­lí de Pales­ti­na como «ambas par­tes de un pro­ble­ma com­ple­jo»? La «com­ple­ji­dad» inclu­ye una ocu­pa­ción mili­tar ile­gal des­de junio de 1967, cuyo perío­do des­pués de los «acuer­dos» de Oslo da lugar a la ocu­pa­ción en Cis­jor­da­nia. En la era recien­te, la polí­ti­ca del apartheid y Ban­tus­tan han aumen­ta­do, ya que des­de junio de 2007 el Esta­do de Israel ha pro­mo­vi­do un ase­dio de la Fran­ja de Gaza (inclu­yen­do aguas terri­to­ria­les y chan­ta­je sin trai­do­res de Cai­ro, que tam­bién rodean Gaza a tra­vés del Sinaí). ¿Cuán­to tiem­po pre­va­le­ce­rá esa hipo­cre­sía?

Este artícu­lo apa­re­ció ori­gi­nal­men­te en el Moni­tor de Orien­te Medio (monitordooriente.com)[email protected] al Espa­ñol: Por Syl­via Ubal ([email protected]​gmail.​com).

*Fuen­te: Baró­me­tro Lati­no­ame­ri­cano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: