Argen­ti­na. Entre Esther Díaz y Capu­sot­to: El cine crí­ti­co al macris­mo.

Lea Ross, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de Mayo de 2020

La sema­na pasa­da murió Mar­ce­lo Cés­pe­des (1955−2020), cuyos docu­men­ta­les se carac­te­ri­za­ron por denun­ciar el pre­sen­te, que pare­ce ser eva­di­do por par­te del actual cine argen­tino. Que fil­mar esa coor­de­na­da tem­po­ral sea pri­vi­le­gio de los noti­cie­ros tele­vi­si­vos o de You­Tu­be pare­cie­ra expli­car­se por la impo­si­ción de una narra­ti­va glo­bal, don­de se con­fun­de lo urgen­te con lo apre­su­ra­do. Sin embar­go, en nues­tro con­ti­nen­te, des­de Julia Reichert en Esta­dos Uni­dos con Ame­ri­can Fac­tory, has­ta Petra Cos­ta en Bra­sil con Al filo de la demo­cra­cia, el cine docu­men­tal man­tie­ne fir­me su pos­tu­ra de con­si­de­rar el aho­ra como un hecho fil­ma­ble, aun cuan­do su pro­yec­ción en una pan­ta­lla gran­de se reduz­ca al tama­ño de un dis­po­si­ti­vo móvil.

El perío­do pre­si­den­cial de Mau­ri­cio Macri no ha que­da­do exen­ta de polé­mi­cas, denun­cias, des­va­ríos, insul­tos y bur­las, como solo las pan­ta­llas hoga­re­ñas podrían expo­ner­las, a la sazón del dete­rio­ro de nues­tros bol­si­llos. Que­da la pre­gun­ta enton­ces de cómo denun­ciar al macris­mo des­de un modo ale­ja­do del des­va­río pasa­je­ro que ofre­cen los ince­san­tes momen­tos audio­vi­sua­les que se nos apa­re­cen en las redes socia­les y que, al otro día, nos olvi­da­mos por com­ple­to.

Es posi­ble que quien hoy se toma como refe­ren­cia al cine anti-macris­ta sea las últi­mas obras del actual minis­tro de cul­tu­ra Tris­tán Bauer, con El camino de San­tia­go (2018) y Tie­rra arra­sa­da (2019). Ya de por sí, el cineas­ta ha sido el arqui­tec­to del kirch­ne­ris­mo audio­vi­sual a par­tir de su mane­jo direc­cio­nal en Canal Encuen­tro y Canal 7. Pero cier­to cri­te­rio efec­ti­vis­ta en cuan­to a inten­si­dad cro­má­ti­ca, ver­ti­gi­no­si­dad en el mon­ta­je y repa­so de archi­vos no bas­ta en los pocos ele­men­tos a desa­rro­llar al con­se­guir de for­ma apre­su­ra­da en ple­nas dis­cu­sio­nes en calien­te.

No pare­ce casual que la pri­me­ra pelí­cu­la crí­ti­ca al macris­mo que empe­zó a fil­mar­se haya sido el docu­men­tal Los ñoquis (2019), la ópe­ra pri­ma de la actriz y emplea­da esta­tal des­pe­di­da por aquel gobierno, María Lau­ra Cali. Des­pués de todo, fue el gobierno que se pre­sen­tó como el pri­me­ro en reco­no­cer la exis­ten­cia de la “gra­sa mili­tan­te” que pone esco­llos al fun­cio­na­mien­to esta­tal. Así, para con­tra­rres­tar aque­lla estig­ma­ti­za­ción empren­di­da por déca­das de la mano de un per­so­na­je de Anto­nio Gasa­lla, Cali recu­rre no solo los tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas, sino tam­bién a los apor­tes teó­ri­cos de la filó­so­fa punk Esther Díaz has­ta con unos efí­me­ros sketchs de esti­lo kitsch, rea­li­za­dos por Nés­tor Mon­tal­bano, direc­tor de pelí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por Die­go Capu­sot­to y Luis Luque. El paso de la denun­cia sobre lo urgen­te a la lec­tu­ra crí­ti­ca de lo nece­sa­rio expli­ca por qué nun­ca lle­ga apa­re­cer el man­da­ta­rio eje­cu­ti­vo en la pelí­cu­la.

para ver Los Ñoquis hace click en el siguien­te Link. Con­tra­se­ña es: losñoquis2019

https://​vimeo​.com/​3​6​4​8​1​0​963

El ex-pre­si­den­te sí apa­re­ce en el debut de Ale­jan­dro Ber­co­vich en el cine con Fon­do, otra vez la mis­ma rece­ta (2019), don­de en este caso des­mi­ti­fi­ca cier­tos tópi­cos que pre­go­na el FMI y varios eco­no­mis­tas voce­ros del ofi­cia­lis­mo de ese enton­ces. La uti­li­za­ción de mate­rial fil­ma­do en Por­tu­gal y Gre­cia, en lugar de recu­rrir al vie­jo tru­co de fami­lias dam­ni­fi­ca­das de nues­tro país, per­mi­te explo­rar una idea más glo­bal sobre la apli­ca­ción de aque­llas rece­tas. No deja de ser pro­ble­má­ti­co sobre la selec­ción de espa­cio­sas coci­nas, con pla­nos de deter­mi­na­dos uten­si­llos no del todo bara­tos como una tos­ta­do­ra o una cafe­te­ra, en un fil­me cuyo eje es la des­igual­dad social. Es cier­to que a la lar­ga se pole­mi­za con esas imá­ge­nes con el cie­rre de los pro­ta­go­nis­tas almor­zan­do en un come­dor social. Pero un plano más gene­ral y colec­ti­vo, u otor­gan­do par­ti­ci­pa­ción a la coci­ne­ra como per­so­na­je, per­mi­ti­ría a la pelí­cu­la salir del lími­te que impo­ne un pro­ta­go­nis­mo indi­vi­dual pre­go­ne­ro, carac­te­rís­ti­co del for­ma­to tele­vi­si­vo que siem­pre bus­ca tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas y no de resis­ten­cias.

Final­men­te, Plan­ta per­ma­nen­te (2019), de Eze­quiel Radusky, es qui­zás la pri­me­ra fic­ción explí­ci­ta con­tra el macris­mo. Es la his­to­ria de cómo un cam­bio de ges­tión guber­na­men­tal inci­de en la vida de emplea­das esta­ta­les, cuan­do se impo­ne el cri­te­rio del “veci­na­lis­mo” y la meri­to­cra­cia. No es la típi­ca “his­to­ria míni­ma” noven­tis­ta, sobre per­so­na­jes que deam­bu­lan en un des­tino incier­to. Aquí, los per­so­na­jes saben lo que bus­can y no por ello se sal­va­rán de los giros narra­ti­vos que se guar­da la tra­ma. Éstos mis­mos se uti­li­zan para resal­tar a la trai­ción per­sis­ten­te como par­te medu­lar del para­dig­ma neo­li­be­ral. El pro­ble­ma es la cer­ca­nía al “cule­brón”, a par­tir de la pri­me­ra riña entre las dos pro­ta­go­nis­tas ami­gas, suma­do a los este­reo­ti­pos inne­ce­sa­rios, sobre­to­do en la figu­ra de la nue­va auto­ri­dad. Tam­bién es cier­to que el Lenin de la Revo­lu­ción de la Ale­gría ha sido un este­reo­ti­po al bor­de de la cari­ca­tu­ra.

Ver Plan­ta Per­man­te has­ta maña­na en el Fes­ti­val Cons­truir aquí

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: