Vene­zue­la. Con­tra el socia­lis­mo boli­va­riano, mer­ce­na­rios de Trump y medios mer­ce­na­rios

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 mayo 2020.-

Cada vez que los medios de comu­ni­ca­ción se vean obli­ga­dos a hablar posi­ti­va­men­te sobre la Vene­zue­la boli­va­ria­na, cier­ta­men­te habrá un titu­lar, una insi­nua­ción, un inser­to, des­ti­na­do a dis­tor­sio­nar las noti­cias o sem­brar la con­fu­sión. El tras­fon­do es siem­pre el mis­mo: como socia­lis­ta, el gobierno es nece­sa­ria­men­te un “régi­men” gober­na­do no por un pre­si­den­te, sino por un dic­ta­dor, por lo que cual­quier noti­cia que lle­gue des­de allí debe con­si­de­rar­se fal­sa, a pesar de la lógi­ca.

Un ejem­plo con­cre­to entre muchas preo­cu­pa­cio­nes vie­ne de los datos sobre el coro­na­vi­rus. A pesar de los pro­nós­ti­cos catas­tró­fi­cos publi­ca­dos sobre una supues­ta «cri­sis huma­ni­ta­ria» en Vene­zue­la, el país boli­va­riano fue el más efi­caz en pre­ve­nir y, por lo tan­to, con­te­ner la pan­de­mia en toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Has­ta la fecha, hay 10 muer­tes, en com­pa­ra­ción con más de 10.000 en el Bra­sil de Bol­so­na­ro.

Un resul­ta­do obte­ni­do al hacer muchas prue­bas (y gra­tui­tas), uti­li­zan­do la orga­ni­za­ción capi­lar del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) para la medi­ci­na terri­to­rial y de pro­xi­mi­dad, pro­te­gien­do rigu­ro­sa­men­te tan­to la salud de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras como a quie­nes el tra­ba­jo tuvo que dete­ner­lo por el virus. Exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que está suce­dien­do en los paí­ses capi­ta­lis­tas, rehe­nes de los indus­tria­les y del «mer­ca­do».

Sin embar­go, en un comen­ta­rio de un impor­tan­te perió­di­co ita­liano acer­ca de que Vene­zue­la ocu­pa el noveno lugar en el mun­do por su efec­ti­vi­dad con­tra el coro­na­vi­rus, la duda debe ser insi­nua­da, inclu­so si los datos son pro­du­ci­dos por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, que elo­gió el mode­lo vene­zo­lano. ¿Y qué decir de los miles de vene­zo­la­nos que regre­san de todos esos paí­ses capi­ta­lis­tas don­de cre­ye­ron haber encon­tra­do a Eldo­ra­do? Nada, de hecho.

Cuan­do las noti­cias no pue­den ser mani­pu­la­das, se ocul­tan. El con­tex­to es siem­pre el mis­mo: dado que la demo­cra­cia bur­gue­sa occi­den­tal es el úni­co sis­te­ma que garan­ti­za el «plu­ra­lis­mo y la liber­tad de expre­sión», la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­go­nis­ta, gober­na­da por el poder popu­lar orga­ni­za­do en su par­ti­do que sos­tie­ne la ins­ti­tu­ción vene­zo­la­na, no es vali­do.

Que en 21 años de revo­lu­ción boli­va­ria­na ha habi­do 25 elec­cio­nes, dos de las cua­les gana­ron con la mis­ma opo­si­ción que hoy no reco­no­ce la auto­ri­dad elec­to­ral, no impor­ta. No impor­ta que todos los nume­ro­sos par­ti­dos de diver­sas ten­den­cias repre­sen­ta­dos en el espec­tro polí­ti­co vene­zo­lano se pre­sen­ten, agru­pa­dos o dis­tin­tos, en estas elec­cio­nes. Lo que le impor­ta a los paí­ses capi­ta­lis­tas lide­ra­dos por Esta­dos Uni­dos es reco­no­cer a un puña­do de líde­res gol­pis­tas vene­zo­la­nos, a quie­nes nadie ha ele­gi­do y que la demo­cra­cia ni siquie­ra sabe dón­de está en casa.

Estas sim­ples con­si­de­ra­cio­nes serían sufi­cien­tes para enmar­car lo que está suce­dien­do en Vene­zue­la en la pers­pec­ti­va correc­ta: un nue­vo inten­to des­es­ta­bi­li­za­dor diri­gi­do por Esta­dos Uni­dos y pues­to en prác­ti­ca por las pan­di­llas del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» de Vene­zue­la, Juan Guai­dó. Un esta­fa­dor que robó recur­sos pre­cio­sos del pue­blo vene­zo­lano en este momen­to de pan­de­mia y que el gobierno habría asig­na­do, como lo hace anual­men­te con más del 70% de sus ingre­sos, a pla­nes socia­les.

Un con­tra­ta­do, pero que cuen­ta con el apo­yo de todos aque­llos gobier­nos intere­sa­dos en apo­yar el fin del socia­lis­mo en todas sus for­mas. Una retó­ri­ca más útil que nun­ca ante el fra­ca­so del mode­lo capi­ta­lis­ta, muy evi­den­te en el eca­tom­be pro­vo­ca­do por el coro­na­vi­rus. Por lo tan­to, inclu­so des­pués del ata­que por mar orga­ni­za­do por con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y frus­tra­do por el poder popu­lar orga­ni­za­do en Vene­zue­la, los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción han insi­nua­do que era un mon­ta­je del gobierno boli­va­riano.

Un estri­bi­llo que hemos escu­cha­do duran­te más de vein­te años con cada nue­vo inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción. Tam­bién en este caso, ade­más de las con­fe­sio­nes de los mer­ce­na­rios arres­ta­dos, una sim­ple con­si­de­ra­ción val­dría la pena: pero si fue­ra todo un inven­to, por­que el Secre­ta­rio de Esta­do de los EE. UU., Mike Pom­peo, habría decla­ra­do rápi­da­men­te que la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na inten­ta­rá lle­var a casa los dos con­tra­tis­tas «por cual­quier medio»?

Duran­te la recien­te inva­sión de mer­ce­na­rios a suel­do de los Esta­dos Uni­dos, lla­ma­da Ope­ra­ción Gedeón, inten­ta­da por mar y recha­za­da por las fuer­zas boli­va­ria­nas, el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Dios­da­do Cabe­llo, deci­dió hacer un epi­so­dio espe­cial de su muy popu­lar pro­gra­ma Con el Mazo Dan­do, que cual­quie­ra pue­de ver en you­tu­be.

En esa oca­sión, ofre­ció una pri­mi­cia perio­dís­ti­ca y una retros­pec­ti­va his­tó­ri­ca de los ata­ques orga­ni­za­dos con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na en los últi­mos años. Todos y todas pue­den visio­nar­la en las dos pági­nas cen­tra­les del Cua­tro F.

Al reve­lar el con­te­ni­do de un pen­dri­ve encon­tra­do en un mer­ce­na­rio cap­tu­ra­do, Dios­da­do expli­có lo que los líde­res gol­pis­tas tenían en men­te si gana­ban. Se crea­ría una jun­ta de tran­si­ción enca­be­za­da por el ex gene­ral Raúl Isaías Baduel, una vez alia­do de Hugo Chá­vez, enton­ces opo­si­tor faná­ti­co, aho­ra dete­ni­do. Su hijo Adol­fo fue arres­ta­do duran­te el ata­que por mar y ya ha con­fe­sa­do públi­ca­men­te los nom­bres de los direc­to­res y par­ti­ci­pan­tes.

Juan Guai­dó, el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» que con­tra­tó (y defrau­dó) a los mer­ce­na­rios que supues­ta­men­te com­ple­ta­rían la ope­ra­ción, habría diri­gi­do el Poder Legis­la­ti­vo. Otros ex deser­to­res, como el gene­ral de bri­ga­da Héc­tor Arman­do Her­nán­dez Da Cos­ta, el tenien­te coro­nel Igbert Marín Cha­pa­rro y Anto­nio José Sequea Torres tam­bién habrían for­ma­do par­te del esque­ma, que con­te­nía muchos otros nom­bres, deta­lles «e inclu­so una lis­ta de pro­mo­cio­nes”.

Hubie­ra sido la cul­mi­na­ción del «man­tra» reci­ta­do por Guai­dó des­de su auto­pro­cla­ma­ción, en enero de 2019: «fin de la usur­pa­ción y gobierno de tran­si­ción». Un pro­yec­to que, a pesar de los repe­ti­dos fra­ca­sos, había reci­bi­do un nue­vo apo­yo duran­te el via­je rea­li­za­do en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos por «Jua­ni­to Ali­ma­ña», como Dios­da­do lo defi­ne al refe­rir­se al per­so­na­je de un cono­ci­do ladrón.

Los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res lide­ra­dos por el «auto­pro­cla­ma­do» fue­ron nume­ro­sos, comen­zan­do por el inten­to de inva­sión dis­fra­za­do de «ayu­da huma­ni­ta­ria» en las fron­te­ras de Vene­zue­la con Bra­sil y Colom­bia, el 23 de febre­ro de 2019. En esa oca­sión, con el apo­yo de los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos, la opo­si­ción vene­zo­la­na había orga­ni­za­do un mega con­cier­to en la fron­te­ra con Colom­bia, que lue­go resul­tó ser un fra­ca­so.

Enton­ces apa­re­ció uno de los pro­ta­go­nis­tas de la Ope­ra­ción Gideon, Jor­dan Gou­dreau, jefe de la fir­ma de segu­ri­dad pri­va­da Sil­ver­corp, con sede en Flo­ri­da, y escol­ta del pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump. La deter­mi­na­ción de per­ma­ne­cer libre e inde­pen­dien­te por par­te del pue­blo vene­zo­lano había recha­za­do el inten­to de inva­sión, lo que ha pasa­do a la his­to­ria como la «bata­lla de los puen­tes», pero cier­ta­men­te no había dete­ni­do los inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res.

Trump lue­go dijo que, con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na «todas las opcio­nes esta­ban sobre la mesa». Dios­da­do resu­me cómo los títe­res de Trum han tra­ta­do de apli­car esas opcio­nes, den­tro y fue­ra del país. El pre­si­den­te Madu­ro denun­ció más de 47 com­plots diri­gi­dos con­tra la Fuer­za Aérea Boli­va­ria­na, ade­más del sabo­ta­je de la red eléc­tri­ca lle­va­do a cabo el 7 de mar­zo de 2019.

Pero antes, el 30 de abril, Guai­dó y su com­pin­che Leo­pol­do López habían inten­ta­do un gol­pe de esta­do, de nuo­vo derro­ta­do. En esa oca­sión, reapa­re­cie­ron los vie­jos líde­res gol­pis­tas que ya habían esta­do acti­vos en la épo­ca de Chá­vez. Sur­gie­ron las res­pon­sa­bi­li­da­des ine­quí­vo­cas de par­ti­dos como Volun­tad Popu­lar y Pri­me­ro Jus­ti­cia, y la com­pli­ci­dad del mis­mo arco de fuer­zas que había orga­ni­za­do las vio­len­tas «gua­rim­bas» de 2017, que ter­mi­na­ron solo des­pués de la pro­cla­ma­ción de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

Per­so­na­jes que han reapa­re­ci­do duran­te estos años, duran­te los cua­les la revo­lu­ción boli­va­ria­na fue pues­ta a prue­ba de la «gue­rra híbri­da» des­ata­da por los Esta­dos Uni­dos y apo­ya­da por sus vasa­llos en Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa. Des­de 2016 has­ta hoy, Dios­da­do ha con­ta­do e ilus­tra­do 14 inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res con la par­ti­ci­pa­ción de agen­tes de la CIA, para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, israe­líes y recien­te­men­te bra­si­le­ños.

El 4 de agos­to de 2018, se supo­nía que un ata­que con dro­nes a con­trol remo­to mata­ría al pre­si­den­te Madu­ro duran­te un acto públi­co, lo que habría cau­sa­do una masa­cre de mili­ta­res y civi­les. Fue frus­tra­do, como esta vez, por la unión cívi­co-mili­tar y la inte­li­gen­cia popu­lar, lo que hizo posi­ble evi­tar lo peor. Siem­pre el mis­mo patrón. Para tirar de las cuer­das, siem­pre los mis­mos titi­ri­te­ros.

Dios­da­do vol­vió sobre las eta­pas de la Ope­ra­ción Gedeón, que lue­go reanu­dó Mario Sil­va con otros deta­lles en la trans­mi­sión La Hoji­lla. Expli­có que la inves­ti­ga­ción comen­zó con un arse­nal de armas encon­tra­das en Colom­bia. Según el ex gene­ral deser­tor Cli­ver Alca­lá, for­ma­ban par­te de una car­ga com­pra­da por el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» Juan Guai­dó para derro­car a Madu­ro.

Alca­lá, que vivía legal­men­te en Colom­bia gra­cias a sus rela­cio­nes de alto nivel con la admi­nis­tra­ción de EE. UU., Temien­do que lo mata­ran, había hecho decla­ra­cio­nes en un video, antes de entre­gar­se a los ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos de la DEA, expre­san­do gran des­con­cier­to por haber sido inclui­do en la lis­ta de “nar­co­tra­fi­can­tes san­cio­na­dos” por Trump.

Ese con­tra­to de armas y mer­ce­na­rios fue mos­tra­do más tar­de por Jor­dan Gou­dreau duran­te el pro­gra­ma de la perio­dis­ta opo­si­to­ra Patri­cia Poleo, con­fir­man­do las decla­ra­cio­nes de Alca­lá. Sin embar­go, Mario Sil­va había nota­do que solo se habían mos­tra­do 6 hojas, que con­te­nían las cláu­su­las fina­les de la nego­cia­ción, que tam­bién lle­va­ba la fir­ma de un cono­ci­do abo­ga­do, defen­sor de gran­des nar­co­tra­fi­can­tes en los Esta­dos Uni­dos. ¿Qué esta­ban escon­dien­do las otras pági­nas?

Pro­ba­ble­men­te con­te­nían las tareas mor­tí­fe­ras y con­cre­tas que debían rea­li­zar esos mer­ce­na­rios fuer­te­men­te arma­dos. Y que no eran ange­li­tos lo indi­có el pro­pio Gou­dreau, ame­na­zan­do de muer­te a tra­vés de Twit­ter a la perio­dis­ta Eri­ka Sano­ja, corres­pon­sal de RT en Cara­cas.

Uti­li­zan­do a los mili­ta­res deser­to­res que ya habían orga­ni­za­do el gol­pe abor­ta­do el 30 de abril de 2019, la Ope­ra­ción Gedeón pre­vió varios ata­ques con­tra el terri­to­rio nacio­nal y las ins­ti­tu­cio­nes boli­va­ria­nas, en pri­mer lugar con­tra las sedes de los cuer­pos de segu­ri­dad y poli­cía, a las cár­ce­les para libe­rar a otros líde­res gol­pis­tas dete­ni­dos, ade­más de ase­si­na­tos selec­ti­vos de líde­res cha­vis­tas y la cap­tu­ra del pre­si­den­te con el fin de cobrar la recom­pen­sa que Trump le puso en la cabe­za.

Excep­to que el terri­to­rio vene­zo­lano no es una pra­de­ra de Holly­wood, sino un país que ha deci­di­do defen­der su inde­pen­den­cia, basán­do­se en el socia­lis­mo boli­va­riano. Para dar­les la bien­ve­ni­da, los con­tra­tis­tas no encon­tra­ron a las mul­ti­tu­des ansio­sas por libe­rar­se de la «dic­ta­du­ra», o sol­da­dos lis­tos para genu­fle­xio­nar fren­te a la ban­de­ra de barras y estre­llas. En cam­bio, se encon­tra­ron con la fuer­te deter­mi­na­ción de los pes­ca­do­res de Chuao, quie­nes los rodea­ron des­cal­zos, pero con armas en la mano.

«Tra­ba­jo, salud, fusil», dijo el pre­si­den­te Madu­ro el 1 de mayo, invi­tan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a man­te­ner sus armas a la mano, para la defen­sa inte­gral de la nación. Hay 4 millo­nes de mili­cia­nas y mili­cia­nos en el país, impul­sa­dos, repi­te Dios­da­do, no por intere­ses mate­ria­les, sino por idea­les colec­ti­vos, por la defen­sa de la paz con jus­ti­cia social.

Una deter­mi­na­ción, agre­gó Mario Sil­va en su pro­gra­ma, que empu­ja a los revo­lu­cio­na­rios a ir has­ta el final, asu­mien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Por otro lado, el enfren­ta­men­to con el impe­ria­lis­mo no tie­ne media tin­tas. Duran­te la Cuar­ta Repú­bli­ca, duran­te las demo­cra­cias naci­das del Pac­to de Pun­to­fi­jo que tan­to le gus­ta­ban a Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, los gue­rri­lle­ros fue­ron tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos.

Pero no esta­ban llo­ran­do como lo hacen aho­ra los fami­lia­res de los gol­pis­tas, dijo Mario Sil­va, a quien el gobierno boli­va­riano res­pe­ta­rá sus dere­chos huma­nos. Si hay una con­fron­ta­ción arma­da, esto tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias. En el video publi­ca­do duran­te la rue­da de pren­sa inter­na­cio­nal del pre­si­den­te Madu­ro, un fun­cio­na­rio hace una pre­gun­ta al mer­ce­na­rio nor­te­ame­ri­cano Den­man, recién cap­tu­ra­do.

«De ciu­da­dano a sol­da­do», le pre­gun­ta qué pen­sa­ría si un gru­po de mili­ta­res vene­zo­la­nos arma­dos fue­ra a su país para matar al pre­si­den­te. Y él res­pon­de: “No me gus­ta­ría. Lo con­si­de­ra­ría un acto de gue­rra «.

En este caso, un ata­que colo­nial orga­ni­za­do por dine­ro por un ejér­ci­to pode­ro­so y cobar­de que, des­pués del gol­pe que reci­bió en Viet­nam, que lo echó defi­ni­ti­va­men­te el 30 de abril de 1975, ya no se atre­vió a inva­dir un terri­to­rio por temor a que­dar­se allí empan­ta­na­do.

Más «cómo­do» para lan­zar dro­nes des­de arri­ba o enviar mer­ce­na­rios. Por esta razón, por suge­ren­cia del diri­gen­te cha­vis­ta Roy Daza, aho­ra hay una nue­va ver­sión de la can­ción anti­fas­cis­ta Bella Ciao. En honor a los pes­ca­do­res-mili­cia­nos que cap­tu­ra­ron a los con­tra­tis­tas, se can­ta: Bella Chuao.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: