Boli­via. Si pero no

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 mayo 2020

“Digo una cosa y hago otra”, es la máxi­ma dog­má­ti­ca de este gobierno. Lue­go de reci­bir una serie de cues­tio­na­mien­tos a la cesa­ción de Rafael Quis­pe como, Direc­tor del Fon­do Indí­ge­na, se des­di­cen, se anu­la la elec­ción para ese car­go de un supues­to “masis­ta” muy ami­go de Iván Arias des­de los tiem­pos de estu­dian­tes en el Cole­gio Juan XXIII, que ya se encon­tra­ba tra­ba­jan­do en la buro­cra­cia de este gobierno.
Pero como tie­nen que “cerrar el círcu­lo de poder”, lo pen­sa­ron mejor y ahí lo tie­nen otra vez a Quis­pe, con un pre­mio con­sue­lo. ¿Será que Quis­pe, acep­te un car­go de menor jerar­quía? ¿Y des­pués de haber denun­cia­do que lo echa­ron por ayma­ra?
Otra con­fir­ma­ción del “digo una cosa y hago otra, es su polí­ti­ca res­pec­to a los trans­gé­ni­cos. Entra­ron al gobierno y se afe­rran a él, con el slo­gan de defen­der la vida y nos intro­du­cen un pro­duc­to demos­tra­do mun­dial­men­te como cau­san­te de la muer­te.
Dicen res­pe­tar la cons­ti­tu­ción, pero la vio­lan las 24 horas del día; nos dicen que pro­te­gen nues­tra segu­ri­dad y nos ini­cian una gue­rra psi­co­ló­gi­ca, ya imple­men­ta­da por Fuji­mo­ri en el Perú, sacan­do a sol­da­dos, fuer­te­men­te arma­dos a las calles.
El perió­di­co boli­viano Pági­na Sie­te, en un des­va­río de sen­ti­do cali­fi­ca este hecho como una demos­tra­ción de “efi­cien­cia com­ba­ti­va”, ¿con­tra quién? El coro­na­vi­rus no pue­de ser com­ba­ti­do por armas de fue­go, o Pági­na Sie­te ¿nos escon­de algún secre­to mun­dial al res­pec­to? o ¿es un lap­sus de lo pla­ni­fi­ca­do?
Se dicen “gobierno de tran­si­ción” pero no cum­plen su man­da­to inob­je­ta­ble de con­vo­car a elec­cio­nes, has­ta la Igle­sia Cató­li­ca, que los apo­yó en su arri­bo al Pala­cio Que­ma­do, les lla­ma la aten­ción por el nepo­tis­mo mani­fies­to.
Se dice que el últi­mo recur­so de un gobierno en cri­sis es el uso de la fuer­za, la demos­tra­ción de esa fuer­za ha comen­za­do, pri­me­ro con ino­cen­tes foto­gra­fías de poli­cías o mili­ta­res, sal­van­do gati­tos, dan­do sere­na­tas, o rea­li­zan­do una “bue­na acción” como un boy scout; pero la reali­dad es otra, inme­dia­ta­men­te se detie­ne a poli­cías con mon­tos de dine­ro, que no saben expli­car cómo lle­ga­ron a sus manos, o son denun­cia­dos por extor­sión y el cobro de coimas o más bru­tal­men­te, come­tien­do deli­tos de orden sexual a ple­na luz del día. El des­con­trol y el abu­so ya no se pue­de tapar con el tema de la pan­de­mia.
La demo­cra­cia es un sis­te­ma de vida, por eso defen­der la demo­cra­cia es defen­der la vida, aque­llos que pre­ten­den posi­cio­nar argu­men­tos de revi­sar leyes, pro­ce­di­mien­tos, juris­dic­cio­nes, están a favor de la muer­te de la demo­cra­cia y del mis­mo Esta­do de Dere­cho. Mal harían las auto­ri­da­des que se pre­cian de ser “impar­cia­les y hones­tos”, dar cré­di­to a estos plan­tea­mien­tos naci­dos de la elu­cu­bra­ción de un perio­dis­ta humi­lla­do, por la fal­se­dad de sus argu­men­tos que tuvo que retrac­tar­se públi­ca­men­te.
El Eje­cu­ti­vo pue­de obrar con el “sí, pero no” por su carác­ter dic­ta­to­rial, los demás Órga­nos del Esta­do están obli­ga­dos a cum­plir lo que seña­la nues­tra Cons­ti­tu­ción, para devol­ver la con­fian­za al ciu­da­dano y retor­nar a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que­bra­da en noviem­bre.
La pro­tes­ta es un dere­cho con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción, el que­bran­tar ese dere­cho, es que­bran­tar la Cons­ti­tu­ción y en ese esce­na­rio, el gobierno pier­de toda legi­ti­mi­dad, en ese momen­to el “Digo una cosa y hago otra” ya no pue­de ser argu­men­to de gobierno.
*Cami­lo Kata­ri, es escri­tor e his­to­ria­dor potosino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *