Irak bus­ca su pro­pio destino

Por Pablo Jofré Leal /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de mayo de 2020 – 

La elec­ción de Mus­ta­fa al-Kaze­mi como pri­mer minis­tro de Irak ha crea­do una opor­tu­ni­dad úni­ca para que este país pon­ga fin a la ocu­pa­ción estadounidense.

Un país mile­na­rio, una socie­dad can­sa­da de gue­rras, de inva­sio­nes, de ser con­si­de­ra­da una base de agre­sión a paí­ses veci­nos, espe­ran­za­da en poner freno a la corrup­ción, esta­bi­li­zar la situa­ción eco­nó­mi­ca y con­cre­tar una sobe­ra­nía coar­ta­da des­de el año 2003 cuan­do fue inva­di­da por Esta­dos Uni­dos y paí­ses aliados.

Mus­ta­fá al-Kaze­mi (Mus­ta­fa Abd al-Latif Mash­tat) licen­cia­do en dere­cho y que ejer­ció como perio­dis­ta fue­ra de Irak ha sido inves­ti­do en el car­go de pri­mer minis­tro, des­pués que Irak pasa­ra cin­co meses sin con­duc­ción polí­ti­ca, tras la renun­cia de Adel Abdul-Mah­di y una con­vul­sa situa­ción social, que en los tres últi­mos meses del año 2019 gene­ró al menos 500 muer­tos. Se sumó una cri­sis inter­na­cio­nal cuan­do el día 3 de enero del 2020, un aten­ta­do eje­cu­ta­do por fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, esta­cio­na­das en la base mili­tar de Ain al-Asad, con­tra la comi­ti­va del tenien­te gene­ral Qasem Solei­ma­ni, a la sali­da del aero­puer­to de Bag­dad tuvo como resul­ta­do el ase­si­na­to del céle­bre mili­tar ira­ní. Un dron diri­gi­do des­de el coman­do mili­tar esta­dou­ni­den­se aca­bo con la vida con este bri­llan­te mili­tar a car­go de las Fuer­zas Quds. En este aten­ta­do terro­ris­ta fue ase­si­na­do tam­bién el segun­do hom­bre de las Uni­da­des de Movi­li­za­ción Popu­lar (Al-Hashad Al-Sha­bi por su nom­bre en ára­be) Abu Mah­di al-Muhandis.

Solei­ma­ni había oca­sio­na­do gran núme­ro de derro­tas a las fuer­zas terro­ris­tas tak­fi­ri apo­ya­das por Esta­dos Uni­dos, Israel, Ara­bia Sau­dí y las monar­quías ribe­re­ñas del Gol­fo Pér­si­co. Tal reali­dad lo puso en el radar de posi­bles accio­nes terro­ris­tas por par­te de los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia de Washing­ton y sus alia­dos. No es casual que la ope­ra­ción con­tra el mili­tar ira­ní haya sido eje­cu­ta­da en el sitio men­cio­na­do. Ya en noviem­bre del año 2019 Qais Jaza­li, líder ira­quí del gru­po Asaib Ahl al-Haq, había denun­cia­do que el ser­vi­cio de espio­na­je israe­lí (Mos­sad) ope­ra en varias pro­vin­cias del nor­te de Irak y tie­ne “una base con­jun­ta” con la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia de EE. UU. (CIA) en el aero­puer­to de Bagdad.

Este ase­si­na­to gene­ró la reac­ción del Gobierno de Tehe­rán, que deci­dió dar cur­so a la deno­mi­na­da “Ope­ra­ción Már­tir Solei­ma­ni”, lan­zan­do 15 misi­les tie­rra-tie­rra (Fateh 110), que des­tru­yó par­te de las ins­ta­la­cio­nes de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en sue­lo ira­quí de Ain Al-Asad y la base mili­tar ubi­ca­da en la ciu­dad de Erbil, cau­san­do un nume­ro­so núme­ro de muer­tos y heri­dos. Cifra exac­ta que Washing­ton ha man­te­ni­do en secre­to, pero sin poder res­tar­le impor­tan­cia a una ven­gan­za anun­cia­da y que no será la úni­ca. Un ata­que de gran enver­ga­du­ra y pre­ci­sión. Una mues­tra del pode­río misi­lís­ti­co del Cuer­po de Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca (CGRI) de Irán que tie­ne a su car­go todo este sis­te­ma de defensa.

Por su par­te, las auto­ri­da­des ira­quíes y su par­la­men­to, en una vota­ción efec­tua­da el día 5 de enero del 2020 por 170 votos – de un total de 266 (sin la pre­sen­cia de dipu­tados suníes y kur­dos, estos últi­mos en gene­ral alia­dos de Washing­ton) apro­ba­ron una moción en la que exi­gie­ron al Gobierno, que expul­se del país a todas las tro­pas extran­je­ras, fun­da­men­tal­men­te los 5 200 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses afin­ca­dos en seis bases mili­ta­res. Si bien el tex­to no es vin­cu­lan­te, el ex pri­mer minis­tro Adel Abdul Mah­di (inte­ri­no en aquel momen­to pues había dimi­ti­do en el mes de noviem­bre del 2019) pidió, poco antes de la vota­ción a los dipu­tados, que apo­ya­ran poner fin a la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras lo antes posi­ble, de tal mane­ra de nego­ciar las con­di­cio­nes del replie­gue con Washington.

La deter­mi­na­ción par­la­men­ta­ria de ese 5 de enero, aún no se cum­ple y ha vuel­to a ser reite­ra­da por el actual pri­mer minis­tro Mus­ta­fa al-Kaze­mi “No que­re­mos que Irak siga sien­do un lugar de ajus­te de cuen­tas, en fun­ción del ase­si­na­to del tenien­te gene­ral Qasem Solei­ma­ni a manos de Esta­dos Uni­dos como tam­po­co las agre­sio­nes con­tra Siria e Irán” que tie­nen su base en las ins­ta­la­cio­nes ocu­pa­das por Washing­ton en Irak. El plan­tea­mien­to ira­quí, en gene­ral, es que diplo­má­ti­cos y mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses deben salir del terri­to­rio pues son un ele­men­to des­es­ta­bi­li­za­dor en el país y en la región.

Pero, esta deci­sión debe ir acom­pa­ña­da de las urgen­tes solu­cio­nes a los acu­cian­tes pro­ble­mas que enfren­ta la socie­dad ira­quí. Un país con altos nive­les de des­em­pleo, sobre todo en la pobla­ción menor de 25 años. La corrup­ción de una cas­ta polí­ti­ca, que no ha dado el ancho en bene­fi­cio de los intere­ses de su socie­dad. La nece­si­dad de satis­fa­cer los dere­chos a ser­vi­cios bási­cos de la pobla­ción. Todos ellos ele­men­tos que con­mue­ven al pue­blo ira­quí y que expli­can tam­bién los altos nive­les de des­apro­ba­ción de los gobier­nos de turno y su vol­car­se a la calle en bus­ca de respuestas.

El nue­vo pri­mer minis­tro, Mus­ta­fa Al-Kaze­mi , inves­ti­do el día 6 de mayo pasa­do jun­to a un gabi­ne­te de 15 minis­tros (don­de fal­ta aún nom­brar al can­ci­ller y al minis­tro de petró­leo) es con­si­de­ra­do un polí­ti­co con múl­ti­ples con­tac­tos deri­va­dos de su paso como exi­lia­do, en el gobierno del ex dic­ta­dor Sadam Hus­sein, por Ale­ma­nia, el Rei­no Uni­do y su labor como edi­tor en jefe de la revis­ta Iraq News­week, emi­ti­da des­de Bei­rut y como escri­tor y edi­tor geren­te de la divi­sión de Irak en el sitio Al-Moni­tor Inter­na­tio­nal. Un cono­ce­dor de los entre­si­jos de un país com­ple­jo don­de se cru­zan intere­ses étni­cos, reli­gio­sos e influen­cias exter­nas lo que requie­re alguien que pue­da gene­rar puen­tes de solu­ción. Des­de que le fue enco­men­da­do la for­ma­ción de su Gabi­ne­te, Al-Kaze­mi se enfras­co en la bús­que­da de con­sen­sos, en un país de disen­sos, logran­do aglu­ti­nar el apo­yo de la Coa­li­ción de Fuer­zas Ira­quíes, el blo­que más impor­tan­te de fuer­zas polí­ti­cas suníes, par­ti­dos chií como Al-Fatah y el con­glo­me­ra­do Esta­do y Ley del ex pri­mer minis­tro Nuri al-Maliki.

En todo caso, este gobierno es, cla­ra­men­te, una admi­nis­tra­ción inte­ri­na. Un gobierno de tran­si­ción mien­tras se pre­pa­ran las elec­cio­nes gene­ra­les anti­ci­pa­das con­di­cio­na­das según el pre­si­den­te Barham Saleh, al ejer­ci­cio de la ple­na sobe­ra­nía ira­quí y la con­for­ma­ción de leyes elec­to­ra­les más jus­tas e inte­gra­les y ello impli­ca con­sen­so polí­ti­co entre las dis­tin­tas fuer­zas del país. Duran­te estos 17 años de ocu­pa­ción Esta­dos Uni­dos y sus agen­tes han tra­ba­ja­do por exa­cer­bar las dife­ren­cias inter­nas, frag­men­tar el país, gene­rar odio étni­co y reli­gio­so, y rom­per el teji­do social de un país que en los últi­mos 40 años ha pasa­do en gue­rras y ocu­pa­ción. Un esce­na­rio de gol­pe blan­co como sue­le deno­mi­nar­se, des­ti­na­do a frac­tu­rar inter­na­men­te el país. Tra­tar de supe­rar estos peli­gros es una tarea titá­ni­ca, pero esen­cial, so pena de con­ver­tir a Irak en un pol­vo­rín aún más san­grien­to que el que se ha vivi­do en la región, prin­ci­pal­men­te en la últi­ma década.

Así lo entien­de y trans­mi­te el máxi­mo clé­ri­go chií en Irak, Seyed Ali Sis­ta­ni quien des­de las mani­fes­ta­cio­nes anti­gu­ber­na­men­ta­les de fines del año 2019 a la fecha ha seña­la­do que “los enemi­gos de Irak han pre­ten­di­do exten­der el caos y sumir al país en luchas inter­nas y lue­go devol­ver­lo a la era de la dic­ta­du­ra, por ello ante deman­das jus­tas hay que saber dife­ren­ciar­se de sabo­tea­do­res y agen­tes exter­nos”. Un Ali Sis­ta­ni que ha levan­ta­do la voz para que los con­gre­sis­tas den cur­so a leyes elec­to­ra­les que satis­fa­gan la deman­da de la gen­te y esto debe ser el ante­ce­den­te de elec­cio­nes libres y jus­tas, que refle­jen en for­ma correc­ta la volun­tad del pue­blo iraquí.

Irak bus­ca un derro­te­ro posi­ti­vo para su pobla­ción. Un gobierno que se estre­na en fun­ción de satis­fa­cer las deman­das de una socie­dad que está dis­pues­ta a salir nue­va­men­te a la calle, pero tenien­do cla­ro que debe dis­tan­ciar­se de sabo­tea­do­res y vio­len­tis­tas, como lo ha soli­ci­ta­do el clé­ri­go Seyed Ali Sis­ta­ni. Un Irak ape­te­ci­do por las poten­cias occi­den­ta­les, fun­da­men­tal­men­te, debi­do a sus enor­mes rique­zas energéticas.

Efec­ti­va­men­te, Irak posee reser­vas cal­cu­la­das 120 mil millo­nes de barri­les y otras 100 mil de esti­ma­ción por aque­llas zonas no explo­ra­das en el res­to del país. Eso lo con­vier­te en el segun­do país del mun­do con mayo­res exis­ten­cias de cru­do, tras Vene­zue­la que posee 240 mil millo­nes barri­les sin explo­tar. Sume a eso los recur­sos gasí­fe­ros. Uni­do a con­si­de­ra­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, al ser Irak, cru­ce de oleo­duc­tos y gaso­duc­tos y ello en el plano de las rela­cio­nes y con­for­ma­ción de blo­ques eco­nó­mi­cos resul­ta fundamental.

Si a lo men­cio­na­do damos lugar al hecho que Irak es un país fron­te­ri­zo con la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, por tan­to el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de las polí­ti­cas de des­es­ta­bi­li­za­ción y agre­sión de la tria­da con­for­ma­da por Washing­ton, el sio­nis­mo y la Casa Al Saud, se entien­de el desen­freno de estos paí­ses por gene­rar el con­trol de Irak. Ade­más de ser vecino de Siria, lo que ha per­mi­ti­do cons­ta­tar que lo mis­mo ha ser­vi­do de trán­si­to de terro­ris­tas, como de ins­ta­la­ción de ellos para gene­rar el caos en ambos países.

La reali­dad de un impe­ria­lis­mo tozu­do, empe­ci­na­do en con­tro­lar terri­to­rios y sus rique­zas obli­ga a pen­sar que la sali­da de sus tro­pas de terri­to­rio ira­quí no va a ser por la vía pací­fi­ca, oja­lá así fue­ra, pero la his­to­ria algo nos ense­ña cuan­do se tra­ta del impe­ria­lis­mo. Así lo entien­de tam­bién un alto clé­ri­go ira­quí, Seyed Yasin al Musa­vi, quien en el tra­di­cio­nal rezo colec­ti­vo de los vier­nes en Bag­dad seña­ló “Esta­dos Uni­dos no pre­ten­de hacer las male­tas y aban­do­nar Asia occi­den­tal, por lo que no hay otro reme­dio que expul­sar­lo de la región y en esto la resis­ten­cia es clave.

Allí adquie­re impor­tan­cia las orga­ni­za­cio­nes agru­pa­das en las lla­ma­das Uni­da­des de Movi­li­za­ción Popu­lar que han libra­do duras bata­llas para derro­tar a las fuer­zas de Daesh y expul­sar­las defi­ni­ti­va­men­te del terri­to­rio, como lo han esta­do hacien­do con la ya ter­mi­na­da ope­ra­ción Rama­dán 3”, don­de logra­ron lim­piar las zonas fron­te­ri­zas cer­ca de Siria en el área de Akashat has­ta la ciu­dad de Al-Qaim, en la pro­vin­cia de Al-Anbar. Accio­nes que tie­ne su cla­ra jus­ti­fi­ca­ción en orden a con­ten­der con­tra las pre­ten­sio­nes de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, que apo­yan la gue­rra de agre­sión lle­va­da a cabo por el terro­ris­mo tan­to en Siria como en Irak.

Se seña­ló en medios de infor­ma­ción de la región, que el res­pon­sa­ble detrás de los ata­ques terro­ris­tas con­tra las Uni­da­des de Movi­li­za­ción Popu­lar es Esta­dos Uni­dos “en con­cre­to denun­cian que Washing­ton tras­la­da los miem­bros de Daesh de Siria a Irak con el obje­ti­vo de des­es­ta­bi­li­zar el país ára­be “Inclu­so, en un infor­me del dia­rio Le Mon­de de Fran­cia ha con­sig­na­do que des­de fines del mes de abril las célu­las de Daesh, que se habían man­te­ni­do ocul­tas en la fron­te­ra entre siria e Irak se han acti­va­do, ade­más de tras­la­dar a 3 mil extre­mis­tas en el nor­te y nores­te de Irak.

Sos­tu­ve tiem­po atrás que “Irak es un país ocu­pa­do, sin una ple­na sobe­ra­nía sobre su terri­to­rio, con tro­pas extran­je­ras que han ins­ta­la­do bases mili­ta­res sin con­sen­ti­mien­to alguno del Gobierno ira­quí y que ade­más sigue sufrien­do los ata­ques de fuer­zas terro­ris­tas, que han sido orga­ni­za­das, arma­das, finan­cia­das y pro­te­gi­das por aque­llos que pre­ci­sa­men­te inva­die­ron el país o pres­ta­ron su apo­yo. No olvi­de­mos tam­po­co, que en la zona del Kur­dis­tán ira­quí tam­bién exis­ten bases mili­ta­res con per­so­nal esta­dou­ni­den­se, inclu­so tro­pas ale­ma­nas (800 sol­da­dos) que entre­nan a las mili­cias Pesh­mer­gas y que son una per­ma­nen­te pre­sión sobre el gobierno cen­tral ira­quí, ya sea en lo refe­ren­te a los cam­pos petro­lí­fe­ros de Kir­kuk o los afa­nes inde­pen­den­tis­tas de algu­nos sec­to­res, que inclu­so lle­ga­ron a la rea­li­za­ción de un refe­rén­dum en sep­tiem­bre del 2017 que obli­gó a Bag­dad a inter­ve­nir” y que con­tó con el reco­no­ci­mien­to del sio­nis­mo en una cla­ra estra­te­gia de frag­men­ta­ción y ata­que al vecino irán.

Dicha situa­ción no ha cam­bia­do y más aún, se ha inten­si­fi­ca­do la pre­sión con­tra este país, de tal for­ma de gene­rar una situa­ción glo­bal de páni­co, des­go­bierno, movi­li­za­cio­nes incon­tro­la­bles u caos de pro­por­cio­nes don­de el opor­tu­nis­mo de Washing­ton y sus socios pre­ten­de ganar par­ti­do. Eso, hay que impe­dir­lo y exi­gir al nue­vo gobierno ira­quí que cami­ne con pies de plo­mo para pisar fuer­te, deci­di­do, en bene­fi­cio del pue­blo ira­quí. Las manos sucias de Washing­ton siguen mar­can­do a fue­go la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y ejer­cen una mal­sa­na influen­cia en paí­ses, que, como Irak, bus­can su pro­pio y sobe­rano destino.

Pablo Jofré Leal

Pablo Jofré Leal
Perio­dis­ta y escri­tor chi­leno. Ana­lis­ta inter­na­cio­nal, Mas­ter en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid. Espe­cia­lis­ta en temas prin­ci­pal­men­te de Lati­noa­mé­ri­ca, Asia Occi­den­tal y el Magreb. Es cola­bo­ra­dor de varias cade­nas de noti­cias inter­na­cio­na­les. Crea­dor de pági­na WEB de aná­li­sis inter­na­cio­nal ANÁLISIS GLOCAL www​.ana​li​sis​glo​cal​.cl

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *