Vol­ver a colo­car a Pales­ti­na en el cen­tro del acti­vis­mo musul­mán estadounidense

Por Ramzy Baroud |Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 mayo 2020 

Foto: una par­ti­da­ria de Pales­ti­na pro­tes­ta duran­te el des­fi­le anual Cele­bra­te Israel, el 3 de junio de 2018, en Nue­va York. Andres­Ku­dac­ki | AP 

En muchas mez­qui­tas de los EE.UU., Pales­ti­na, Cachemira,
Afga­nis­tán y otros luga­res de gran y per­pe­tua injus­ti­cia ape­nas se
men­cio­nan. Qui­zás ‑argu­men­ta Ramzy Baroud- por temor a que hacer­lo los
colo­que en el radar del FBI o de las agen­cias loca­les de cumplimiento.

Hace casi
vein­te años, en una con­fe­ren­cia de musul­ma­nes en Washing­ton DC, escu­ché el doloroso
argu­men­to de que Pales­ti­na no debe­ría con­ver­tir­se en un tema cen­tral en la
agen­da polí­ti­ca musul­ma­na estadounidense.

El pun­to,
que sor­pren­dió a muchos, fue enun­cia­do por un joven aca­dé­mi­co pakistaní
musul­mán esta­dou­ni­den­se, cuyo nom­bre no es impor­tan­te para mi pro­pó­si­to aquí.

Sin embar­go,
lo que encon­tré tran­qui­li­za­dor fue que casi todos en la reu­nión sacu­die­ron la
cabe­za en des­acuer­do. El joven aca­dé­mi­co era cla­ra­men­te un paria intelectual.
Esta­ba cla­ro que los musul­ma­nes, al menos los asis­ten­tes a esa conferencia
espe­cí­fi­ca, no aban­do­na­rían su defen­sa de la liber­tad del pue­blo pales­tino en
el cor­to plazo.

Unos meses
des­pués se pro­du­je­ron los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre, des­atan­do
una caja de Pan­do­ra de vio­len­cia, racis­mo, orien­ta­lis­mo e isla­mo­fo­bia, cuyo
resul­ta­do con­ti­nua­ría sin­tién­do­se en los años venideros.

Una par­te
menos dis­cu­ti­da de la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra el islam y los musul­ma­nes en
los últi­mos vein­te años es el inten­to sis­te­má­ti­co y cen­tra­li­za­do de derrumbar
la socie­dad musul­ma­na esta­dou­ni­den­se. Por supues­to se pue­de decir lo mis­mo del
sen­ti­mien­to anti­mu­sul­mán que flo­re­ció
en Euro­pa duran­te las gue­rras de Occi­den­te con­tra Afga­nis­tán e Irak y otros
paí­ses musulmanes.

Des­de
enton­ces y has­ta hoy los musul­ma­nes esta­dou­ni­den­ses se vie­ron obli­ga­dos a tomar
deci­sio­nes som­brías para evi­tar la demo­ni­za­ción de los medios y la persecución
del Gobierno. Algu­nos opta­ron por seguir la línea, de hecho para con­ver­tir­se en
defen­so­res de los pode­res colo­nia­les y sal­va­jes que se des­ata­ron con­tra los
musul­ma­nes en todas par­tes: matar, tor­tu­rar, encar­ce­lar y san­cio­nar sin tener
en cuen­ta el dere­cho inter­na­cio­nal que Occi­den­te había dise­ña­do des­pués de la
Segun­da Gue­rra Mundial.

La elec­ción
de Ham­za Yusuf, for­mal­men­te cono­ci­do como Mark Han­son, es y tal vez sigue siendo
el mejor ejem­plo del lla­ma­do “musul­mán mas­co­ta”, como se hizo
cono­ci­do
debi­do a su cola­bo­ra­ción con el régi­men de Geor­ge W. Bush durante
las gue­rras geno­ci­das en Irak y Afganistán.

Su enfo­que
se vol­vió abso­lu­ta­men­te cru­cial para los dise­ños estadounidenses-occidentales
en los paí­ses musul­ma­nes, sien­do la amal­ga­ma ideal entre el “infor­man­te nativo”
‑como un musul­mán supues­ta­men­te adoc­tri­na­do y como una per­so­na supues­ta­men­te blanca-
y el orien­ta­lis­ta típi­co, el eru­di­to occi­den­tal con­fia­ble en des­ci­frar y disec­cio­nar el
«Orien­te» musul­mán para el Occi­den­te colonialista.

Según el
perió­di­co The Guar­dian, Yusuf dijo una
vez a los disi­den­tes polí­ti­cos musul­ma­nes: «Si odias a Occi­den­te, emi­gra a
un país musul­mán», mos­tran­do así el mis­mo sen­ti­mien­to racis­ta que los
cho­vi­nis­tas de extre­ma dere­cha a menu­do arro­jan a cual­quie­ra que se atre­va a
cues­tio­nar las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les sobre la gue­rra, inmi­gra­ción o
cual­quier otra cosa.

Este mis­mo
sen­ti­mien­to fue repe­ti­do por el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump,
cuan­do tui­teó
en julio pasa­do: «En Esta­dos Uni­dos si odias a nues­tro país eres libre de
irte».

Según el
jui­cio abso­lu­to de Yusuf y Trump, uno solo pue­de ganar­se el dere­cho a ser un
ciu­da­dano total­men­te boni­fi­ca­do si aban­do­na por com­ple­to el dere­cho a mostrar
cual­quier des­acuer­do con las polí­ti­cas de su Gobierno.

En el
ver­gon­zan­te pen­sa­mien­to de Yusuf tam­bién se dedu­ce que un musul­mán nun­ca puede
ser ver­da­de­ra­men­te un ciu­da­dano per­ma­nen­te en nin­gún gobierno occi­den­tal, un
sen­ti­mien­to adop­ta­do por los movi­mien­tos neo­fas­cis­tas que actual­men­te están aso­lan­do
Europa.

No debe­ría
sor­pren­der enton­ces que cuan­do el Secre­ta­rio de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos y conocido
anti­mu­sul­mán faná­ti­co, Mike Pom­peo, anun­cia­ra
la for­ma­ción de la Comi­sión de Dere­chos Inalie­na­bles ‑otra pla­ta­for­ma para los
pre­jui­cios polí­ti­cos y reli­gio­sos diri­gi­dos a los enemi­gos de Trump en todo el
mun­do- Yusuf fue­se inme­dia­ta­men­te con­vo­ca­do
para ser miem­bro de esa Comisión.

Sin embar­go
el pro­ble­ma es más gran­de que solo orien­ta­lis­ta. Ha que­da­do cla­ro que las
terri­bles con­se­cuen­cias del 11 de sep­tiem­bre, las san­grien­tas gue­rras que
siguie­ron y la trá­gi­ca aun­que pre­de­ci­ble reac­ción vio­len­ta de la militancia
anti­oc­ci­den­tal en los EE.UU., Euro­pa y otros luga­res, lamen­ta­ble­men­te han debilitado
el dis­cur­so musul­mán domi­nan­te en los paí­ses occi­den­ta­les, espe­cial­men­te en Estados
Unidos.

Algu­na vez ‑en
cada vier­nes- cien­tos de ima­nes en las mez­qui­tas esta­dou­ni­den­ses desa­fia­rían la
soli­da­ri­dad con Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán, Che­che­nia, etc. Se recaudaría
dine­ro para varias orga­ni­za­cio­nes que brin­da­ban ayu­da a las víc­ti­mas de guerras
en todo el mun­do musul­mán. De hecho, la uni­dad en torno a Pales­ti­na parecía
unir a millo­nes de musul­ma­nes a pesar de sus cul­tu­ras, cla­ses e inclu­so sus
pro­pias inter­pre­ta­cio­nes del islam.

El resul­ta­do
del 11 de sep­tiem­bre, deve­ni­do en la lla­ma­da «gue­rra con­tra el
terror», cam­bió todo eso impo­nien­do un nue­vo para­dig­ma y una cruda
elec­ción en las comu­ni­da­des musul­ma­nas de todo el país.

El cie­rre
de la Fun­da­ción Tie­rra San­ta, debi­do a su apo­yo a las víc­ti­mas pales­ti­nas y
otras víc­ti­mas de la vio­len­cia israe­lí, fue solo la pun­ta del ice­berg. Se
ago­ta­ron las cuen­tas de muchas orga­ni­za­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes benéficas
musul­ma­nas, mien­tras que cien­tos, si no miles de inte­lec­tua­les musul­ma­nes bien
edu­ca­dos y fran­cos fue­ron dete­ni­dos, depor­ta­dos, des­pe­di­dos de sus tra­ba­jos o
for­za­dos a guar­dar silen­cio por otros medios.

Lamen­ta­ble­men­te
fue el comien­zo de una era nue­va y trá­gi­ca en la que los oportunistas
inte­lec­tua­les musul­ma­nes, imbui­dos de auto­des­pre­cio, rei­na­ban absolutamente.

Es a través
de este gru­po con­ci­lia­dor que los gobier­nos occi­den­ta­les logra­ron adap­tar su
pro­pia ver­sión del “buen musul­mán”, para yux­ta­po­ner­lo al musul­mán radi­cal -¡no
lo per­mi­ta dios!- injus­to pero ince­san­te­men­te vis­to como un sim­pa­ti­zan­te terrorista.

Tuve el
dis­gus­to de cono­cer o apren­der acer­ca de muchos de estos “bue­nos musul­ma­nes” en
los últi­mos vein­te años que están tan intere­sa­dos​en recla­mar los luga­res en
las con­fe­ren­cias fal­sas de “diá­lo­go inter­re­li­gio­so”, cum­plien­do vertiginosamente
el papel del musul­mán de buen com­por­ta­mien­to siem­pre que se lo exigieran.

Para esta
extra­ña raza de musul­ma­nes, Pales­ti­na es un obs­tácu­lo y Cache­mi­ra es un páramo
olvi­da­do, ya que su misión no es defen­der a los opri­mi­dos. En cam­bio, a menudo
son usa­dos como inter­me­dia­rios que trans­mi­ten los dic­ta­dos ofi­cia­les de
gobier­nos, esta­dos y con­se­jos muni­ci­pa­les a sus com­pa­ñe­ros musul­ma­nes. En otras
pala­bras, se con­vier­ten en los musul­ma­nes “ofi­cia­les”, cuya agen­da no es la de
su pro­pia comu­ni­dad, ayu­dan­do a movi­li­zar­se, orga­ni­zar­se y abo­gar no por la
soli­da­ri­dad con otros gru­pos mar­gi­na­dos, sino, como en el caso de Yusuf, abrazando
la agen­da del pro­pio Trump.

El pro­ble­ma
con estos char­la­ta­nes espi­ri­tua­les es que ali­men­tan la visión equi­vo­ca­da de que
los musul­ma­nes solo pue­den ser pira­tas o poten­cia­les terro­ris­tas, que los
musul­ma­nes deben ser some­ti­dos o se con­vier­ten en un peli­gro para la socie­dad y
que los musul­ma­nes no pue­den ser par­te de un colec­ti­vo más gran­de de disidentes
polí­ti­cos que abo­gan por la jus­ti­cia y la igual­dad en su pro­pia socie­dad y en
todo el mundo.

Actual­men­te
en muchas mez­qui­tas de los Esta­dos Uni­dos, Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán y
otros luga­res de gran y per­pe­tua injus­ti­cia ape­nas se men­cio­nan. Muchos evitan
inclu­so la defen­sa polí­ti­ca y la inter­sec­cio­na­li­dad den­tro de sus propias
comu­ni­da­des. Tal vez temen que hacer­lo los colo­que en el radar del FBI o de las
agen­cias loca­les de ejecución.

Pero, ¿qué
es el islam sin justicia?

En un
ver­sícu­lo corá­ni­co (5: 8), Dios dice: “Oh uste­des que han creí­do, permanezcan
fir­mes para Dios, sean tes­ti­gos en la jus­ti­cia y no dejen que el odio de un
pue­blo les impi­da ser jus­tos. Sean jus­tos, estén más cer­ca de la
justicia».

El énfa­sis
en la jus­ti­cia y la cons­truc­ción de comu­ni­da­des y nacio­nes que defien­den lo
correc­to está en el cen­tro de los valo­res islá­mi­cos y ni Mark Han­sen ni ningún
otro auto­pro­cla­ma­do musul­mán pue­de cam­biar eso.

En cuan­to a
los gobier­nos que están cons­tan­te­men­te cari­ca­tu­ri­zan­do a los musul­ma­nes y al islam
para que se ajus­ten a sus pro­pias agen­das, tam­po­co se están hacien­do ningún
favor, ya que una socie­dad fuer­te se basa en la liber­tad de los indi­vi­duos y
gru­pos para ope­rar den­tro de un mar­co legal y demo­crá­ti­co, con el prin­ci­pal y
pri­mor­dial obje­ti­vo de pro­mo­ver los intere­ses de toda la nación.

La liber­tad
para Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán, así como los dere­chos de las minorías,
la jus­ti­cia social, la igual­dad de géne­ro y racial, van de la mano. Ningún
defen­sor sin­ce­ro de la jus­ti­cia, un estu­dio­so que se res­pe­te a sí mis­mo, y ni
que decir que sea ver­da­de­ro musul­mán, esta­ría de acuer­do con la idea de que la
jus­ti­cia pue­da dis­cu­rrir en for­ma ais­la­da, una doc­tri­na moral que ha definido
el islam y los musul­ma­nes duran­te 15 siglos.

Ramzy Baroud
es perio­dis­ta y edi­tor de The­Pa­les­ti­ne­Chro­ni­cle. Es autor de cin­co libros. El
ulti­mo The­se Chains Will Be Bro­ken: Pales­ti­nian Sto­ries of Strug­gle and
Defian­ce in Israe­li Pri­sons
(Cla­rity Press, Atlan­ta). El doc­tor Baroud es investigador
prin­ci­pal no resi­den­te en el Cen­tro para el Islam y Asun­tos Glo­ba­les (CIGA),
Uni­ver­si­dad de Estam­bul Zaim (IZU). Su sitio web es www​.ramzy​ba​roud​.net

tradu­ci­do del inglés para rebe­lión por J. M.

Fuen­tes: Rebe­lión, Midd­le East Eye https://​www​.mint​press​news​.com/​p​l​a​c​i​n​g​-​p​a​l​e​s​t​i​n​e​-​c​e​n​t​e​r​-​o​f​-​m​u​s​l​i​m​-​a​m​e​r​i​c​a​n​-​a​c​t​i​v​i​s​m​/​2​6​7​3​17/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *