Argen­ti­na. Entre Esther Díaz y Capu­sot­to: El cine crí­ti­co al macris­mo.

Lea Ross, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de Mayo de 2020

La sema­na pasa­da murió Mar­ce­lo Cés­pe­des (1955−2020), cuyos docu­men­ta­les se carac­te­ri­za­ron por denun­ciar el pre­sen­te, que pare­ce ser eva­di­do por par­te del actual cine argen­tino. Que fil­mar esa coor­de­na­da tem­po­ral sea pri­vi­le­gio de los noti­cie­ros tele­vi­si­vos o de You­Tu­be pare­cie­ra expli­car­se por la impo­si­ción de una narra­ti­va glo­bal, don­de se con­fun­de lo urgen­te con lo apre­su­ra­do. Sin embar­go, en nues­tro con­ti­nen­te, des­de Julia Reichert en Esta­dos Uni­dos con Ame­ri­can Fac­tory, has­ta Petra Cos­ta en Bra­sil con Al filo de la demo­cra­cia, el cine docu­men­tal man­tie­ne fir­me su pos­tu­ra de con­si­de­rar el aho­ra como un hecho fil­ma­ble, aun cuan­do su pro­yec­ción en una pan­ta­lla gran­de se reduz­ca al tama­ño de un dis­po­si­ti­vo móvil.

El perío­do pre­si­den­cial de Mau­ri­cio Macri no ha que­da­do exen­ta de polé­mi­cas, denun­cias, des­va­ríos, insul­tos y bur­las, como solo las pan­ta­llas hoga­re­ñas podrían expo­ner­las, a la sazón del dete­rio­ro de nues­tros bol­si­llos. Que­da la pre­gun­ta enton­ces de cómo denun­ciar al macris­mo des­de un modo ale­ja­do del des­va­río pasa­je­ro que ofre­cen los ince­san­tes momen­tos audio­vi­sua­les que se nos apa­re­cen en las redes socia­les y que, al otro día, nos olvi­da­mos por com­ple­to.

Es posi­ble que quien hoy se toma como refe­ren­cia al cine anti-macris­ta sea las últi­mas obras del actual minis­tro de cul­tu­ra Tris­tán Bauer, con El camino de San­tia­go (2018) y Tie­rra arra­sa­da (2019). Ya de por sí, el cineas­ta ha sido el arqui­tec­to del kirch­ne­ris­mo audio­vi­sual a par­tir de su mane­jo direc­cio­nal en Canal Encuen­tro y Canal 7. Pero cier­to cri­te­rio efec­ti­vis­ta en cuan­to a inten­si­dad cro­má­ti­ca, ver­ti­gi­no­si­dad en el mon­ta­je y repa­so de archi­vos no bas­ta en los pocos ele­men­tos a desa­rro­llar al con­se­guir de for­ma apre­su­ra­da en ple­nas dis­cu­sio­nes en calien­te.

No pare­ce casual que la pri­me­ra pelí­cu­la crí­ti­ca al macris­mo que empe­zó a fil­mar­se haya sido el docu­men­tal Los ñoquis (2019), la ópe­ra pri­ma de la actriz y emplea­da esta­tal des­pe­di­da por aquel gobierno, María Lau­ra Cali. Des­pués de todo, fue el gobierno que se pre­sen­tó como el pri­me­ro en reco­no­cer la exis­ten­cia de la “gra­sa mili­tan­te” que pone esco­llos al fun­cio­na­mien­to esta­tal. Así, para con­tra­rres­tar aque­lla estig­ma­ti­za­ción empren­di­da por déca­das de la mano de un per­so­na­je de Anto­nio Gasa­lla, Cali recu­rre no solo los tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas, sino tam­bién a los apor­tes teó­ri­cos de la filó­so­fa punk Esther Díaz has­ta con unos efí­me­ros sketchs de esti­lo kitsch, rea­li­za­dos por Nés­tor Mon­tal­bano, direc­tor de pelí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por Die­go Capu­sot­to y Luis Luque. El paso de la denun­cia sobre lo urgen­te a la lec­tu­ra crí­ti­ca de lo nece­sa­rio expli­ca por qué nun­ca lle­ga apa­re­cer el man­da­ta­rio eje­cu­ti­vo en la pelí­cu­la.

para ver Los Ñoquis hace click en el siguien­te Link. Con­tra­se­ña es: losñoquis2019

https://​vimeo​.com/​3​6​4​8​1​0​963

El ex-pre­si­den­te sí apa­re­ce en el debut de Ale­jan­dro Ber­co­vich en el cine con Fon­do, otra vez la mis­ma rece­ta (2019), don­de en este caso des­mi­ti­fi­ca cier­tos tópi­cos que pre­go­na el FMI y varios eco­no­mis­tas voce­ros del ofi­cia­lis­mo de ese enton­ces. La uti­li­za­ción de mate­rial fil­ma­do en Por­tu­gal y Gre­cia, en lugar de recu­rrir al vie­jo tru­co de fami­lias dam­ni­fi­ca­das de nues­tro país, per­mi­te explo­rar una idea más glo­bal sobre la apli­ca­ción de aque­llas rece­tas. No deja de ser pro­ble­má­ti­co sobre la selec­ción de espa­cio­sas coci­nas, con pla­nos de deter­mi­na­dos uten­si­llos no del todo bara­tos como una tos­ta­do­ra o una cafe­te­ra, en un fil­me cuyo eje es la des­igual­dad social. Es cier­to que a la lar­ga se pole­mi­za con esas imá­ge­nes con el cie­rre de los pro­ta­go­nis­tas almor­zan­do en un come­dor social. Pero un plano más gene­ral y colec­ti­vo, u otor­gan­do par­ti­ci­pa­ción a la coci­ne­ra como per­so­na­je, per­mi­ti­ría a la pelí­cu­la salir del lími­te que impo­ne un pro­ta­go­nis­mo indi­vi­dual pre­go­ne­ro, carac­te­rís­ti­co del for­ma­to tele­vi­si­vo que siem­pre bus­ca tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas y no de resis­ten­cias.

Final­men­te, Plan­ta per­ma­nen­te (2019), de Eze­quiel Radusky, es qui­zás la pri­me­ra fic­ción explí­ci­ta con­tra el macris­mo. Es la his­to­ria de cómo un cam­bio de ges­tión guber­na­men­tal inci­de en la vida de emplea­das esta­ta­les, cuan­do se impo­ne el cri­te­rio del “veci­na­lis­mo” y la meri­to­cra­cia. No es la típi­ca “his­to­ria míni­ma” noven­tis­ta, sobre per­so­na­jes que deam­bu­lan en un des­tino incier­to. Aquí, los per­so­na­jes saben lo que bus­can y no por ello se sal­va­rán de los giros narra­ti­vos que se guar­da la tra­ma. Éstos mis­mos se uti­li­zan para resal­tar a la trai­ción per­sis­ten­te como par­te medu­lar del para­dig­ma neo­li­be­ral. El pro­ble­ma es la cer­ca­nía al “cule­brón”, a par­tir de la pri­me­ra riña entre las dos pro­ta­go­nis­tas ami­gas, suma­do a los este­reo­ti­pos inne­ce­sa­rios, sobre­to­do en la figu­ra de la nue­va auto­ri­dad. Tam­bién es cier­to que el Lenin de la Revo­lu­ción de la Ale­gría ha sido un este­reo­ti­po al bor­de de la cari­ca­tu­ra.

Ver Plan­ta Per­man­te has­ta maña­na en el Fes­ti­val Cons­truir aquí

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *