Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. Sene­ga­le­ses fren­te a la pan­de­mia. Una comu­ni­dad que se orga­ni­za

Resu­men Latinoamericano*/ 12 de mayo 2020 .–

PANDEMIA Y MIGRACIONES

Por Gise­le Klei­der­ma­cher (Coni­ce­t/IIGG-UBA) y Néli­da Mur­guía (Conicet/​UBA)

Duran­te estas sema­nas estu­vi­mos comu­ni­cán­do­nos con dis­tin­tos miem­bros y refe­ren­tes de la comu­ni­dad sene­ga­le­sa para cono­cer cómo están atra­ve­san­do esta par­ti­cu­lar situa­ción en la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires. Lo hici­mos a tra­vés de con­ver­sa­cio­nes tele­fó­ni­cas y median­te el tra­ba­jo direc­to con orga­ni­za­cio­nes en las que par­ti­ci­pan, o bien, con las que se rela­cio­nan. 

La pobla­ción de ori­gen sene­ga­lés en Argen­ti­na se esti­ma en 4000 per­so­nas, la mayo­ría de las cua­les son hom­bres jóve­nes que sue­len inser­tar­se labo­ral­men­te en la ven­ta ambu­lan­te. Esta acti­vi­dad los colo­ca en una situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a las fuer­zas de segu­ri­dad, sobre todo con la ges­tión de Rodrí­guez Larre­ta, que se ha carac­te­ri­za­do por su polí­ti­ca con­tra este medio de sub­sis­ten­cia y por gene­rar nume­ro­sos casos de vio­len­cia poli­cial. En ello, ade­más, se com­bi­na el racis­mo, cuan­do adver­ti­mos que la mayo­ría de las víc­ti­mas extran­je­ras de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal son sene­ga­le­ses.1 

Cuan­do el 20 de mar­zo se decre­tó el Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio en Argen­ti­na, a aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en la eco­no­mía infor­mal les resul­tó impo­si­ble seguir gene­ran­do ingre­sos. Como muchos, este gru­po migran­te se vio obli­ga­do a uti­li­zar sus aho­rros ante la prohi­bi­ción de salir a la calle ‑su lugar de tra­ba­jo- y al mis­mo hecho de la fal­ta de tran­seún­tes a quie­nes ven­der. De todos modos, ha habi­do un total aca­ta­mien­to a la medi­da de per­ma­ne­cer en sus hoga­res. 

Su preo­cu­pa­ción prin­ci­pal para ese momen­to era la impo­si­bi­li­dad de enviar reme­sas a sus fami­lias amplia­das que per­ma­ne­cen en Sene­gal: “Para mí lo más impor­tan­te es mi fami­lia. Mi prin­ci­pal pro­ble­ma es que si yo no tra­ba­jo, no les pue­do man­dar pla­ta, y si noso­tros no envia­mos pla­ta, ellos no tie­nen nada para com­prar”, dice Papa Diaw, un tra­ba­ja­dor de Flo­res.2 Una de las razo­nes más recu­rren­tes de la migra­ción sene­ga­le­sa es el envío de reme­sas a su país; con fre­cuen­cia se tra­ta de un pro­yec­to fami­liar don­de este ingre­so repre­sen­ta gran par­te del pre­su­pues­to. Algu­nas fami­lias son poli­gá­mi­cas y otras no, pero en todos los casos sue­len con­vi­vir varios her­ma­nos con sus res­pec­ti­vas pare­jas e hijos, así como los padres y otros fami­lia­res como tíos o pri­mos. 

Con el trans­cu­rrir de las sema­nas, los aho­rros se fue­ron ago­tan­do: “Antes de esta situa­ción, tenía muchas cosas para comer, pero aho­ra ya casi no me que­da nada. Mi mayor pro­ble­ma es Bam­ba, mi hijo de 2 años; es muy chi­qui­to, no pue­de saber si hay o no hay, él no sabe nada de eso. Él, cuan­do nece­si­ta, lo recla­ma”, men­cio­na Pen­da, una migran­te que estu­dió admi­nis­tra­ción de empre­sas y que en CABA sue­le ven­der jugos. 

Si bien el Esta­do puso en mar­cha el IFE (Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia) para asis­tir a las per­so­nas con meno­res ingre­sos o que tra­ba­jan infor­mal­men­te, esca­sos migran­tes lo han obte­ni­do y casi nin­guno de Sene­gal. ¿A qué se debe esta situa­ción? 

Para ello debe­mos retro­traer­nos a las con­di­cio­nes de des­igual­dad pre­vias a la pan­de­mia en las que se encuen­tra este gru­po migran­te, espe­cial­men­te en mate­ria docu­men­ta­ria. En pocas pala­bras, pode­mos men­cio­nar que la Argen­ti­na no tie­ne repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca en Sene­gal ni vice­ver­sa des­de 2002 y, por tan­to, aque­llos poten­cia­les migran­tes deben diri­gir­se a la emba­ja­da más cer­ca­na en Nige­ria, un camino lejano y ries­go­so que pocos pue­den o desean rea­li­zar. De este modo, impe­di­dos para obte­ner el visa­do que Argen­ti­na les exi­ge, via­jan a Bra­sil, o bien, a Ecua­dor, don­de has­ta hace unos años no se soli­ci­ta­ban visa­dos. Des­de allí se tras­la­dan vía terres­tre has­ta la Argen­ti­na e ingre­san de for­ma irre­gu­lar. 

Una vez en el país, la pro­pia legis­la­ción migra­to­ria les clau­su­ra la posi­bi­li­dad de regu­la­ri­zar­se, ya que los cri­te­rios que ofre­ce la Ley N°25.871 como el de “radi­ca­ción por tra­ba­jo”, no inclu­ye la posi­bi­li­dad de ser tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, acti­vi­dad que rea­li­zan, y tam­po­co les es con­do­na­da su entra­da irre­gu­lar al terri­to­rio. Algu­nos pudie­ron acce­der a un pro­gra­ma de regu­la­ri­za­ción espe­cial para este colec­ti­vo que se puso en mar­cha entre enero y julio de 2013, para el cual debían ins­cri­bir­se en el mono­tri­bu­to y pagar­lo todos los meses. Sin embar­go, tam­po­co todos los que cuen­tan con esta docu­men­ta­ción y que lógi­ca­men­te tie­nen más de dos años de per­ma­nen­cia en el país han podi­do acce­der al IFE, debi­do a pro­ble­mas deri­va­dos de incon­sis­ten­cias en los datos, como cam­bios de direc­ción, de telé­fono o de correo elec­tró­ni­co. 

Afor­tu­na­da­men­te, se tra­ta de una comu­ni­dad acos­tum­bra­da a sobre­lle­var situa­cio­nes difí­ci­les y que se carac­te­ri­za por la soli­da­ri­dad entre sus miem­bros. Ante este pano­ra­ma, han acti­va­do todo tipo de ayu­das, gra­cias a su capa­ci­dad para cons­truir redes y rela­cio­nes en las socie­da­des en las que se inser­tan, den­tro de las posi­bi­li­da­des y limi­ta­cio­nes que el idio­ma, el acce­so a Inter­net y otras cir­cuns­tan­cias deter­mi­nan. 

Con esto, que­re­mos recal­car el papel acti­vo que ha teni­do la comu­ni­dad des­de el prin­ci­pio de la pan­de­mia; en pri­mer lugar, a tra­vés de sus redes inter­nas, la mayo­ría de ellas arti­cu­la­das en torno a las cofra­días reli­gio­sas sufíes que los aglu­ti­nan. La más impor­tan­te es la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Dahi­ras Mou­ri­des (FADM),3 que cuen­ta con repre­sen­tan­tes y célu­las en todo el país, a par­tir de las cua­les, aque­llos que esta­ban en una mejor posi­ción han podi­do ayu­dar a aque­llos que no con­ta­ban con nin­gún recur­so, y tam­bién se han orga­ni­za­do para obte­ner ayu­da de dife­ren­tes áreas del gobierno, ONG y, sobre todo, orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. 

De la mis­ma for­ma, se ha orga­ni­za­do el Act de los sene­ga­le­ses en Argen­ti­na, una agru­pa­ción que aún no cuen­ta con per­so­ne­ría jurí­di­ca, pero que está en camino para obte­ner­la y fun­cio­na des­de hace tiem­po. El Act es la aso­cia­ción que está tra­ba­jan­do arti­cu­la­da­men­te para luchar por las cau­sas de los sene­ga­le­ses y más aún en la cri­sis por la pan­de­mia. El rol de las tec­no­lo­gías es fun­da­men­tal; de esta mane­ra la mayo­ría de los sene­ga­le­ses del país se encuen­tra en el gru­po de WhatsApp de Act y des­de allí la comu­ni­dad coor­di­na los apo­yos. Alpha, uno de los refe­ren­tes, men­cio­na: “Hoy esta­mos jun­tos con los jefes de los gru­pos de dahi­ras, esta­mos tra­ba­jan­do jun­tos para ayu­dar­nos entre los sene­ga­le­ses. Jus­ta­men­te aho­ra nos encon­tra­mos tra­ba­jan­do para salir de estos pro­ble­mas que esta­mos vivien­do todos en el mun­do”. 

Por otro lado, diver­sas orga­ni­za­cio­nes de migran­tes o tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía popu­lar han con­ti­nua­do aún con más énfa­sis el tra­ba­jo jun­to a ellos, y han inclui­do a la comu­ni­dad en los apo­yos gene­ra­dos para sus inte­gran­tes y pobla­cio­nes afi­nes. Esto ha sido posi­ble gra­cias a las rela­cio­nes pre­vias que los sene­ga­le­ses en Argen­ti­na fue­ron tejien­do con las agru­pa­cio­nes a par­tir de su con­di­ción migra­to­ria o labo­ral. 

Es el caso del Blo­que de Tra­ba­ja­dorxs Migran­tes (BTM), que en agos­to de 2018 empe­zó a coor­di­nar­se con sene­ga­le­ses de Flo­res para impar­tir cla­ses de espa­ñol como una herra­mien­ta de defen­sa ante la repre­sión y la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal. En este espa­cio se gene­ró un víncu­lo des­de la iden­ti­dad migran­te y el tra­ba­jo se exten­dió a otras áreas, como el acom­pa­ña­mien­to en los pro­ce­sos ante las deten­cio­nes, aco­so poli­cial y secues­tro de mer­ca­de­ría. A par­tir de la cua­ren­te­na y de la crea­ción del IFE, el BTM puso en mar­cha un dis­po­si­ti­vo para ayu­dar a los migran­tes a tra­mi­tar­lo, así como para reci­bir y dis­tri­buir dona­cio­nes tan­to de per­so­nas par­ti­cu­la­res, como de otras orga­ni­za­cio­nes. Has­ta aho­ra han podi­do lle­var ayu­da a más de 100 fami­lias, lo que englo­ba a casi 500 per­so­nas, de las cua­les casi 40 % son de ori­gen sene­ga­lés. 

Otro tan­to ha ocu­rri­do con la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Eco­no­mía Popu­lar (UTEP, antes CTEP), a tra­vés del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Exclui­dos (MTE), con el cual varios sene­ga­le­ses vie­nen rela­cio­nán­do­se y tra­ba­jan­do des­de 2015 en la sede cen­tral de Cons­ti­tu­ción, a par­tir de un epi­so­dio de vio­len­cia poli­cial. Den­tro de ese espa­cio rea­li­zan asam­bleas y dahi­ras, se da acom­pa­ña­mien­to en trá­mi­tes migra­to­rios, de deten­cio­nes y secues­tro de mer­ca­de­ría, y ade­más, se rea­li­zan cur­sos de espa­ñol, ofi­cia­li­za­dos por la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Este año, un gru­po de sene­ga­le­ses creó la Aso­cia­ción de Estu­dian­tes de la ENOCEP4. En con­jun­to con la UTEP y ante la situa­ción des­en­ca­de­na­da por la pan­de­mia, refe­ren­tes de la comu­ni­dad sene­ga­le­sa se encar­gan de repar­tir mer­ca­de­ría cada vez que lle­gan dona­cio­nes. 

Algo simi­lar ocu­rre con la Aso­cia­ción de Muje­res Uni­das, Migran­tes y Refu­gia­das en Argen­ti­na (AMUMRA), con la que sene­ga­le­ses de Once comen­za­ron a rela­cio­nar­se en 2018, en un esce­na­rio bas­tan­te pare­ci­do al de Cons­ti­tu­ción. Nue­va­men­te: la repre­sión y la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal de par­te del gobierno de la Ciu­dad lle­vó a un acer­ca­mien­to con la orga­ni­za­ción, el cual deri­vó en acom­pa­ña­mien­to legal, cla­ses de espa­ñol y de dere­chos huma­nos para la comu­ni­dad de la zona. De igual for­ma, ante la cri­sis actual, los estu­dian­tes se coor­di­na­ron con la orga­ni­za­ción para ges­tio­nar y repar­tir recur­sos. 

Que­re­mos resal­tar en este pun­to que los sene­ga­le­ses orga­ni­za­dos se arti­cu­lan para ges­tio­nar los apo­yos entre la comu­ni­dad tam­bién des­de sus pro­pias orga­ni­za­cio­nes, espe­cial­men­te el Act de los sene­ga­le­ses de Argen­ti­na y la FADM. Inclu­so han deci­di­do abrir una cuen­ta ban­ca­ria para poder cen­tra­li­zar las ayu­das y cana­li­zar­las de acuer­do con las nece­si­da­des de la comu­ni­dad. 

Como men­cio­na­mos, se tra­ta de rela­cio­nes que fue­ron teji­das con ante­rio­ri­dad al desa­rro­llo de la pan­de­mia, a tra­vés de su inser­ción en la socie­dad argen­ti­na y migran­te del país, y de sus pro­ce­sos de orga­ni­za­ción inter­na. Por otro lado, estas redes tam­bién han lle­ga­do has­ta depen­den­cias esta­ta­les, como es el caso de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos, don­de el afro­des­cen­dien­te Car­los Álva­rez ha arti­cu­la­do ayu­da para la comu­ni­dad median­te el otor­ga­mien­to de bol­so­nes de ali­men­tos. 

Diver­sas ONG inter­na­cio­na­les como ACNUR y OIM tam­bién se han hecho pre­sen­tes, cola­bo­ran­do con la adqui­si­ción de ali­men­tos en el Mer­ca­do Cen­tral, don­de con­si­guen mejo­res pre­cios para las com­pras comu­ni­ta­rias que rea­li­za la comu­ni­dad sene­ga­le­sa con las dona­cio­nes. 

El pano­ra­ma de soli­da­ri­dad y orga­ni­za­ción que aquí des­cri­bi­mos tie­ne su corre­la­to nega­ti­vo: no exis­te una polí­ti­ca de Esta­do con­cre­ta para que migran­tes como los sene­ga­le­ses pue­dan obte­ner la resi­den­cia y sub­sis­tir duran­te la cua­ren­te­na. Ellos tam­bién son habi­tan­tes de este país, con­tri­bu­yen en él y están cum­plien­do con el Decre­to de Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio. 

La pan­de­mia ha per­ju­di­ca­do a toda la socie­dad, pero sin duda lo ha hecho mucho más con aque­llos sec­to­res afec­ta­dos por la des­igual­dad social; tra­ba­ja­do­res exclui­dos y comu­ni­da­des migran­tes son los que más pade­cen, aque­llos que des­de antes de la cri­sis, se encon­tra­ban luchan­do por con­se­guir dere­chos que otros ya tie­nen, como un docu­men­to, o la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar para ganar unos ingre­sos míni­mos que per­mi­tan su super­vi­ven­cia y la de los suyos. 

Lo mis­mo está ocu­rrien­do con otros sec­to­res y tam­bién en otras lati­tu­des: la pan­de­mia pro­fun­di­za las des­igual­da­des, y fren­te a ello los esta­dos se mues­tran ausen­tes o vaci­lan­tes. Pese a que las dona­cio­nes y recur­sos resul­tan siem­pre insu­fi­cien­tes y se ter­mi­nan pron­to, la orga­ni­za­ción y la soli­da­ri­dad de dis­tin­tos sec­to­res popu­la­res cre­ce en el país. Aún así, pron­to ten­drán que sur­gir otras alter­na­ti­vas para que los miles de migran­tes y tra­ba­ja­do­res exclui­dos, entre ellos los sene­ga­le­ses, pue­dan enfren­tar el tiem­po que se ave­ci­na. 

1 Véa­se el Infor­me Esta­dís­ti­co del Minis­te­rio Públi­co de la Defen­sa de CABA, corres­pon­dien­te al perío­do Mar­zo-Diciem­bre de 2018 https://​www​.mpde​fen​sa​.gob​.ar/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​i​n​f​o​r​m​e​_​v​i​_​2​0​1​8​_​o​k​_​1​.​pdf y el Infor­me de Pre­si­den­cia de la Comi­sión Espe­cial de Segui­mien­to y Pre­ven­ción de la Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal, corres­pon­dien­te al año 2019 https://​es​.scribd​.com/​d​o​c​u​m​e​n​t​/​4​4​1​0​5​1​0​1​1​/​I​n​f​o​r​m​e​-​P​r​e​s​i​d​e​n​c​i​a​-​d​e​-​C​o​m​i​s​i​o​n​-​c​o​n​t​r​a​-​l​a​-​V​i​o​l​e​n​c​i​a​-​I​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​a​l​-​L​e​g​i​s​l​a​t​u​r​a​-​C​A​B​A​-​2​0​1​9​#​f​r​o​m​_​e​m​bed 

2 Los tes­ti­mo­nios de Papa Diaw y Pen­da Gue­ye fue­ron extraí­dos de “La pan­de­mia des­de el pie: cró­ni­ca de la migra­ción sene­ga­le­sa en Flo­res”, en Mar­cha: https://​www​.mar​cha​.org​.ar/​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​s​d​e​-​e​l​-​p​i​e​-​c​r​o​n​i​c​a​-​d​e​-​l​a​-​m​i​g​r​a​c​i​o​n​-​s​e​n​e​g​a​l​e​s​a​-​e​n​-​f​l​o​r​es/ 

3 Las dahi­ras son reunio­nes sema­na­les de los migran­tes sene­ga­le­ses de las cofra­días islá­mi­cas sufíes. 

4 La Escue­la Nacio­nal de Orga­ni­za­ción Comu­ni­ta­ria y Eco­no­mía Popu­lar, de la UTEP. 

Fotos: Ani­ta Pou­chard Serra

*Fuen­te: Revis­ta Bor­dez /​Universidad Nacio­nal de José C. Paz ‑UNPAZ-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: