Bra­sil. Para com­ba­tir la «pan­de­mia del ham­bre», MST ya ha dona­do más de 600 tone­la­das de alimentos.

Lu Sudré*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 12 de mayo de 2020

Las accio­nes de soli­da­ri­dad lle­va­das a cabo por los movi­mien­tos popu­la­res en todo el país des­de el comien­zo de la pan­de­mia, ade­más de ayu­dar a la pobla­ción más vul­ne­ra­ble duran­te la cua­ren­te­na, tam­bién son for­mas de denun­ciar la ausen­cia de poder público.

Ade­más del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les sin Tie­rra (MST) , que ya ha dona­do más de 600 tone­la­das de ali­men­tos a las fami­lias más pobres en dife­ren­tes par­tes del país, han demos­tra­do doce­nas de orga­ni­za­cio­nes que inte­gran el Fren­te Popu­lar de Bra­sil y el Fren­te de Per­so­nas sin Mie­do. La impor­tan­cia de mirar a los demás, espe­cial­men­te en tiem­pos tan difíciles.

En una entre­vis­ta con el pro­gra­ma Bem Viver el lunes (11), Kelli Mafort, de la coor­di­na­ción nacio­nal del MST, dio deta­lles de ini­cia­ti­vas popu­la­res y expli­có que, en medio de la espe­cu­la­ción sobre el pre­cio de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos, los bra­si­le­ños no pue­den com­prar sumi­nis­tros y mucho menos tener acce­so a ali­men­tos saludables. 

En los últi­mos años, según Mafort, el des­man­te­la­mien­to de las polí­ti­cas de refor­ma agra­ria, como el Pro­gra­ma de Adqui­si­ción de Ali­men­tos (PAA) y el Pro­gra­ma Nacio­nal de Ali­men­ta­ción Esco­lar (Pnae), impi­de que los ali­men­tos sin pes­ti­ci­das y la salud lle­guen a las fami­lias, pro­fun­di­zan­do aún más La ame­na­za del ham­bre en las pobla­cio­nes vul­ne­ra­bles en este momento.

Ade­más de la dona­ción de ali­men­tos, la Cam­pa­ña Peri­fe­ria Viva , por ejem­plo, ha esta­do tra­ba­jan­do en con­jun­to para ayu­dar a las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia duran­te el ais­la­mien­to social, así como para guiar a los tra­ba­ja­do­res sobre cómo acce­der a la ayu­da de emer­gen­cia de R $ 600 pro­por­cio­na­da por el gobierno.

El miem­bro del MST tam­bién des­ta­ca la impor­tan­cia de que la pobla­ción con­ti­núe cola­bo­ran­do con ini­cia­ti­vas de soli­da­ri­dad. “La gen­te no pue­de ren­dir­se. Real­men­te los nece­si­ta­mos para com­par­tir dia­ria­men­te y par­ti­ci­par en accio­nes de soli­da­ri­dad urgen­tes , por­que el ham­bre tie­ne prisa ”.

Mira la entre­vis­ta completa.

Bra­sil de Fato: ¿Cómo se están lle­van­do a cabo estas accio­nes de soli­da­ri­dad en el MST?

Kelli Mafort: La soli­da­ri­dad es un pilar fun­da­men­tal, un prin­ci­pio de los movi­mien­tos popu­la­res. La mayo­ría de ellos nacen de la soli­da­ri­dad hecha por otras per­so­nas, por la socie­dad, por los sin­di­ca­tos y otros movi­mien­tos. En el caso del movi­mien­to sin tie­rra, que ha exis­ti­do duran­te 37 años, des­de el comien­zo de los cam­pa­men­tos, tuvi­mos mucha solidaridad.

Lo que hace el MST hoy es devol­ver a la socie­dad la soli­da­ri­dad que hemos reci­bi­do des­de el ori­gen de nues­tro movi­mien­to. Y esta soli­da­ri­dad en este momen­to muy difí­cil, en el que la pan­de­mia del virus es tam­bién una pan­de­mia de hambre.

La pan­de­mia del virus aquí en Bra­sil tie­ne una des­igual­dad social his­tó­ri­ca, fun­da­cio­nal de la socie­dad bra­si­le­ña, resul­ta­do de la socie­dad que vivió con la escla­vi­tud duran­te más de 200 años y tie­ne pro­ce­sos de tra­ba­jo tan pre­ca­rios con el latifundio.

Todo esto sig­ni­fi­ca que, aquí en Bra­sil, el virus tie­ne una leta­li­dad aún mayor debi­do a la des­igual­dad social, que de hecho es un pri­vi­le­gio de cla­se. Las accio­nes de soli­da­ri­dad que ayu­da­mos a cons­truir se orga­ni­zan en dos ini­cia­ti­vas principales. 

Una es la ini­cia­ti­va «Vamos a nece­si­tar a todos «, del Fren­te Bra­sil Popu­lar y el Fren­te Povo Sem Medo. Está pre­sen­te en todo el país, con las accio­nes de los movi­mien­tos que con­for­man estos fren­tes. Hay varias orga­ni­za­cio­nes urba­nas y rura­les que están reco­lec­tan­do ali­men­tos y lle­ván­do­los a las periferias.

El 1 de mayo, publi­ca­mos datos de que 1,500 tone­la­das de ali­men­tos para barrios peri­fé­ri­cos y más de 40,000 canas­tas ya se han dis­tri­bui­do, solo en «Vamos a nece­si­tar a todos».

Ade­más, tene­mos otra ini­cia­ti­va en el cam­po popu­lar, que se lla­ma «Peri­fe­ria Viva» . Ella tam­bién está a car­go de donar ali­men­tos, pero jun­to con eso, esta­mos lle­van­do a cabo un pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo de la bata­lla de ideas en los barrios y las peri­fe­rias don­de esta­mos lle­gan­do a la dis­tri­bu­ción de alimentos.

Tam­bién es un pro­ce­so muy acti­vo de lucha por los dere­chos, orga­ni­zan­do redes para que más per­so­nas pue­dan acce­der a la ayu­da de emer­gen­cia. Ya sea dis­tri­bu­yen­do sopas, como hicie­ron las per­so­nas de Rio Gran­de do Nor­te en la cola en la Cai­xa Eco­nô­mi­ca Fede­ral duran­te la noche, o con­cre­ta­men­te lle­van­do compu­tado­ras a las peri­fe­rias, ayu­dan­do a las per­so­nas a acce­der a la ayu­da de emer­gen­cia, con orien­ta­ción para lla­mar con abo­ga­dos y per­so­nas de La socie­dad civil a la que están ayudando.

En esta red de dere­chos, tam­bién crea­mos una red de apo­yo para per­so­nas que son víc­ti­mas de vio­len­cia domés­ti­ca, que des­afor­tu­na­da­men­te ha aumen­ta­do duran­te el perío­do de ais­la­mien­to social. Ade­más de aten­der a las muje­res, tam­bién se brin­da aten­ción a niños y ado­les­cen­tes, ancia­nos y per­so­nas LGBT, que son par­te de la pobla­ción que sufre la mayor vio­len­cia duran­te este perío­do de sepa­ra­ción social.

En Peri­fe­ria Viva, hubo muchas dona­cio­nes. Den­tro del alcan­ce del movi­mien­to sin tie­rras, ya hemos con­ta­bi­li­za­do cer­ca de 600 tone­la­das de ali­men­tos dona­dos de cam­pa­men­tos y asen­ta­mien­tos de refor­ma agra­ria, para las pobla­cio­nes que más lo nece­si­tan, y espe­cial­men­te las que más mueren. 

El virus lle­gó con fuer­za a las peri­fe­rias del país y aho­ra hay una gran pro­li­fe­ra­ción en rela­ción con el inte­rior del país, lo que nos preo­cu­pa mucho por­que hay muchas difi­cul­ta­des de infra­es­truc­tu­ra para reci­bir y tra­tar a todas las per­so­nas infec­ta­das con covid-19.

¿Qué mues­tran estas accio­nes, espe­cial­men­te del MST, en rela­ción con la impor­tan­cia de la agri­cul­tu­ra fami­liar en la lucha con­tra el hambre?

No hay esca­sez de ali­men­tos, ni siquie­ra en la pan­de­mia tene­mos esca­sez. Lo que esta­mos expe­ri­men­tan­do es espe­cu­la­ción sobre el pre­cio de los ali­men­tos en los que se con­si­de­ran pro­duc­tos bási­cos y las per­so­nas más pobres, que son la gran mayo­ría de nues­tro país, no tie­nen acce­so a los alimentos.

Mien­tras la comi­da sea una mer­can­cía, las per­so­nas no ten­drán acce­so a la comi­da. Aho­ra, en la pan­de­mia, vemos cuán­to expo­ne el sis­te­ma de capi­tal sus entra­ñas. Con la ayu­da de emer­gen­cia de R $ 600, a la que solo acce­dió una par­te de la pobla­ción, no es posi­ble com­prar todos los artícu­los en una canas­ta bási­ca, dado que tene­mos una gran espe­cu­la­ción, los pre­cios de los prin­ci­pa­les ali­men­tos y artícu­los que con­for­man canas­tas de ali­men­tos bási­cos aumen­ta­ron duran­te estos meses de pandemia.

La cade­na de super­mer­ca­dos y la dis­tri­bu­ción se están bene­fi­cian­do mucho del ham­bre de las per­so­nas. Tene­mos que denun­ciar esto y hacer que la comi­da lle­gue a las per­so­nas. Por eso es impor­tan­te for­ta­le­cer la agri­cul­tu­ra fami­liar y cam­pe­si­na, la refor­ma agra­ria, la pro­duc­ción en las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les y qui­lom­bo­las. Y for­ta­le­cer el pro­yec­to de campo.

Hay mucho des­gas­te en rela­ción con la polí­ti­ca de refor­ma agra­ria y estas polí­ti­cas públi­cas diri­gi­das a la peque­ña agri­cul­tu­ra. En estos tiem­pos de soli­da­ri­dad, no esta­mos entre­gan­do lo que «que­da» en los asen­ta­mien­tos por­que tam­bién esta­mos luchan­do con la pro­duc­ción. Esta­mos com­par­tien­do lo que tenemos. 

Si hubie­ra una polí­ti­ca esta­tal de apo­yo efec­ti­vo para la refor­ma agra­ria y los peque­ños agri­cul­to­res, las accio­nes de soli­da­ri­dad cier­ta­men­te podrían ser mucho mayo­res. Hay una polí­ti­ca que fue dese­cha­da bajo el gobierno de Temer y aho­ra con mayor inten­si­dad bajo el gobierno de Bol­so­na­ro, que es la polí­ti­ca de Adqui­si­ción de Ali­men­tos (PAA), que podría com­prar ali­men­tos a un pre­cio jus­to de los agri­cul­to­res y entre­gar­los de for­ma gra­tui­ta a pobla­cio­nes en ciudades. 

Esta es una polí­ti­ca de Esta­do, que exis­te des­de 2003, que fue dese­cha­da en esos años gol­pis­tas. Nece­si­ta­mos infor­mar esto, es un pro­ble­ma his­tó­ri­co en nues­tro país. La des­nu­tri­ción y la obe­si­dad son dos pun­tos del mis­mo pro­ble­ma, lo que demues­tra que la mayo­ría de los bra­si­le­ños no tie­nen acce­so a ali­men­tos reales.

Y este des­man­te­la­mien­to tam­bién lle­gó al Pro­gra­ma Nacio­nal de Ali­men­ta­ción Esco­lar (Pnae). ¿Cuál sería la rele­van­cia de que este pro­gra­ma se for­ta­lez­ca en res­pues­ta a la pandemia?

Pnae es una ley, una polí­ti­ca apro­ba­da en la que los muni­ci­pios deben com­prar al menos el 30% de las comi­das esco­la­res de los asen­ta­mien­tos de refor­ma agra­ria , áreas indí­ge­nas, qui­lom­bo­las y agri­cul­tu­ra fami­liar. Muchos muni­ci­pios no cum­plen con esta ley, pero exis­te. Aho­ra, en la pan­de­mia, lo que hicie­ron muchos gobier­nos, inclui­do el de São Pau­lo, así como el ayun­ta­mien­to: imple­men­ta­ron la regla de la tar­je­ta de alimentos.

Esta tar­je­ta de ali­men­tos, que está en el ran­go de R $ 52, más o menos, se entre­ga a las fami­lias que com­pran ali­men­tos en el super­mer­ca­do y ya no tie­nen acce­so a ali­men­tos reales que pro­vie­nen de la agri­cul­tu­ra fami­liar. Muchos con­tra­tos con pro­duc­to­res fue­ron sus­pen­di­dos por los ayun­ta­mien­tos que adop­ta­ron esta regla de la tar­je­ta. ¿Pero con R $ 52 com­pras qué?

Los niños de nues­tro país son des­cu­bier­tos por Pnae. Tenían acce­so a ali­men­tos reales en los muni­ci­pios que cum­plían con la ley, fue­ron ali­men­ta­dos con ali­men­tos de la agri­cul­tu­ra fami­liar y esto aho­ra se está ponien­do en pers­pec­ti­va en un momen­to en que los niños deben for­ta­le­cer­se en su inmu­ni­dad, comer fru­tas, ver­du­ras, ver­du­ras Comi­da cam­pes­tre y prin­ci­pal­men­te comi­da sin veneno, que a tra­vés de la agro­eco­lo­gía pode­mos entre­gar a las escue­las de nues­tro país.

Mien­tras el gobierno defien­de la reaper­tu­ra de las empre­sas y la rela­ja­ción del ais­la­mien­to social en nom­bre de la eco­no­mía, los movi­mien­tos socia­les ponen otra pers­pec­ti­va, que lo que más impor­ta es la vida. ¿Qué sig­ni­fi­ca esto para noso­tros como Bra­sil e inclu­so para la socie­dad pospandémica?

Nues­tra soli­da­ri­dad es muy dife­ren­te de la soli­da­ri­dad SA, de Jor­nal Nacio­nal, de Glo­bo , que es una divul­ga­ción de las empre­sas. Publi­ci­dad gra­tis. Las com­pa­ñías tuvie­ron el cora­je de ir a la tele­vi­sión para decir que están donan­do 10 tone­la­das, 500 canas­tas, y son com­pa­ñías gigan­tes, que explo­ran. Las com­pa­ñías de capi­tal podrían estar donan­do mucho más. Ape­nas escu­cha­mos noti­cias de dona­ción de agro­ne­go­cios por­que no pro­du­ce ali­men­tos y, por lo tan­to, no pue­de donar. Son pro­duc­tos agrí­co­las para la exportación. 

Nues­tra soli­da­ri­dad es dis­tin­ta de la asis­ten­cia. No solo esta­mos donan­do comi­da. Al donar­los, nos enfren­ta­mos a nece­si­da­des muy con­cre­tas de la lucha por la vivien­da, la lucha por la tie­rra, por la refor­ma agra­ria. La nece­si­dad de una orga­ni­za­ción juve­nil y eso es lo que esta­mos encon­tran­do en las periferias.

Cier­ta­men­te, los movi­mien­tos popu­la­res tien­den a cre­cer mucho des­pués de la pan­de­mia por­que los movi­mien­tos popu­la­res son refe­ren­cias impor­tan­tes y están en la peri­fe­ria don­de el esta­do solo lle­ga para reprimir.

Estas accio­nes de soli­da­ri­dad cier­ta­men­te se tra­du­ci­rán en un pro­ce­so más amplio y den­so, de orga­ni­za­ción y en la lucha tan nece­sa­ria que Bra­sil nece­si­ta. La soli­da­ri­dad tien­de a inten­si­fi­car­se, pero es una soli­da­ri­dad que denun­cia. Denun­cia un esta­do que ha des­alo­ja­do a per­so­nas sin hogar en medio de una pan­de­mia , como suce­dió la sema­na pasa­da en el muni­ci­pio de Pira­ci­ca­ba, don­de fue­ron des­alo­ja­das 50 fami­lias sin hogar. 6:00 am des­pier­to con trac­to­res pasan­do por sus casas, des­tru­yen­do todo, a ins­tan­cias del gober­na­dor Doria. ¿Cómo van a prac­ti­car estas per­so­nas «que­dar­se en casa», el dere­cho a la cua­ren­te­na, si no tie­nen techo? Fue­ron arro­ja­dos a la calle sin nin­gún tipo de apoyo.

Tam­bién esta­mos ayu­dan­do a estas fami­lias. Pero es esta soli­da­ri­dad con el tono de denun­cia en rela­ción con la omi­sión del Esta­do y la polí­ti­ca geno­ci­da que tene­mos, espe­cial­men­te en rela­ción con el gobierno federal.

¿Cómo pue­den ayu­dar nues­tros lec­to­res y oyentes?

Tene­mos algu­nos medios de comu­ni­ca­ción con la socie­dad a tra­vés de la difu­sión de ini­cia­ti­vas en las redes socia­les. Enton­ces, «Vamos a nece­si­tar a todos» tie­ne un sitio web, que es todo​mun​do​.org, don­de las per­so­nas pue­den acce­der y ver las ini­cia­ti­vas que se están toman­do en todo el país y tam­bién pue­den par­ti­ci­par en dona­cio­nes finan­cie­ras, ali­men­tos . Hay «Cómo ayudar».

Peri­fe­ria Viva está en Ins­ta­gram y Face­book . Síga­nos y com­par­ta las noti­cias, es muy impor­tan­te que divul­gue­mos ini­cia­ti­vas de soli­da­ri­dad. No pue­de ser solo una o dos veces. Tie­ne que ser una prác­ti­ca cons­tan­te por­que el ham­bre tie­ne pri­sa. Tene­mos almuer­zos soli­da­rios entre­ga­dos dia­ria­men­te en los esta­dos de Per­nam­bu­co, Maranhão, Minas Gerais y São Paulo.

En São Pau­lo, por ejem­plo, esta­mos sir­vien­do a un edi­fi­cio de ocu­pa­ción para per­so­nas sin hogar, pero con varias per­so­nas extran­je­ras y de dife­ren­tes nacio­na­li­da­des, prin­ci­pal­men­te del con­ti­nen­te afri­cano, que tra­ba­ja­ban en pues­tos pre­ca­rios en Bra­sil y que fue­ron envia­dos en la pri­me­ra sema­na de la pan­de­mia. A la calle, sin derechos.

Estas per­so­nas no pue­den pre­pa­rar su pro­pia comi­da por­que ni siquie­ra tie­nen elec­tro­do­més­ti­cos. Son accio­nes con­cre­tas. La gen­te no pue­de ren­dir­se. Los nece­si­ta­mos mucho para com­par­tir dia­ria­men­te y par­ti­ci­par en accio­nes urgen­tes de soli­da­ri­dad por­que el ham­bre tie­ne prisa. 

Nece­si­ta­mos pro­te­ger a nues­tra gen­te. Es un acto de amor que está invo­lu­cra­do en esto, pero es un acto de amor com­ple­ta­men­te com­pro­me­ti­do con los cam­bios que nues­tro país necesita.

Hemos dicho que para defen­der a nues­tra gen­te y luchar por nues­tra inmu­ni­dad, tene­mos que difun­dir accio­nes que ayu­den a for­ta­le­cer nues­tra huma­ni­dad. Estas son dos dimen­sio­nes muy impor­tan­tes. Quien dona, for­ta­le­ce su huma­ni­dad, su pro­yec­to de país.

La dona­ción y la soli­da­ri­dad son muy bue­nas para quie­nes lo reci­ben, pero espe­cial­men­te para quie­nes donan. Nece­si­ta­mos for­ta­le­cer los dos esla­bo­nes en la mis­ma cade­na y enten­der que, si no es por soli­da­ri­dad, ten­dre­mos un núme­ro aún mayor de muer­tes en nues­tro país.

Debe­mos tener cla­ro que no que­re­mos morir de virus o de ham­bre. Es una tris­te­za que está suce­dien­do en nues­tro país y que solo está comen­zan­do, des­afor­tu­na­da­men­te. Nece­si­ta­mos invo­lu­crar­nos más y más.

Edi­ción: Rodri­go Chagas

*Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *