Esta­do espa­ñol. Entre­vis­ta en el Lim­bo a Billy el Niño (tor­tu­ra­dor del fran­quis­mo y la democracia)

Jose Mari Espar­za Zaba­le­gi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 12 de mayo de 2020

Quie­nes me siguen en la pren­sa local saben que sue­lo hacer entre­vis­tas en el Lim­bo a gen­te falle­ci­da. Una licen­cia lite­ra­ria, que me per­mi­te hacer hablar a quie­nes ya no pue­den hacer­lo. Y del Lim­bo regre­sa­ba ‑con los años cada vez estoy más por allí- cuan­do me cru­cé por el camino con Billy el Niño, a quien el coro­na­vi­rus aca­ba­ba de dar avío a la Eternidad.

Ima­gí­nen­se la esce­na: los dos para­dos en aque­llas sole­da­des cós­mi­cas, como cuan­do se encuen­tran dos mon­ta­ñe­ros en algu­na cum­bre. Guar­dan­do la dis­tan­cia de segu­ri­dad, nos sen­ta­mos a des­can­sar en un rabo de nube. Me di cuen­ta que el hom­bre tenía ganas de hablar y que venía muy enfa­da­do de su paso por la Tie­rra. Apro­ve­ché la oca­sión y, por pro­vo­car­le, le sol­té lo que pen­sa­ba de él: “Billy, eres un ser abyec­to. Nacis­te en la Extre­ma­du­ra del ham­bre, y en lugar de dedi­car­te al toreo, o con­ver­tir­te en revo­lu­cio­na­rio vas­co como tu pai­sano Txi­ki, o sim­ple­men­te, ser un emi­gran­te hon­ra­do, te dedi­cas­te al arte de per­se­guir a los demás, macha­car­los en comi­sa­ría y haci­nar­los en maz­mo­rras. A pura fuer­za bru­ta subis­te has­ta la cima de la Bri­ga­da Polí­ti­co Social, esca­lan­do sobre los cuer­pos magu­lla­dos de cuan­tos caían en sus manos. Aho­ra, has­ta Wiki­pe­dia te pone como chu­pa de dómi­ne. Te con­de­na­rán aquí arri­ba, ya que la jue­za Ser­vi­ni no ha podi­do hacer­lo ahí aba­jo. ¿Cómo te sientes?”.

Para mi sor­pre­sa, en lugar de ver­lo aba­ja­do por el vitu­pe­rio pri­me­ro y el coro­na­vi­rus des­pués, me encon­tré con un hom­bre alti­vo y de un dis­cur­so cruel, pero cohe­ren­te: “Sí, yo fui un tor­tu­ra­dor. ¿Y cuál es el pro­ble­ma? Cum­plía órde­nes, era el fran­quis­mo, todos hacía­mos lo mis­mo. Polí­ti­cos y jue­ces nos lo orde­na­ban, la pren­sa aplau­día, la Igle­sia ben­de­cía. ¿Por qué ten­go que ser el úni­co paga­ni­ni y no esos que se hicie­ron demó­cra­tas de repen­te, empe­zan­do por los Bor­bo­nes? Mira mi ami­go y com­pa­ñe­ro Meli­tón Man­za­nas: en 2001 le con­ce­die­ron la Gran Cruz de reco­no­ci­mien­to civil y millo­na­rias indem­ni­za­cio­nes a su fami­lia como víc­ti­ma del terro­ris­mo. ¿No tor­tu­ró tan­to o más que yo? Y si todos tor­tu­rá­ba­mos en nom­bre del gobierno fran­quis­ta, ¿por qué Carre­ro Blan­co, nues­tro jefe supre­mo, ha reci­bi­do tan­tos hono­res y prebendas?”.

Por seguir tirán­do­le de la len­gua, le digo que esos mis­mos hono­res los hubie­ra teni­do él, si lo hubie­ra mata­do la ETA. “¡Por supues­to, eso es lo que me indig­na! ‑res­pon­de aira­do- Si los eta­rras me hubie­ran pega­do un tiro jun­to a Meli­tón, o vola­do jun­to a Carre­ro, aho­ra sería un héroe de Espa­ña y mi fami­lia ten­dría el riñón cubier­to. Pero como no lo hicie­ron, me echan a las pezu­ñas del opro­bio y el vilipendio”.

“Ade­más ‑con­ti­núa Billy- si fui tan malo en el fran­quis­mo ¿por qué en 1977, ya con gobier­nos demo­crá­ti­cos, me enchu­fa­ron en la Bri­ga­da Cen­tral de Infor­ma­ción, para seguir hacien­do lo mis­mo con el Gra­po, con los de ETA y con cuan­tos caían en mis manos? ¿Aca­so Adol­fo Suá­rez y Feli­pe Gon­zá­lez no sabían de mis méto­dos y de mi expe­rien­cia pro­fe­sio­nal? ¡Por supues­to que lo sabían! Yo seguí hacien­do lo mis­mo bajo otros man­dos. Y por eso Rodol­fo Mar­tín Villa, otro con­ver­so, me entre­gó la meda­lla de pla­ta al Méri­to Poli­cial. Y pos­te­rior­men­te otras tres meda­llas más, todas en la democracia”.

Me mue­vo inquie­to en el rabo de nube. Billy tie­ne razón. A él no lo con­de­co­ró el fran­quis­mo, sino quie­nes vinie­ron des­pués. Apa­ren­to empa­ti­zar con él y le digo que eso ocu­rría en los ini­cios de una débil demo­cra­cia, ame­na­za­da por el gol­pis­mo y los vas­cos malos… “¡No me ven­gas con cuen­tos! ‑me espe­ta cabrea­do-. Tor­tu­ra, tor­tu­ra, lo que se dice tor­tu­ra, y a man­sal­va, fue lo que vino des­pués, en la sacro­san­ta demo­cra­cia. A noso­tros no se nos fue tan­ta gen­te en la bañe­ra, el potro o la pica­na como a los que nos suce­die­ron. Arre­gi, Gurutze, Zabal­za, Geres­ta, Lasa, Zaba­la ¡Qué fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad! Hace fal­ta ser tor­pes para poner la cabe­za como se la pusie­ron a Unai Romano, pero cla­ro, eso el juez Gran­de-Mar­las­ka no lo veía y, aún así, ha aca­ba­do de Minis­tro de Jus­ti­cia. ¡Toma ya! Como el juez Gar­zón, que casi le dan el Pre­mio Nobel de la Paz. O Sán­chez Cor­bí, con­de­na­do por “rela­jar” a Kepa Urra y aca­bó de jefe del ope­ra­ti­vo de Cata­lun­ya. O Gil Rubia­les, que des­pués de dar­le pasa­por­te a Arre­gi lo envia­ron de comi­sa­rio jefe a Cana­rias. La tor­tu­ra, en la demo­cra­cia, ha sido la esca­le­ra de los ascen­sos. ¿Por qué se meten aho­ra con­mi­go? Pues para tapar con la capa de la leja­nía sus desa­gui­sa­dos actua­les. Y espe­ra, que ya son más de 4.000 denun­cias de tor­tu­ras las que ha acep­ta­do el Gobierno Vas­co, y las que van a seguir vinien­do. ¿Cuán­tos Billy el Niño, y peo­res que yo, hay detrás de todas esas denun­cias? Den­tro de unos años, cuan­do los ver­da­de­ros cul­pa­bles se sien­tan segu­ros, bus­ca­rán otro cabe­za de tur­co como yo, y comen­za­rán a per­se­guir­lo como a mí, para que la gen­te crea que la jus­ti­cia fun­cio­na y que vive en un país decen­te. Así fun­cio­na España”.

“Jobar Billy ‑le digo- te voy a tener que dar la razón”.

Nos des­pe­di­mos. “¿Voy bien camino del Lim­bo?” ‑me pre­gun­ta-. Le digo que no, y sin dudar le seña­lo otro, un alcor­ce hacia las cal­de­ras de Pedro Bote­ro. Y hacia allí se diri­ge, con­fia­do, libre ya de cáma­ras y perio­dis­tas. Al final, pien­so mien­tras regre­so, no es más que un pobre dia­blo, al que el coro­na­vi­rus ha libra­do de su ver­da­de­ro infierno terre­nal. Este virus cabrón debe­ría afi­nar la pun­te­ría y dis­pa­rar más arriba.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *