Vol­ver a colo­car a Pales­ti­na en el cen­tro del acti­vis­mo musul­mán esta­dou­ni­den­se

Por Ramzy Baroud |Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 mayo 2020

Foto: una par­ti­da­ria de Pales­ti­na pro­tes­ta duran­te el des­fi­le anual Cele­bra­te Israel, el 3 de junio de 2018, en Nue­va York. Andres­Ku­dac­ki | AP

En muchas mez­qui­tas de los EE.UU., Pales­ti­na, Cache­mi­ra,
Afga­nis­tán y otros luga­res de gran y per­pe­tua injus­ti­cia ape­nas se
men­cio­nan. Qui­zás ‑argu­men­ta Ramzy Baroud- por temor a que hacer­lo los
colo­que en el radar del FBI o de las agen­cias loca­les de cum­pli­mien­to.

Hace casi
vein­te años, en una con­fe­ren­cia de musul­ma­nes en Washing­ton DC, escu­ché el dolo­ro­so
argu­men­to de que Pales­ti­na no debe­ría con­ver­tir­se en un tema cen­tral en la
agen­da polí­ti­ca musul­ma­na esta­dou­ni­den­se.

El pun­to,
que sor­pren­dió a muchos, fue enun­cia­do por un joven aca­dé­mi­co pakis­ta­ní
musul­mán esta­dou­ni­den­se, cuyo nom­bre no es impor­tan­te para mi pro­pó­si­to aquí.

Sin embar­go,
lo que encon­tré tran­qui­li­za­dor fue que casi todos en la reu­nión sacu­die­ron la
cabe­za en des­acuer­do. El joven aca­dé­mi­co era cla­ra­men­te un paria inte­lec­tual.
Esta­ba cla­ro que los musul­ma­nes, al menos los asis­ten­tes a esa con­fe­ren­cia
espe­cí­fi­ca, no aban­do­na­rían su defen­sa de la liber­tad del pue­blo pales­tino en
el cor­to pla­zo.

Unos meses
des­pués se pro­du­je­ron los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre, des­atan­do
una caja de Pan­do­ra de vio­len­cia, racis­mo, orien­ta­lis­mo e isla­mo­fo­bia, cuyo
resul­ta­do con­ti­nua­ría sin­tién­do­se en los años veni­de­ros.

Una par­te
menos dis­cu­ti­da de la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra el islam y los musul­ma­nes en
los últi­mos vein­te años es el inten­to sis­te­má­ti­co y cen­tra­li­za­do de derrum­bar
la socie­dad musul­ma­na esta­dou­ni­den­se. Por supues­to se pue­de decir lo mis­mo del
sen­ti­mien­to anti­mu­sul­mán que flo­re­ció
en Euro­pa duran­te las gue­rras de Occi­den­te con­tra Afga­nis­tán e Irak y otros
paí­ses musul­ma­nes.

Des­de
enton­ces y has­ta hoy los musul­ma­nes esta­dou­ni­den­ses se vie­ron obli­ga­dos a tomar
deci­sio­nes som­brías para evi­tar la demo­ni­za­ción de los medios y la per­se­cu­ción
del Gobierno. Algu­nos opta­ron por seguir la línea, de hecho para con­ver­tir­se en
defen­so­res de los pode­res colo­nia­les y sal­va­jes que se des­ata­ron con­tra los
musul­ma­nes en todas par­tes: matar, tor­tu­rar, encar­ce­lar y san­cio­nar sin tener
en cuen­ta el dere­cho inter­na­cio­nal que Occi­den­te había dise­ña­do des­pués de la
Segun­da Gue­rra Mun­dial.

La elec­ción
de Ham­za Yusuf, for­mal­men­te cono­ci­do como Mark Han­son, es y tal vez sigue sien­do
el mejor ejem­plo del lla­ma­do “musul­mán mas­co­ta”, como se hizo
cono­ci­do
debi­do a su cola­bo­ra­ción con el régi­men de Geor­ge W. Bush duran­te
las gue­rras geno­ci­das en Irak y Afga­nis­tán.

Su enfo­que
se vol­vió abso­lu­ta­men­te cru­cial para los dise­ños esta­dou­ni­den­ses-occi­den­ta­les
en los paí­ses musul­ma­nes, sien­do la amal­ga­ma ideal entre el “infor­man­te nati­vo”
‑como un musul­mán supues­ta­men­te adoc­tri­na­do y como una per­so­na supues­ta­men­te blan­ca-
y el orien­ta­lis­ta típi­co, el eru­di­to occi­den­tal con­fia­ble en des­ci­frar y disec­cio­nar el
«Orien­te» musul­mán para el Occi­den­te colo­nia­lis­ta.

Según el
perió­di­co The Guar­dian, Yusuf dijo una
vez a los disi­den­tes polí­ti­cos musul­ma­nes: «Si odias a Occi­den­te, emi­gra a
un país musul­mán», mos­tran­do así el mis­mo sen­ti­mien­to racis­ta que los
cho­vi­nis­tas de extre­ma dere­cha a menu­do arro­jan a cual­quie­ra que se atre­va a
cues­tio­nar las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les sobre la gue­rra, inmi­gra­ción o
cual­quier otra cosa.

Este mis­mo
sen­ti­mien­to fue repe­ti­do por el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump,
cuan­do tui­teó
en julio pasa­do: «En Esta­dos Uni­dos si odias a nues­tro país eres libre de
irte».

Según el
jui­cio abso­lu­to de Yusuf y Trump, uno solo pue­de ganar­se el dere­cho a ser un
ciu­da­dano total­men­te boni­fi­ca­do si aban­do­na por com­ple­to el dere­cho a mos­trar
cual­quier des­acuer­do con las polí­ti­cas de su Gobierno.

En el
ver­gon­zan­te pen­sa­mien­to de Yusuf tam­bién se dedu­ce que un musul­mán nun­ca pue­de
ser ver­da­de­ra­men­te un ciu­da­dano per­ma­nen­te en nin­gún gobierno occi­den­tal, un
sen­ti­mien­to adop­ta­do por los movi­mien­tos neo­fas­cis­tas que actual­men­te están aso­lan­do
Euro­pa.

No debe­ría
sor­pren­der enton­ces que cuan­do el Secre­ta­rio de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos y cono­ci­do
anti­mu­sul­mán faná­ti­co, Mike Pom­peo, anun­cia­ra
la for­ma­ción de la Comi­sión de Dere­chos Inalie­na­bles ‑otra pla­ta­for­ma para los
pre­jui­cios polí­ti­cos y reli­gio­sos diri­gi­dos a los enemi­gos de Trump en todo el
mun­do- Yusuf fue­se inme­dia­ta­men­te con­vo­ca­do
para ser miem­bro de esa Comi­sión.

Sin embar­go
el pro­ble­ma es más gran­de que solo orien­ta­lis­ta. Ha que­da­do cla­ro que las
terri­bles con­se­cuen­cias del 11 de sep­tiem­bre, las san­grien­tas gue­rras que
siguie­ron y la trá­gi­ca aun­que pre­de­ci­ble reac­ción vio­len­ta de la mili­tan­cia
anti­oc­ci­den­tal en los EE.UU., Euro­pa y otros luga­res, lamen­ta­ble­men­te han debi­li­ta­do
el dis­cur­so musul­mán domi­nan­te en los paí­ses occi­den­ta­les, espe­cial­men­te en Esta­dos
Uni­dos.

Algu­na vez ‑en
cada vier­nes- cien­tos de ima­nes en las mez­qui­tas esta­dou­ni­den­ses desa­fia­rían la
soli­da­ri­dad con Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán, Che­che­nia, etc. Se recau­da­ría
dine­ro para varias orga­ni­za­cio­nes que brin­da­ban ayu­da a las víc­ti­mas de gue­rras
en todo el mun­do musul­mán. De hecho, la uni­dad en torno a Pales­ti­na pare­cía
unir a millo­nes de musul­ma­nes a pesar de sus cul­tu­ras, cla­ses e inclu­so sus
pro­pias inter­pre­ta­cio­nes del islam.

El resul­ta­do
del 11 de sep­tiem­bre, deve­ni­do en la lla­ma­da «gue­rra con­tra el
terror», cam­bió todo eso impo­nien­do un nue­vo para­dig­ma y una cru­da
elec­ción en las comu­ni­da­des musul­ma­nas de todo el país.

El cie­rre
de la Fun­da­ción Tie­rra San­ta, debi­do a su apo­yo a las víc­ti­mas pales­ti­nas y
otras víc­ti­mas de la vio­len­cia israe­lí, fue solo la pun­ta del ice­berg. Se
ago­ta­ron las cuen­tas de muchas orga­ni­za­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes bené­fi­cas
musul­ma­nas, mien­tras que cien­tos, si no miles de inte­lec­tua­les musul­ma­nes bien
edu­ca­dos y fran­cos fue­ron dete­ni­dos, depor­ta­dos, des­pe­di­dos de sus tra­ba­jos o
for­za­dos a guar­dar silen­cio por otros medios.

Lamen­ta­ble­men­te
fue el comien­zo de una era nue­va y trá­gi­ca en la que los opor­tu­nis­tas
inte­lec­tua­les musul­ma­nes, imbui­dos de auto­des­pre­cio, rei­na­ban abso­lu­ta­men­te.

Es a tra­vés
de este gru­po con­ci­lia­dor que los gobier­nos occi­den­ta­les logra­ron adap­tar su
pro­pia ver­sión del “buen musul­mán”, para yux­ta­po­ner­lo al musul­mán radi­cal -¡no
lo per­mi­ta dios!- injus­to pero ince­san­te­men­te vis­to como un sim­pa­ti­zan­te terro­ris­ta.

Tuve el
dis­gus­to de cono­cer o apren­der acer­ca de muchos de estos “bue­nos musul­ma­nes” en
los últi­mos vein­te años que están tan intere­sa­dos​en recla­mar los luga­res en
las con­fe­ren­cias fal­sas de “diá­lo­go inter­re­li­gio­so”, cum­plien­do ver­ti­gi­no­sa­men­te
el papel del musul­mán de buen com­por­ta­mien­to siem­pre que se lo exi­gie­ran.

Para esta
extra­ña raza de musul­ma­nes, Pales­ti­na es un obs­tácu­lo y Cache­mi­ra es un pára­mo
olvi­da­do, ya que su misión no es defen­der a los opri­mi­dos. En cam­bio, a menu­do
son usa­dos como inter­me­dia­rios que trans­mi­ten los dic­ta­dos ofi­cia­les de
gobier­nos, esta­dos y con­se­jos muni­ci­pa­les a sus com­pa­ñe­ros musul­ma­nes. En otras
pala­bras, se con­vier­ten en los musul­ma­nes “ofi­cia­les”, cuya agen­da no es la de
su pro­pia comu­ni­dad, ayu­dan­do a movi­li­zar­se, orga­ni­zar­se y abo­gar no por la
soli­da­ri­dad con otros gru­pos mar­gi­na­dos, sino, como en el caso de Yusuf, abra­zan­do
la agen­da del pro­pio Trump.

El pro­ble­ma
con estos char­la­ta­nes espi­ri­tua­les es que ali­men­tan la visión equi­vo­ca­da de que
los musul­ma­nes solo pue­den ser pira­tas o poten­cia­les terro­ris­tas, que los
musul­ma­nes deben ser some­ti­dos o se con­vier­ten en un peli­gro para la socie­dad y
que los musul­ma­nes no pue­den ser par­te de un colec­ti­vo más gran­de de disi­den­tes
polí­ti­cos que abo­gan por la jus­ti­cia y la igual­dad en su pro­pia socie­dad y en
todo el mun­do.

Actual­men­te
en muchas mez­qui­tas de los Esta­dos Uni­dos, Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán y
otros luga­res de gran y per­pe­tua injus­ti­cia ape­nas se men­cio­nan. Muchos evi­tan
inclu­so la defen­sa polí­ti­ca y la inter­sec­cio­na­li­dad den­tro de sus pro­pias
comu­ni­da­des. Tal vez temen que hacer­lo los colo­que en el radar del FBI o de las
agen­cias loca­les de eje­cu­ción.

Pero, ¿qué
es el islam sin jus­ti­cia?

En un
ver­sícu­lo corá­ni­co (5: 8), Dios dice: “Oh uste­des que han creí­do, per­ma­nez­can
fir­mes para Dios, sean tes­ti­gos en la jus­ti­cia y no dejen que el odio de un
pue­blo les impi­da ser jus­tos. Sean jus­tos, estén más cer­ca de la
jus­ti­cia».

El énfa­sis
en la jus­ti­cia y la cons­truc­ción de comu­ni­da­des y nacio­nes que defien­den lo
correc­to está en el cen­tro de los valo­res islá­mi­cos y ni Mark Han­sen ni nin­gún
otro auto­pro­cla­ma­do musul­mán pue­de cam­biar eso.

En cuan­to a
los gobier­nos que están cons­tan­te­men­te cari­ca­tu­ri­zan­do a los musul­ma­nes y al islam
para que se ajus­ten a sus pro­pias agen­das, tam­po­co se están hacien­do nin­gún
favor, ya que una socie­dad fuer­te se basa en la liber­tad de los indi­vi­duos y
gru­pos para ope­rar den­tro de un mar­co legal y demo­crá­ti­co, con el prin­ci­pal y
pri­mor­dial obje­ti­vo de pro­mo­ver los intere­ses de toda la nación.

La liber­tad
para Pales­ti­na, Cache­mi­ra, Afga­nis­tán, así como los dere­chos de las mino­rías,
la jus­ti­cia social, la igual­dad de géne­ro y racial, van de la mano. Nin­gún
defen­sor sin­ce­ro de la jus­ti­cia, un estu­dio­so que se res­pe­te a sí mis­mo, y ni
que decir que sea ver­da­de­ro musul­mán, esta­ría de acuer­do con la idea de que la
jus­ti­cia pue­da dis­cu­rrir en for­ma ais­la­da, una doc­tri­na moral que ha defi­ni­do
el islam y los musul­ma­nes duran­te 15 siglos.

Ramzy Baroud
es perio­dis­ta y edi­tor de The­Pa­les­ti­ne­Chro­ni­cle. Es autor de cin­co libros. El
ulti­mo The­se Chains Will Be Bro­ken: Pales­ti­nian Sto­ries of Strug­gle and
Defian­ce in Israe­li Pri­sons
(Cla­rity Press, Atlan­ta). El doc­tor Baroud es inves­ti­ga­dor
prin­ci­pal no resi­den­te en el Cen­tro para el Islam y Asun­tos Glo­ba­les (CIGA),
Uni­ver­si­dad de Estam­bul Zaim (IZU). Su sitio web es www​.ramzy​ba​roud​.net

tradu­ci­do del inglés para rebe­lión por J. M.

Fuen­tes: Rebe­lión, Midd­le East Eye https://​www​.mint​press​news​.com/​p​l​a​c​i​n​g​-​p​a​l​e​s​t​i​n​e​-​c​e​n​t​e​r​-​o​f​-​m​u​s​l​i​m​-​a​m​e​r​i​c​a​n​-​a​c​t​i​v​i​s​m​/​2​6​7​3​17/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: