Honduras.Organización Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes: Por un Flu­jo Sos­te­ni­do de Retornados

Por Fer­nan­do Sil­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12/​05/​2020

El pasa­do 25 de abril, un vue­lo pro­ve­nien­te de Mina­titlán, Méxi­co, arri­bó a Hon­du­ras con 130 migran­tes hon­du­re­ños depor­ta­dos. Este gru­po —que inte­gra­ban hom­bres, muje­res y niños— fue tras­la­da­do a uno de los cua­tro Cen­tros de Ais­la­mien­to Tem­po­ral (CAT),que se han habi­li­ta­do de for­ma ofi­cial por las auto­ri­da­des en un gim­na­sio de la Villa Olím­pi­ca, en Tegu­ci­gal­pa. Esto con el obje­ti­vo de que los retor­na­dos man­ten­gan las medi­das obli­ga­to­rias de dis­tan­cia­mien­to social con el res­to de la pobla­ción en Hon­du­ras, por un míni­mo de 14 días.

La razón de que estos cen­tros sean habi­li­ta­dos es por­que des­de que el pasa­do 16 de mar­zo se decre­tó toque de que­da abso­lu­to en el país. A pesar de lo ante­rior, los vue­los con migran­tes depor­ta­dos des­de Méxi­co y Esta­dos Uni­dos no se han dete­ni­do. Al menos en una oca­sión, un vue­lo uti­li­za­do para la depor­ta­ción de 92 hon­du­re­ños fue habi­li­ta­do, de mane­ra pos­te­rior, para la repa­tria­ción de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que logra­ron lle­gar a su país de ori­gen. Mien­tras tan­to los migran­tes fue­ron tras­la­da­dos a un plan­tel de mecá­ni­ca pri­va­da, para cum­plir el tiem­po de cua­ren­te­na ante la emer­gen­cia por el COVID-19.

Ade­más, la recep­ción de migran­tes retor­na­dos des­de EE. UU. y Méxi­co —en medio de una cri­sis sani­ta­ria por la pan­de­mia en el país— se tor­na más com­pli­ca­da con infor­ma­ción de los Cen­tros de Deten­ción del Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas de EE. UU., ya que con­fir­man que al menos 220 migran­tes, bajo su con­trol, han dado posi­ti­vos por el virus. A esto se le suma la inmi­nen­te pues­ta en mar­cha del «Acuer­do de ter­cer país segu­ro», fir­ma­do por el gobierno de Juan Orlan­do Her­nán­dez y Donald Trump, publi­ca­do el 13 de mar­zo pasa­do, en La Gace­ta.

Ante las difi­cul­ta­des que estos acuer­dos pue­den repre­sen­tar y la con­ti­nua­ción del flu­jo de depor­ta­dos, aún en medio de la pan­de­mia, Con­tra­co­rrien­te (CC) habló con Jor­ge Pera­za (JP), jefe de misión de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM) para Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la. Tam­bién con Melis­sa Vega (MV), jefa de pren­sa para la ofi­ci­na de OIM en Guatemala.

(CC) ¿Cuál es el apo­yo que ha brin­da­do OIM en estos Cen­tros de Ais­la­mien­to Temporal?

JP: Ha sido un pro­ce­so impor­tan­te de inves­ti­ga­ción con el gobierno, para enten­der las debi­li­da­des que exis­ten para el meca­nis­mo de ais­la­mien­to tem­po­ral. Por eso mis­mo esta­mos avan­zan­do con los cen­tros de la Villa Olím­pi­ca en Tegu­ci­gal­pa y con otro cen­tro en el Ins­ti­tu­to de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal (Infop), siem­pre en la capi­tal. Uno de los temas que noso­tros íba­mos plan­tean­do, des­de un ini­cio de esta pan­de­mia, era cómo pode­mos for­ta­le­cer las capa­ci­da­des del gobierno de Hon­du­ras para aten­der las nece­si­da­des de los migran­tes retor­na­dos. Para que se les de una cua­ren­te­na dig­na, para que la gen­te pue­da lle­gar a aten­der­se ade­cua­da­men­te en temas de salud. Por el momen­to eso va con las nece­si­da­des que han iden­ti­fi­ca­do los gobier­nos. En el caso con el gobierno de Hon­du­ras es des­de lo más bási­co: con las camas, equi­po de desin­fec­ción, equi­po este­ri­li­zan­te, todo, bási­ca­men­te. Esta­mos tra­tan­do de dar un apo­yo inte­gral para una solu­ción inte­gral para los migran­tes retornados.

(CC) ¿Cuán­tas per­so­nas están aten­dien­do en estos dos centros?

JP: En la Villa Olím­pi­ca hemos veni­do tra­ba­jan­do con 150 per­so­nas y en el Infop con 130. Aho­ra yo enten­de­ría que estas deman­das van a ir cre­cien­do sus­tan­cial­men­te. Inclu­so, yo diría que la tarea siguien­te es resol­ver cómo vamos a ges­tio­nar una asis­ten­cia inte­gral en San Pedro Sula. Ya veni­mos des­de hace dos o tres sema­nas apo­yan­do. En algún momen­to logra­mos movi­li­zar recur­sos para aten­der nece­si­da­des en San Pedro Sula, pero este últi­mo apo­yo en los dos cen­tros en Tegu­ci­gal­pa es bas­tan­te recien­te. Par­te del desa­fío es, pri­me­ro, enten­der las prio­ri­da­des, y lue­go espe­rar la coor­di­na­ción entre las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les que tie­nen que dar una res­pues­ta inte­gral: la Comi­sión Per­ma­nen­te de Con­tin­gen­cias (Cope­co), Can­ci­lle­ría, Ins­ti­tu­to de Migra­ción, etc. En el caso de la Villa Olím­pi­ca, ya empe­cé a ver fotos del tra­ba­jo que han rea­li­za­do des­de hace algu­nos días.

(CC) ¿Cuá­les son las defi­cien­cias que han identificado?

JP: Lo que pasa es que era nece­sa­rio reha­bi­li­tar estos cen­tros, des­de cero. Poder esta­ble­cer esas nece­si­da­des des­de cero ha sido todo un desa­fío, tan­to para el gobierno como para noso­tros. Inclu­so, los cen­tros que se esta­rán habi­li­tan­do de aho­ra en ade­lan­te serán apo­ya­dos por el Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos. Enton­ces yo creo que la res­pues­ta es que esta emer­gen­cia nos tomó a todos noso­tros por sor­pre­sa y poder habi­li­tar cen­tros para que real­men­te se tuvie­ra una asis­ten­cia inte­gral ha reque­ri­do una dis­tri­bu­ción impor­tan­te de recur­sos de gobierno y de OIM, y ahí esta­mos arran­can­do des­de cero.

(CC) ¿Tie­nen repor­tes de casos posi­ti­vos en los cen­tros de aislamiento?

JP: Yo no ten­go infor­ma­ción sobre eso. No ten­go datos sobre casos posi­ti­vos, no aho­ri­ta no… no que yo ten­ga. Voy a tra­tar de inda­gar, pero hones­ta­men­te creo que en este momen­to no he escu­cha­do nada.

(CC) ¿Se está lle­van­do a cabo algún pro­ce­so espe­cial con los meno­res acompañados?

JP: Noso­tros esta­mos inten­tan­do aten­der en nues­tro pro­to­co­lo a las dife­ren­tes vul­ne­ra­bi­li­da­des. Los casos de meno­res no acom­pa­ña­dos (para tra­ba­jar de mane­ra con­jun­ta), no son los úni­cos casos excep­cio­na­les. Tam­bién hay casos de per­so­nas que tie­nen algún nivel de pro­tec­ción. En nues­tra res­pues­ta con­si­de­ra­mos estas varia­bles. En gene­ral, para noso­tros el prin­ci­pio de vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas migran­tes es un fac­tor que impac­ta en nues­tros pro­to­co­los de acción.

(CC) ¿Segui­rá el flu­jo de vue­los de migran­tes retor­na­dos a pesar de los casos posi­ti­vos en cen­tros de deten­ción en EE. UU.?

JP: Es el gran desa­fío. Al final esto recae en nego­cia­cio­nes bila­te­ra­les entre los gobier­nos de los paí­ses de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras con EE. UU. Como ins­ti­tu­ción, noso­tros sí nos esta­mos pre­pa­ran­do para pen­sar que pue­de man­te­ner­se un flu­jo sos­te­ni­do de retor­na­dos, des­de el pun­to de vis­ta de dere­chos huma­nos. El asun­to es que en EE. UU. y Méxi­co no sé si se están ofre­cien­do las mejo­res con­di­cio­nes para las per­so­nas migran­tes. Des­de mi pers­pec­ti­va pre­fie­ro en este momen­to pen­sar que a los migran­tes retor­na­dos se les pue­da ofre­cer mejor aten­ción en su país de origen.

(CC) ¿Qué han repre­sen­ta­do los acuer­dos de ter­cer país segu­ro en medio de esta pandemia?

JP: Yo entien­do que los acuer­dos, la coor­di­na­ción y coope­ra­ción entre los gobier­nos bajo este mar­co de ter­cer país segu­ro en este momen­to están en pau­sa. Noso­tros enten­de­mos que para nin­guno de los paí­ses, por ejem­plo en el caso de Hon­du­ras, que era el que esta­ba a pun­to de ini­ciar acti­vi­da­des, aho­ra está suspendido.

(CC) El acce­so a la infor­ma­ción ha sido limi­ta­do sobre estos cen­tros de ais­la­mien­to, ¿Es posi­ble que los gobier­nos brin­den infor­ma­ción de las con­di­cio­nes en las que se encuen­tran los migran­tes retornados?

JP: Noso­tros esta­mos preo­cu­pa­dos por el estig­ma que se está gene­ran­do con res­pec­to a los migran­tes retor­na­dos, por­que en algu­nos paí­ses se han vuel­to foco de accio­nes bas­tan­te nega­ti­vas de par­te de la pobla­ción. El prin­ci­pio rec­tor de todo esto son los dere­chos huma­nos. Que­re­mos garan­ti­zar que estas per­so­nas, que estu­vie­ron afue­ra tra­ba­jan­do por su comu­ni­dad, pue­dan regre­sar y vivir en sus casas. Eso será fun­da­men­tal en las sema­nas que vie­nen: no per­mi­tir que estas per­so­nas se inter­pre­ten como un fac­tor nega­ti­vo para la socie­dad y la comu­ni­dad. Hemos vis­to con preo­cu­pa­ción en varios paí­ses de la región, como las per­so­nas migran­tes retor­na­das, entre otros, han sido pues­tas en el foco de aten­ción como si fue­ran una ame­na­za. Tene­mos que unir esfuer­zos para decir que estas per­so­nas, que han tra­ba­ja­do mucho, aho­ra regre­san, y es nece­sa­rio dar­les un retorno segu­ro y con res­pe­to de todos sus dere­chos humanos.

Tene­mos muchas notas sobre lo crí­ti­co que está vol­vien­do para los migran­tes que tra­ba­jan en EE. UU. tener opor­tu­ni­da­des labo­ra­les, así que segu­ra­men­te vere­mos más retor­na­dos y vere­mos más gen­te que nece­si­ta regre­sar a su país. El men­sa­je es que a estas per­so­nas, que han esta­do afue­ra, es nece­sa­rio ayu­dar­les en sus comu­ni­da­des y hay que abrir­les los bra­zos y estar lis­tos para apo­yar­los. Cual­quier acción de estig­ma pone en ries­go sus vidas.

MV: Hay esce­na­rios que nos preo­cu­pan en estos momen­tos. En este tipo de emer­gen­cias hay un com­po­nen­te muy fuer­te de con­fi­den­cia­li­dad de estas per­so­nas migran­tes que están retor­nan­do, de sus nom­bres, de sus datos, de sus carac­te­rís­ti­cas, de los luga­res en los que resi­den y el tiem­po que van a pasar en obser­va­ción sani­ta­ria, por­que así tam­bién se está pro­te­gien­do su segu­ri­dad y la de sus fami­lias. Ya hay indi­cios de expre­sio­nes de dis­cri­mi­na­ción en torno a las per­so­nas migran­tes que están regre­san­do de EE. UU. y Méxi­co. Los medios son un sec­tor bas­tan­te cla­ve para gene­rar esa resi­lien­cia que bus­ca­mos y pue­den con­tri­buir a pre­pa­rar a una comu­ni­dad para que pue­dan sumar­se a la rein­te­gra­ción de estas per­so­nas. Enten­de­mos que hay una nece­si­dad de fis­ca­li­za­ción social o de saber cuán­tas per­so­nas están ais­la­das o qué carac­te­rís­ti­cas tie­nen, pero la OIM no tie­ne acce­so a esa infor­ma­ción, por­que noso­tros tra­ba­ja­mos sola­men­te en casos espe­cí­fi­cos. En la medi­da en que los gobier­nos nos com­par­tan esa infor­ma­ción, noso­tros pode­mos sis­te­ma­ti­zar y cono­cer más sobre esos esce­na­rios en que están retor­nan­do las per­so­nas, pero por el momen­to no es una situa­ción nor­mal, es una situa­ción de pan­de­mia y emer­gen­cia y estos fac­to­res de con­fi­den­cia­li­dad y segu­ri­dad las debe­mos respetar.

Fuen­te: Contracorriente

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *