Vene­zue­la. Con­tra el socia­lis­mo boli­va­riano, mer­ce­na­rios de Trump y medios mercenarios

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 mayo 2020.-

Cada vez que los medios de comu­ni­ca­ción se vean obli­ga­dos a hablar posi­ti­va­men­te sobre la Vene­zue­la boli­va­ria­na, cier­ta­men­te habrá un titu­lar, una insi­nua­ción, un inser­to, des­ti­na­do a dis­tor­sio­nar las noti­cias o sem­brar la con­fu­sión. El tras­fon­do es siem­pre el mis­mo: como socia­lis­ta, el gobierno es nece­sa­ria­men­te un “régi­men” gober­na­do no por un pre­si­den­te, sino por un dic­ta­dor, por lo que cual­quier noti­cia que lle­gue des­de allí debe con­si­de­rar­se fal­sa, a pesar de la lógica.

Un ejem­plo con­cre­to entre muchas preo­cu­pa­cio­nes vie­ne de los datos sobre el coro­na­vi­rus. A pesar de los pro­nós­ti­cos catas­tró­fi­cos publi­ca­dos sobre una supues­ta «cri­sis huma­ni­ta­ria» en Vene­zue­la, el país boli­va­riano fue el más efi­caz en pre­ve­nir y, por lo tan­to, con­te­ner la pan­de­mia en toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Has­ta la fecha, hay 10 muer­tes, en com­pa­ra­ción con más de 10.000 en el Bra­sil de Bolsonaro.

Un resul­ta­do obte­ni­do al hacer muchas prue­bas (y gra­tui­tas), uti­li­zan­do la orga­ni­za­ción capi­lar del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) para la medi­ci­na terri­to­rial y de pro­xi­mi­dad, pro­te­gien­do rigu­ro­sa­men­te tan­to la salud de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras como a quie­nes el tra­ba­jo tuvo que dete­ner­lo por el virus. Exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que está suce­dien­do en los paí­ses capi­ta­lis­tas, rehe­nes de los indus­tria­les y del «mer­ca­do».

Sin embar­go, en un comen­ta­rio de un impor­tan­te perió­di­co ita­liano acer­ca de que Vene­zue­la ocu­pa el noveno lugar en el mun­do por su efec­ti­vi­dad con­tra el coro­na­vi­rus, la duda debe ser insi­nua­da, inclu­so si los datos son pro­du­ci­dos por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, que elo­gió el mode­lo vene­zo­lano. ¿Y qué decir de los miles de vene­zo­la­nos que regre­san de todos esos paí­ses capi­ta­lis­tas don­de cre­ye­ron haber encon­tra­do a Eldo­ra­do? Nada, de hecho.

Cuan­do las noti­cias no pue­den ser mani­pu­la­das, se ocul­tan. El con­tex­to es siem­pre el mis­mo: dado que la demo­cra­cia bur­gue­sa occi­den­tal es el úni­co sis­te­ma que garan­ti­za el «plu­ra­lis­mo y la liber­tad de expre­sión», la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­go­nis­ta, gober­na­da por el poder popu­lar orga­ni­za­do en su par­ti­do que sos­tie­ne la ins­ti­tu­ción vene­zo­la­na, no es valido.

Que en 21 años de revo­lu­ción boli­va­ria­na ha habi­do 25 elec­cio­nes, dos de las cua­les gana­ron con la mis­ma opo­si­ción que hoy no reco­no­ce la auto­ri­dad elec­to­ral, no impor­ta. No impor­ta que todos los nume­ro­sos par­ti­dos de diver­sas ten­den­cias repre­sen­ta­dos en el espec­tro polí­ti­co vene­zo­lano se pre­sen­ten, agru­pa­dos o dis­tin­tos, en estas elec­cio­nes. Lo que le impor­ta a los paí­ses capi­ta­lis­tas lide­ra­dos por Esta­dos Uni­dos es reco­no­cer a un puña­do de líde­res gol­pis­tas vene­zo­la­nos, a quie­nes nadie ha ele­gi­do y que la demo­cra­cia ni siquie­ra sabe dón­de está en casa.

Estas sim­ples con­si­de­ra­cio­nes serían sufi­cien­tes para enmar­car lo que está suce­dien­do en Vene­zue­la en la pers­pec­ti­va correc­ta: un nue­vo inten­to des­es­ta­bi­li­za­dor diri­gi­do por Esta­dos Uni­dos y pues­to en prác­ti­ca por las pan­di­llas del auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» de Vene­zue­la, Juan Guai­dó. Un esta­fa­dor que robó recur­sos pre­cio­sos del pue­blo vene­zo­lano en este momen­to de pan­de­mia y que el gobierno habría asig­na­do, como lo hace anual­men­te con más del 70% de sus ingre­sos, a pla­nes sociales.

Un con­tra­ta­do, pero que cuen­ta con el apo­yo de todos aque­llos gobier­nos intere­sa­dos en apo­yar el fin del socia­lis­mo en todas sus for­mas. Una retó­ri­ca más útil que nun­ca ante el fra­ca­so del mode­lo capi­ta­lis­ta, muy evi­den­te en el eca­tom­be pro­vo­ca­do por el coro­na­vi­rus. Por lo tan­to, inclu­so des­pués del ata­que por mar orga­ni­za­do por con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y frus­tra­do por el poder popu­lar orga­ni­za­do en Vene­zue­la, los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción han insi­nua­do que era un mon­ta­je del gobierno bolivariano.

Un estri­bi­llo que hemos escu­cha­do duran­te más de vein­te años con cada nue­vo inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción. Tam­bién en este caso, ade­más de las con­fe­sio­nes de los mer­ce­na­rios arres­ta­dos, una sim­ple con­si­de­ra­ción val­dría la pena: pero si fue­ra todo un inven­to, por­que el Secre­ta­rio de Esta­do de los EE. UU., Mike Pom­peo, habría decla­ra­do rápi­da­men­te que la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na inten­ta­rá lle­var a casa los dos con­tra­tis­tas «por cual­quier medio»?

Duran­te la recien­te inva­sión de mer­ce­na­rios a suel­do de los Esta­dos Uni­dos, lla­ma­da Ope­ra­ción Gedeón, inten­ta­da por mar y recha­za­da por las fuer­zas boli­va­ria­nas, el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Dios­da­do Cabe­llo, deci­dió hacer un epi­so­dio espe­cial de su muy popu­lar pro­gra­ma Con el Mazo Dan­do, que cual­quie­ra pue­de ver en youtube.

En esa oca­sión, ofre­ció una pri­mi­cia perio­dís­ti­ca y una retros­pec­ti­va his­tó­ri­ca de los ata­ques orga­ni­za­dos con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na en los últi­mos años. Todos y todas pue­den visio­nar­la en las dos pági­nas cen­tra­les del Cua­tro F.

Al reve­lar el con­te­ni­do de un pen­dri­ve encon­tra­do en un mer­ce­na­rio cap­tu­ra­do, Dios­da­do expli­có lo que los líde­res gol­pis­tas tenían en men­te si gana­ban. Se crea­ría una jun­ta de tran­si­ción enca­be­za­da por el ex gene­ral Raúl Isaías Baduel, una vez alia­do de Hugo Chá­vez, enton­ces opo­si­tor faná­ti­co, aho­ra dete­ni­do. Su hijo Adol­fo fue arres­ta­do duran­te el ata­que por mar y ya ha con­fe­sa­do públi­ca­men­te los nom­bres de los direc­to­res y participantes.

Juan Guai­dó, el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» que con­tra­tó (y defrau­dó) a los mer­ce­na­rios que supues­ta­men­te com­ple­ta­rían la ope­ra­ción, habría diri­gi­do el Poder Legis­la­ti­vo. Otros ex deser­to­res, como el gene­ral de bri­ga­da Héc­tor Arman­do Her­nán­dez Da Cos­ta, el tenien­te coro­nel Igbert Marín Cha­pa­rro y Anto­nio José Sequea Torres tam­bién habrían for­ma­do par­te del esque­ma, que con­te­nía muchos otros nom­bres, deta­lles «e inclu­so una lis­ta de promociones”.

Hubie­ra sido la cul­mi­na­ción del «man­tra» reci­ta­do por Guai­dó des­de su auto­pro­cla­ma­ción, en enero de 2019: «fin de la usur­pa­ción y gobierno de tran­si­ción». Un pro­yec­to que, a pesar de los repe­ti­dos fra­ca­sos, había reci­bi­do un nue­vo apo­yo duran­te el via­je rea­li­za­do en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos por «Jua­ni­to Ali­ma­ña», como Dios­da­do lo defi­ne al refe­rir­se al per­so­na­je de un cono­ci­do ladrón.

Los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res lide­ra­dos por el «auto­pro­cla­ma­do» fue­ron nume­ro­sos, comen­zan­do por el inten­to de inva­sión dis­fra­za­do de «ayu­da huma­ni­ta­ria» en las fron­te­ras de Vene­zue­la con Bra­sil y Colom­bia, el 23 de febre­ro de 2019. En esa oca­sión, con el apo­yo de los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos, la opo­si­ción vene­zo­la­na había orga­ni­za­do un mega con­cier­to en la fron­te­ra con Colom­bia, que lue­go resul­tó ser un fracaso.

Enton­ces apa­re­ció uno de los pro­ta­go­nis­tas de la Ope­ra­ción Gideon, Jor­dan Gou­dreau, jefe de la fir­ma de segu­ri­dad pri­va­da Sil­ver­corp, con sede en Flo­ri­da, y escol­ta del pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump. La deter­mi­na­ción de per­ma­ne­cer libre e inde­pen­dien­te por par­te del pue­blo vene­zo­lano había recha­za­do el inten­to de inva­sión, lo que ha pasa­do a la his­to­ria como la «bata­lla de los puen­tes», pero cier­ta­men­te no había dete­ni­do los inten­tos desestabilizadores.

Trump lue­go dijo que, con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na «todas las opcio­nes esta­ban sobre la mesa». Dios­da­do resu­me cómo los títe­res de Trum han tra­ta­do de apli­car esas opcio­nes, den­tro y fue­ra del país. El pre­si­den­te Madu­ro denun­ció más de 47 com­plots diri­gi­dos con­tra la Fuer­za Aérea Boli­va­ria­na, ade­más del sabo­ta­je de la red eléc­tri­ca lle­va­do a cabo el 7 de mar­zo de 2019.

Pero antes, el 30 de abril, Guai­dó y su com­pin­che Leo­pol­do López habían inten­ta­do un gol­pe de esta­do, de nuo­vo derro­ta­do. En esa oca­sión, reapa­re­cie­ron los vie­jos líde­res gol­pis­tas que ya habían esta­do acti­vos en la épo­ca de Chá­vez. Sur­gie­ron las res­pon­sa­bi­li­da­des ine­quí­vo­cas de par­ti­dos como Volun­tad Popu­lar y Pri­me­ro Jus­ti­cia, y la com­pli­ci­dad del mis­mo arco de fuer­zas que había orga­ni­za­do las vio­len­tas «gua­rim­bas» de 2017, que ter­mi­na­ron solo des­pués de la pro­cla­ma­ción de la Asam­blea Nacio­nal Constituyente.

Per­so­na­jes que han reapa­re­ci­do duran­te estos años, duran­te los cua­les la revo­lu­ción boli­va­ria­na fue pues­ta a prue­ba de la «gue­rra híbri­da» des­ata­da por los Esta­dos Uni­dos y apo­ya­da por sus vasa­llos en Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa. Des­de 2016 has­ta hoy, Dios­da­do ha con­ta­do e ilus­tra­do 14 inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res con la par­ti­ci­pa­ción de agen­tes de la CIA, para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, israe­líes y recien­te­men­te brasileños.

El 4 de agos­to de 2018, se supo­nía que un ata­que con dro­nes a con­trol remo­to mata­ría al pre­si­den­te Madu­ro duran­te un acto públi­co, lo que habría cau­sa­do una masa­cre de mili­ta­res y civi­les. Fue frus­tra­do, como esta vez, por la unión cívi­co-mili­tar y la inte­li­gen­cia popu­lar, lo que hizo posi­ble evi­tar lo peor. Siem­pre el mis­mo patrón. Para tirar de las cuer­das, siem­pre los mis­mos titiriteros.

Dios­da­do vol­vió sobre las eta­pas de la Ope­ra­ción Gedeón, que lue­go reanu­dó Mario Sil­va con otros deta­lles en la trans­mi­sión La Hoji­lla. Expli­có que la inves­ti­ga­ción comen­zó con un arse­nal de armas encon­tra­das en Colom­bia. Según el ex gene­ral deser­tor Cli­ver Alca­lá, for­ma­ban par­te de una car­ga com­pra­da por el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» Juan Guai­dó para derro­car a Maduro.

Alca­lá, que vivía legal­men­te en Colom­bia gra­cias a sus rela­cio­nes de alto nivel con la admi­nis­tra­ción de EE. UU., Temien­do que lo mata­ran, había hecho decla­ra­cio­nes en un video, antes de entre­gar­se a los ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos de la DEA, expre­san­do gran des­con­cier­to por haber sido inclui­do en la lis­ta de “nar­co­tra­fi­can­tes san­cio­na­dos” por Trump.

Ese con­tra­to de armas y mer­ce­na­rios fue mos­tra­do más tar­de por Jor­dan Gou­dreau duran­te el pro­gra­ma de la perio­dis­ta opo­si­to­ra Patri­cia Poleo, con­fir­man­do las decla­ra­cio­nes de Alca­lá. Sin embar­go, Mario Sil­va había nota­do que solo se habían mos­tra­do 6 hojas, que con­te­nían las cláu­su­las fina­les de la nego­cia­ción, que tam­bién lle­va­ba la fir­ma de un cono­ci­do abo­ga­do, defen­sor de gran­des nar­co­tra­fi­can­tes en los Esta­dos Uni­dos. ¿Qué esta­ban escon­dien­do las otras páginas?

Pro­ba­ble­men­te con­te­nían las tareas mor­tí­fe­ras y con­cre­tas que debían rea­li­zar esos mer­ce­na­rios fuer­te­men­te arma­dos. Y que no eran ange­li­tos lo indi­có el pro­pio Gou­dreau, ame­na­zan­do de muer­te a tra­vés de Twit­ter a la perio­dis­ta Eri­ka Sano­ja, corres­pon­sal de RT en Caracas.

Uti­li­zan­do a los mili­ta­res deser­to­res que ya habían orga­ni­za­do el gol­pe abor­ta­do el 30 de abril de 2019, la Ope­ra­ción Gedeón pre­vió varios ata­ques con­tra el terri­to­rio nacio­nal y las ins­ti­tu­cio­nes boli­va­ria­nas, en pri­mer lugar con­tra las sedes de los cuer­pos de segu­ri­dad y poli­cía, a las cár­ce­les para libe­rar a otros líde­res gol­pis­tas dete­ni­dos, ade­más de ase­si­na­tos selec­ti­vos de líde­res cha­vis­tas y la cap­tu­ra del pre­si­den­te con el fin de cobrar la recom­pen­sa que Trump le puso en la cabeza.

Excep­to que el terri­to­rio vene­zo­lano no es una pra­de­ra de Holly­wood, sino un país que ha deci­di­do defen­der su inde­pen­den­cia, basán­do­se en el socia­lis­mo boli­va­riano. Para dar­les la bien­ve­ni­da, los con­tra­tis­tas no encon­tra­ron a las mul­ti­tu­des ansio­sas por libe­rar­se de la «dic­ta­du­ra», o sol­da­dos lis­tos para genu­fle­xio­nar fren­te a la ban­de­ra de barras y estre­llas. En cam­bio, se encon­tra­ron con la fuer­te deter­mi­na­ción de los pes­ca­do­res de Chuao, quie­nes los rodea­ron des­cal­zos, pero con armas en la mano.

«Tra­ba­jo, salud, fusil», dijo el pre­si­den­te Madu­ro el 1 de mayo, invi­tan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a man­te­ner sus armas a la mano, para la defen­sa inte­gral de la nación. Hay 4 millo­nes de mili­cia­nas y mili­cia­nos en el país, impul­sa­dos, repi­te Dios­da­do, no por intere­ses mate­ria­les, sino por idea­les colec­ti­vos, por la defen­sa de la paz con jus­ti­cia social.

Una deter­mi­na­ción, agre­gó Mario Sil­va en su pro­gra­ma, que empu­ja a los revo­lu­cio­na­rios a ir has­ta el final, asu­mien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Por otro lado, el enfren­ta­men­to con el impe­ria­lis­mo no tie­ne media tin­tas. Duran­te la Cuar­ta Repú­bli­ca, duran­te las demo­cra­cias naci­das del Pac­to de Pun­to­fi­jo que tan­to le gus­ta­ban a Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, los gue­rri­lle­ros fue­ron tor­tu­ra­dos y desaparecidos.

Pero no esta­ban llo­ran­do como lo hacen aho­ra los fami­lia­res de los gol­pis­tas, dijo Mario Sil­va, a quien el gobierno boli­va­riano res­pe­ta­rá sus dere­chos huma­nos. Si hay una con­fron­ta­ción arma­da, esto tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias. En el video publi­ca­do duran­te la rue­da de pren­sa inter­na­cio­nal del pre­si­den­te Madu­ro, un fun­cio­na­rio hace una pre­gun­ta al mer­ce­na­rio nor­te­ame­ri­cano Den­man, recién capturado.

«De ciu­da­dano a sol­da­do», le pre­gun­ta qué pen­sa­ría si un gru­po de mili­ta­res vene­zo­la­nos arma­dos fue­ra a su país para matar al pre­si­den­te. Y él res­pon­de: “No me gus­ta­ría. Lo con­si­de­ra­ría un acto de guerra «.

En este caso, un ata­que colo­nial orga­ni­za­do por dine­ro por un ejér­ci­to pode­ro­so y cobar­de que, des­pués del gol­pe que reci­bió en Viet­nam, que lo echó defi­ni­ti­va­men­te el 30 de abril de 1975, ya no se atre­vió a inva­dir un terri­to­rio por temor a que­dar­se allí empantanado.

Más «cómo­do» para lan­zar dro­nes des­de arri­ba o enviar mer­ce­na­rios. Por esta razón, por suge­ren­cia del diri­gen­te cha­vis­ta Roy Daza, aho­ra hay una nue­va ver­sión de la can­ción anti­fas­cis­ta Bella Ciao. En honor a los pes­ca­do­res-mili­cia­nos que cap­tu­ra­ron a los con­tra­tis­tas, se can­ta: Bella Chuao.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *